Enlaces accesibilidad

Seis detenidos y 21 heridos tras el desalojo de la Universidad de Barcelona contra el Plan Bolonia

Por
Graves incidentes esta mañana en el centro de Barcelona
Seis jóvenes han sido detenidos, 16 denunciados por desobediencia y 21 personas han resultado heridas, ninguna grave, tras el desalojo de 53 estudiantes encerrados en el rectorado de la Universidad de Barcelona (UB) en protesta contra el Plan Bolonia.

Los 21 heridos leves son 11 agentes policiales, seis manifestantes y cuatro fotógrafos de prensa que cubrían la noticia, que han resultado contusionados por las cargas de los antidisturbios.

Las detenciones se han producido cuando un grupo de los desalojados a primera hora de la mañana se ha concentrado de nuevo delante del edificio central de la UB, situado en la Plaza Universidad.

Este céntrico punto de la ciudad ha registrado los incidentes más graves del día: primero, cuando los desalojados han intentado entrar de nuevo en el rectorado, lo que ha provocado la carga de los mossos, y más tarde, al mediodía, momento en el que varios centenares de estudiantes, congregados vía SMS e Internet, han cortado al tráfico la Gran Vía, lo que ha provocado una nueva intervención de los antidisturbios, que han hecho uso de sus porras.

Los antiBolonia se han dirigido entonces hacia la sede de la consellería de Innovación y Universidades, en el Paseo de Gracia, pero los Mossos han vuelto a cargar contra ellos para impedir que los estudiantes accediesen a las dependencias del departamento.
  
Los estudiantes llevaban instalados en el vestíbulo de entrada y en las escaleras del centro desde el pasado 20 de noviembre, como protesta por el proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), también conocido como Plan Bolonia.

Los estudiantes piden la dimisión del Rector

El Sindicat d'Estudiantes dels Països Catalans (SEPC), mayoritario en los claustros de las universidades catalanas, ha pedido la dimisión inmediata del rector de la Universidad de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, y de todo su equipo, por haber pedido el desalojo policial de los alumnos antiBolonia.

En un comunicado, el sindicato mayoritario de estudiantes, el SEPC, ha denunciado que la entrada de los Mossos demuestra la "inoperancia" de los rectores a la hora de gestionar con diálogo los conflictos universitarios.

Por este motivo, han pedido la dimisión de Ramírez y de todo su equipo, al considerar que son los máximos responsables de la entrada de los Mossos en la universidad.

Al mismo tiempo, han exigido al conseller de Universidades, Josep Huguet, y a la comisionada de Universidades, Blanca Palmada, que se posicionen públicamente sobre la entrada de las fuerzas policiales en las universidades públicas catalanas.

En cualquier caso, el sindicato ha advertido que "la violencia policial, las detenciones, las expulsiones y las difamaciones" contra los estudiantes no lograrán paralizar su lucha "en defensa de una universidad pública y de calidad". Y aseguran que se ha "roto todo puente de diálogo" con el desalojo.

Por su parte, la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes (CAE) ha denunciado la "persecución violenta e indiscriminada" por parte de los Mossos, que han comparado con la represión que sufrían los universitarios durante "la transición".

La Generalitat respalda el desalojo

El conseller de Innovación, Universidades y Empresa de la  Generalitat de Cataluña, Josep Huguet, ha respaldado la decisión del  rector de la Universitat de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, de  desalojar la cincuentena de estudiantes que ocupaban el vestíbulo del  Edificio Histórico contra la aplicación del Plan Bolonia.

"Yo estoy al lado del rector en cualquiera de las medidas que  decida". "Siempre tiene mi solidaridad tanto si es con políticas de  tolerancia a la presencia de estudiantes como cuando éstas se han  acabado", ha señalado.

En una breve atención a los medios de comunicación en el Salón de  la Enseñanza, ha remarcado que la voluntad del rector es "sagrada en el  campus", puesto que es la "autoridad académica la que manda en la  universidad".

Por su parte, el director general de la Policía catalana, Rafael Olmos, ha calificado de "correcta y proporcionada" la actuación de los Mossos ya que, según ha afirmado, los estudiantes han mantenido una actuación "muy violenta".   

Se suspenden las clases

Las clases en el Edificio Histórico de la Universitat de Barcelona (UB) se han suspendido.

El Rectorado ha decidido autorizar el desalojo debido a que la  ocupación del edificio había derivado "en una situación de riesgo  marcada por un clima de provocación y deterioro de la convivencia" y  la "imposibilidad de garantizar las condiciones mínimas de seguridad, tanto de las personas como del patrimonio", según un comunicado.

No obstante, se ha considerado que "la vía de diálogo con los estudiantes  impulsada por el Rectorado continúa abierta" y que se proseguirá con  el seguimiento de la aplicación del Espacio Europeo de Educación  Superior (EEES), conocido como Plan Bolonia, "para la mejora de la  universidad pública" anunciado por el Claustro el 5 de mayo.

Noticias

anterior siguiente