Enlaces accesibilidad

Los hermanos Brownlee hacen historia en el Europeo de triatlón

  • Los británicos repiten doblete como hicieran en Madrid en el Mundial
  • Gómez Noya: "No me ha gustado la actitud del equipo británico"

Por
Los hermanos Brownlee, durante la prueba de triatlón de Pontevedra
Los hermanos Brownlee, durante la prueba de triatlón de Pontevedra EFE EFE

Los hermanos Alistair y Jonathan Brownlee, primero y segundo respectivamente, firmaron un histórico doblete en el Campeonato de Europa disputado en Pontevedra, repitiendo así la exhibición que realizaron a principios de mes en la prueba del Mundial disputada en la Casa de Campo de Madrid.

Por primera vez en la historia del campeonato continental, dos hermanos copan las dos primeras plazas, esta vez en una prueba en la que el primer español en cruzar la línea de meta fue el mallorquín Mario Mola, que quedó cuarto, a siete segundos del ruso Dmitry Polyansky, medalla de bronce.

El actual campeón de Mundo, Javi Gómez Noya, entró en el puesto 40, después de desfondarse en la carrera a pie.

La tarde no empezó bien para el triatleta gallego. En la prueba de natación, Gómez Noya, que le recriminó al británico Harry Wiltshite su actitud en el río nada más salir del agua, perdió más de 20 segundos respecto al grupo de favoritos, donde iban, entre otros, los hermanos Brownlee, los rusos Polyansky y Vasiliev y el portugués Silva.

A Noya y al francés Frederic Belaubre les tocó tirar del segundo pelotón para dar caza a los escapados, objetivo que lograron en la cuarta vuelta del segmento en bicicleta, poco después de que el gran favorito, Alistair Brownlee, sufriese un pinchazo.

Con el grupo reagrupado y con Alistair bastante retrasado, los rusos intentaron mantener un ritmo alto para que el británico no se volviese a enganchar. Pero de poco sirvió. El actual líder del Mundial volvió a demostrar su gran estado de forma.

Primero cazó al pelotón de favoritos antes de llegar a la última transición; luego, en la carrera a pie, cogió al trío de escapados -Polyansky, Leckie y Simko- sin mayores dificultades. Solo el ruso Polyansky y su hermano Jonathan le aguantaban su espectacular ritmo.

Por detrás, Gómez Noya, que transmitía muy malas sensaciones, perdía posiciones. Durante toda la carrera a pie fue echando su mano al estómago. Solo la ayuda de su paisano Iván Raña y el apoyo del público le animaron a continuar hasta el final.

Mientras, Alistair seguía a su ritmo. Primero se deshizo del ruso Polyansky; después, con un cambio de ritmo, de su hermano Jonathan. Al final, cruzó la línea de meta en un tiempo de 1:48:48, ocho segundos menos que su hermano. Polyansky entró a 1:22 y Mario Mola a 1:29.

Enfado de Gómez Noya

Al terminar la carrera, el triatleta español se mostró muy enfadado y criticó la actitud del equipo británico, aunque también dijo que eso no es una excusa para justificar su mala clasificación.

"No me ha gustado lo que ha hecho el equipo británico. Harry Wiltshire se ha pasado toda la prueba de natación intentando llevarme hacia el centro del río. Eso no es juego limpio, espero que lo sancionen, porque todo el mundo ha visto su actitud. Ha sido lamentable", señaló Gómez Noya tras la prueba.

El triatleta gallego reconoció que durante la carrera a pie se le pasó por la cabeza retirarse porque "a partir de la segunda vuelta iba bastante mal, con pinchazos muy fuertes. Cuando Iván -Raña- me cogió, me animó a continuar hasta el final. Lo siento por la afición de Pontevedra".

"He tenido un flato corriendo. A partir de la segunda vuelta tenía ganas de vomitar, pero decidí terminar, porque estaba compitiendo en casa. No sé lo que me ha podido pasar, tendremos que estudiarlo", concluyó Gómez Noya, quien felicitó a los hermanos Brownlee -Alistair fue primero y Jonathan, segundo- por su éxito.

Deportes

anterior siguiente