Anterior Kvitova remonta a Muguruza en la final de Doha Siguiente Vuelve Bale pero se sienta Benzema en el Villamarín Arriba Ir arriba
Cristiano Ronaldo y Neymar Jr., grandes estrellas del Real Madrid y el París Saint Germain.
Cristiano Ronaldo y Neymar Jr., grandes estrellas del Real Madrid y el París Saint Germain.
Champions | Real Madrid - PSG

Real Madrid - PSG: máxima presión

  • Los dos equipos se juegan la temporada en la eliminatoria de Champions

  • Descartado en Liga y eliminado en Copa, Europa es la última bala de Zidane

  • El éxito del rutilante proyecto del PSG pasa por conquistar el continente

  • Real Madrid-PSG en vivo, este miércoles a las 20:45h. en RTVE.es

|

Las títulos se juegan en las finales pero cada temporada el fútbol nos regala esas otras finales que paralizan el mundo aunque el premio no sea más que tres simples puntos o un billete para la siguiente eliminatoria. En esas citas, los equipos implicados suelen poner sobre el tapete sus mejores cartas y una apuesta al doble o nada. Esta noche el mundo del fútbol volverá a pararse sin ningún título en juego.

Real Madrid y París Saint Germain inician este miércoles una partida sin red por un puesto en cuartos de final de la ChampionsEl equipo más grande de Europa contra el aspirante a serlo. Ambos se juegan tanto en esta eliminatoria que el futuro más allá se presenta incierto, sobre todo para sus entrenadores.

Hay una presión absoluta sobre Zidane, que comanda una nave ya hundida en Liga y Copa, y que tratará de evitar el colapso total en Champions. El francés, como habitúa, resta importancia a su persona: "No es una final para mí; mi futuro no me importa". Pese a todo, es la última bala del técnico madridista.

Con un pasado reciente tan brillante que cegaba su futuro próximo allá por septiembre, Zidane se encuentra en un presente inesperado pero no inaudito para un Madrid acostumbrado a remar a contracorriente, especialmente en la Champions. Capaz de lo mejor en su competición preferida, el madridismo sueña con un nuevo resurgir glorioso del 12 veces campeón de Europa.

Y Zidane, aferrado a sus jugadores, sin fichajes de invierno, y con una plantilla devaluada por el nivel mostrado en los últimos meses, volvió a verbalizar una realidad paralela a todo lo que le rodea: "Nosotros no tenemos ninguna presión, es al revés, estamos contentos de poder jugar estos partidos". La presión, sin embargo, no puede ser mayor. Una victoria respaldaría su trabajo, pero una derrota le colocaría en el disparadero.

El reto más ambicioso del PSG

Sobre Emery recae el peso del gran (y casi único) objetivo por el que fue contratado: hacer del PSG un grande del continente. "Este año llegamos más preparados", avisó anoche ya en Madrid, tratando de suavizar el punzante recuerdo de la remontada imposible del Barça que les apeó la temporada pasada de la máxima competición europea.

Para superar aquel trauma, los dueños del PSG echaron el resto el pasado verano y se rearmaron como nunca lo hicieron. Y, a una plantilla ya plagada de estrellas, sumó a la nueva joya del fútbol francés, Kylian Mbappé, y al mayor fichaje de la historia del fútbol mundial: Neymar Jr. El PSG se dejó 222 millones en llevarse a París al futbolista brasileño, sobre el que pivota el enésimo proyecto parisino.

En total, 418 millones de euros invertidos para conquistar Europa. Y para grandes retos, grandes pasos. El primero será desbancar al campeón. Aunque el reto es mayúsculo, caer en octavos sería un nuevo fracaso para un PSG aparentemente favorito para alcanzar los cuartos. La presión es máxima.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente