Enlaces accesibilidad

Hizbulá se suma a una nueva intifada contra Israel en Palestina y todo el mundo árabe

  • Los tanques israelíes se han desplegado en la frontera con la Franja de Gaza
  • El Consejo de Ministros ha aprobado la llamada a filas de unos 6.500 reservistas
  • Ha comenzado el traslado de los primeros heridos palestinos a Egipto
  • Barak declara que Israel se ha embarcado en una "guerra sin piedad" contra Hamás
  • El viceprimer ministro israelí asegura que el objetivo es derrocar al régimen de Hamás
  • Abás discutirá con facciones palestinas, incluida Hamás, los ataques en Gaza
  • El líder de Hamás en el exilio apuesta por una tregua si Israel levanta el bloqueo
  • Por segunda noche consecutiva continúa la ofensiva aérea israelí sobre la Franja
  • En su tercer día de conflicto los muertos se elevan a 318 y hay más de 1.400 heridos
  • El único español en Gaza cuenta a RTVE.es cómo están viviendo los bombardeos

Por
Se espera que Israel continúe su ataque por tierra
El jefe del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasrala, ha hecho un llamamiento para una nueva intifada contra Israel no solo en la franja de Gaza, sino también en el mundo árabe, y ha predicho la derrota israelí si lanza una ofensiva terrestre.

"Llamo a una tercera intifada (alzamiento) en Palestina y en todos los Estados árabes ya que el objetivo (de la agresión israelí) es la resistencia y las aspiraciones palestinas", ha dicho Nasrala en una grabación difundida a miles de simpatizantes en un estadio de Beirut. 

El pasado sábado, el jefe del grupo palestino Hamás, Jaled Meshal, también convocó una tercera intifada contra Israel, en la primera jornada de una serie de bombardeos contra Gaza que han causado unos 350 muertos y unos 1600 heridos, según fuentes médicas palestinas.

Nasrala ha asegurado que abandonar a los palestinos de esa Franja de territorio sería como "participar en el crimen, en las matanzas y en la traición".

Ha añadido que la guerra israelí está dirigida contra todos los palestinos, no sólo contra Hamás, que ocupa la Franja de Gaza desde junio del 2007, cuando expulsó por la fuerza a las fuerzas leales al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

El líder de Hizbulá ha afirmado que la guerra de Gaza "es sólo cuestión de tiempo" porque "los israelíes no pueden soportar una guerra larga. Cuando comience la ofensiva terrestre, Israel perderá".  

Israel cierra un perímetro de seguridad

Mientras prosiguen los ataques aéreos, los tanques israelíes se han desplegado en la frontera con la Franja de Gaza y el Consejo de Ministros ha aprobado la llamada a filas de unos 6.500 reservistas

Israel ha creado además una "zona militar cerrada" en torno a la Franja de Gaza de entre dos y cuatro kilómetros, para proteger a la población de las posibles represalias de cohetes palestinos ante la ofensiva israelí. Según un portavoz militar, podrían dejar fuera de este perímetro de seguridad a los civiles y también a los periodistas, lo que permitiría a Israel preparar un asalto sorpresa sobre el terreno y sin testigos.

Son los preliminares ante una posible ofensiva terrestre del Ejército israelí en la franja. Oscar Mijallo, enviado especial de TVE en Sderot, confirma que la Franja está completamente cerrada a periodistas y que "la frontera es un ir y venir de tanques y blindados".

Traslado de los primeros heridos

Por otra parte, un total de quince palestinos, que resultaron heridos graves por los ataques israelíes contra la Franja de Gaza, han sido trasladados a Egipto a través del paso fronterizo de Rafah, según fuentes policiales egipcias.

Las fuentes han explicado que se espera que el número de heridos trasladados a hospitales egipcios a través de Rafah, único paso que existe entre Gaza y Egipto, llegue a 170 personas.

Egipto ha reforzado la seguridad en la frontera con la Franja palestina, así como en las calles de la cercana ciudad egipcia de El Arish, con el fin de evitar que los palestinos que han cruzado irregularmente la frontera se desplacen más allá de ese punto.

Las autoridades egipcias ordenaron el sábado pasado la apertura del paso de Rafah para permitir la entrada de ayuda humanitaria y la evacuación de los heridos. Pero el ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Ahmed Abul Gheit, denunció ayer que el grupo islamista Hamás no estaba permitiendo la salida de heridos hacia Egipto.

"Guerra sin piedad"

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ha declarado en el Parlamento que Israel se ha embarcado en una "guerra sin piedad" contra Hamas y sus aliados.

Por su parte, el viceprimer ministro israelí, Ha' m Ramon que el objetivo de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza es reducir el régimen de Hamás.  En una entrevista en el canal 10, ha insistido en que la finalidad es derrocar al régimen de Hamás, que ha recordado que es una "organización terrorista" y no una "superpotencia", y ha garantizado que habrá un alto el fuego si alguien asume la responsabilidad de Gobierno en la Franja.

El presidente palestino, Mahmud Abás, discutirá con los líderes de las facciones palestinas, incluida Hamás, la situación en Gaza tras tres días de bombardeos israelíes. "Ahora tenemos que estar unidos y ser una sola mano para detener la agresión contra nuestro pueblo en la franja de Gaza", ha dicho Abás a la prensa mientras presidía una reunión de emergencia de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El presidente palestino y líder de Al Fatah ha definido la situación en la franja de Gaza de "trágica" y "desesperada" y ha pedido a la comunidad internacional que "detenga esta agresión".

El líder en el exilio de Hamás, Jaleed Meshal, ha dicho que está dispuesto a pactar una tregua en Gaza si Israel acepta un cese del fuego y levanta el bloqueo de Gaza.

"El líder de Hamas está dispuesto a firmar un acuerdo de este tipo en un lugar escogido de común acuerdo por ambas partes", afirma el Ministerio senegalés de Asuntos Exteriores en representación de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), cuya presidencia ostenta Senegal desde el pasado mes de marzo.

Por su parte el jefe negociador palestino, Ahmed Qurie, ha declarado que las conversaciones de paz con Israel respaldadas por EE.UU. quedan en 
suspenso. "No hay negociaciones y no hay manera no puede haber negociaciones mientras que existen ataques contra nosotros", dijo a los periodistas Qurie.

Continúan los ataques por aire

Según los medios israelíes, la operación 'Plomo sólido' habría alcanzado ya 240 objetivos entre los que figuran instalaciones de seguridad de Hamás, carreteras, túneles y talleres metalúrgicos usados por las milicias palestinas para construir cohetes.

Por segunda noche consecutiva, la Fuerza Aérea israelí ha continuado su bombardeo masivo. Según las últimas informaciones facilitadas por la radio militar israelí las víctimas mortales se han elevado ya a al menos 350. Entre los muertos, según la ONU, hay 57 civiles, en su mayor parte, niños y mujeres.

La ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, ha justificado las muertes de civiles palestinos como la consecuencia inevitable de cualquier guerra.

Los últimos objetivos atacados han sido el Ministerio del Interior y la Universidad Islámica de la franja, uno de los principales símbolos religiosos y culturales de Hamás.

El Gobierno israelí ha insistido en que la ofensiva se mantendrá "hasta que haya un entorno de seguridad en el sur" de Israel, según el portavoz del Ejecutivo, Mark Regev.

Israel asegura que el objetivo de esta ofensiva, la más dura desde hace 40 años, es acabar con los disparos de cohetes desde la Franja de Gaza contra su territorio. Los ataques se han incrementado en los últimos 10 días por el fin de la tregua entre Israel y Hamás.

Noticias

anterior siguiente