Enlaces accesibilidad

Los familiares: "¡Que se sepa, el avión estaba roto!"

  • Los familiares han esperado durante horas noticias sobre sus seres queridos
  • Muchos se han ido de Barajas gritando: ¡Que se sepa, el avión estaba roto!"
  • A las 21.00 horas les han notificado la lista de fallecidos
  • En el aeropuerto de Barajas se han vivido esecenas de tensión y gritos de indignación
  • Las mismas escenas han tenido lugar en Gran Canaria
  • Llegan a Barajas 178 familiares provenientes de Canarias

Por
Reacciones de los familiares que esperan en el aeropuerto de Barajas

La desolación se apodera de los familiares de los pasajeros del avión de Spanair a medida que se eleva la cifra de muertos. En las salas de espera de IFEMA ya no hay casi esperanzas. Pero, además, ha cundido la indignación.

La mayoría de los familiares que han acudido a Barajas tras el accidente han abandonado la terminal, llorando y protagonizando escenas de tensión y algunos han pedido a los medios de comunicación "que se sepa la verdad, que el avión estaba roto", en referencia al hecho de que el aparato siniestrado había sufrido una avería por la mañana..

El director del aeropuerto de Madrid Barajas, Miguel Ángel Oleaga, ha dado a conocer sobre las 21.00 horas la lista de personas fallecidas y heridas en el accidente, según han informado fuentes aeroportuarias.

Cuando han conocido la lista, la mayoría de los más de 150 familiares han abandonado esta sala entre lágrimas, abrazados entre sí, tras conocer que sus seres queridos habían fallecido o estaban heridos muy grave.

Cuatro de ellos, dos hombres y dos mujeres, han pedido a gritos "que se sepa la verdad, que el avión estaba roto". Uno de los hombres que ha hecho esta petición ha esperado durante cinco horas en el aeropuerto junto a su mujer y sus tres hijas para tener noticias de su cuñado, que viajaba en el avión siniestrado.

Finalmente ha sabido que estaba herido muy grave y se ha dirigido rápidamente al hospital, mientras aseguraba que el trato que han recibido "es una vergüenza".

Otro de los familiares ha criticado que "sólo se saque una lista con los vivos y muertos sin que haya un responsable político" presente.

Los familiares que desde primera hora de la tarde se han sobresaltado con la noticia tenían claro que algo malo había pasado una vez sus familiares no les cogían el teléfono.

Con más serenidad, un allegado ha relatado: "Estamos en la incertidumbre si fue uno de los fallecidos o está entre los heridos".

En los dos aeropuertos hay equipos de psicólogos atendiéndoles. Concretamente, en Canarias un equipo de 20 personas de Cruz Roja está en el aeropuerto.

También han recibido el apoyo de las autoridades: en Madrid, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho; en Gran Canaria, el vicepresidente autonómico, José Manuel Soria.

Desesperanza

La jefe de equipo del equipo psicosocial de Cruz Roja que trabaja en IFEMA, María Bengozar, ha afirmado que los familiares de las víctimas del accidente aéreo ocurrido ayer en Barajas están en una situación de "desesperanza" y a la espera de obtener "un poco más de noticias".

En declaraciones a los periodistas a las puertas del recinto ferial de IFEMA, donde se encuentran los cadáveres del accidente y más de 200 familiares, Bengozar ha indicado que el papel de Cruz Roja es "intentar acompañar y ayudar a los familiares que están pasando por este momento tan duro".

Asimismo, ha destacado que funciona "bastante bien" la coordinación entre los distintos equipos de asistencia que se encuentran en el IFEMA.
"Los familiares están esperando a obtener un poco más de noticias para ir empezando su duelo, en el caso de los fallecidos, o de tener información, en cuanto a los heridos", ha explicado.

Llegan familiares desde Canarias
 
A última hora de la noche ha llegado a Madrid un avión fletado por Spanair con 178 familiares de los pasajeros del avión siniestrado.
La aeronave ha aterrizado sobre la una menos diez de la madrugada en la Terminal 2 del aeropuerto de Barajas. Los familiares fueron recogidos por un autobús, que los ha trasladado hasta el recinto ferial de Ifema, donde se ha instalado el tanatorio al que están siendo llevados los 153 pasajeros muertos en el accidente de esta tarde.

En el avión, el JK8302, viajaban 178 personas, la mayoría de ellas allegadas de los pasajeros del avión accidentado, además de varios miembros del Gobierno de Canarias. Junto a ellos viajan un equipo sanitario y de apoyo formado por cinco miembros de Cruz Roja, un médico, un enfermero, dos psicólogos y un técnico .

Spanair también ha dispuesto en el Hotel Auditorium de Madrid alojamientos para los familiares de las víctimas del accidente del vuelo JK5022.

"Pinta mal"

Muchos de esos familiares que han llegado a Barajas se concentraban esta tarde en el aeropuerto de Gran Canaria, donde se sucedían las escenas de pánico y dolor.  "Mis hijos, mi nieto", decía entre sollozos una madre en el aeropuerto.  Ya desde el primer momento, los allegados se temían los peor. "Empecé a atar cabos, me alarmé, no cogía el móvil...", comentaba nervioso un amigo de un pasajero que esperaba el vuelo JK5022. "No sé nada, pero pinta muy mal", ha remachado.

En Las Palmas había esta tarde más de 60 personas esperando información en la sala de personalidades del aeropuerto. Una de ellas ha declarado que su nieto, un músico de 22 años de Vecindario que hacía escala de regreso de Miami, llamó minutos antes de la hora prevista para el vuelo.

Según este pariente, le informó de que el vuelo se retrasaba y que era posible que los cambiaran de avión. Como este, otros testigos se aferran a cualquier posibilidad, pero no tienen ninguna información tranquilizadora.

 

Noticias

anterior siguiente