Enlaces accesibilidad

Mundial 2014 | Brasil 0 - Holanda 3

Brasil despide su Mundial sin consuelo

Por
El holandés Robin van Persie celebra con sus compañeros el gol de penalti
El holandés Robin van Persie celebra con sus compañeros el gol de penalti AFP AFP

Ficha técnica:

0. Brasil: Julio César; Maicon, Thiago Silva, David Luiz, Maxwell; Luiz Gustavo (m.46 Luiz Gustavo), Paulinho (m. 56 Hernanes), Ramires (m.72 Hulk); Oscar, Willian; y Jô.

Seleccionador: Luiz Felipe Scolari.

3. Holanda: Jasper Cillessen (m.91 Michael Vorm); Dirk Kuyt, Stefan De Vrij, Ron Vlaar, Bruno Martins Indi, Daley Blind (m.69 Daryl Janmaat); Georginio Wijnaldum, Jordy Clasie (m.90 Joel Veltman), Jonathan De Guzman; Arjen Robben y Robin Van Persie.

Seleccionador: Louis Van Gaal.

Goles: 0-1 (m.3): Van Persie, de penalti. 0-2 (m.17): Blind. 0-3 (m.91): Wijnaldum

Árbitro: El argelino Djamel Haimoudi. Amonestó a Thiago Silva (m.2), Robben (m.8), De Guzman (m.34), Fernandinho (m.53) y Oscar (m.68).

Incidencias: Partido por el tercer y cuarto puesto del Mundial de Brasil 2014, disputado en el estadio Mané Garrincha de Brasilia, ante 68.034 espectadores.

Se acabó el torneo para Brasil y la selección anfitriona no pudo encontrar el consuelo ante la de Holanda, digna medalla de bronce tras vencer 0-3 a los anfitriones en el Mundial 2014. [Así hemos contado el Brasil - Holanda]

Van Persie, de penalti, Daley Blind y Wijnaldum en el tiempo añadido dieron las tres últimas paladas a la sepultura de la 'canarinha' en Brasilia.

El partido empezaba con una mala noticia para el técnico holandés Louis van Gaal, que veía cómo Wesley Sneijder se resentía en el calentamiento de una molestia muscular. De Guzman entraba en su lugar.

Para los brasileños la noticia era ver a su estrella ausente, Neymar, de corto en el banquillo para apoyar a sus compañeros. Contrastó el calor que recibió de los aficionados con el abucheo que dedicó la 'torcida' a su entrenador, Scolari.

Pero peor se le ponían las cosas a Brasil cuando Thiago Silva hizo una falta a Robben nada más empezar el partido. La falta fue clara, aunque el árbitro argelino Djamel Haimoudi se equivocó doblemente al señalar penalti -era fuera- y enseñar amarilla al central -era roja-.

Robin van Persie se resarcía de su discreto Mundial, que prometía más en su debut contra España, anotando el primer gol (minuto 2).

No tuvo su noche Haimoudi, pues en una de las siguientes contras de Holanda, De Guzmán recibió en fuera de juego cuando penetraba por la derecha y el balón llegó rechazado a Blind para que rematara casi a placer (minuto 15).

En honor a la verdad, tampoco se puede decir que Brasil planteara serios quebraderos de cabeza a la ordenada defensa de cinco de los 'oranje'.

Tan solo el mediapunta del Chelsea, Óscar, aportaba algo de calidad a las jugadas, pues ni Willian ni Jo, sustitutos de Fred y Hulk, daban el nivel. Demasiada dependencia de la calidad de Neymar. La convocatoria y el planteamiento táctico de Scolari, de nuevo en evidencia.

Tedio final

Se vio obligado el cuestionado técnico brasileño a hacer un cambio tras el descanso: Fernandinho por Luiz Gustavo. Pero ni por esas. Los locales no daban la sensación de inquietar a los holandeses.

Robben llevaba el miedo a la defensa 'verdeamarela' cada vez que arrancaba en los contragolpes. Con dos zancadas hacía más en ataque que Willian y Jo con los pases de Óscar. De nuevo se tuvo que enmendar Scolari y dio entrada a Hernanes por Paulinho.

Con algo más de paciencia en la elaboración llegó la primera ocasión buena, de Ramires. El centrocampista la cruzó demasiado. La zaga de Holanda les obligaba a dar el máximo. El contraste lo ponían los cuatro de atrás de Brasil, un manojo de nervios.

Van Gaal lo tenía más claro. Su libreta funcionaba -que no quiere decir que gustara- y el primer cambio tuvo que venir por la lesión de Blind, uno de los mejores, sustituido por Janmaat.

Si el partido no prometía un gran espectáculo, el resultado tan de cara para Holanda desde los primeros minutos convirtió el resto en un tedio.

Ni con Hulk sobre el campo, uno de los teóricos titulares de Brasil, cambió el guión. Los locales ponían más corazón que cabeza, y poco talento.

Tuvo que ser Wijnaldum el que rematara un centro de Janmaat a placer (minuto 91), sentenciando el encuentro y terminando con la poca paciencia de la 'torcida', que despidió a los suyos con pitada.

Deportes

anterior siguiente