Anterior Trump anuncia que "no aceptará ni permitirá" a las personas transexuales servir en el Ejército Siguiente Mireia Belmonte completa la triple corona con su oro mundial en 200 mariposa Arriba Ir arriba
ACTIVISTAS DE GREENPEACE CUBREN CON TELA EL HOTEL ALGARROBICO Y PIDEN DERRIBO
Integrantes de Greenpeace observan desde una zodiac el hotel, cubierto por la tela verde. EFE ep

Greenpeace cubre con una tela gigante el hotel El Algarrobico y solicita su derribo

  • Unos 60 activistas han cubierto el hotel con una tela verde de 18.000 metros cuadrados

  • Piden el derribo del edificio de 20 plantas, construido en el parque natural Cabo de Gata-Nijar

  • Un guarda de seguridad ha intentado quitarles el material a los activistas

  • La empresa ha anunciado que denunciará el "asalto" de Greenpeace

  • Las obras de El Algarrobico fueron paralizadas en 2006 y anulada la licencia municipal

|

Un grupo de activistas de Greenepace han cubierto con una tela verde de 18.000 metros cuadrados el hotel El Algarrobico para solicitar al Ministerio de Medio Ambiente el derribo inmediato del edificio, ubicado en el municipio de Carboneras, Almería, en el parque natural de Cabo de Gata-Níjar.

Además, escaladores de la organización han colgado una pancarta de 370 metros cuadrados con el mensaje "Parque natural sin hotel ilegal". También dos zodiacs han tomado parte en esta acción, que pretende "hacer desaparecer el hotel ilegal" y "borrar un edificio que nunca debería haberse construido", han señalado fuentes de Greenpeace.

Las obras del hotel de El Algarrobico se encuentran paralizadas cautelarmente desde febrero de 2006 cuando el hotel estaba ejecutado casi por completo. El pasado mes de septiembre el mismo juez que dictaminó esa paralización declaró nula la licencia municipal concedida a la promotora Azata del Sol para construir este edificio y apreció indicios de delito en la actuación de las administraciones.

Con esta movilización, Greenpeace quiere instar al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino a que "deje de lado la pasividad" en torno al polémico edificio que acumula sentencias judiciales en su contra, de modo que "tome las riendas y lidere el proceso para que este hotel pueda ser derribado ya".

Incidentes leves

Poco después de su llegada, en torno a las 7:00 horas de este jueves, los integrantes de Greenpeace han empezado a colocar la tela sobre la parte baja del edficio de 20 plantas y 411 habitaciones, pese a que un guardia de seguridad ha intentado quitarles en material. Ése ha sido, por el momento, el único que se ha registrado en esta protesta.

Los activistas de Greenpece permanecerán en el paraje del Algarrobico hasta que logren cubrir por completo con la tela verde el edificio, momento en el que está previsto que abandonen esta zona del parque natural que se encuentra en el municipio almeriense de Carboneras. 

La empresa denunciará el "asalto"

Fuentes de la constructora del hotel, Azata del Sol, han asegurado que la empresa denunciará a Greenpeace por el "asalto" del edificio ante la Guardia Civil de Carboneras, a la que ha pedido que desaloje de inmediato el inmueble.

El portavoz de Azata del Sol, Antonio Baena, ha calificado esta protesta como "invasión"  y ha señalado que la Azata del Sol ha puesto lo ocurrido en conocimient de la Inspección de Trabajo, ya que el interior del edificio presenta una situación "peligrosísima" por la que existe un riesgo "muy alto" de que algunos de los componentes de Greenpeace pueda sufrir un accidente.

Baena ha recordado que el Juzgado de Instrucción número de 2 Almería, que en 2006 decretó la paralización de las obras, rechazó en su momento la petición de la empresa para dotar de mayor protección a las instalaciones, por lo que "no nos podemos responsabilizar" en el caso de que se produzca "algún daño entre los asaltantes", ha dicho.

Según ha señalado el portavoz de Azata del Sol, la Policía Local y la Guardia Civil se han personado en el paraje de El Algarrobico poco después de la llegada de los activistas. Los agentes permanecen a la espera de recibir instrucciones acerca de su actuación.

Antonio Baena ha asegurado que ésta es la "cuarta invasión que sufre el inmueble" y ha calificado la acción de Greenpeace de "atropello que no tiene justificación alguna".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente