Enlaces accesibilidad

Emilio Pérez Touriño, el economista tímido que desalojó al PP de la Xunta por cuatro años

  • Consiguió echar a Fraga del poder gracias a un pacto con el BNG en 2005
  • Se presentaba a la reelección, pero los gallegos han dado la espalda a su proyecto
  • Pérez Touriño ha presentado su dimisión como secretario general del PSdeG
  • Fue otro descalabro electoral el que le llevó en 1998 a hacerse cargo del partido
  • Este Doctor en Ciencias Económicas fue profesor en la Universidad de Santiago
  • Fue responsable de Infraestructuras durante ocho años con Felipe González

Enlaces relacionados

Por
Tomó las riendas del PSdeG tras el descalabro electoral de 1997, cuando la formación dejó de ser la segunda fuerza más votada en Galicia, y se va tras otro fracaso electoral que ha hecho a los socialistas gallegos perder la Xunta apenas tres años y medio después de habérsela arrebatado al hememónico Partido Popular.

Emilio Pérez Touriño logró el pasado 1 de marzo 24 escaños, uno menos que en 2005. Insuficientes para sumar con los del BNG, que se quedó con 12 tras perder también uno, los 38 parlamentarios que dan la mayoría absoluta. El candidato socialista fue el primero en comparecer ante los medios la noche electoral para reconocer la derrota y "tomar nota" de lo que habían dicho los gallegos en las urnas.

Apenas 12 horas después, presentaba su dimisión como secretario general del PSdeG y reconocía el "desencanto" de la sociedad con su gestión.

Emilio Pérez Touriño era un desconocido cuando intentó por primera vez, en 2001, desbancar a Manuel Fraga. Cuatro años después, este coruñés y doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Santiago consiguió lo que antes intentaron sin éxito Francisco Vázquez, González Laxe, Sánchez Presedo y Abel Caballero: echar del poder al Partido Popular en Galicia tras unas elecciones. Ahora su objetivo es mantenerse como presidente de la Xunta.

Tímido, como él mismo reconoce, y con un perfil que podría parecer más técnico que político, se hizo cargo como secretario general de un PSdeG-PSOE en plena crisis interna tras el descalabro en las autonómicas de 1997, en las que los socialistas dejaron de ser la segunda fuerza política de Galicia.

Consiguió unir de nuevo al partido e ir mucho más allá. Las elecciones del 19 de junio de 2005 las ganó el Partido Popular, que consiguió 37 escaños, uno menos de la mayoría absoluta, pero un acuerdo de gobierno con el BNG hizo posible que Pérez Touriño se convirtiera en el segundo presidente gallego socialista. El primero fue González Laxe después de presentar una moción de censura en 1987.

El candidato socialista a la Xunta, casado y con dos hijos, nació el 9 de agosto de 1948 en A Coruña. Su contacto con la política comenzó en la Universidad de Santiago como militante del PCE. Después dejaría el comunismo por el socialismo, aunque no se afilió al PSOE hasta 1989.

"Dirigente estudiantil y activo militante progresista durante la Transición democrática", como recoge su biografía oficial, "participó directamente en el proceso del Estatuto de Autonomía de Galicia y en los pactos del Hostal que lo hicieron posible".

Fue en la Universidad de Santiago donde conoció a su compañero y amigo Abel Caballero que se lo llevó en 1985 a Madrid, donde era ministro. Pérez Touriño dejó entonces la Universidad de Santiago donde llevaba de profesor titular desde 1973 y de vicerrector para Asuntos Económicos desde 1984.

Responsable de Infraestructuras con Felipe González

Pérez Touriño estuvo algo más de ocho años como alto cargo en los gobiernos de Felipe González. Primero como director jefe del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones y luego como subsecretario del mismo Ministerio.

En 1991 fue nombrado secretario general para las Infraestructuras del Transporte Terrestre con Josep Borrell como ministro. Desde este cargo, fue el responsable de la modernización de las infraestructuras de la España de la Expo de Sevilla y los Juegos de Barcelona 92 con la puesta en marcha de la primer linea de AVE y nuevas autovías.

Después de su paso por Madrid, Pérez Touriño cesa a petición propia en 1994 y regresa a la Universidad donde desarrollará durante dos años más su labor como docente.

Su vuelta al ruedo político nacional se produce en las elecciones de marzo de 1996. Se presenta como segundo por A Coruña y consigue un escaño en el Congreso de los Diputados, pero renunció a él tras ganar otro en las elecciones autonómicas del 19 de octubre de 1997.

Fueron unas elecciones muy duras para los socialistas que vieron como el BNG se convertía en la segunda fuerzas política por detrás del Partido Popular. Los malos resultados provocaron meses después, en junio de 1998, la renuncia de Francisco Vázquez, entonces alcalde de A Coruña, como secretario general del PSdeG-PSOE.

Al frente del PSOE gallego desde 1998

Touriño fue elegido como nuevo secretario del partido en un congreso extraordinario en octubre de ese año con un 61,5% de los votos. Se presentaba también Miguel Cortizo y Abel Caballero, que retiró su candidatura.

Desde entonces y hasta su dimisión el pasado 2 de marzo, Emilio Pérez Touriño ha estado al frente de los socialistas gallegos. En el último congreso, celebrado el 26 de julio de 2008, obtuvo el respaldo de más del 97% de los compromisarios.

En el 2000 fue nombrado secretario ejecutivo de la dirección socialista del recién elegido José Luis Rodríguez Zapatero y cuatro años más tarde entró a formar parte del Consejo Territorial del partido.

Dos intentos para llegar a la Xunta

La primera vez que fue candidato a la Xunta fue en 2001 pero no consiguió derrotar a Fraga, contra el que presentó una moción de censura por la gestión del desastre ecológico del Prestige.

Lo intentó por segunda vez en las autonómicas de junio de 2005, en las que el PSdeG-PSOE consiguió 25 escaños, ocho más que en 2001. Sumados a los 13 de los nacionalistas del BNG de Antxo Quintana consiguieron 38 escaños. El Partido Popular, con 37, se quedó a tan sólo un escaño de la mayoría absoluta.

Touriño fue elegido presidente de la Xunta el 29 de julio de 2005. En su investidura apostó por "recuperar los valores cívicos" y proclamó el fin de la "intromisión del Gobierno en el poder democrático de la sociedad civil". Quería, dijo, cambiar la forma de gobiernar.

Sobre el paralelismo entre el pacto de gobierno gallego y el catalán, también de socialistas con nacionalistas, y la posible reforma del estatuto dijo que lo que les interesaba era "la vía gallega, no la catalana, ni la valenciana ni ninguna otra".

Candidato a la reelección

Pérez Touriño se ha presentado por tercera vez a la presidencia de la Xunta. El objetivo era mantenerse en el Gobierno gallego. Pidió el voto para "seguir con el cambio" realizado en estos últimos cuatro años e "impulsar" un nuevo Estatuto de Autonomía, pero los gallegos han dado la espalda a su proyecto.

Noticias

anterior siguiente