Anterior Torres se despide con un 'doblete' ante su afición Siguiente Lopetegui ofrece la lista del Mundial con Morata como centro de atención Arriba Ir arriba
Queralt Castellet, se va al suelo durante la final de Pyongchang EFE EFE/EPA/FAZRY ISMAIL
Juegos de Pyeongchang | Snowboard

Castellet se muestra "cabreada" por su caída y piensa ya en el próximo ciclo olímpico

  • "Hay que seguir trabajando", dice la española tras su diploma en Pyongchang

  • Reconoce que ha tenido "miedo" para afrontar uno de sus trucos en la final

|

La española Queralt Castellet, que este martes acabó séptima la prueba de halfpipe de los Juegos de invierno de Pyeongchang, se ha mostrado enfadada por el fallo que ha cometido en la final, aunque también se ha mostrado ilusionada de cara a un nuevo ciclo olímpico.

Castellet ha declarado en la zona mixta del Phoenix Park que esta "bastante cabreada, por no poder 'planchar' la ronda que tenía preparada".

También ha revelado que cambió su plan sobre la marcha: "Sufrí una caída haciendo el 'backside 9' en la ronda de entrenamientos y no quise hacer el mismo truco directamente, así que salí con otro (...) En la segunda mejoré un poco y en la tercera me armé de valor para sacar el 'backside 9', que me salió de nuevo bien. No sé por qué me daba tanto miedo sacarlo en las dos primeras rondas; pero es un truco de confianza, porque es totalmente a ciegas. (...) Al sacarlo en tercera ronda me salió bien y pensé que ya lo tenía. Pero he llegado con demasiada velocidad y fue imposible aterrizar bien".

"Es lo que hay. Hay que seguir trabajando", añadió la subcampeona del mundo en Kreischberg (Austria) en 2015.

Castellet, de 28 años, ha disputado en Corea del Sur sus cuartos Juegos Olímpicos, y abre la puerta a una quinta participación. "Sí que me planteo otro ciclo olímpico, estos Juegos han sido como los primeros, ha sido todo nuevo", ha comentado la deportista, que sufrió un gran revés personal y profesional tras la muerte de su anterior entrenador y pareja.

Ahora se prepara con el australiano Benjamin Bright. "Tomamos un rumbo diferente de entrenamientos, de referencias, de previsualización, de entender la montaña, el 'pipe', la nieve, la tabla, el snow, todo diferente, de una manera mucho más global que yo no conocía", ha explicado Queralt tras lograr su primer diploma olímpico en Corea del Sur.

"Y aunque todo mi conocimiento me ha servido mucho, no hubiese podido ser de otro modo que no fuese el tomar un camino fresco, diferente, nuevo. Lo único que da rabia es que los Juegos son cada cuatro años", ha manifestado.

"Hay que seguir trabajando", ha dicho. Y ha insistido en que no todo lo que tenía en mente era la medalla, a la que apuntaba tras ganar en enero la Copa del Mundo de Snowmass (EE.UU.) y acabar tercera en la de Laax (Suiza).

Sobre la ganadora ha dicho que es una 'rider' "increíble". "Siempre es un placer competir contra ella". Y espera hacerlo próximamente, porque Castellet viajará ahora al país de la campeona para competir en el Abierto de Estados Unidos, dentro de dos semanas en Colorado.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente