Enlaces accesibilidad

Messi reparte ilusión entre los más pequeños

  • El argentino protagoniza un encuentro con niños de once colegios
  • Leo es embajador de buena volunta de Unicef
  • "Sigo jugando porque disfruto con la pelota", les explica

Por

La proximidad de las fiestas navideñas saca a relucir el lado más humano de los futbolistas El barcelonista Lionel Messi ha sido el protagonista a mediodía en un encuentro con 63 niños de once colegios de Barcelona, programado por Unicef, en el que el argentino se ha sometido a las preguntas de los más jóvenes, la mayoría de ellas en torno a los problemas de la infancia.

Como embajador de buena voluntad de Unicef, el astro argentino ha participado en el acto más notorio del programa "Enrédate", impulsado por esta organización humanitaria y encaminado a dar a conocer los derechos de los niños y la ausencia de estos que padecen más de 100 millones de jóvenes en todo el mundo.

El jugador barcelonista ha reconocido que todos los goles que marca, cuando mira al cielo, es para dedicárselos a su abuela. "Ella fue la que me llevó a jugar a fútbol y que no ha vivido nada de todo lo que está pasando. Desde arriba, ella me ayuda y está disfrutando de todo lo que vivimos mi familia y yo", ha señalado.

En el turno de preguntas, pocas de ellas relacionadas con su profesión, el jugador ha dicho que no tiene "ni idea" de lo que hará cuando abandone el fútbol, fecha que aún ve muy lejana.

También ha vuelto a subrayar su compromiso con el Barça al garantizar que su deseo es quedarse en Barcelona "toda la vida", porque esta es su casa.

Además, le han llegado a Leo preguntas a través del vídeo por parte de sus compatriotas, como en el caso de la escuela 66 de Lanús (Argentina), desde donde una joven llamada Oriana Sanguinetti, ha querido saber si algún día pensó que aquel juego que tanto le gustaba acabaría siendo su profesión.

"Empecé a jugar a fútbol porque me gustaba. Más allá de que sea mi profesión, sigo jugando a fútbol porque disfruto con la pelota. Sigo mirando el fútbol como un juego", ha asegurado.

El acto también ha contado con un vídeo del jugador cuando viajó a Haití, como embajador de Unicef, para conocer de primara mano el horror tras el devastador terremoto que arrasó la isla en el Caribe.

"Vivir aquello fue una experiencia hermosa, pero complicada. Fue duro estar allí y verlo en primer persona. Tenemos que seguir ayudando porque aquello aún no está superado", ha recordado.

Al finalizar el acto, Messi se ha prestado a cientos de fotografías y autógrafos, y a conocer de primera mano los trabajos de reciclaje que han realizado los jóvenes con juguetes.

Deportes

anterior siguiente