Anterior Un tribunal libio condena a muerte a un hijo de Gadafi y otros ocho responsables de aquel régimen Siguiente Competencia impone la mayor multa de su historia, de 171 millones, a 21 fabricantes y distribuidores de automóviles Arriba

La muerte de un joven por la policía desata una ola de violencia en varias ciudades griegas

  • Un almacén y una treintena de tiendas fueron quemadas y saqueadas en Atenas

  • Protestan por la muerte de un joven de 16 años por disparos de policía

  • Testigos presenciales alegan que el agente "disparó contra el joven a sangre fría"

  • El ministro del Interior griego presentó su dimisión, pero no fue aceptada

  • El Gobierno ha suspendido al jefe de la policía del barrio de Exarhia

  • Y promete justicia, respeto a los manifestantes y apoyo a la policía

|

Las protestas por la muerte anoche de un joven por disparos de la policía en Atenas derivaron en disturbios en la capital y otras ciudades del país.

La violenta reacción ha provocado extensos daños materiales. Según los primeros datos, un almacén y una treintena de locales comerciales de la calle Ermu, la más comercial de la capital, fueron quemados y saqueados.

Además, en diversos puntos de Atenas, centenas de manifestantes prendieron fuego a vehículos, tiendas, sucursales de bancos y otros recintos públicos.

Los manifestantes protestaban por la muerte de un alumno de 16 años que junto a unos 30 compañeros arremetieron contra un coche patrulla de la policía en el céntrico barrio de Exarhia. Uno de los agentes hizo tres disparos de advertencia, alcanzando en el tórax a la víctima, según fuentes policiales.

El barrio de Exarhia es un punto de frecuentes enfrentamientos entre grupos radicales y las fuerzas del orden, que originan grandes daños materiales en tiendas, establecimientos y vehículos.

Gobierno promete justicia

Los medios de comunicación atenienses recogen declaraciones de testigos presenciales que alegan que el agente "disparó contra el joven a sangre fría".

Las brigadas antidisturbios se encuentran desde altas horas de la noche en las calles de las principales ciudades griegas (Patras, Salónica, Ioannia) para repeler con gases lacrimógenos a cientos de manifestantes que van armados con piedras, maderas y bombas incendiarias y muchos de los cuales se han refugiado en instituciones universitarias para evitar ser detenidos.

El ministro del Interior griego, Prokopis Pavlopoulos, presentó su dimisión al primer ministro, Costas Caramanlis, pero no fue aceptada.

El Gobierno ha encargado una investigación a tres fiscales para establecer las circunstancias de los hechos y Pavlopulos se ha comprometido a depurar las responsabilidades y como primera medida y ha suspendido al jefe de la policía del barrio de Exarhia. 

El ministro griego del Interior, Prokopis Pavlopulos, prometió hoy "castigar a los culpables" de la muerte de este joven y respetar el derecho a las manifestaciones, pero también apoyar a las fuerzas del orden para salvaguardar la seguridad.

Ante las manifestaciones convocadas en Atenas y en otras ciudades del país para hoy y mañana, el titular afirmó que respeta "el derecho a las manifestaciones, pero no deben de hacerse con destrucción de la propiedad pública y privada".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente