Enlaces accesibilidad

Las reinas termitas se suceden a sí mismas

  • Usan la reproducción asexual para dar lugar a sus sucesoras
  • En cambio, emplean la reproducción sexual para dar lugar a las soldados y obreras
  • De esta forma evitan que la colonia caiga en la endogamia

Por
En el reino animal hay ejemplos de reproducción asexual y sexual; de relaciones heterosexuales, homosexuales e incluso bisexuales. Sin embargo, las reinas termitas les ganan en peculiaridad de hábitos reproductivos: son capaces de reproducirse sexual y asexualmente a lo largo de su vida. 

Por cada ser humano que hay en la Tierra hay 13,5 millones de termitas, pero de ellas solo unas pocas, el rey y la reina, dan lugar a la colonia. La vida de la reina es más corta que la del rey, por la que, cuando muere, éste se aparea con las hijas de la reina.

Para evitar la endogamia, la reina primaria opta por usar un tipo de reproducción distinta en función del tipo de vástago que vaya a tener. Para producir obreros y soldados de ambos géneros, utiliza la reproducción convencional con el rey. En cambio, a la hora de dar lugar a sus sucesoras, la reina se basta por sí misma para perpetuar su ADN.

Análisis de termitas en Japón

Así lo han comprobado científicos de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) y de otras tres universidades japoneas, que han publicado el hallazgo en el último número de la revista Science.

En concreto, han estudiado una tipo de termita, llamada Reticulitermes speratus, que es una importante plaga en Japón y que es del mismo género de una similar presente en Carolina del Norte.

Las colonias de termitas se asientan en un rey primario y una reina primaria. En el estudio, los científicos han recogido terminas de diversas colonias de Japón y se han encontrado que en muchas de ellas no había una reina primaria, pero había sido sucedida por numerosas reinas secundarias.

Esto sugiere, según Ed Vargo, profesor asociado de Entomología de la Universidad de Carolina del Norte, que los reyes primarios viven más que las reinas, por lo que hay una fuerte necesidad para estas termitas de tener una variedad genética para perpetuarse y no caer en la endogamia.

Clave para la supervivencia de la colonia

Del análisis génetico posterior se ha sabido que las reinas secundarias comparten genes con las primarias, pero no con los reyes, lo que sugiere que nacieron por reproducción asexual.

Al mismo tiempo, los machos y las hembras de las termitas soldados sí comparten genes con el rey y la reina, indicando que son fruto de una reproducción sexual.

"El uso condicional del sexo es extraño en insectos y no se conocía previamente en las termitas. El uso novedoso de ambos tipos de reproducciones es una forma para las reinas primarias de maximizar su éxito reproductivo haciendo a la colonia crecer más rápido y en mayor cantidad mientras se mantiene la diversidad genética y se evita las desventajas de la endogamia", concluye Vargo.  

Noticias

anterior siguiente