Enlaces accesibilidad

La ONU pide a Birmania que facilite la entrada de ayuda internacional

  • Naciones Unidas estima en "cientos de miles" las personas necesitadas de ayuda
  • ONU, UE y EE.UU. piden a la Junta Militar 'todo el esfuerzo' para cooperar con las ONGs
  • Las mayores necesidades son el agua potable, el refugio y las comunicaciones
  • Unicef envía 100.000 euros y Acnur adquiere víveres por valor de 50.000 dólares

 

Por
La ayuda llega a Birmania con cuentagotas

La ONU, al igual que la UE, ha pedido a la Junta Militar de Birmania (Myanmar) que flexibilice los trámites burocráticos que están impidiendo la llegada de la ayuda internacional tras el ciclón tropical Nargis, que ha causado 22.500 muertos y 41.000 desaparecidos en el país. Una petición que también ha hecho el presidente de EE.UU, George Bush.

Naciones Unidas estima además que "cientos de miles" de personas necesitan esa ayuda. Por ello, el mismo secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha enviado una carta al jefe de la Junta Militar de Birmania, general Than Shwe, en la que le pide la máxima colaboración con las organizaciones internacionales que desean ayudar a la población.

El director en Nueva York de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA), Rashid Khalikov, ha dicho que un equipo de especialistas en evaluación de daños espera en Bangkok los visados y que hay acumulados cargamentos en la capital tailandesa para ser enviados a la vecina Birmania.

Khalikov destacó que el Gobierno birmano ha declarado su intención de aceptar asistencia externa, pero declinó especificar si la cooperación de las autoridades ha sido hasta el momento la adecuada. "Uno tiene que entender que el Gobierno no tiene experiencia en gestionar grandes operaciones de ayuda internacional", ha afirmado.

Ha reconocido que los cuatro días que han pasado desde el paso del ciclón "es mucho tiempo" para no haber empezado ya un reparto a gran escala de asistencia y que es muy difícil hacerse una idea exacta de las necesidades y del número de afectados, que las autoridades birmanas calculan en un millón.

Petición de la UE

Por su parte, la presidencia eslovena ha dicho que "la UE espera que, en interés de la población que sufre esta situación de urgencia, las autoridades hagan todos los esfuerzos posibles para cooperar con las organizaciones de ayuda internacional". Ha añadido que se deben hacer "todos los esfuerzos" para que la ayuda enviada vaya "directamente" a las personas más afectadas por el ciclón.

La Comisión Europea ya ha anunciado una primera ayuda de urgencia de 2 millones de euros, que será distribuida por la Cruz Roja y otras agencias internacionales de ayuda u organizaciones no gubernamentales.

"Esperamos que las autoridades birmanas harán todo lo posible para facilitar el trabajo de esas agencias, especialmente el acceso del personal humanitario, los visados, la evaluación de necesidades, el envío de ayuda y las comunicaciones", ha afirmado un portavoz de la CE, Amadeu Altafaj.

Ha añadido que las mayores necesidades en estos momentos se refieren a refugios y agua potable, y que un problema muy serio se refiere a las comunicaciones. Se calcula que entre dos y tres millones de personas podrían haberlo perdido todo y es preciso la llegada de medicinas, principalmente para la población infantil, que ya presenta problemas estomacales.

Además, el ciclón ha acabado con los cultivos de arroz, lo que ha hecho que en sólo tres días el precio, afectado por la fuerte inflación, haya subido un 60%.

Unicef envía 100.000 euros a la zona y Acnur adquiere víveres por valor de 50.000 dólares

Unicef-Comité Español ha enviado una ayuda de 100.000 euros para asistir a los damnificados por el ciclón Nargis.  Según ha informado en una nota de prensa la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia, desde el domingo, cinco equipos de Unicef especializados en emergencias están realizando el diagnóstico preliminar de los daños ocasionados por el ciclón.

El trabajo de Unicef se centra en facilitar el acceso al agua potable, a un saneamiento seguro y a unas condiciones de higiene que impidan la proliferación de enfermedades.

Asimismo, "está haciendo lo posible para proteger a los niños y niñas y asistirles en todas sus necesidades para que puedan volver a la escuela tan pronto como sea posible".

Según Unicef, las necesidades inmediatas son incluir tabletas de purificación del agua, lonas plásticas para el alojamiento, paquetes alimentarios, mosquiteras, kits de emergencias y suplementos de nutrición de emergencia.
 
Además, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) ha comprado ayuda en la ciudad de Yangon por valor de 50.000 dólares, para asistir a las víctimas del ciclón Nargis que se han visto obligadas a abandonar sus hogares o lo han perdido por este fenómeno climatológico.

La ayuda adquirida consiste en provisiones y materiales, como plásticos aislantes, lonas impermeables y comida enlatada, que son las necesidades más urgentes.
 
Acnur tiene unos 70 trabajadores en Myanmar, 28 de los cuales están en el estado de North Rakine, al noroeste del país, que no ha sufrido graves daños aunque sí registró fuertes vientos. Los daños en la oficina de esta organización en Yangon también han sido leves y en estos momentos está operativa.

 


 

Noticias

anterior siguiente