Enlaces accesibilidad

Disfrazarse de Berlusconi en el derbi sólo le cuesta una tarjeta amarilla a Materazzi

  • Le imponen una sanción de una tarjeta amarilla por disfrazarse de 'Il Cavaliere'
  • Jugador y presidente han hablado por teléfono para aclarar cualquier duda
  • El Inter superó (2-0) a su eterno rival en el derby, el AC Milan, con 9 jugadores

Por
El jugador del Inter de Milan, Marco Materazzi, celebra la victoria ante el AC Milan con la careta de Berlusconi, el dueño del rival.
El jugador del Inter de Milan, Marco Materazzi, celebra la victoria ante el AC Milan con la careta de Berlusconi, el dueño del rival. REUTERS REUTERS

Si en España, Joan Laporta celebró la victoria de su equipo ante el segundo clasificado, el Real Madrid, de fiesta en una discoteca, en Italia las fotos de la alegría interista las ha dejado el defensa del Inter Marco Materazzi.

La exaltación de alegría que demostró Materazzi enmascarándose de Berlusconi le va a costar finalmente, por suerte, tan sólo una tarjeta amarilla.

El juez deportivo Gianpaolo Tosel ha dicho que la tarjeta se debe a "haberse enfundado una máscara carnavalesca del Presidente del Consejo de Ministros de Italia al termino del partido y entrar al campo para festejar la victoria con sus compañeros con dicha máscara".

El defensa saltó al campo una vez finalizado el encuentro con una careta del presidente milanista, Silvio Berlusconi. La burla de Materazzi refleja perfectamente las ganas que unos y otros se tienen, sobre todo después de la remontada de un Milan liderado por Ronaldinho en las últimas jornadas.

La burla se ha convertido en un asunto político más allá que una guasa futbolera. Se ha faltado al respeto al presidente del Milan que es también el Primer Ministro italiano. Los hechos, criticados incluso por el ministro de Defensa, Ignazio La Russa, no acarrearán para el futbolista más que una amonestación equivalente a una tarjeta amarilla (la segunda en su cuenta particular), que no supone sanción. Larussa, tifoso del Inter desdeña la actitud de su jugador y se ha propuesto como mediador para que el defensor interista telefoneé a Berlusconi y le pida personalmente excusas.

Pocas horas después de su broma, el propio Materazzi explicaba el la página web del Inter. que se trató sólo de una broma para festejar la victoria en el derby de Milán, que nunca ha querido entrar en cuestiones políticas y que estaba seguro de que el propio Berlusconi se había reído con su acción.

"Quien me conoce sabe que no quiero entrar en esas polémicas. Seguro que Berlusconi se ha reído al verme. Espero que no se haya sentido ofendido, sólo era un 'gag' para mis tifosi. Evité acercarme a la curva del Milan por eso mismo", concluyó.

Jugador y 'Cavaliere' se telefonearon

El defensa del Inter de Milán Marco Materazzi incluso ha llamado al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para explicarle su broma de la careta -que reproducía el rostro del "Il Cavaliere"- y que lució el pasado domingo para celebrar la victoria de su equipo ante el Milan por dos goles a cero.

Durante la conversación, que se desarrolló en un tono amable y cordial, informaron los medios de comunicación, Berlusconi, que es también propietario del Milan, tranquilizó al jugador, a quien aseguró que entendió la broma y que no existía ninguna mala intención detrás de su actuación.

Dicha conversación telefónica tuvo lugar gracias al ministro de Defensa, Ignazio La Russa, gran seguidor del Inter, que tildó de "falta de estilo" la broma de Materazzi y que hizo de intermediario entre el defensa y el mandatario.

La amonestación a Materazzi dictaminada por el juez deportivo no ha sido bien acogida por el líder del partido opositor Italia de los Valores (IDV), Antonio Di Pietro, quien preguntó si "no es posible bromear tras un partido de fútbol".

A Sneijder dos partidos y a Lucio uno

Sobre el mismo derbi del domingo, el juez deportivo dispuso este martes además una sanción de dos partidos para el ex madridista Wesley Sneijder, quien actualmente juega en el Inter, por los hechos que llevaron a su expulsión durante la primera hora de partido.

La sanción de dos partidos al holandés llega por haber dirigido "un irónico aplauso y una expresión injuriosa" hacia el árbitro del encuentro, después de que éste amonestara a su compañero de equipo, el brasileño Lucio, por haber simulado una caída.

El Inter ha sido sancionado además con 7.000 euros de multa por haber permitido que algunos de sus seguidores lanzaran mecheros, hicieran explotar petardos y encendieran bengalas durante el encuentro, y con 2.500 euros más por haberse retrasado el inicio de la segunda mitad durante unos dos minutos de modo injustificado.

El derby de la Madonnina

De haber ganado, el equipo entrenado por Leonardo se hubiera colocado a sólo tres puntos con un partido menos. La derrota esclarece un poco más la Serie A y certifica al Inter de Mourinho como el máximo candidato.

El portugués no se ha calla ni cuando gana, y menos aún cuando dos de sus jugadores son expulsados y se pita un penalti dudoso, "hemos ganado un partido que sólo podríamos haber perdido con seis jugadores, incluso con siete hubieramos ganado", añadió.

"Hemos ganado pero me voy con un mal sabor de boca. Hemos jugado muy bien, el Milan ha hecho su partido y el árbitro no ha cumplido. Yo soy extranjero, tarde o temprano abandonaré el Calcio pero el campeonato continuará, es un problema vuestro no mío. Estoy feliz de poder haber acabado el partido con nueve jugadores", expuso.

"Si Ronaldinho hubiera convertido el penalti del minuto 90, el descuento en vez de cinco hubiera sido de ocho minutos. El Inter ha ganado porque se lo ha merecido pero aún así es una vergüenza", concluyó.

El Inter hizo suyo el "derby della Madonnina", en homenaje a la estatua de la Virgen que preside el "Duomo" (catedral) de Milán al derrotar, como casero, al Milán (2-0), lo que reafirmó su liderato tras la vigésima primera jornada.

Pronto se vio que el Inter iba a hacer suya la fiesta milanesa. Lo hizo pronto con el argentino Diego Milito (m.10), que supo aprovecharse de un error defensivo en mala cesión de Abate con la cabeza a su meta.

Diego Milito se metió en medio, robó el balón y batió al meta brasileño Dida de disparo cruzado, poniendo el 1-0. Las cosas se complicaron para los interistas en el minuto 26, con la expulsión del holandés Sneijder, que protestó en exceso una tarjeta amarilla y se fue a los vestuarios.

Pese a estar en inferioridad numérica, el Inter controló, no pasó grandes apuros, ante un Milán poco lúcido y que apenas gozó de ocasiones para empatar. Eso sí, a la media hora, solicitó un penalti en área interista, por mano de Maicón, que parecía involuntaria.

La segunda parte siguió con un mejor Inter, pese a la salida de Seedorf en las filas milanistas. Además, en el minuto 65, llegó la puntilla local en saque de falta de Goran Pandev, que puso el 2-0.

Pese a los intentos milanistas, sin gran criterio a lo hora de construir, la mejor ocasión para acortar la desventaja llegó al final, en penalti ejecutado por Ronaldinho, pero parado por el brasileño Julio César (m.92). Al final, el Inter se llevó el triunfo, los tres puntos, dio la alegría a su afición y reafirmó su dominio en la competición.

La 'Juve' se hunde

El Nápoles y el Palermo, que derrotaron al Livorno (0-2) y al Fiorentina (3-0), respectivamente, han hundido aún más en la clasificación al Juventus de Turín, que ya ha bajado a la sexta plaza de la Primera División de la Liga italiana y se queda muy atrás en la lucha por el ansiado "scudetto".

El Juventus termina la vigésimo primera jornada del campeonato dando muestras de que, lejos de disiparse, su crisis no hace sino agravarse con el tiempo. Todo ello después de que los hombres de Ciro Ferrara, entrenador que camina sobre la cuerda floja desde hace tiempo, perdieran "in extremis" su importante encuentro casero ante el Roma (1-2), lo que deja a los romanos en el tercer puesto de la tabla y a los turineses en el sexto.

El mal momento que vive la "Vecchia Signora" no ha sido desaprovechado por otros equipos, que no dejan pasar la oportunidad de ver cómo uno de los que partían como máximo favorito a ganar la Liga 2009-10 les deja vía libre para hacerse con los puestos que dan opción a jugar en Europa la próxima temporada.

El primer beneficiario fue precisamente el Roma, que hizo muchos méritos para asegurarse la tercera plaza, y también el Nápoles, que ya la jornada pasada se deshizo del Juventus y que en esta ocasión se afianzó en su mismo cuarto puesto gracias a su victoria ante el Livorno por 2-0.

Con un muy buen arranque de partido, los napolitanos supieron no perder los nervios durante la primera parte del encuentro, a pesar de ver cómo el árbitro anulaba el tanto del argentino Germán Denis por fuera de juego. La recompensa llegó finalmente poco antes de marcharse al descanso, con un tanto del italiano Christian Maggio, que sirvió para encarrilar una victoria que concluyó con un 2-0 a favor del Nápoles, gracias a un segundo tanto de su compatriota Luca Cigarini.

El Palermo, quinto

Por detrás del Nápoles, en el puesto que ocupaba el Juventus, queda el Palermo, gracias, sobre todo, a dos soberbios tantos del uruguayo Abel Hernández en el partido ante el Fiorentina, que concluyó con victoria para los sicilianos por 3-0. Hernández cuenta ya con tres tantos en sólo seis partidos en la actual campaña de la Liga italiana; un logro que le hace ser uno de los baluartes del Palermo y que en esta ocasión sirvió para dejar a su equipo quinto, muy cerca de los puestos de Liga de Campeones.

Otro de los posibles candidatos a complicarle las cosas al Juventus, el Cagliari no pudo pasar del empate con el Siena (1-1), resultado que deja a los sardos empatados a 31 puntos con el Génova del español Alberto Zapater, con sólo dos puntos menos que el Juventus. Los genoveses lograron este domingo una importante victoria ante el Atalanta por 2-0, gracias a la actuación de dos argentinos: Rodrigo Palacio y Hernán Crespo, artífices de los dos tantos del equipo de Génova.

Otro latinoamericano, el brasileño Vitor Barreto encontró portería una jornada más y firmó el primer tanto para el Bari en el encuentro ante el Bolonia, en el que los boloñeses terminaron ganando (2-1), gracias al doblete del uruguayo Henry Giménez.

Udinese y Sampdoria disputaron un más que entretenido encuentro con grandes oportunidades para ambos equipos, pero que finalmente se llevaron los genoveses, equipo del ex madridista Antonio Cassano, con un resultado de 2-3.

Dos penaltis, uno de ellos del italiano Antonio di Natale (máximo goleador del campeonato), llevaron los primeros tantos a un marcador al que también contribuyó el chileno Mauricio Isla para el Udinese.

El Lazio empató a uno con el Chievo, mientras que en el otro partido adelantado al sábado, el Catania había derrotado al Parma del ex madridista Christian Panucci por 3-0.

Deportes

anterior siguiente