Enlaces accesibilidad

El G-20 inyectará un billón de dólares a la economía mundial para salir de la crisis

  • "Este es el día en el que el mundo se unió para luchar contra la recesión", declara Brown
  • Se triplicará la aportación al FMI y se darán 250.000 millones para el comercio mundial
  • Se sancionará a los paraísos fiscales que no sean transparentes y se publicará una lista
  • Se identificará a los países proteccionistas y se dará un mayor papel a la OMC
  • Los planes de estímulo del G-20 han inyectado ya 5 billones en la economía mundial
  • Consulta el acuerdo íntegrp de la cumbre de londres (pdf, en inglés)

Por
El G-20 concluye que hay que luchar de manera conjunta contra la crisis
Un billón de dólares para salvar la economía mundial. Éste es el resultado práctico de la cumbre del G-20 de Londres, en la que se han llegado a acuerdos para lograr "el principio del fin" de los paraísos fiscales y luchar contra el proteccionismo en todo el mundo.

"Este es el día en que el mundo se unió para luchar conjuntamente contra la recesión global. No con palabras,sino un plan global para la recuperación global y para la reforma y con un calendario muy claro", ha declarado de forma solemne el primer ministro británico, Gordon Brown, en una intervención ante la prensa en el cierre de la cumbre del G-20 en Londres.

Con esta expresión ha querido dejar claro que la segunda cumbre anticrisis de los máximos dirigentes mundiales ha pasado por las palabras a los hechos. Las cifras son las siguientes:


  • Se triplicará la dotación del Fondo Monetario Internacional (FMI) de 250.000 millones de dólares a 750.000 millones  (500.000 millones más) para ayudar a los países con más problemas, fundamentalmente, los emergentes, que forman el 70% del comercio mundial. Japón y la Unión Europea ya se habían comprometido cada uno a inyectar 100.000 millones al fondo, mientras que China habría comprometido otros 40.000 millones, y el resto vendría del resto de países miembros
  • Además, se darán otros 250.000 millones para fomentar el comercio mundial a través de estos préstamos dirigidos a estos países.
  • Otros 250.000 millones irán en conceptos de los llamados derechos especiales de giro, una divisa del FMI disponible para todos los socios del fondo que les da liquidez rápida y créditos baratos.Estos 'derechos', que hasta ahora tenían una asignación de 20.000 millones de dólares, se aumentarían en 100.000 millones más.
  • Junto a estas cifras, que suman un billón, se añaden otros 100.000 millones a los bancos multilaterales de desarrollo para ayudar a los países pobres y otros 6.000 extraordinarios a través de la venta de las reservas de oro del FMI, que irá también a los países mñas necesitados.
Con estas cifras, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, la institución más beneficiada por estas medidas, no duda en calificarlas como  " el mayor plan de relanzamiento conjunto de la economía jamás decidido"

Por su parte, Brown ha subrayado que "el consenso de Washington está superado" y que ha llegado "un nuevo consenso", en el que el comercio mundial debe convertirse "en un motor del crecimiento".

Este nuevo consenso, que sustituye al que hizo posible en 1945 la creación del sistema financiero mundial, se basa en seis puntos, que son los siguientes:


  • Se creará un nuevo Consejo de Estabilidad Financiera que sustituirá al actual Foro de Estabilidad Financiera y en el que estarán integrados, además  trabajará con el FMI para asegurar la cooperación internacional entre los países y que proporcionará un mecanismo de aviso previo en el sistema financiero. Este foro viene a responder a la petición de Francia y Alemania de un organismo macrorregulador de los mercados financieros.
  • Habrá una mayor regulación de los fondos de alto riesgo o 'hedge funds' y de las agencias de calificación.
  • Los sueldos de los banqueros y sus bonus estarán sujetos a estricto control.
  • Se ha acordado una estrategia para 'limpiar' de activos tóxicos a los bancos.
  • Los países pobres recibirán 100.000 millones extra de ayuda a través del Banco Mundial. Ésta es una petición de los países emergentes presentes en la cumbre, que advirtieron que, mientras en los países desarrollados la crisis se cobra empleos, en los pobres pierden vida. 
  • Los países del G-20 ya han implementado el mayor estímulo económico "que el mundo ha visto", una inyección de 5 billones de dólares hasta 2010, que supondrá un aumento del 4% del PIB mundial. Este punto fue exigido por Francia y Alemania para que quedase clara la aportación que han hecho los actuales planes de estímulo a la economía y que, por tanto, aún no son necesarios nuevos planes, tal y como pedía Estados Unidos. 

Los líderes políticos del G-20, grupo que representa al 85% de la economía mundial y a dos tercios de la población del mundo, acordaron además medidas concretas contra el proteccionismo y decidieron establecer sanciones contra los paraísos fiscales.

En este sentido, se ha acordado sancionar a los países que no suscriban las normas de transparencia de la OCDE destinadas a luchar contra el lavado de dinero y la evasión fiscal y se publicará una lista de los que no lo cumplan.

"Es el comienzo del fin de los paraísos fiscales", ha declarado Brown.

Impulso contra el proteccionismo

La recuperación del comercio internacional también recibirá un fuerte impulso en la cumbre de Londres con la aprobación de un paquete de unos 250.000 millones de dólares.

Además, se señalará públicamente a los países que incurren en prácticas proteccionistas, dándole más papel a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para poder convertirse en una suerte de foro independiente internacional que controle eventuales medidas proteccionistas.

"La OMC tiene que tener un mayor papel para que si ocurre algo en este sentido (políticas proteccionistas) haya un foro independiente internacional donde se puedan adoptar medidas", ha asegurado el ministro británico de Economía, Alistair Darling, en medio de los debates.

El ministro ha expresado su confianza en que los jefes de Estado y de Gobierno del G-20 alcancen un compromiso en el que "se considere de manera muy seria que cuando se adoptan medidas para proteger las economías hay que atenerse a las consecuencias".

¿Quién ha ganado?

Las posturas antes de la cumbre estaban claras y parecían enfrentadas. Por un lado, Estados Unidos y Reino Unido, que defendían un nuevo plan de estímulo. Por otro, el eje franco-alemán, que se negaba a aprobar ese plan y quería más regulación y luchar contra los paraísos fiscales.

En el comunicado final de la cumbre no se usa el nombre plan de estímulo a las ayudas aprobadas, a pesar de que se reconoce que este billón "constituye un plan global para la recuperación económica a una escala sin precedentes".

En este sentido, el presidente de EE.UU. ha considerado un "hito" el acuerdo logrado, aunque ha subrayado que los planes de estímulo nacionales son los que llévarán al fin de la crisis.

En el otro lado, se establece la creación de un Consejo de Estabilidad Financiera que alerta de riesgos del sistema financiero, aunque se subraya que los sistemas nacionales son fuertes. En este caso, España ha logrado un importante éxito al ser incluida en el mismo junto a los anteriores componentes y la Unión Europea. 

En cuanto a los paraísos fiscales, se ha terminado aceptando la publicación de las 'listas negras' usando los criterios de la OCDE, en consonancia con lo que pedían Francia y Alemania, que han logrado un mejor resultado de lo que imaginaban.

En cuanto a los emergentes, han conseguido 100.000 millones para los bancos de desarrollo, 250.000 millones para ayudarles a seguir comerciando, una nueva promesa para reactivar la Ronda de Doha y, sobre todo, una fecha para la ansiada reforma del FMI que les de más voz: enero de 2011.

La satisfacción también ha llegado a los mercados, que han recibido con entusiasmo el resultado de la cumbre. La próxima cita, el mes de octubre en Nueva York tras la Asamblea General de la ONU.

Noticias

anterior siguiente