Enlaces accesibilidad

Tour 2018 | Contracrónica

Geraint Thomas mantiene al Tour dentro del Imperio Británico

Por
Tour 2018 | Geraint Thomas amplía el imperio británico en el Tour

Con decir que seis de los últimos siete Tours han sido vencidos por un corredor del equipo Sky se dice bastante pero no se llegará a calibrar con este simple dato el dominio que el equipo televisivo ha ejercido sobre la carrera ciclista más importante del mundo desde su irrupción en el pelotón internacional hace ocho años. [Crónica de la etapa 21: Kristoff gana la etapa de París y Thomas pone a Gales en el mapa ciclista]

Llegaron en 2010 al Tour de Francia por primera vez y desde 2012 han impuesto el acento británico a la Grande Boucle con las victorias de Bradley Wiggins (2012), Chris Froome (2013, 2016, 2016 y 2017) y Geraint Thomas (2018). Irrumpieron con sus extraños métodos del potenciómetro y el rodillo tras las etapas y ahora son el conjunto temido al que todos admiran e imitan.

Thomas, excompañero del futbolista del Real Madrid Gareth Bale en el Whitchurch High School de Cardiff, ha colocado, como así ha reconocido, a Gales y a Cardiff "en el mapa del mundo" con su merecida victoria luciendo los colores de su equipo de toda la vida.

"La última vez que había llorado fue el día de mi boda, ganar un Tour es increíble. Asimilarlo me llevará tiempo", expresó emocionado al terminar la contrarreloj de Ezpeleta.

Tour 2018 | Geraint Thomas sube el podio para recibir el maillot amarillo definitivo

El caballo ganador de la sala de máquinas británica

Fue el elegido por Dave Brailsford para pelear por la victoria debido a la incertidumbre que originaba la situación de Chris Froome y su caso abierto por el exceso de salbutamol durante la última Vuelta ciclista a España. Se concentró en California y vivió ajeno a las noticias del ciclismo para llegar a Francia en plenas condiciones.

A sus 32 años, amante del rugby y de la cerveza; ha sido el más fuerte de la carrera. Con el amarillo desde la undécima etapa, despejó dudas en los Alpes imponiéndose en las etapas consecutivas de La Rosiere y Alpe D'Huez, donde entró en la historia al ser el primer maillot amarillo en levantar los brazos en tan insigne cima.

Desde entonces Thomas no vio discutido su liderazgo en una escuadra británica en la que volvieron a sobresalir corredores en todos los terrenos, especialmente el colombiano Egan Bernal, un depredador en la montaña. En los Pirineos solo tuvo que dedicarse a vigilar a sus rivales y lo bordó.

De no ser por un levantamiento de pie difícil de entender en el último kilómetro de la contrarreloj de Ezpeleta habría sumado tres victorias parciales. De todos modos hace historia al inscribir su nombre en el Tour sin haber sido nunca 'top-ten' de una carrera de tres semanas antes —algo que no se veía desde Contador en 2007—.

El galés corrió su primer Tour en 2007 con 21 años, con el maillot del Barloworld. Ahí estaba gordito, hacía honores a la cerveza. Fue penúltimo. Hoy es el nuevo inquilino en el palmarés glorioso de la Grande Boucle, también procede de la pista, de donde sacó dos títulos olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012) y tres mundiales. Conocido como "G", el galés sucede en la cadena de oro británica a Wiggins y Froome. Nada menos que 6 títulos en las últimas 7 ediciones, ocho corredores en el podio en esas mismas ediciones.

Deportes

anterior siguiente