Enlaces accesibilidad

Caso Soule

Villar se desmarca de las contrataciones presuntamente fraudulentas de la RFEF por no ser su responsabilidad

  • El expresidente de la Federación comparece ante la Audiencia Nacional por presunto fraude
  • Villar ha responsabilizado de los contratos a sus subordinados

Por
Villar declara que las contrataciones en la RFEF eran responsabilidad de secretario general

El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, ha declarado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que no tuvo nada que ver con los contratos presuntamente fraudulentos por los que se le investiga en el marco del 'caso Soule', donde se le acusa de presunto fraude, entre otros delitos.

Villar ha cargado la responsabilidad en sus subordinados, dado que no era su labor dedicarse a esos asuntos, según han informado a Europa Press en fuentes jurídicas, depositándola en la Secretaría General federativa.

El ex responsable del organismo respondió solo a las preguntas de la Fiscalía y de su abogada, según informa Efe, -no lo hizo a las que le formularon los abogados de la LFP y de Jorge Pérez, exsecretario general de la RFEF- y también mencionó como responsable de estos temas al departamento económico con Juan Padrón al frente como vicepresidente primero y Juan Luis Larrea como tesorero.

Villar estaba citado a declarar por presuntos delitos de administración desleal y/o apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El anterior presidente de la RFEF fue detenido el 20 de julio de 2017 y se encuentra en libertad con medidas cautelares, investigado

En concreto, el interrogatorio versaba sobre pagos como los recibidos por la que fue su secretaria, Dora de Pedro, por Adolfo Gil de la Serna, que entre 1999 y 2018 habría percibido 283.246 euros, y Julio Pérez Tomé, que desde 2009 y hasta 2016 se habría embolsado al menos 200.000 euros, justificados en contratos presuntamente ficticios y firmados a sabiendas de que ninguno de ellos prestaba ningún servicio.

Los tres fueron citados también por Pedraz para declarar como investigados el pasado día 26, fecha en la que los dos últimos no acudieron por motivos de salud. También está investigado Jorge Pérez, a quien Villar ha responsabilizado de dichos pagos.

También es objeto de la investigación la subvención que recibió la Federación Cántabra de Fútbol para la remodelación del Campo de Tanos, según las mismas fuentes, para lo que el juez ha citado como testigo en abril al exsecretario de Estado para el Deporte Miguel Cardenal, que ostentaba el cargo cuando se concedió esa ayuda pública.

Según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, Villar alegó que la firma de ese tipo de contratos dependían de la Secretaría General de la RFEF y la Comisión Económica y que no eran su responsabilidad directa pues como presidente, no estaba en este asunto ni conocía los pormenores.

Contratos al hijo del presidente de la Federación de Melilla

Igualmente, contestó sobre el cobro por parte de Dora de Pedro Muñoz de una cantidad superior a 80.000 euros en 2006 y 2009 en concepto de una jubilación que no se habría producido dado que ella seguía cobrando -unos 70.000 euros de media anual entre 2010 y 2016-, de acuerdo a la investigación. El expresidente de la RFEF incidió en que tampoco esto era de su competencia directa.

Además, a Villar se le imputan los pagos al hijo del presidente de la Federación Melillense de Fútbol, Diego Martínez, que habría resultado beneficiado con más de 100.000 euros entre 2012 y 2016 también con base en una aparente contratación de servicios acordada en las oficinas centrales de la Mupresfe cuando él la presidía y a cuenta de la RFEF.

Martínez, que estaba citado media hora antes de Villar, afirmó que aquellos dos contratos por servicios informáticos fueron legales y ha detallado ante el juez las condiciones en que se firmaron y recibió la retribución, de acuerdo a las mismas fuentes.

Deportes

anterior siguiente