Enlaces accesibilidad

Ibarretxe le 'roba' el protagonismo a López al anunciar en su investidura que deja la política

  • El líder del PNV cierra una trayectoria de 30 años dedicada a la política
  • Dice que no le va a resultar difícil inciar una nueva etapa en su vida
  • Se va "orgulloso" de su legado y pide a su partido "liderazgo"
  • Lo ha anunciado en la réplica a López en su pleno de investidura

Por
Ibarretxe anuncia que va a abrir una nueva etapa en su vida y va a "dejar de hacer política"
El lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, ha anunciado en el turno de réplica del debate de investidura de Patxi López que  va a "dejar de hacer política", tras lo cual se ha despedido y ha agradecido el apoyo recibido. 

Tras perder la posibilidad de formar gobierno en las elecciones del 1 de marzo por la mayoría PSE-PP, se había especulado sobre cual sería el destino político de Ibarretxe, que no aclaró si sería el jefe de la oposición frente a un eventual gobierno del socialista Patxi López.

Adiós a la política

En su respuesta al discurso de su rival socialista y tras comprobar que éste tenía los apoyos necesarios para formar gobierno, Ibarretxe ha desvelado que abandona la primera línea política. 

Ha añadido que cree que no le va a resultar "difícil", porque "no se me ha olvidado nunca que a los lehendakaris nos da el mismo sol y nos cae la misma lluvia que al resto de hombres y mujeres del país".

Antes de cerrar su intervención en la tribuna de oradores con un "agur" (adiós), el candidato a la reelección ha recordado que "aquí en nuestro Parlamento empecé a hacer política y es en donde voy a dejar de hacer política".

Treinta años de trayectoria

Con estas palabras pone fin a treinta años de vida pólítica, que comenzó en 1979, cuando se afilió al Partido Nacionalista Vasco (PNV), que lo presentó como candidato a la Alcaldía de su pueblo, Llodio (Álava), en 1983.

Venció en esas elecciones, pero perdió las siguientes, en 1987, ante Herri Batasuna. Sin embargo, mantuvo su puesto de parlamentario vasco desde 1984 hasta la fecha.

El comienzo de su carrera en la cámara vasca estuvo ligada a la economía, ya que presidió la comisión de este área hasta 1995, cuando fue elegido por el lehendakari, José Antonio Ardanza, para ser su vicelehendakari económico.

Sus éxitos en la negociación del llamado cupo vasco con el entonces ministro de Economía, Rodrigo Rato, hicieron que el presidente del PNV en aquellos años, Xabier Arzalluz, se fijase en él para ser el sucesor de Ardanza en las elecciones de 1998.

Un hombre, un plan

Con esta fecha y el trasfondo del Pacto de Lizarra finaliza esta etapa en su vida política, que a partir de entonces quedará vinculada a un modelo de gobierno -el tripartito con EA y EB- y una propuesta política - el Plan que lleva su nombre y que planteaba la superación del actual marco político vasco.

En esta línea, ha tenido palabras de agradecimiento para el gobierno tripartito, que "hasta el último momento ha liderado a este pueblo" y se ha mostrado "orgulloso" con la labor que ha desarrollado, con "una aportación favorable y positiva".

Como esta misma tarde, cuando ha sabido atraerse todos los focos y robarle el protagonismo a López, Ibarretxe siempre ha sabido cómo coger de imprevisto a sus contrincantes.

Lo hizo en 2001, cuando tras dos años renqueando políticamente por el fracaso del pacto de Lizarra, se presentó ante los vascos con una propuesta política basada en la cosoberanía, sobrepasando los límites de la Constitución.

Contra pronóstico, venció y superó la cifra histórica de los 600.000 votos, doblegando al frente constitucionalista liderado por el ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y su socio socialista, Nicolás Redondo Terreros.

El 'salvador' del PNV

De esta forma, su figura pasó definitivamente de un mero tecnócrata al servicio del partido a su 'salvador', una imagen que ha cultivado en la pasada campaña electoral, centrada en su figura hasta el punto de que se utilizó su parecido con 'Míster Spock'.

Enfrentado con la dirección del PNV que sucedió a Arzalluz por su propuesta más autonomista y cercana al gobierno socialista, Ibarretxe logró con el relanzamiento de su propuesta de consulta a la sociedad vasca la salida del entonces presidente, Josu Jon Imaz, que se marchó para evitar una ruptura en el seno del partido.

Su sucesor, Íñigo Urkullu, ha cohabitado con Ibarretxe consciente de su tirón electoral y a la espera de la sentencia de las urnas en Euskadi.  En esta clave, Ibarretxe ha pedido a su partido que "lidere este país" desde las diputaciones forales, que gobierna las tres, los ayuntamientos y "desde este Parlamento".

Al acabar, ha sido despedido con un fuerte aplauso por los parlamentarios de su grupo, el PNV, puestos en pie. Otros, en Sabin Etxea, estarán pensando qué camino tomar a partir de ahora.

Noticias

anterior siguiente