Elige usuario

  • Chronokids en inglés
  • Chronokids
  • Los Diablillos en inglés
  • Los Diablillos
  • Otto y el cumpleaños
  • 10
    Seguir viendo Signacuentos
    No te pierdas los nuevos episodios. Sólo en la web y la app de Clan en clan
    Otto y el cumpleaños
  • Peg+Gato
  • Peg+Cat
Especialmente recomendado para la infancia
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Texto de Montserrat Balada.

Ilustraciones de Joan Manuel Celorio.

Estelarius es un gran astrónomo.

Ya de pequeño se pasaba horas y horas

estudiando todos y cada uno de los astros

que forman el universo;

también es un gran inventor. Su último invento

es un patinete estelar.

Está convencido de que este aparato

revolucionará los viajes cósmicos.

Aquella mañana,

mientras se encontraba en su observatorio astronómico,

vio cómo caían pequeñas gotas de lluvia,

y como el día era muy luminoso,

estaba seguro de que enseguida aparecería

un precioso arcoíris.

Miró por la ventana...

y quedó completamente petrificado.

Y es que... en en cielo

sí que había un arcoíris; pero tenía todos los colores

completamente desordenados.

Sorprendido, buscó la causa de aquel extraño desorden,

y entonces se dio cuenta...

de que donde debía estar el Sol había un montón de estrellas,

jugando con las pequeñas gotas de lluvia.

Pero las sorpresas no habían hecho más que empezar.

Al otro lado del cielo, dos grandes planetas,

Urano y Neptuno, jugaban a esconderse entre las nubes.

Estelarios se hecho las manos a la cabeza y exclamó:

¡El cielo se ha vuelto loco!

Al poco rato, tuvo ante su casa

un gran número de personas... haciéndole...

mil y una preguntas. Estelarius...

¿qué pasa?, preguntaron unos;

¿dónde está el Sol?, preguntaban otros.

En busca de una respuesta,

consultó cada uno de sus libros;

pero en ellos no encontró ninguna explicación

a lo que estaba sucediendo.

Entonces, miró por su gran telescopio,

y lo que vio... lo dejó...

mucho más preocupado.

Toda la galaxia estaba completamente

patas arriba.

Donde tenía que estar Mercurio estaba Saturno,

con sus maravillosos anillos;

a su lado Marte; donde tenía que estar la Tierra

estaba la Luna, y donde la Luna

estaba el Sol.

A lo lejos, Júpiter, la Tierra y Venus,

charlaban sin parar.

La Osa Mayor y la Osa Menor se pasaban a Mercurio

como si fuera una pelota.

Mientras al otro lado del universo, dos cometas gigantes

jugaban a girar sobre sí mismos,

intentando atraparse la cola como si fueran...

un par de cachorrillos.

¡Qué lío cósmico!

Al no hallar ningún tipo de explicación,

decidió ir él mismo a investigar la causa

de todo aquel desorden.

Se subió a su patinete estelar, y en un abrir y cerrar de ojos

llegó al espacio exterior.

Allí, solo un astro se encontraba en su sitio,

la Estrella Polar.

Así que Estelarios fue hacia ella y le preguntó:

Hola, Polar, ¿sabrías explicarme qué está sucediendo?

Muy amablemente, la estrella le respondió:

-Hoy es fiesta. ¿Fiesta?

Exclamó Estelarius con gran sorpresa.

-Sí. Cada cierto tiempo...

el universo entero se coge un día de fiesta.

Contestó la estrella.

Estelarius, que nunca había oído hablar de aquel extraño fenómeno,

preguntó a la Polar: ¿Y tú, no haces fiesta?

-No; cómo voy a hacer fiesta.

Yo... soy la encargada de pasar lista.

Cuando el día termina, uno por uno los voy nombrando,

y compruebo que todos vuelven a ocupar su lugar.

Habiendo sacado en claro aquel asunto,

Estelarius se despidió de la Polar

y emprendió el camino de regreso a casa.

Al llegar, todo el mundo quería saber qué había sucedido,

y nuestro amigo... explicó con detalle

el extraño y sorprendente fenómeno.

Mientras tanto, en el cielo,

la Estrella Polar, tal y como dijo,

pasaba lista para comprobar que todo el mundo

volvía a ocupar su lugar.

¿Sol? -Presente.

¿Luna? -Aquí.

¿Mercurio? -Sí.

¿Venus? -Estoy aquí.

¿Tierra? -¡Yo!

¿Marte? -Aquí, aquí.

Júpiter. -Presente.

¡Saturno! -Presente.

¿Urano? -¡Sí!

¿Neptuno? -Sí.

¿Plutón? ¿Plutón?

¿Dónde está Plutón? -Estoy aquí.

¿Osa Mayor? -Sí.

¿Osa Menor? -Presente.

De nuevo, la Galaxia volvía a estar perfectamente ordenada.

Al día siguiente, Estelarius

volvió a ver cómo caían pequeñas gotas de lluvia,

y entonces recordó el precioso arcoíris.

¿Qué sería de él?

La última vez que lo vio estaba hecho un desastre.

Miró por la ventana, y con gran satisfacción

pudo comprobar que el bonito arco lucía,...

ahora sí, todos sus colores

perfectamente ordenados.

Primero el rojo, segundo el naranja;

tercero... el amarillo,

cuarto, el verde; quinto...

el azul; sexto... el añil;

y séptimo y último,

el morado.

¡Hasta pronto! Adiós.

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Signacuentos

5 Episodios

  • Chim y el tiramisú

    Chim y el tiramisú

    Signacuentos 11 min, 19 sec

  • Hugo qué miedo tuvo

    Hugo qué miedo tuvo

    Signacuentos 27 min, 18 sec

  • ¡Qué lío cósmico!

    ¡Qué lío cósmico!

    Signacuentos 11 min, 33 sec

  • Me he perdido

    Me he perdido

    Signacuentos 10 min, 23 sec

  • Un rey muy testarudo

    Un rey muy testarudo

    Signacuentos 11 min, 16 sec

Signacuentos - ¡Qué lío cósmico!

Menores de 7 años

Sobre Signacuentos

Signacuentos

Signacuentos

Un lugar donde los niños y niñas sordos o con alguna discapacidad, que utilicen la lengua de signos como vía o soporte a la comunicación, podrán encontrar materiales adaptados a su lengua natural y en el que también los niños y las niñas oyentes podrán acercarse a la lengua de signos.

Entra en la web Signacuentos y descubre la lengua de signos a través de la lectura: actividades, juegos y ¡mucha diversión!

Clica aquí para entrar en Signacuentos

En Clan TV Sólo en la web y la app de Clan.