Enlaces accesibilidad

Champions | FC Barcelona 3-0 Manchester United

Messi se reconcilia con el gol en cuartos y el Barça se refuerza como local en Champions

Por
Messi sonríe tras el partido contra el Manchester United, que acabó con victoria del Barça 3-0.
Messi sonríe tras el partido contra el Manchester United, que acabó con victoria del Barça 3-0. REUTERS

El FC Barcelona está en semifinales de la Champions cuatro años después. La victoria frente al Manchester United (3-0) en el partido de vuelta de la eliminatoria certificó lo que en la ida ya se intuía: este año el Barça busca un nuevo triplete y su capitán, Leo Messi, tiene buena parte de culpa.

"Esa copa linda y deseada" a la que se refería el de Rosario (Argentina) en el discurso de apertura de la temporada en el Gamper es la de Europa, la 'Orejona'. Sería la sexta para el Barça y la quinta para Messi, que pese a no participar apenas tiene la de 2006 en su currículum.

La última fue en 2015, el año del último triplete azulgrana. En este 2019 llevan un camino paralelo, con la Liga prácticamente cerrada, finalistas en Copa y ahora en semifinales de la Liga de Campeones.

Messi es un factor clave en esa recuperación en la competición europea. El argentino ha roto una barrera personal al igual que el equipo con la ronda del torneo. Leo llevaba seis años sin marcar en cuartos de final.

No obstante, el de la temporada 2012-2013 es un ejemplo engañoso. Marcó en la ida frente al París Saint-Germain, pero el Barça cayó en semifinales frente al Bayern por un global de 7-0.

Un fortín en el Camp Nou

Como en todos los procesos en cualquier ámbito de la vida, la explicación no es un solo factor sino una suma. Esas semifinales vieron la última derrota que se recuerda del Barça en el Camp Nou (0-3) en Liga de Campeones.

Desde entonces, el conjunto de la Ciudad Condal ha encadenado 31 partidos sin perder en casa, la mayor racha de la historia de la Champions. Le sigue el Bayern entre 1998 y 2002 con 29 partidos.

Los goles de Messi, que ya lleva 10 en Europa, la solvencia en casa y también la gestión de la temporada, ayudado también en parte por los resultados de sus rivales; esas son las claves.

La gestión del esfuerzo

Deshacerse del Madrid en una sola semana, con final de Copa incluida, y provocar su depresión; frenar al Atlético en el momento clave cuando los de Simeone albergaban una mínima esperanza de remontar en Liga, entre otros detalles han contribuido a allanar el camino.

De esa forma, Valverde pudo presentar en Huesca en la reciente jornada de Liga un equipo plagado de suplentes. No pasó del empate, pero contribuyó a que sus estrellas llegaran con descanso ante el United.

Además, va viendo cómo caen favoritos en Champions. Le pasó a Madrid y Atlético, y este martes ha visto caer a la Juventus. La suerte también acompaña, sobre todo cuando se suma la buena propia y la mala ajena. Ahora será el turno de Liverpool u Oporto de ponerla a prueba.

Deportes

anterior siguiente