La ilusión hace posible el sanatorio de muñecos