Enlaces accesibilidad

Mariano Fernández Bermejo, un ministro de Justicia acechado por la polémica

  • Fernández Bermejo sustituyó a López Aguilar en febrero de 2007 al frente de Justicia
  • Su nombramiento no gustó al Partido Popular que el tachó de "ultraizquierdista"
  • Antes, fue fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo
  • La polémica por la cacería con el juez Baltasar Garzón ha acabado con su dimisión

Por
Bermejo, un ministro acorralado por la polémica
Zapatero le llamó hace dos años para sustituir como ministro de Justicia a Juan Fernando López Aguilar, que se fue del Gobierno para presentarse a las elecciones autonómicas en Canarias. Fernández Bermejo aceptó y fue nombrado el 9 de febrero de 2007. Cuatro días después tomó posesión de su cargo.

Tras la victoria socialista del marzo de 2008, el presidente del Gobierno volvió a confiar en él, pero la polémica cacería con el juez Baltasar Garzón, el mismo fin de semana que instruía el sumario sobre una presunta trama de corrupción vinculada al PP, ha acabado con su carrera en el Ejecutivo.

Fernández Bermejo ha presentado su dimisión, convirtiéndose en el primer ministro de Rodríguez Zapatero que lo hace.

Su afición a la caza ha acabado acorralándole tras descubrirse que no tenía licencia para cazar en la finca de Andalucía en la que estuvo con el juez de la Audiencia Nacional. A pesar de este detalle, hace pocos días aseguró que no dimitía porque tenía que trabajar por este país aunque reconoció que la cacería había sido "inoportuna".

En los últimos días ha tenido que hacer frente también a la primera huelga de jueces, que tuvo lugar el pasado 18 de febrero.

Fernández Bermejo nació el 10 de febrero de 1948 en Arenas de San Pedro, en la provincia de Ávila. Antes de llegar al Ministerio, fue fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo y cuenta con una amplia carrera profesional en el mundo del Derecho.

Es miembro de la Unión Progresista de Fiscales y licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Ingresó en la carrera fiscal en 1974.

Cuando asumió el cargo de ministro por primera vez, López Aguilar le definió como "un jurista profesional de reconocida competencia" y "apto para esta responsabilidad", frente a las críticas del PP que le tachó de "ultraizquierdista".

Sus primeros meses como ministro, estuvieron marcados por la demanda de ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y por la huelga de funcionarios de Juzgados de las comunidades autonómas sin transferencias en materia de Justicia.

El ministro que el PP no quería

La polémica con el Partido Popular no viene de la cacería. Arrancó mucho antes, cuando Bermejo era Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid y criticó la ley de juicios rápidos que impulsó el Gobierno de José María Aznar.

El 28 de marzo de 2003, la Fiscalía General del Estado abrió diligencias informativas a Fernández Bermejo por afirmar que la ley fracasaría por un existir medios para aplicarla y "no haberse elaborarse un proyecto económico".

Mantuvo una fuerte polémica con el entonces ministro de Justicia, José María Michavila, al que le presentó una demanda civil en el Supremo por atentar supuestamente contra su honor por acusarle de estar en rebeldía frente a la ley de juicios rápidos.

El 3 de mayo de 2004, el Tribunal Supremo absolvió al ex ministro Michavila por considerar que no vulneró su derecho al honor.

El 15 de junio de 2004 fue elegido nuevo fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Recibió cuatro votos a favor, entre ellos el del fiscal general Cándido Conde-Pumpido.

Una larga carrera antes de ser ministro

Su primer destino, tras ingresar en la carrera fiscal, fue la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, donde ejerció entre abril de 1974 y diciembre de 1976.

Ocupó diversos puestos en las Fiscalías de Cáceres y Segovia y también en la administración, donde fue asesor ejecutivo del ministro de Justicia, Fernando Ledesma, entre 1986 y 1989.

Tras este paréntesis, el 16 de junio de 1989 fue nombrado fiscal del Tribunal Supremo y destinado a la Sección de lo Contencioso-Administrativo, donde permaneció hasta marzo de 1990, en que pasó a la Sección de lo Penal.

El 10 de julio de 1992 fue nombrado fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid.

Desde su puesto de fiscal jefe de Madrid, impulsó, entre otras, las investigaciones sobre el ex gobernador del Banco de España Mariano Rubio y sobre la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, apuñalado en diciembre de 1998 en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, en Madrid.

Bermejo llevó también a cabo diversas actuaciones relacionadas con temas medioambientales, entre ellas una investigación sobre la planta incineradora de Valdemingómez, a raíz de la cual mantuvo una polémica con el Ayuntamiento de Madrid y la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino.

Noticias

anterior siguiente