Enlaces accesibilidad

Ricky Rubio, la estrella benjamina de la ACB

  • Tiene 18 años y es una de las grandes promesas de la selección
  • Con 14 años se convirtió en el jugador más joven de la liga

Por
Ricky Rubio en el Shougang Basketball Center de Pekín.
Ricky Rubio en el Shougang Basketball Center de Pekín. EFE EFE
Definitivamente es un adolescente precoz. No sólo por haber alcanzado los 191 cm de altura antes que ningún niño de su edad, sino porque con 14 años jugó por primera vez en un partido de la liga ACB, todo un récord en el baloncesto español, y porque a los 17 hizo su debut como internacional contra Portugal.

Se llama Ricky Rubio y es el tercer jugador más joven de la historia en debutar con la selección de baloncesto y ha sido distinguido como el título de Mejor jugador joven Europeo de la temporada 2007. Es la nueva revelación del deporte español y muchos le sitúan como el número uno para el "draft" de la NBA de 2009.

Una cuestión de honor

Natural de El Masnou (Barcelona), hace cinco años decidió ganar y no ha hecho mucho más desde entonces, con  esta determinación lo expresó a Xavier Pedrós, directivo del Joventut de Badalona: "No te preocupes, el año que viene ficho por la Penya y ganamos ese trofeo", el equipo infantil acababa de perder una final del campeonato de España y Rubio con tan sólo 13 años demostró ser de esas promesas que cumplen sus promesas.

Pero no fue sólo un impulso de ambición deportiva sino que este caso entraba en juego el honor. Su hermano, Marc Rubio, dos años mayor que él, jugaba ese partido con el Joventut y pese haber hecho un gran papel falló un tiro libre decisivo, lo que provocó las burlas de los jugadores y el entrenador del Barcelona, equipo vencedor del torneo. La ofensa sería vengada.

Esta anécdota costó al Barcelona quedarse sin aquel niño al que poco le faltaba para convertirse en estrella. Rubio decidió fichar por el Joventut, por supuesto, cumplió su venganza y ganó el campeonato de España, convirtiéndose en una pieza clave del equipo. Apenas le costó dos años ser considerado el tercer jugador más valioso de la liga.

Ricky Rubio también estudia

Ser un adolescente y competir al más alto nivel tiene un inconveniente a parte de no tener tiempo para sufrir la edad del pavo y es que para lo que sí que hay que sacar tiempo es para estudiar.

Está en segundo de bachillerato y el año pasado ha aprobado todas las asignaturas. Su padre narra orgulloso su rutina: "Se levanta a las seis para coger el tren a las siete, llega a casa a la una y media después de acabar las clases. Sólo al mediodía puede descansar algo, porque a las cinco de la tarde tiene que estar ya en el pabellón entrenando. Llega a casa alrededor de las nueve. Después de cenar y hasta la madrugada, aprovecha para estudiar".

Con una agenda tan apretada es normal que no tenga tiempo para las ensoñaciones y asegura que "la NBA no le obsesiona" a pesar de quienes le comparan con Pete Maravich y de las previsiones que indican que podría ser el número uno para el draft del 2009.

Deportes

anterior siguiente