Enlaces accesibilidad

Iker Casillas, Hijo Predilecto de Navalacruz

  • El homenaje ha consistido en el descubrimiento de una escultura en La Plazuela
  • Ha confesado haber realizado "travesuras, como cualquier chaval de 7 u 8 años"
  • Con pancartas como "Íker campeón, eres el mejor" o "Navalacruz con España"

Por
'Iker campeón, eres el mejor'

Horas después de haber aterrizado en Madrid procedente de Palma de Mallorca, Íker Casillas se ha traslado a Navalacruz (Ávila), el pueblo de sus padres y abuelos, al que él considera el suyo, para recibir muy emocionado el título de Hijo Predilecto.

Cientos de personas han colapsado el centro de esta localidad, de apenas 300 habitantes, para sumarse a este homenaje en las mismas calles por las que Casillas ha confesado haber realizado "travesuras, como cualquier chaval de 7 u 8 años".

En el lugar donde asegura haber pasado "momentos inolvidables" y "veranos que se pasan rápido y muy bien", el portero de la selección española de fútbol y del Real Madrid ha sido agasajado por numerosas personas, sobre todo chavales, llegadas desde todos los pueblos de alrededor y algunos desde Móstoles ataviadas con camisetas de la Selección Española o del club blanco.

Una escultura de Iker en La Plazuela

El homenaje ha consistido en el descubrimiento de una escultura en La Plazuela, antes de recibir en el Consistorio el título e Hijo Predilecto de Navalacruz, entre gritos de "¡Íker, Íker, Íker!" y "te lo mereces" o "sigue así, no cambies".

Aunque la segunda parte ha sido la más emotiva, en la primera Casillas ha descubierto un monolito en el que, sobre una piedra de granito, aparece un guante de fútbol con su nombre, tratando de atrapar un balón, realizado por el escultor Senén Fernández, natural del pueblo, aunque vecino de Madrid.

"A Íker Casillas Fernández, por los éxitos obtenidos en tu carrera deportiva", figura en la placa de la estatua descubierta para que el guardameta "siempre esté presente en Navalacruz", según ha comentado el regidor, Benigno González.

Allí, el homenajeado se ha fotografiado con sus padres y el resto de su familia, así como con el autor de la obra y el alcalde del pueblo, en medio de una multitud que no dejaba de corear el nombre del guardameta.

En los balcones había colgadas banderas de España, junto a pancartas en las que podía leerse "Íker campeón, eres el mejor", "Navalacruz con España. Podemos" y "Las manos de Dios".

Tras esta primera parada, ha llegado el momento más conmovedor, en el que Íker Casillas ha tenido que interrumpir su discurso desde el balcón del Ayuntamiento, debido a la emoción que le embargaba, mientras los centenares de vecinos, familiares, amigos y admiradores del guardameta le han aplaudido y gritado "¡Íker, Íker, Íker!".

Esta circunstancia se ha producido tras agradecer a éste que considera su pueblo los "valores" que le ha "inculcado cuando era pequeñito", para después señalar: "Y llevo 29 años viniendo".

En ese instante, con la voz quebrada por la emoción, se ha detenido "un momento" para respirar y tomar agua, antes de justificarse señalando: "Es para emocionarse".

Ha recordado sus travesuras "como cualquier chaval"

El guardameta ha tenido un recuerdo para toda su familia -"casi todos somos primos"-, sus amigos y para Sara Carbonero "por supuesto", después de que desde el público algunos le gritaran: "¡Y a Sara!".

En esta jornada "muy especial", Casillas ha recordado las "travesuras" que ha realizado "como cualquier chaval de 7 u 8 años" en las calles de esta localidad en la que actualmente se construye una casa.

"Yo por aquí he correteado desde pequeño, he salpicado en el pilón con agua con mi madre detrás de mi. Son muchos recuerdos los que tengo aquí y espero tener muchos más", ha comentado, mientras reconocía no haber visto nunca tanta gente en Navalacruz, salvo algunas veces en Nochevieja. En este sentido, ha reconocido que el hecho de que "tu pueblo adoptivo o familiar te haga un homenaje, ha sido muy bonito".

Deportes

anterior siguiente