Enlaces accesibilidad

El hijo de Politkovskaya: "Hemos encontrado respuestas que son imposibles de demostrar"

Por
Comienza el juicio por el asesinato de Politkoskaya
Nos encontramos en la sede de Nóvaya Gazeta, la publicación en la que trabajaba su madre, en la que permanece su despacho con sus fotos, sus libros y todos los galardones que recibió en vida y tras su asesinato por su feroz defensa de la libertad de expresión en Rusia. Ilya Politkkóvskii se dedica a las relaciones públicas, de ahí que sepa hablar con extrema claridad.

Implicado en el esclarecimiento de los hechos, reconoce que nada ni nadie ha intentado entrometerse ni influir en la familia para que no apoyaran ninguna investigación paralela a la oficial. Por eso, dice, ni él ni los suyos han sentido miedo. Confiesa que, directamente, no concede entrevistas a ningún medio oficialista, que son -como él asegura- casi todos, sobre todo la televisión. No quiere que sus palabras sean manipuladas. Esconde el dolor por la pérdida de su madre y dice que los reconocimientos y los apoyos recibidos por su progenitora, especialmente tras su muerte, le dan fuerza y esperanza a toda la familia.

Ilya Politkóvskii: "Por supuesto que tenemos mucha esperanza en poder conocer por qué mi madre fue asesinada, quiénes fueron los autores intelectuales y cuál era el objetivo. Los que están ahora en el banquillo son tan sólo una pequeña parte, pero, en mi opinión, están directamente relacionados con el crimen. Son una pequeña parte, pero es muy importante".

En el banquillo de los acusados, se volverán a sentar a partir de este lunes 17 de noviembre -en la segunda y última vista preliminar, previa al juicio- tres hombres: los hermanos Mahmúdov, chechenos, y un ex policía ruso. Los dos primeros están acusados de encubrimiento y participación en el asesinato. Ambos habrían recabado información sobre el día a día de Politkóvskaya y uno de ellos habría trasladado al domicilio de la periodista a quien acabaría matándola a balazos en el ascensor de su domicilio.

El presunto autor material es Rustam Mahmúdov, hermano de los dos anteriores y, actualmente, en busca y captura internacional. La tercera persona que se sienta en el banquillo, el ex policía, se habría encargado de pagar a los hermanos.

Para la familia de Anna Politkóvskaya, lo más difícil no va a ser encontrar al autor material -al que algunas fuentes sitúan en Europa y, más concretamente, en Reino Unido-, sino a los autores intelectuales y cuáles fueron las verdaderas razones por las que fue asesinada. El móvil más barajado, el político. La periodista, que tenía doble nacionalidad rusa-estadounidense, se había convertido en azote del Kremlin durante la presidencia de Vladimir Putin, poniendo negro sobre blanco vergonzosas actuaciones en regiones como la de Chechenia.

Ilya Politkóvskii: "Durante dos años no hemos encontrado la respuesta a por qué y quién encargó el asesinato de mi madre. Sí hemos encontrado respuestas que a nosotros nos convencen, pero que son imposibles de demostrar en un tribunal".

- ¿Se refiere usted al móvil político? ¿Los abogados de la familia -que forman parte de la acusación- buscan demostrar precisamente eso, que hubo un móvil político en el asesinato de su madre?

Ilya Politkóvskii: "Si algo está claro es que las personas que están en el banquillo no tenían motivaciones políticas. De eso estoy firmemente convencido. Los autores intelectuales, las personas que encargaron el asesinato posiblemente sí tenían motivos politicos, motivos sobre los que podríamos hablar mucho. Podrían querer impedir que aparecieran algunos articulos o el resultado de algunas investigaciones. O al revés, podría ser, en realidad, según ciertas versiones, que se quisiera acusar al poder actual, dañar su imagen ante Europa y Estados Unidos".

- La versión oficial apunta hacia la pista chechena. De hecho, los tres hombres más directamente implicados en el homicidio, los tres hermanos, son chechenos.

Ilya Politkóvskii: "Los medios, a menudo, utilizan la expresión "el rastro checheno". Al estudiar el caso, al seguirlo de cerca, puedo declarar con certeza que los chechenos que están en el banquillo son simples delincuentes que formaban parte de un grupo más amplio, que se dedicaban a cometer delitos parecidos, no sólo en Rusia, sino también en otros países de la antigua Unión Soviética. Yo no diría que hay solamente un rastro checheno. Se trata de una banda criminal en la que caben muchas otras nacionalidades, sólo que en este caso eran chechenos. No me sorprendería que esta gente, en realidad, no supiera ni quién era mi madre ni cuánto hizo ella por el pueblo checheno. Para mí, es muy importante entender que, en dicho grupo, coexistían chechenos, rusos, antiguos miembros de los servicios secretos rusos, ex policías... Una banda que, por mucho dinero y de modo muy profesional asesina, extorsiona, secuestra... en definitiva, que comete los delitos más graves. En cuanto a los que están por encima, los que pagan por hacer algo, lamentablemente, no puedo decir nada".

- Ustedes, la familia de Anna Politkóvskaya, ¿cuándo pensaron que detrás de su muerte podría haber toda una trama y que podría estar relacionada con el ejercicio de su profesión? Su madre ya era una periodista reconocidamente internacionalmente por sus artículos y por sus libros sobre el patio de atrás de un gobierno tan poderoso como el Kremlin... sobre casos de torturas y desapariciones que, por ejemplo, hubo en Chechenia y que conoció de primera mano durante continuos viajes a la república, tras entrevistarse y conocer en persona a víctimas y familiares.

Ilya Politkóvskii: "Le aseguro que en el momento en el que mataron a mi madre no pensamos nada parecido. Tiene que tener en cuenta que, ante todo, perdimos a uno de los nuestros, a una madre, no a la periodista. Puedo asegurarle que no hicimos ningún análisis ni pensamos en las posibles causas. Ocurre que pasa el tiempo... Yo estoy muy orgulloso de lo que representa Anna Politkóvskaya. En Rusia, se acostumbran a decir que se hizo conocida sólo después de su muerte. No sólo lo dijo el presidente, también algunos medios. No es así. Sé perfectamente que obtuvo su fama antes de ser asesinada. Y estoy plenamente orgulloso. Hasta hoy, no he visto en Rusia a nadie parecido. Por supuesto que en Nóvaya Gazeta intentan seguir los temas chechenos, pero ellos mismos reconocen, no lo digo yo, que no consiguen hacerlo al nivel de mi madre. Y no lo consiguen a pesar de disponer de toda una sección de investigación que crearon en honor a mi madre".

- Pasados estos dos años, ¿usted o su familia ha sentido miedo en algún momento por todo lo que podría estar en juego?

Ilya Politkóvskii: "Entiendo su pregunta, pero lo cierto es que, hasta ahora, no. Ni yo ni mi familia hemos experimentado ningún tipo de miedo. Y es algo que me ha llegado a sorprender, el porqué nos permiten participar en el sumario, en el juicio, y de forma indirecta, además, en la investigación particular que está llevando a cabo Nóvaya Gazeta. Es curioso. Hasta hoy, no hemos recibido ninguna amenaza o presión. Si así hubiera sido, mi hermana ya se habría ido del país porque tiene una hija pequeña y ya sufre bastante con la persecución de algunos paparazzi rusos".

- Dado que el caso de Anna Politkóvskaya apenas es recordado en la calle, precisamente, porque los medios de mayor audiencia no hablan mucho de él, resulta curioso que haya periodistas que les persigan...

Ilya Politkóvskii: "Pues así es. Hay periodistas que buscan detalles, que hablan con nuestros vecinos, con los porteros, que nos vigilan. A mi no me importa mucho, pero mi hermana, por ejemplo, no quiere enseñar al público a la nieta de mi madre... Es por lo que mi hermana está muy nerviosa. Intenta no salir de casa y siempre siente la necesidad de esconderse... En el cementerio, donde está enterrada mi madre, siempre hay alguien vigilando, con la cámara... Y eso irrita y da rabia... Pero no infringen ninguna ley, así que no podemos hacer nada".

- Actualmente, en el Cáucaso, hay cada día nuevos episodios de violencia, enfrentamientos entre fuerzas oficiales y grupos rebeldes, también casos de periodistas que critican al poder investigados, perseguidos e, incluso, asesinados, siempre bajo circunstancias sospechosas pero oficialmente ajenas a su profesión. La guerra de agosto entre Rusia y Georgia también se libró en pleno Cáucaso. ¿Usted cree que su madre se habría volcado en averiguar los entresijos del conflicto y que seguiría escribiendo sobre esa amplia región que casi nunca aparece en primera plana?

Ilya Politkóvskii: "Yo creo que sí, que seguiría escribiendo sobre Chechenia, sobre Ingushetia y sobre el conflicto georgiano-osetio. Hay un dato muy importante: mi madre hizo pronósticos que se han cumplido. La situación que actualmente se vive en Ingushetia, ella la pronosticó hace tres años. Cuando las autoridades comenzaron a cometer barbaridades contra la oposición...recuerdo cómo lo escribía, con qué detalle, dando nombres y apellidos. Ella decía que se desencadenarían las venganzas, los asesinatos. Nos quedamos estupefactos cuando escuchamos las noticias y recordamos que mamá había descrito exactamente así el futuro de Ingushetia si no había cambios en la presidencia".

- ¿Y en cuánto al poder central, al traspaso de poder en el Kremlin de Vladimir Putin a Dimitri Medvedev, su hombre de confianza?

Ilya Politkóvskii: "Mama diría que ya nos advirtió de que el régimen seguiría reforzándose, de que todo seguiría igual, con esta semidemocracia, con la mano dura de Putin intentando sembrar calma. Mi madre siempre dijo que la situación empeoraría si no se cambiaba radicalmente la visión de la politica, sobre todo en las zonas conflictivas: Chechenia, Ingushetia, Georgia....".

Noticias

anterior siguiente