Enlaces accesibilidad

La generación de oro no se conforma con la plata

  • España buscará el oro ante la imbatida Estados Unidos
  • Es la primera final olímpica para nuestro baloncesto en 24 años
  • El seleccionador estadounidense avisa: "Son los campeones del mundo"
  • En el choque de la primera fase España perdió por 37 puntos
  • Calderón será baja por una rotura de fibras

Por
La selección española dispuesta a lograr el oro ante Estados Unidos

España se cita con la historia en Pekín. 24 años después, los 'hijos' de los héroes de Los Ángeles'84 lucharán contra Estados Unidos por conseguir lo que sus 'padres' no pudieron, la medalla de oro.

La mayoría de los componentes de la 'generación de oro' del baloncesto español, la también llamada "generación del 80", apenas recordará aquella final en la que los Martín, Arcega, Epi o Iturriaga llevaron al baloncesto español a su primera final olímpica. Otros ni siquiera habían nacido, como Ricky Rubio, cuya juventud resulta casi insultante.

En aquel partido, la selección española se enfrentó al germen del genuino 'dream team', con un jovencísimo Michael Jordan en sus filas. Entonces, las diferencias eran insalvables. Hoy, en cambio, los niveles se han igualado y Estados Unidos ya no está a años luz de la vieja Europa.

No obstante, el equipo que saltará a la cancha el domingo es, quizá, la mejor versión del 'dream team' desde Barcelona 92. Mike Kryzewski ha logrado compactar las genialidades de los mejores jugadores de la NBA en un equipo sólido que cuenta sus partidos por victorias.

Con Kobe Bryant a la cabeza, Estados Unidos cuenta con un cinco inicial apabullante: Jason Kidd, Lebron James, Carmelo Anthony, Dwight Howard y el propio Bryant. Un cinco inamovible bien resguardado por suplentes de la talla del mismísimo Wade, Bosh o Williams. Todos ellos, estrellas de sus equipos en la mejor liga del mundo, han formado en Pekín un equipo imbatible y con hambre de oro.

El único estadounidense que guarda un oro en su casa es Kidd, el jugador más veterano del equipo. A sus 35 años, el base de los Mavericks se proclamó campeón olímpico en los Juegos de Sidney y espera repetir éxito en Pekín.

Estados Unidos ha barrido a todos sus rivales en los Juegos de Pekín. El resultado más ajustado para las estrellas de la NBA fue el 101-81 con el que derrotaron a Argentina en semifinales.

Nacidos para ganar

El equipo de Aíto, formado por la mejor generación histórica del baloncesto español, tratará de evitar un nuevo oro para Estados Unidos. Campeona mundial en 2006 y subcampeona europea en 2007, España cerrará con esta final un trienio maravilloso independientemente del resultado final.

Sin embargo, la utopía de la victoria pasa por la cabeza de un grupo de jugadores entrenados para ganar desde que eran 'juniors', cuando se adjudicaron el oro mundial en Lisboa, precisamente contra Estados Unidos.

España ha llegado a la final olímpica con un juego más irregular de lo esperado pero con intención de plantar cara a los estadounidenses. La irrupción de un gran Ricky Rubio ha sido la buena noticia para un grupo en el que ha faltado el brillo de jugadores como Navarro y Garbajosa, lejos de su mejor momento. Además, el base titular del equipo, Juan Carlos Calderón, será baja en la final por una rotura de fibras.

Aíto ha avisado que para conseguir el oro habrá que salir al 100%. "Para ganar la final hay que apurar las posibilidades y todos vamos a luchar por eso, pero hay que ser realistas y los estadounidenses están intratables", aseguró el seleccionador español a RTVE.es nada más concluir el partido de semifinales entre España y Lituania.

Kyzewski, asombrado con Ricky Rubio

El seleccionador estadounidense no se fía de España. "Es la campeona del mundo", ha recordado para evitar relajación. "En el partido de la primera fase jugamos muy bien, pero no era un partido por el oro. Esperamos volver a jugar bien el domingo como lo hemos hecho hoy. España tiene a jugadores como Pau Gasol, Rudy Fernández y Ricky Rubio, que es muy prometedor, y una plantilla muy profunda. Sabiamos que para ganar el oro tendríamos que enfrentarnos a Argentina y España y así ha sido", señaló.

Por su parte, Carmelo Anthony también espera un partido más competido en la final. En la primera fase lograron "una diferencia notable" contra España, aunque espera que el partido del domingo "será más duro".

Deportes

anterior siguiente