Anterior La Audiencia de Madrid permite de nuevo circular al autobús de HazteOír Siguiente El Gobierno decidió aumentar su control a la Generalitat tras detectar un desvío de 6.150 euros Arriba Ir arriba
Los presidentes de Bolivia, Evo Morales (i); Argentina, Cristina Fernández de Kirchner (c), y de Paraguay, Fernando Lugo (d). EFE EFE/Cézaro De Luca

Bolivia y Paraguay zanjan, tras 74 años, el conflicto del límite de sus fronteras

  • Argentina ha presidido la comisión que ha establecido el nuevo trazado

  • Su presidenta lo considera un "enfrentamiento sin sentido" que" tuvo olor a petróleo"

  • El conflicto se remonta a la guerra del Chaco que libraron ambos países.

  • Con grandes esfuerzos para elaborarla, la línea fronteriza se extiende casi 700 km.

|


Ver Frontera Paraguay- Bolivia en un mapa más grande
Bolivia y Paraguay han zanjado este lunes, tras 74 años, un conflicto limítrofe que se remonta a la guerra del Chaco que ambos países libraron de 1932 a 1935 y que está considerada como el mayor enfrentamiento bélico americano del siglo pasado.

Con Argentina como garante, los presidentes boliviano, Evo Morales, y paraguayo, Fernando Lugo, han recibido de la mandataria anfitriona, Cristina Fernández, la Memoria Final de la demarcación del límite internacional entre Bolivia y Paraguay.

Este documento ha sido elaborado por una comisión mixta que ha delimitado la frontera en cumplimiento del 'Tratado de Paz, Amistad y Límites' firmado por ambos país, y del Laudo Arbitral, que datan de 1938.

"Es un día histórico para Bolivia y Paraguay, un tiempo de amistad y paz, de solidaridad entre los pueblos", ha dicho Morales, el primero en hablar durante la ceremonia. "La guerra entre Paraguay y Bolivia no fue provocada por sus pueblos, sino impulsada por las trasnacionales para controlar los recursos naturales".

También Fernando Lugo ha definido el acuerdo como un "paso trascendental" para ambos países, reflejo de un espíritu de "pacificación y confraternidad".

Fernández de Kirchner, a su vez, ha celebrado el final de un "enfrentamiento sin sentido" y ha considerado que la guerra "tuvo olor a petróleo" y "llevó agua a los molinos que no estaban precisamente en América del Sur".

La línea fronteriza del 'Tratado de Paz, Amistad y Límites entre Bolivia y Paraguay' que han firmado representantes de ambos países se extiende a lo largo de casi 700 kilómetros, entre el vértice del río Pilcomayo hasta el formado por el río Negro y el río Paraguay.

El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, ha señalado que "en algún momento de la historia, las fronteras eran para dividir", pero "ahora los límites están orientados a estimular la integración entre los países".

Por su parte, Hamed Franco, su homólogo paraguayo ha considerado que "la ubicación de los hitos principales ha demandado grandes esfuerzos", pero afirmó que la demarcación de los límites "fortalecerá la confianza mutua para una efectiva integración entre los pueblos" de Paraguay y Bolivia.

Argentina ha presidido la comisión como resultado de la decisión de los demás países que han actuado como garantes del tratado: Brasil, Chile, Estados Unidos, Perú y Uruguay.

Guerra del Chaco

Según los historiadores, el control del Chaco Boreal -cruzado por el río Paraguay- era estratégico para los dos únicos países de Suramérica que no tienen salida al mar y el conflicto fue alentado por las empresas petroleras ante la creencia de que en esa región existían enormes reservas de hidrocarburos.

La contienda enfrentó a unos 250.000 soldados bolivianos contra unos 150.000 paraguayos y dejó casi 100.000 muertes, buena parte de ellos afectados por la malaria y la falta de agua.


Más contenidos de Noticias

anterior siguiente