Enlaces accesibilidad

Los dos militares fallecidos en Afganistán llegan a España donde recibirán su último adiós

  • Los Príncipes, Zapatero y Rajoy asistirán al funeral de despedida de los 2 militares
  • Se celebrará en la unidad de la BRILAT de Figueirido (Pontevedra), a la que pertenecían
  • En esta sede se ha instalado la capilla ardiente a la que ya se acercan muchos vecinos
  • Serán condecorados a título póstumo con la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo
  • El avión que trasladó los cadáveres aterrizó esta madrugada en Santiago de Compostela 
  • También han sido repatriados tres de los soldados heridos en el atentado 

Por
Los féretros de los militares llegan a Galicia

Los dos militares fallecidos este domingo en un atentado suicida en Afganistán recibirán este martes a las 12:00 el último adiós en un funeral que en el que estarán presentes los Príncipes de Asturias y al que también acudirán el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el líder de la oposición, Mariano Rajoy y otras autoridades.

La ceremonia se celebrará en su unidad de pertenencia, la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (BRILAT) con sede en la Base General Morillo en Figueirido (Pontevedra). El cabo primero Rubén Alonso Ríos y el brigada Juan Andrés Suárez García serán condecorados a título póstumo con la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo. La capilla ardiente ya ha sido instalada y son muchos los que se acercan para rendir el último homenaje a los militares asesinados.

Sus cuerpos llegaron esta madrugada a territorio español, después de 14 horas de viaje desde territorio afgano en un avión de las Fuerzas Armadas que aterrizó el aeropuerto compostelano de Lavacolla.

Junto a los dos cadáveres han sido repatriados tres de los heridos del atentado, el capitán Enrique Dopico Rodríguez, de 34 años y natural de Betanzos (La Coruña), el sargento primero Gonzalo Miguélez Diéguez, de 40 años y nacido en Golada (Pontevedra),  y el cabo Alberto Cao Pérez, de 29 años y de Ponferrada (León).

Por su parte, el herido más grave, el cabo primero Antonio Cures García, ha sido trasladado a un hospital desde la base española en Herat, donde permanecerá hasta que su estado le permita viajar a España.

El aparato militar, en el que viajaban la ministra de Defensa, Carme Chacón, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general José Julio Rodríguez, fue recibido a pie de pista por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Chacón, que bajó del avión antes de que fueran sacados los féretros, se funció en un emotivo abrazo con algunos de los familiares de los dos soldados fallecidos, que también han esperado al aparato a pie de pista.

Por su parte, el herido más grave, el cabo primero Antonio Cures García, ha sido trasladado a un hospital desde la base española en Herat, donde permanecerá hasta que su estado le permita viajar a España.

Breve ceremonia en el aeropuerto

Del Airbus de las Fuerzas Armadas descendieron los dos féretros cubiertos con sendas banderas de España cargados a hombros por una treintena de militares. Éstos han realizado una breve procesión al son de la marcha castrense que otro grupo de soldados interpretaba, en una noche en la que no ha cesado la presencia de la lluvia.

Los féretros fueron depositados ante la cúpula militar y las autoridades presentes, donde un grupo de religiosos ha oficiado una breve ceremonia en la que se ha pedido el descanso eterno para aquellos "que dieron su vida por el deber patrio".

Tras la colocación de las coronas, la vicepresidenta, el presidente de la Xunta, la titular de Defensa y el delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras, se acercaron a las familias para trasladarles su cariño y consuelo, al igual que muchos de los militares presentes.

Los militares también fueron despedidos de Afganistán por sus compañeros en un acto de homenaje celebrado en la base de Herat, donde está acuartelado el contingente español en el país asiático.

Noticias

anterior siguiente