Enlaces accesibilidad

Explota un pequeño artefacto frente a los Juzgados de Tolosa, tras una llamada en nombre de ETA

  • La explosión se ha registrado a la 01.15 horas, 20 minutos después del aviso de ETA 
  • Según fuentes de la investigación, dos individuos han dejado una mochila con explosivos
  • El pequeño artefacto estaba compuesto de cinco kilos de explosivo
  • Un vigilante de seguridad ha salvado la vida "de milagro" al abandonar el edificio a tiempo
  • La deflagración ha causado un agujero de tres metros de diámetro en la fachada
  • Una veintena de coches y varios inmuebles colindantes se han visto dañados
  • Agentes de la Ertzaintza y bomberos evalúan los daños provocados por la explosión

Por
ETA atenta contra los Juzgados de Tolosa

ETA reaparece de nuevo de madrugada sin causar víctimas. Esta vez ha sido en Tolosa, Guipúzcoa, donde ha estallado a las 1.15 horas de la madrugada una bomba que ha causado importantes daños materiales en los juzgados.

Según han informado fuentes de la investigación, la bomba estaba en el interior de una mochila que dos individuos dejaron frente a la institución judicial una hora antes de que estallara. El artefacto contenía cinco kilos de explosivos, aunque en un primer momento se habló de hasta 10 kilos.

La explosión ha causado un agujero en la fachada de unos tres metros de diámetro, así como la rotura de todos los cristales de las cinco plantas del inmueble. Los bomberos se han dirigido al lugar para asegurar la fachada.

Asimismo, 20 vehículos han resultado dañados por la deflagración y derribado un muro de unos diez metros de largo, situado junto al edificio de los juzgados. La bomba también ha causado daños materiales en un ambulatorio y en algunas viviendas cercanas, aunque no se han registrado heridos.

Salvar la vida "de milagro"

El consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga, ha asegurado que un vigilante de seguridad que se encontraba en el Palacio de Justicia de Tolosa, en el que ETA ha colocado una bomba esta madrugada, ha salvado su vida "de milagro" al conseguir abandonar el edificio instantes antes de la explosión.

Aunque en las instalaciones afectadas trabajan habitualmente medio centenar de personas, por la noche sólo se encontraba un guardia que controlaba las cámaras de seguridad del Palacio de Justicia.

Azkarraga ha precisado que cuando los terroristas colocaron la mochila con una bomba, el vigilante "estaba monitorizando otra zona del edificio", por lo que no se ha dado cuenta de lo que ocurría.

Fue la Ertzaintza la que avisó al guardia de seguridad tras la llamada de ETA, por lo que tuvo que abandonar el edificio "con muy poco tiempo" de margen y "se ha salvado de milagro", según el consejero, que se ha mostrado seguro de que las cámaras de seguridad "han grabado el momento de la colocación" de la bomba.

Evaluación de los daños

Agentes de la Ertzaintza y efectivos de los bomberos de Guipúzcoa están evaluando, con la luz del día, los daños causados por el nuevo atentado.

Es el tercer atentado contra sedes judiciales desde la ruptura de la tregua en 2006. Desde entonces ha cometido más de una treintena de atentados.

Es la cuarta vez que ETA ataca los juzgados de Tolosa, según informa RNE.

Llamada de aviso

La explosión se produjo a la 1.15 horas de esta madrugada después de que un hombre, que dijo hablar en nombre de ETA, alertara 20 minutos antes a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Guipúzcoa de que iba a estallar un artefacto en los juzgados de Tolosa. Era la voz de un hombre joven y no estaba grabada.

Tras recibir el aviso, la Ertaintza acordonó una amplia zona en torno a la calle San Juan, donde se ubica el inmueble que alberga los juzgados y, a la hora anunciada, el artefacto hizo explosión.

La Policía vasca mantiene acordonadas varias calles cercanas al lugar de la explosión, mientras especialistas en desactivación de artefactos inspeccionan la zona.

Intensa campaña ofensiva


El atentado de esta noche en Tolosa -una localidad de 17.888  habitantes- se produce después de que ETA atentara en Santoña (Cantabria) el pasado 22 de septiembre y acabara con la vida del brigada del Ejército Luis Conde. Fue el tercer el tercer atentado en poco más de  24 horas tras la ilegalización de PCTV, ANV por parte del Tribunal  Supremo y la sentencia de la Audiencia Nacional contra miembros de  Gestoras-Pro Amnistía.

Previamente al atentado de Santoña, en el que además resultaron heridas otras cinco personas, ETA hizo estallar un coche bomba frente  a la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa (Vizcaya) horas después de atentar contra Caja Vital en Vitoria.

En Ondarroa, diez personas -seis de ellos ertzainas- resultan heridas y provoca importantes daños materiales en las instalaciones de la policía autonómica vasca y edificios adyacentes.

Intento frustado con una bomba-lapa

Además, el 16 de septiembre, ETA intentó asesinar a un policía nacional con una bomba-lapa colocada en los bajos del vehículo  particular del agente, que no llegó a explotar y fue detectada en la  comisaría de la localidad vizcaína de Basauri.

El intento de atentado se produjo horas después de que el Tribunal  Supremo (TS) declarara la ilegalización de Acción Nacionalista Vasca  (ANV). El artefacto colocado en los bajos del vehículo contenía medio kilo de pentrita, un explosivo "rompedor" que precisa de poca  cantidad para provocar "un efecto devastador".

El policía nacional logró salvar su vida al no estallar la  bomba-lapa, que fue detectada en las dependencias policiales de  Basauri, después de haber recorrido más de diez kilómetros desde el  barrio bilbaíno de Zorroza, en compañía de un familiar.

Noticias

anterior siguiente