Anterior El City de Guardiola desarbola a un Madrid indolente en defensa Siguiente Mireia Belmonte completa la triple corona con su oro mundial en 200 mariposa Arriba Ir arriba
Espanyol 0 - Villarreal 1 | 11ª jornada de Liga

El Espanyol salva un punto en el tiempo añadido

  • Colotto iguala para los 'pericos' el tanto de Mario Gaspar, del Villarreal

  • Datos y estadísticas del Espanyol 0 - Villarreal 1 de Liga

|

Ficha técnica:

1 - RCD Espanyol: Casilla; Javi López (Arbilla, min.76), Colotto, Eric Bailly, Fuentes; Lucas Vázquez, Cañas, Víctor Sánchez, Víctor Álvarez (Abraham, min.46); Sergio García y Caicedo (Stuani, min.59).

1 - Villarreal CF: Asenjo; Mario Gaspar, Gabriel (Dorado, min.46), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Trigueros, Jonathan Dos Santos, Bruno, Cheryshev (Pina, min.71); Vietto y Uche (Giovani, min.64).

Goles: 0-1, min.25: Mario Gaspar; 1-1, min.90: Colotto.

Árbitro: Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó a Víctor Álvarez (min.15), Trigueros (min.35), Cheryshev (min.43), Bruno (min.50), Sergio García (min.82), Stuani (min.82).

Incidencias: partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga BBVA disputado en el Power8 Stadium ante 18.978 espectadores.

El Espanyol salva un empate en casa ante el Villarreal (1-1) en partido de la undécima jornada de Liga. El defensa Colotto logró en el tiempo añadido un tanto que daba una igualada balsámica, después de que los 'pericos' fueran perdiendo tras el gol de Mario Gaspar.

La necesidad de ganar de ambos equipos se palpó rápidamente en el césped. La intensidad fue máxima en los primeros minutos, con llegada al área constantes y tensión visible entre los futbolistas. que se encararon en algunos momentos. Ningún conjunto podía controlar el balón, en constante disputa.

El juego, trabado, impedía las ocasiones claras. Mientras el Villarreal apostaba por el juego de bandas, principalmente por el lado de Cheryshev, el Espanyol lo hacía por las combinaciones arriba. Lucas Vázquez, Caicedo y Sergio García examinaban la concentración de los centrales amarillos.

Hasta el minuto 25 no se produjo ni un remate a puerta, pero en el primero, el Villarreal marcó el 0-1. Fue Mario Gaspar, que siempre ha marcado como visitante esta temporada, quien ganó la posición a Eric Bailly para batir forzado al meta. Cherysev le asistió de cabeza tras un centro desde la derecha.

El Villarreal se creció: dispuso de tres lanzamientos consecutivos y en dos de ellos, Vietto y otra vez Gaspar, Casilla fue providencial. Era un momento crítico para los catalanes, desordenados y ahogados por la presión del contrario. Recuperó el tono en los últimos minutos del primer tiempo, sin premio.

En la reanudación, el Espanyol cambió el sistema al 4-3-3. La ansiedad había desaparecido y el anfitrión buscaba el empate sin tantas imprecisiones. En estos compases iniciales tuvo más ocasiones, tímidas, que en toda la mitad inicial. El Villarreal aguantaba, no deseaba riesgos con el marcador a favor.

La especulación amarilla provocaba que los blanquiazules fueran progresivamente a más. Prácticamente todo el fútbol de los de Sergio González estaba en campo contrario. Los avisos cada vez eran más serios: Colotto, después de una jugada de pizarra, pudo firmar el empate en el 64 con un tiro desde el lateral del área pequeña.

De todos modos, los de Marcelino demostraban a fogonazos que seguían en el partido. Como un peligrosísimo tiro de Vietto con la portería vacía que Fuentes frenó sobre la línea con la cabeza. El encuentro estaba en tablas, pero el 0-1 mandaba y la tensión empezar a pasar factura al bloque local.

En los últimos diez minutos pasó de todo. Una aparatosa caída de Asenjo, tendido en el suelo, forzó la entrada de los servicios médicos. Solo un susto. El Espanyol insistía y se aferraba a la épica. Stuani cayó en el área y pidió penalti, pero solo recibió una amarilla. Y otra Sergio García, por protestar.

El Villarreal no salía de su área. Despejaba centros, tapaba ocasiones y miraba el reloj. Pero no pudo anular totalmente el monólogo blanquiazul. Colotto culminó el trabajo de los suyos empujando el balón desde el segundo palo en el 90. Desató la euforia, aunque la escalada acabó ahí.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente