Enlaces accesibilidad

Detenido el dueño de la escuela derrumbada en Haití que no usó vigas para construirla

  • Fortin Augustin no usó elementos estructurales para levantar el colegio
  • El pastor protestante tenía experiencia como capataz de obra
  • La escuela parroquial estaba situada en un terraplén

Por
El director del colegio derrumbado en Haití, el pastor protestante Fortin Augustin, ha sido detenido. El edificio al desplomarse provocó la muerte de, al menos 90 personas, entre niños y adultos, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades haitianas.

El presidente de Haití, René Preval ha indicado que la escuela parroquial se construyó "casi sin ningún elemento estructurales como cemento o vigas de acero" para mantener unidos los bloques de cemento en el sector de Petion Ville, al este de la periferia de Puerto Príncipe.

El fiscal ha señalado que el pastor arrestado ha declarado que construyó el edificio "con sus propias manos" y que no necesitaba un ingeniero o un arquitecto porque "tenía conocimientos de construcción". Augustin ha añadido que tenía experiencia por haber trabajado en varias obras de capataz.

Supervivientes bajo los escombros
  
El número de heridos se eleva a 164, entre ellos 40 graves, mientras prosiguen las operaciones de rescate con el apoyo de ingenieros y bomberos franceses, que llegaron a Puerto Príncipe procedente de Martinica, así como de estadounidenses.

Hasta el momento, un total de 58 niños fueron rescatados sanos y salvos de entre los escombros y trasladados al hospital La Trinité, de Médicos Sin Fronteras (MSF).

Unos ochenta especialistas buscan entre los escombros supervivientes o muertos, porque según los bomberos de Martinica y de Haití los niños "pueden permanecer vivos durante 72 horas después del accidente" que, al parecer, se produjo por un deslizamiento del terreno, según la hipótesis que manejan técnicos que trabajan en la zona.

El suceso ocurrió el viernes cuando numerosos alumnos se encontraban en las aulas y otros en el patio de recreo del colegio "La Promesa Evangélica". Un centro que según los medios locales acogía a unos 700 estudiantes.

Sigue el rescate

Las autoridades tienen dificultades para evacuar a los cientos de personas, muchas de ellas parientes de los afectados, que se trasladaron a la zona para constatar los daños, lo que dificulta las tareas de rescate, dijo el ministro de Juventud y Deporte, Evans Lescouflair, que coordina las acciones de socorro en el terreno.
  
En declaraciones a periodistas en el lugar del accidente, Lescouflair pidió a los vecinos no intervenir tal y como han propuesto, ya que, según explicó, "las intervenciones que se hacen ahora son muy técnicas".

Varias unidades de la policía de Haití y de la Misión de Naciones para la Estabilización de Haití (MINUSTAH) permanecen sobre el terreno donde se levantaba el colegio, así como equipos de la Cruz Roja, Médicos Sin Fronteras y otros organismos humanitarios.
  

Noticias

anterior siguiente