Anterior Mirotic sigue en plan estrella e Ibaka, perfecto con sus triples Siguiente Froome: "Mi legado no va a quedar manchado por esto" Arriba Ir arriba
Cristiano iguala a Messi batiendo récords
Perfil

'Mister Champions' Ronaldo se mira en el espejo de Messi

  • Cristiano iguala al argentino al conseguir su quinto Balón de Oro

  • El portugués bate todos los récords anotadores europeos

  • La polémica sigue rodeando a la estrella del Real Madrid

|

Cuatro veces campeón continental con su club y otra con Portugal y cinco veces Balón de Oro, Cristiano Ronaldo empata con Leo Messi. La referencia al argentino es inevitable en el perfil del delantero del Real Madrid.

No en vano, la entrega del máximo galardón individual del mundo del fútbol al luso es solo un capítulo más en una rivalidad histórica: entre los dos se han llevado los últimos diez balones de oro.

El jugador nacido en Funchal hace 32 años, en la isla de Madeira, ve recompensado su esfuerzo el año en el que levantó su cuarta Liga de Campeones, la tercera con el Real Madrid, así como su segunda Liga española.

Sus cinco Botas de Oro atestiguan el idilio con el gol de este futbolista de fuerza y talento, ambicioso y, a menudo, acusado de individualista, pero que ha conducido a los equipos en los que ha militado a las más altas recompensas.

Un carácter muy particular que le ha llevado a despertar tantas admiraciones como odios. De camino, CR7 ha construido una marca en torno a su figura, imagen comercial sin par en el mundo del fútbol también controvertida desde el punto de vista fiscal.

Sus empresas dentro y fuera del césped despiertan un enorme interés, un influjo que ha marcado de forma decisiva la vida de este joven que abandonó pronto el domicilio familiar en el barrio de Santo Antonio para integrar el centro de formación del Sporting de Portugal.

Instalado con 11 años en una pensión de Lisboa, alejado de su familia, Ronaldo mostró ya desde entonces su total determinación a perseguir su sueño, el de convertirse en el mejor jugador del mundo.

En cada entrevista, en cada declaración, el futbolista deja patente su ambición, bien resumida en el Balón de Oro que ha jalonado buena parte de su carrera, al igual que su rivalidad por conseguirlo con Messi.

De Portugal a Madrid vía Manchester

En 2002, el Sporting le hizo su primer contrato profesional, pero para entonces el club luso se había quedado pequeño para albergar sus objetivos y al año siguiente firmó por el Manchester United, que pagó 15 millones de euros por sus servicios.

De la mano de Alex Ferguson, su talento encontró el molde adecuado para ir creciendo. En 2004, con solo 19 años, se convirtió en una de las sensaciones de la Eurocopa de su país. Campeón de Inglaterra en 2007, 2008 y 2009, Ronaldo fue ganando peso.

En 2007 fue segundo en la clasificación del Balón de Oro, recompensa que logró, por vez primera, en 2008, ya por delante de Messi, tras haber contribuido a ganar con el United la Premier y la Champions.

Al año siguiente Florentino Pérez desembolsó unos 94 millones de euros para convertirlo en el fichaje más caro de la historia en ese momento y en el vértice sobre el que construir su nuevo Real Madrid.

La ambición del portugués encontró asiento en el club más laureado de todos los tiempos, una asociación que parecía representar, mejor que nada, sus sueños.

Ronaldo se encontró, además, con su compatriota José Mourinho, lo que prometía un tándem explosivo. Pero bajo su batuta sólo pudo sumar una liga y una Copa del Rey.

No obstante, con 69 goles en 59 partidos en 2013, fue recompensado con su segundo Balón de Oro.

Al año siguiente de la salida de Mou, con Carlo Ancelotti en el banquillo, Ronaldo fue clave en la Décima blanca al batiendo récords de anotación en la Liga de Campeones. Y volvió a ser elegido el mejor jugador del mundo por la FIFA y France Football.

En la temporada 2014/15 el duelo eterno Madrid-Barça y CR7-Messi en su versión individual cayó del lado azulgrana. El argentino levantó la Champions y su quinto Balón de Oro.

De doblete en doblete

Con Zidane en el banquillo blanco, Cristiano recuperó el pulso. La conclusión de la temporada 2015/16 fue épica para el portugués, que ganó otra Liga de Campeones.

Unas semanas después, una lesión le obligó a retirarse en la final de la Eurocopa contra la anfitriona Francia, pero levantó su primer título con Portugal en otra competición en la que es el máximo goleador de la historia.

Y en la siguiente temporada otro doblete Liga-Champions reconocido como en la anterior con otro Balón de Oro.

Aunque es en la competición europea donde más destaca (mejor jugador de la última final, anotador en todos los partidos de la liguilla de esta campaña) en una época en la que contrasta con la Liga donde le ha lastrado la sanción de cinco partidos al empujar a un árbitro.

Fue el colofón de un verano tormentoso, en el que tras ser imputado por evasión de impuestos, tardó meses en desmentir un rumor sobre su intención de abandonar el Real Madrid.

Aunque en los problemas con la justicia se parece también a Messi --que fue condenado por un delito similar--, las comparaciones son odiosas. Pero de momento, CR se mira en el espejo del mejor jugador del mundo.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente