www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4533199
No recomendado para menores de 16 años Víctimas del misterio - Jaén - ver ahora
Transcripción completa

El 11 de julio de 2006,

aparece el cadáver de un hombre desnudo

frente a la catedral de Jaén.

La escena del crimen revelaba que no se trataba

de una muerte como cualquier otra.

Minutos antes, se escucharon en la plaza

gritos que invocaban a Satanás.

¿Quién profirió aquellos gritos?

¿Se podía tratar de un crimen ritual?

Se recibió una llamada donde una persona alertaba

de que había una persona tendida boca abajo

en la plaza de Santa María, que estaba desnudo

y que en la cabeza tenía algo

que parecía como si le hubieran metido fuego.

-Serían las dos de la mañana más o menos

cuando venía acompañando a una amiga por esta calle,

por la catedral,

y empezamos a escuchar un gritos muy fuertes,

unas voces muy grandes,

y nos extrañamos.

Vimos de lejos una especie de silueta blanca.

Éramos chicos y para mí

que era un maniquí tirado en el suelo simplemente.

La sorpresa es que nos vamos acercando poco a poco

y lo que vamos viendo no era un maniquí,

sino un señor mayor,

tumbado boca abajo, desnudo completamente,

con un golpe en la cabeza.

-A las tres de esta madrugada han encontrado el cadáver

de Francisco de la Higuera así,

boca abajo, desnudo y con numerosos golpes.

Aquella noche de verano de 2006

el 112 recibe el aviso de alguien

que ha encontrado un cuerpo sin vida

en las inmediaciones de la catedral.

Además, algo llamaba poderosamente la atención;

el cuerpo estaba desnudo y sobre la cabeza y el torso

tenía excrementos y plumas de paloma.

Evidentemente el que surja en un determinado lugar

tan emblemático como la catedral de Jaén

una persona en las condiciones en que apareció

Francisco de la Higuera

no es ni casual ni por azar;

hay una intencionalidad manifiesta

de colocar el cadáver de esa forma

y que exprese un secreto, un mensaje,

que solo aquellos que entienden el lenguaje críptico

en el que se ha ubicado lo pueden comprender.

-Este fue el lugar donde nos encontramos el cadáver.

Estaba boca abajo el hombre. Y claro, fue una escena muy fuerte.

Nos metimos por una calle que hay a la derecha de la plaza,

que fue cuando llamamos al 112.

Fue muy rápido; fue hacer la llamada y subir una patrulla.

-El 112 se pone en contacto con el 091

y se comisiona un vehículo.

Se desplaza al lugar de los hechos

y confirma lo que había comunicado esta pareja.

-Lo primero, como se trata de una persona

que aparentemente está sin vida,

hay que llamar a los servicios sanitarios

para que certifiquen la muerte.

Se echa la fotografía apropiada,

se adopta una medida de acotamiento

para examinar todo lo que pueda quedar en ese perímetro,

para poder encontrar muestras de si ha sido un accidente

o ha sido un homicidio.

Marcamos un perímetro; empezamos lo más cercano,

a mirar los jardines;

encontramos la cartera de él, la ropa,

encontramos cuál es su identidad a través de la cartera,

porque aparece su DNI.

Francisco de la Higuera parecía haber recibido un fuerte golpe

en la parte posterior izquierda del cráneo

y todas sus pertenencias estaban a su alrededor.

El hecho de que junto al cadáver

apareciese su reloj y demás pertenencias

indica que el móvil del crimen no era económico.

Que el cuerpo aparezca desnudo y cubierto de plumas

otorga un halo de misterio a esta investigación

y permite desde el principio

realizar todo tipo de hipótesis de tinte esotérico.

Se acababa de publicar "El código Da Vinci"

y lo primero que nos dijeron es que el hombre,

Francisco de la Higuera,

había aparecido en la posición del Hombre de Vitruvio.

Luego, el hecho de que apareciera cubierto de excrementos de paloma

alimentaba todo tipo de teorías.

-Es que se hablaron muchas cosas; que si fueron los espíritus,

que tenía la misma posición que en "El código Da Vinci"...

Como en "El código Da Vinci", con los brazos abiertos, no estaba.

Estaba con los brazos recogidos y las piernas algo separadas.

-En la primera escena de "El código Da Vinci"

nos encontramos al conservador del museo del Louvre

asesinado, muerto, boca arriba,

con sangre, inscrito en un círculo imitando al Hombre de Vitruvio,

y con una serie de palabras.

En el crimen de Jaén nos encontramos al difunto

boca abajo, en una posición determinada,

con sangre, pero evidentemente desplazado de su lugar,

y con restos de excrementos de paloma y plumas.

Hay similitudes en cuanto a la desnudez

y el contenido de sangre,

a la disposición que encontramos en el crimen.

-Era insólito el estado que presentaba, desnudo,

sin pelo; es cierto que al ver la posición que presentaba,

a todos se nos pasó por la cabeza que se podría tratar de un rito.

Todo tiraba hacia un rito.

¿Qué sentido tiene cubrir la cabeza con excrementos de paloma?

Y lo segundo era la forma en la que estaba esa persona.

-El cuerpo no yace de una forma preparada.

En todo caso en los ritos hay una serie de marcas,

una serie de disposición de las cosas;

ahí no la había.

-La catedral de Jaén tiene una clara simbología

y tiene también lo que se llama

un lugar de poder.

El elegir los pies de la catedral

para asesinar a alguien y ubicarlo en esa posición

lo que trata es de transmitir un mensaje;

lo que trata es de comunicar

la intención con la que ha sido asesinado

o, por contra, los motivos que nos podrían llevar al asesinato.

Aunque se barajaron distintas teorías que explicaban los hechos,

la simbología que presentaba la escena apuntaba

a que pudiera tratarse de alguna suerte de ritual

con un pago de sangre.

Una de las teorías que se lanzó

fue que había una hermandad seudosecreta,

que tenía su centro de operaciones en la taberna El Gorrión;

pero la policía no le dio mucha credibilidad a eso.

-La taberna El Gorrión es una de las tabernas

más antiguas que hay aquí

y yo creo que eso ya fue inventiva de buscar, intentar y demás;

pero aquí nunca se ha oído nada de Hermandad del Gorrión.

Al margen de que estemos hablando de una sociedad secreta,

sea Hermandad del Gorrión o no, porque la Hermandad del Gorrión

es algo que se queda muy anclado en un tiempo pasado, el s. XIX,

estaríamos hablando de otra gente;

independientemente de esto, las características

en las que es encontrado el cadáver,

lo que tiene alrededor,

el haber sido desplazado del lugar del asesinato

aproximadamente 1,5 m,

nos lleva a pensar que sí tiene

componentes ritualísticos suficientes

como para llegar a la conclusión de que quien lo hizo

al menos buscaba crear

un entorno mágico sagrado con un pago de sangre,

que en este caso fue el asesinado.

Más allá de las teorías que podían inferirse

de todas aquellas señales esotéricas,

era necesario encontrar pruebas

y averiguar quién había ocasionado la muerte de Francisco.

Vimos una sombra como de un individuo

que se alejaba por la zona del ayuntamiento.

Las primeras gestiones que suele hacerse

en caso de asesinatos en la calle

es pedir las cámaras de seguridad de locales cercanos.

Se interrogó a vecinos,

se tomaron declaraciones, testimonios,

y por supuesto se miró la zona en busca de cámaras de grabación

por si había salido una tercera persona.

Se piden las grabaciones

y, con la data de la muerte, se analizan.

Unas imágenes de este tipo hacen que tengamos un claro sospechoso

al que hay que localizar.

Y se ve perfectamente en una cámara de seguridad

cómo una persona, un varón,

sale corriendo del lugar;

pero la imagen es de muy pésima calidad.

En los medios, en los reportajes que yo hice entonces,

a esa persona la definíamos como "la sombra".

-Francisco de la Higuera pasó sus últimas horas

en este bar de Jaén.

Era un cliente fijo desde hace más de 14 años.

El dueño, Vicente, ha colaborado estos días con los investigadores,

que tratan de aclarar el asesinato de su amigo Paco.

-Un hombre de... treinta y tantos años.

1,80. Bastante pelo y moreno.

Camisa de cuadro y pantalón vaquero.

Pero con esa descripción hay muchísima gente.

Si se viera la cara; pero se ve de arriba.

La policía estuvo por aquí y nos enseñó unas fotos

de unas cámaras del ayuntamiento; la foto no era buena.

-Esta persona se buscó por la zona y se buscaron testimonios.

Nunca llegó a ser identificada plenamente.

En el lugar de los hechos hubo una tercera persona;

el tema es el grado de participación.

¿Quién era esa tercera persona, por qué huía?

La policía insiste en la búsqueda de pistas,

interrogando a la gente de la zona.

Pero solo hubo dos personas que aseguraron haber escuchado

unos terribles gritos.

El misterio aún fue mayor cuando nos contó la policía

que había recogido un testimonio de un vecino

que había escuchado un grito en la noche,

cuando ocurrió aquello, que decía:

"Satanás, ven aquí, soy tu hermano".

-Unos vecinos de un piso próximo a los hechos

escucharon una exclamación, una frase,

referida a Satanás... En fin.

La hipótesis de que todo haya sido un asesinato ritual

cobra una fuerza tremenda.

El crimen de Jaén viene precedido del testimonio de testigos

que afirman haber escuchado: "Ven, Satanás, soy tu hermano".

Evidentemente esto se relaciona directamente con ritos satánicos;

se relaciona directamente

con la presencia de grupos adoradores de Satán

que de alguna forma implicaría

evidentemente la relación del sujeto

con lo que fue la causa de su asesinato.

Ello unido a la forma en la que se encontró,

la predisposición del cuerpo,

lo que rodeaba al cuerpo en sí,

pues nos puede llevar a pensar que efectivamente,

de una forma diría que totalmente demostrable,

pues se debió a una especie de ritual también

o de relación con grupos satánicos.

-Durante unos días no se hablaba en la ciudad de otra cosa,

por las circunstancias en las que se produjo

el macabro hallazgo.

-Este tipo de muertes, este tipo de asesinatos,

lo perpetran sociedades, grupos,

que están muy radicalizados,

que pueden tener una relación directa

con sociedades secretas radicales,

pero también con organizaciones, grupos satánicos,

grupos que rinden culto a Satán,

y que no valoran la vida humana

y sí valoran los ritos, las costumbres,

la efectividad de la pertenencia a esa orden,

más allá incluso de la propia vida humana.

Por ejemplo, un caso que nos vamos en Mulhouse,

en el Alto Rin, en la zona de Alsacia,

cuando un señor que trabajaba en un fábrica de automóviles

siente dentro de sí

una voz que le dice: "Mata a un sacerdote".

A él le gustaban todo este tipo de ritos,

tenía contactos con grupos satánicos,

y acude a una iglesia,

fuerza a un sacerdote, lo obliga a desnudarse,

lo coloca boca abajo, lo ata

y, una vez que está atado,

le graba una estrella de cinco puntas

en la mano

e inmediatamente después lo acuchilla.

Es un claro ejemplo de un ritual satánico

llevado al extremo y que acaba en la muerte de la persona.

Podemos encontrar otros ejemplos de actos similares

al que se produjo el verano de 2006 frente a la catedral de Jaén

que podrían apoyar esta tesis.

Hay también casos en los que nos encontramos

que ha habido asesinatos,

asesinatos también de este tipo,

en el tiempo, en templos, en catedrales,

como por ejemplo la catedral metropolitana de Santiago de Chile,

cuando un señor, Rodrigo Orias,

asesina en este caso

a un sacerdote de 69 años, Gazziero,

el cual se saltó todo lo que era la parte final de la misa,

accedió adonde estaba el sacerdote, asestó varias puñaladas

y, bueno, lo hacía porque... Gritaba el nombre de Satán,

opero igualmente vestía de un modo también satánico;

es decir, vestía de negro,

con síntomas claros también de pertenecer a grupos de este tipo,

con un cuchillo en la mano

y gritando consignas satánicas.

Pero la policía no cree que la muerte

pueda tener nada que ver con un crimen ritual.

Entonces, ¿cuál había sido

la causa real de la muerte de Francisco?

La autopsia podría arrojar algo de luz sobre esta cuestión.

Se repartieron las tareas

y a mí me mandaron al Instituto Anatómico Forense de aquí, de Jaén,

donde se estaba realizando o donde se iba a empezar a realizar

la autopsia del cadáver.

De aquella exploración, de aquel análisis,

se dedujo que este hombre

había muerto debido a un fuerte traumatismo

en la parte izquierda de la cabeza.

También tenía la octava costilla izquierda o fracturada o fisurada,

no recuerdo bien,

y todo ello, según nos dijeron los forenses,

era compatible con un fuerte golpe provocado por una caída

a plomo de esta persona en el suelo.

-Tenía una herida incisa con solución de continuidad

en el lóbulo lateral izquierdo,

que era bastante sangrante.

Tenía también una contusión en la zona nasal

y luego tenía otra contusión en el mismo lateral izquierdo,

en la octava costilla.

¿Por qué se baraja la idea de que detrás de la muerte

que sucede en Jaén enfrente de la catedral,

esa muerte tan extraña,

con esta persona que es encontrada con excrementos de paloma,

con plumas, ha sido arrastrado,

ha sufrido un gran golpe en la cabeza,

por qué se baraja la idea

de que pueda corresponder a un rito antiguo?

Solo tenemos que irnos a la Edad Media

para comprobar como uno de los grandes personajes

de aquel tiempo, el Condestable de Castilla,

es asesinado dentro de la propia catedral

siguiendo un rito establecido para ello.

¿En qué consistía?

Pues una persona llegaba por detrás con un palo o una maza

y golpeaba fuertemente en la cabeza

de aquel a quien se quería hacer el daño.

Ocurre algo parecido con esta persona

encontrada enfrente de la catedral de Jaén.

No hay señales de defensa en el cuerpo de este hombre.

La muerte fue accidental.

Quiero decir, nadie le intentó golpear

con ningún objeto contundente.

Cuando alguien intenta golpearte, lo hace en repetidas ocasiones

porque tú a su vez intentas defenderte, escapar, huir;

en este caso hay un solo golpe,

está muy localizado

y según mi opinión no es compatible

con un ataque de otra persona con un objeto contundente.

No hay restos de resistencia o pelea en su cuerpo,

pero para matar a alguien no son necesarios.

Puedes empujarle y que este se caiga y muera.

Compatible con esta herida,

hay una gran hemorragia interna y fractura de cráneo

que no ha sido provocada externamente con ningún objeto

y el cuero cabelludo no está afectado.

Si alguien intenta golpearte,

te da en la cabeza en repetidas ocasiones,

machacando, por decirlo así, el cuero cabelludo.

En este caso es simplemente una caída que te afecta

a una zona muy determinada,

en este caso en la zona temporal izquierda.

-Un rito satánico viene rodeado de toda una parafernalia.

Normalmente lo que nos indica que sobre un determinado cuerpo

se ha realizado uno de estos ritos

es la posición, primero, del cuerpo;

si está de lado o boca abajo, que es un signo de sumisión.

El estar con la presencia de sangre;

la sangre es vital dentro de un rito satánico.

Son rituales de sangre los más poderosos.

Y también los símbolos;

los objetos que rodean a ese cuerpo

que nos van a dar un mensaje que solo está al alcance

del iniciado, de aquel que es capaz de interpretar

precisamente los símbolos, los objetos, que rodean al cadáver.

En todo crimen siempre hay cosas desconcertantes;

en este son los excrementos de paloma;

en otros, una Biblia o un paquete de tabaco.

En ocasiones estas cosas son claves para resolver el caso;

en otras son caprichos del azar.

Imaginemos que en una ciudad pequeña como Jaén

se demuestra o se persigue la tesis

de que una sociedad secreta

está cometiendo crímenes rituales

en un lugar tan público como es la catedral.

Otro de los hechos que llamaba

poderosamente la atención de este caso

eran las marcas de sangre

que se encontraron en el suelo junto al cadáver.

Hay otro dato revelador; hay marcas de sangre en el suelo

y esto indica que el cuerpo fue movido por una tercera persona.

Hay unas marcas de sangre que se ve que están corridas

en el asfalto;

podían ser de su propio desplazamiento

o como si alguien lo hubiera arrastrado.

-Efectivamente es un arrastramiento pero de la propia persona.

Es una muerte agónica; tarda un tiempo en morir.

La muerte es agónica, según los médicos forenses,

porque durante la autopsia, tras visionar cortes

que se hacen de diferentes órganos del cuerpo,

en este caso del corazón,

muestran unos líquidos que son significativos

de la muerte agónica.

Pero si Francisco se arrastra o gatea deberían quedar

las marcas de sus manos con sangre cerca del cuerpo.

Las marcas demuestran que el cuerpo ha sido arrastrado por los pies

y, si esto es así, la presencia de una tercera persona

es indiscutible.

No creo que hubiera un arrastramiento,

ya que si ese cuerpo hubiera sido arrastrado,

tendría algún tipo de signo de rozamiento,

de magulladura, en el pecho,

en el abdomen, y no es el caso.

-Estaba en los jardines y, por algún motivo,

tropezó y se golpeó en la parte de atrás;

yo no digo que le dieron.

Entonces él cae solo,

se golpea

y lo más normal es que caiga de espaldas

porque el golpe lo tenía atrás y se quedara boca arriba.

Y el cadáver aparece boca abajo; es decir, alguien lo movió.

Eso se refuerza con los rastros de sangre.

-Bajo ninguna circunstancia podemos hablar de una muerte casual;

es decir, sobre la muerte de Francisco de la Higuera

actúa un elemento externo;

alguien que desplaza el cadáver y que le añade

todo lo que es esa parafernalia simbólica en la que se ve envuelto.

La catedral en sí también,

evidentemente, tiene un valor añadido;

esa simbología que nos esconde la catedral,

esa simbología que tiene el cuerpo;

todo ello nos indica que evidentemente

hay una voluntariedad,

hay una clara relación entre lo que es el esoterismo,

lo que la orden satánica que habría actuado

sobre este asesinato

y el fallecimiento de Francisco de la Higuera.

Las incógnitas seguían sumándose al caso de la muerte de Francisco

y la forma en que se encontró la ropa

añadía una vuelta de tuerca a este misterio.

Hay varias cosas extrañas en relación con la ropa,

ya que la forma en que esta aparece

en la escena del crimen es contradictoria.

Nosotros cuando miramos, examinamos la ropa,

y una de las conclusiones que sacamos

era que la ropa alguien se la había quitado,

que había sido anterior a la caída, porque si no, estaría manchada.

Hay varias cosas que nos hacen pensar

que la relación de hechos no fue como se pensó al principio,

pues la ropa de Francisco no tenía sangre.

Resulta muy contradictorio con el hecho de que alguien

hubiera querido humillarle

que su ropa aparezca pulcramente doblada.

De lo contrario tendrían que haberla dejado tirada.

Fue un dato muy chocante para los investigadores.

¿Cómo estaba la ropa? Alrededor suya.

Y no solo la ropa, también sus efectos personales.

Estaba simplemente situada alrededor,

como si el fallecido se hubiera estado desprendiendo

de sus pertenencias y tirándolas alrededor suyo.

-La ropa, lejos de lo que se ha dicho,

de que estaba doblada, no,

la ropa estaba dispersa en torno al cadáver.

Lo que sí tenía puesto en un primer momento era la camisa,

porque era la única prenda de vestir que tenía mancha de sangre.

-Probablemente en el momento en que se cayó

lo tenía todo quitado excepto la camisa.

Eso provocó que al caerse y sangrar,

la camisa fuera lo que se encontrara manchado

y el resto de la ropa no.

La camisa estaba bastante manchada de sangre.

El resto de la ropa no tenía ni una sola gota.

Resulta curioso que el pantalón tiene el cinturón atado;

no se lo ha desabrochado para quitárselo como sería lógico.

Da la sensación de que se lo han arrancado.

Una de las perneras del pantalón aparece dada la vuelta,

dando la sensación de cierta prisa para deshacerse de la prenda.

Era muy significativo cómo se encontraron.

Se encontraron con el cinturón abrochado;

está claro que los pantalones se los quitó él.

No se los quitó otra persona.

No se puede afirmar si fue él quien se desnudó

o lo hizo una tercera persona.

Puede ser que él se quitase parte de la ropa

y su agresor le quitara el resto.

El cuerpo nacional de policía reconoce que había intervenido

entre las 11.30 y las 12 de la noche

porque le habían llamado por ruidos, molestias,

que habían sufrido los vecinos

por esta persona; decían:

"Pero si hemos intervenido hace nada".

Estaba embriagado y en ese momento no llevaba la camisa.

Se puede entender que en una situación de hipertermia,

una subida excesiva del calor corporal,

un sujeto se quite toda la ropa,

¿pero incluidos en la vía pública los calcetines y la ropa interior?

Resulta un poco extraño.

Tenía problemas con el alcohol; se estaba medicando.

Todos nos dijeron lo mismo; era un hombre bastante pacífico;

la única manía que tenía cuando se emborrachaba

era quitarse la ropa.

Aquella misma noche una de las testigos nos dice

que llevaba los zapatos en la mano.

-Yo a Paco desnudarse nunca lo he visto.

Más que cliente ya era amigo.

-La última vez que lo vi fue a la una de la madrugada

o a la una y cuarto, y eso pasó sobre las tres.

Estaba bastante bebido.

-Con respecto a que iba desnudo hay una pareja de novios

que paseaba por la carrera ese día y que vio a Paco esa noche

ya en un avanzado estado de embriaguez,

y dicen que iba ya desnudo de cintura para arriba.

-Por eso cuando él apareció desnudo...

Él no estaba para ponerse desnudo.

No se podía desatar los cordones de los zapatos.

A la camisa le faltan tres botones, lo que hace indicar

que pudo ser arrancada a la fuerza por un tercero.

Había tres botones rotos en la camisa,

con lo que a lo mejor el hombre,

en su intento de quitarse toda la ropa,

intentó quitarse también la camisa.

Por su estado de embriaguez,

quizá no tenía suficiente coordinación motora

como para desabrocharse los botones

y tiró de los mismos provocando el arrancamiento de estos.

La familia de Francisco no creía que su muerte fuera accidental.

Fundamentalmente por la situación

en la que se había encontrado su cuerpo.

Tampoco conocían ninguna razón que justificase su asesinato.

Una cosa de estas afecta mucho a la persona.

-Están destrozados; sus dos hermanas y sus primos

le han dado el último adiós.

Todavía no se creen que Francisco esté muerto

y menos cómo lo han encontrado.

-Me lo notificó una cuñada mía;

me llamó y me dijo que había ocurrido esto,

pero que no tenía más conocimiento.

Lo primero que se hace en estos casos es ver

si en su entorno hay algo que justifique este desenlace.

Paco era un muchacho buena gente, soltero,

vivía solo, vivía solo,

de buena familia.

Y luego medio Jaén era amigo suyo.

-Lo conocía todo el mundo, sobre todo en los bares;

en misa no sé, pero en los bares seguro que era conocido.

De ahí el apodo de Paco Bodega.

Siempre era gracioso, siempre estaba de broma.

Era cachondo mental.

-¿Enemigos Paco? Yo creo que ninguno.

Paco tenía muchos amigos.

-Era un hombre que no se metía con nadie, no era muy hablador,

no tenía amigos;

se emborrachaba y se solía caer con frecuencia.

De hecho, una de las personas a la que entrevistamos

nos dijo que hacía relativamente poco tiempo, una semana o dos,

lo había tenido que llevar al hospital porque se había caído.

-Normalmente no se caía. Se tomaba su copa,

iba muy alegre, esto y lo otro; pero otra cosa no.

-Era bastante solitario, no se solía relacionar con nadie

e incluso con su familia más cercana no tenía contacto.

La policía registró su casa,

pero no encontró nada que le llamase la atención

o que pudiera darle pistas para resolver el crimen.

Pudimos entrar en su domicilio a registrarlo.

Estaba relativamente ordenado y limpio.

Se veía de forma evidente que vivía una persona sola.

Tenía problemas psicológicos, ya que encontramos

bastante medicación, bastantes psicofármacos.

-Llamamos al hospital, a la planta de Psiquiátrico,

para ver si nos podía aportar los datos de internamiento

y efectivamente recientemente había estado internado

por problemas psiquiátricos.

-El mes anterior había estado

ingresado en un centro psiquiátrico de aquí de Jaén.

-Me dijo: "Me han puesto un pijama amarillo",

y me enseñó los papeles como que había estado ingresado.

Porque había dicho en no sé dónde que iba a matar a su mujer,

que es soltero.

-El hecho de que Francisco de la Higuera estuviera

en un estado ebrio

evidentemente facilitaba la labor que en un momento dado

tenían que hacer sus asesinos, o tenía que hacer su asesino.

Unido a los antecedentes que tenía de alcoholismo

e incluso a los antecedentes de haber estado ingresado

en un centro de salud

o incluso quién sabe si ese mismo estado de embriaguez

se lo provocan estos grupos satánicos

o la persona que lo asesina

precisamente para facilitar el asesinato.

Por lo tanto, evidentemente, es una circunstancia

que está íntimamente relacionada

y que facilitó la muerte de este señor.

La hipótesis del ritual satánico seguía siendo una posibilidad

para muchos que no acababan

de creerse la explicación de la policía.

La tradición histórica de sectas en Jaén

llevaba a considerar esta alternativa.

Nadie en la ciudad se creía la versión oficial de la policía,

porque la verdad es que era muy extraño,

que apareciera desnudo, cubierto de excrementos...

Jaén históricamente ha sido una provincia

en la que han aflorado una enorme cantidad de sociedades secretas.

En el año 1936 el archivero de la catedral,

Joaquín Morales,

aparece muerto de un disparo en la cabeza

y se dice que fue porque encontró

una lista con los miembros de diferentes sociedades secretas,

buscadores de la Cava,

que contenía entre otros a las autoridades religiosas

que pertenecían a esas mismas organizaciones secretas

y que de alguna forma habían estado realizando

cultos, ritos secretos,

en la catedral de Jaén desde tiempos pretéritos.

Detrás de esto, ¿qué puede haber?

Hay quien piensa que estaría la búsqueda de la Mesa de Salomón;

de este fantástico objeto de poder.

De hecho, cuando más cerca se ha estado

de dar con una pista que lleve a validar esta hipótesis,

fue en el s. XIX,

cuando en la pequeña población de Arjona,

que está a unos 40 km de la capital, de Jaén,

se forma un grupo secreto conocido como los Doce Apóstoles,

que es dirigido por un personaje bastante rocambolesco,

el barón de Velasco,

que se reúnen en una cripta que está justo debajo

de la iglesia de San Juan, de Arjona.

Andalucía fue plaza fuerte

durante la II Guerra Mundial de espías nazis;

de hecho, funcionaba, operaba,

una red en toda España llamada Sofindus,

que encubría a todos estos espías

y todas estas organizaciones también anexas,

y evidentemente Jaén, la capital del santo reino,

por las reliquias que en ella se tiene,

por ejemplo, el Santo Rostro de Jaén,

pues era pieza codiciada;

igualmente, por ejemplo, la Mesa de Salomón.

Todo ello hace que a lo largo del tiempo,

desaparecidas esas organizaciones nazis,

haya quedado esa reminiscencia de buscadores,

los buscadores de estos tesoros, sobre todo de la Mesa de Salomón,

y que en un momento dado la catedral de Jaén

sea uno de esos lugares donde estos grupos

invierten gran parte de su tiempo

también en actividades ilícitas y en actividades secretas.

Dicen las crónicas, aunque no sabemos

si estamos en el marco de la realidad o la leyenda,

que un oficial SS, Otto van Kessner,

en el campo de Mauthausen, escucha a un judío sefardí

hablar de algo que a él le interesa mucho,

que es la ubicación de la Mesa de Salomón en España,

en Toledo.

A partir de ese instante se orquesta la visita

ni más ni menos que del líder de la orden negra, de la SS,

Heinrich Himmler;

seguramente el segundo personaje más importante del Reich alemán.

Y viene a España

y no solo visita Toledo, sino que a la vuelta,

para en el Museo Arqueológico Nacional.

Hay imágenes bastante llamativas de ello.

Pues ahí, posteriormente,

el que era el jefe de los servicios secretos alemanes,

Wilhelm Canaris,

se reúne con los jefes

de los servicios de inteligencia militares españoles.

Él está muy interesado concretamente en la sala

donde hay objetos relacionados con Egipto.

De hecho, pide unos documentos,

que nos llevarían a la segunda mitad del s. XIX,

cuando una fragata de nombre Arapiles viene de Egipto

trayendo algo que a estos servicios secretos alemanes

les interesa mucho.

A partir de ese instante nace

lo que se conoce como Operación Trompetas de Jericó,

que no es ni más ni menos que la búsqueda del Arca de la Alianza

en Egipto, país de los faraones.

¿Qué tiene que ver con esta historia la Mesa?

Los nazis podían ser fanáticos y asesinos,

pero no eran tontos;

conocían perfectamente las tradiciones del pasado.

Por eso ellos sabían que para poder activar

el poder del Arca de la Alianza

era fundamental decodificar

el contenido que tenía la Mesa de Salomón.

Si la Mesa de Salomón estaba en Toledo,

había que encontrarla para poder decir el nombre del poder

que activaría el poder del Arca.

En la actualidad parece que seguirían existiendo

este tipo de sociedades,

¿pero cuál es el tipo de gente que pertenece a ellas?

Podemos estar hablando de personas que pertenecen

a una clase media alta,

dentro también de ellos podemos encontrar

determinados colectivos,

como por ejemplo aquellos que pertenecen a grupos médicos,

a grupos del Ejército;

es decir, que pertenecen a un estrato más alto

y con un nivel adquisitivo también bastante más poderoso,

y que organizan sus reuniones de una forma secreta.

No obstante, hay excepciones

y ya en estos últimos tiempos podemos encontrar también

que se dan grupos satánicos

a niveles más bajos de nuestra sociedad

y que incluso pueden llegar a ser los más osados

o utilizar a esos mismos grupos para ser ese trabajo

que son los ritos de sangre.

Parecía claro que la simbología del crimen apuntaba

a que se hubiera realizado algún tipo de ritual

con Francisco de la Higuera.

Pero el origen de las plumas y excrementos de paloma

seguía siendo desconocido.

Si el cuerpo no hubiera aparecido con excrementos o plumas de paloma,

el caso no hubiera tenido relevancia.

Por eso debemos aclarar este aspecto.

Este hombre fue hallado con una bolsa de plástico

encima,

que a su vez contenía dentro un montón de palomina.

Nosotros analizamos la bolsa

en busca de huellas dactilares y no encontramos ninguna.

-Había que determinar también la procedencia de esos excrementos.

Al principio dijimos: "A ver si los llevaba él".

Se registró su domicilio; tenía plantas,

las plantas tenían su abono,

pero no eran de excrementos de paloma.

-Se hicieron investigaciones y al final se llegó a contactar

con el dueño de un comercio

que estaba enfrente de donde sucedieron los hechos.

Este hombre nos comentó que habían limpiado los tejados

y el patio interior de ese comercio

habiendo sacado toda esta palomina, metiéndola dentro de un bolsa

y depositándola en la puerta del comercio.

Era la palomina que el cadáver tenía encima.

-Soy el propietario de este negocio de tejidos de toda la vida de Jaén.

Antiguamente estábamos al lado de la catedral.

Nos enteramos al día siguiente que este hombre había muerto,

en la plaza de Santa María; se lió un revuelo;

que si había aparecido con una bolsa de palomino encima...

Y al poco tiempo, a los dos días o así,

apareció la fotografía del señor este muerto en la plaza,

con la bolsa de palomino encima, tirada.

La persona que había tirado esa bolsa a la basura

era un empleado de la casa.

-Bueno, este es el comercio donde yo trabajaba

y que está situado muy cerca de la plaza de Santa María,

junto a la catedral,

donde se encontró el cadáver cubierto con excrementos

y plumas de palomo.

Ese día, como habitualmente hacía,

tenía que subir a limpiar los patios

porque como allí anidaban los palomos,

se acumulaban excrementos y plumas.

Entonces esa noche, como habitualmente lo hago,

deposité la bolsa de basura

junto a la puerta del establecimiento,

esperando que el servicio de recogida de basura se lo llevara.

A través de la prensa

nos enteramos del suceso;

de seguida deducimos que esa bolsa que se había encontrado

junto al cadáver de este señor

era la misma que horas antes

yo había depositado junto a la puerta del comercio.

También yo tenía cierto reparo

en el tema de que como yo había estado manipulando la bolsa,

aparecieran mis huellas

y sin comerlo ni beberlo yo me metiera en un lío

y me causaran molestias.

Entonces yo se lo comento a mi jefe

y le digo: "Mira, deberías de ir a comisaría

para que se aclare este misterio".

-Yo me fui a comisaría y fue a decir

que yo sabía de dónde venía el palomino,

que era de nuestra casa, que no tenía mayor misterio.

Y ya nos dijeron que andaban como locos buscando,

que habían hablado con sociedades de colombicultura

y con vecinos y con mucha gente a ver de dónde podía venir.

Esta noticia desbarataba la hipótesis del crimen ritual.

No es que el sujeto que echó

aquellas plumas las hubiera llevado expresamente,

sino que las sacó de la basura donde las encontró.

Cualquier ceremonia se prepara.

Los excrementos que es, digamos, lo que se puede relacionar a rito,

son circunstanciales.

Con lo cual si yo voy a organizar algo en un sitio emblemático,

yo creo que algo de preparación debería haber.

-Una vez que se sabe

de dónde proceden las plumas y el excremento,

digamos que pierde mucho fuelle la teoría de la conspiración

o del esoterismo, del misterio.

¿Qué fleco es el que queda por explicar de esa teoría?

El del otro testigo, el otro vecino,

que en el silencio de la noche escucha una especie de discusión

o de voces,

el testigo habla de voces,

y claramente identifica una de esas voces como:

"Ven a por mí, Satanás, que soy tu hermano".

Descartar la hipótesis del rito, no resuelve el problema,

ya que queda por resolver la principal hipótesis:

¿murió Francisco de forma accidental o por un asesinato?

Abre la hipótesis de un homicidio imprudente;

alguien quiso reírse de la víctima y se le fue la broma de las manos.

Queda una duda.

¿Quién le echa los excrementos de paloma por lo alto?

Porque él no pudo echárselos, él no pudo.

Está claro que las plumas fueron puestas sobre Francisco

una vez muerto porque si no, estarían esparcidas.

Esa persona que aparece en las cámaras

podría ser la persona que tiró las plumas.

¿Fue también la misma que acabó con su vida?

Es muy significativo que en el levantamiento del cadáver,

cuando este se vuelve,

todos los excrementos de paloma

que tenía sobre su cabeza y partes del tronco y demás

se caen; había muchas plumas.

La sangre es un líquido viscoso;

es decir, lo normal, si todo hubiera sido una continuidad

en los sucesos,

es que estas plumas, algunas, se hubieran quedado adheridas

a la gran cantidad de sangre que tenía esta persona;

pero no se quedaron.

¿Eso qué significa? Que la sangre ya se estaba secando.

Luego no hay una correlación directa entre las lesiones

y los excrementos.

Desde una perspectiva médico-legal,

se estableció que la muerte fue accidental;

de modo que datos como el hecho

de que se encontrara desnudo o cubierto de plumas

no dejan de ser anécdotas que no importan al ámbito jurídico.

Para la policía no hubo ninguna otra explicación

que no fuera la de una muerte accidental por una caída.

Los investigadores apuntan a que Francisco esa noche

había bebido muchísimo;

pudo sufrir a consecuencia del alcohol una caída accidental.

Se golpeó contra uno de los parterres de la plaza,

se dio un golpe en la cabeza,

y la persona o personas que lo acompañaran en aquel momento

bromearon con él pensando que solo estaba inconsciente,

que no estaba fallecido,

y le arrojaron encima una bolsa de excrementos.

Cuando ya esa persona o esas personas comprobaron

que Francisco no respiraba, había fallecido,

su reacción no fue quedarse allí ni avisar a las autoridades,

sino salir corriendo.

Fueron muchas piezas de un rompecabezas

que finalmente la policía ensambló

y encajó como una muerte accidental,

que tiene su lógica,

pero también podrían tener encaje otras hipótesis diferentes,

y no hablo del esoterismo; estoy hablando de una persona

o personas que lo acompañaban que le pegaron un empujón

en un pelea...

O cualquier cosa así.

-Una semana después de encontrar el cuerpo sin vida de Paco,

la policía no ha conseguido dar con el asesino.

Entre las hipótesis que se barajan está la del accidente,

pero su amigo tiene muy claro que Paco no se cayó,

sino que murió asesinado.

-Eso se alguien que se lo echó para humillarlo o para reírse.

El se puede quitar la camisa y el pantalón se le puede caer,

pero para quitarse los calzoncillos hace falta más.

Vivía en su mundo, pero era muy buena gente.

-Hubo sospechosos; la policía habló con varias personas

que solían frecuentar ese ambiente.

Hubo una que sí estuvo en el punto de mira de la policía

porque podría encajar.

Se le hizo incluso un registro en su casa.

Esta persona negó cualquier implicación con los hechos,

dijo que no había estado esa noche allí,

y no le fue posible a los investigadores

demostrar nada más.

-Esas imágenes se muestran a todos los comerciantes de la zona,

testigos, etc.

Más o menos se localiza a una persona

y se le toma declaración en este sentido.

Incluso autorizan un registro en su domicilio.

Y todo resulta negativo.

Niega haber estado a esa hora; sí había estado en la plaza,

pero a esa hora no,

y no hay ninguna prueba que lo relacione con el hecho.

-Con esta persona siempre hemos tenido intervenciones

ya sea por las conducciones bajo los efectos del alcohol,

por molestias...

Y era muy típico que él se bajara a la plaza esta,

se emborrachara,

y cuando subía de vuelta hacia ese barrio,

pues iba dejando lógicamente molestias siempre.

Tratamos de comunicarnos con el sospechoso,

pero no quiere hablar y se muestra agresivo.

Lo intentamos por segunda vez.

Los vecinos nos informan de que ha salido.

Nadie quiere hablar; le tienen miedo.

¿Pudo ser este el asesino de Francisco?

¿Quizá pudo tratarse de un homicidio involuntario?

No es una persona con la que se pueda hablar ni dialogar;

por lo tanto, no va a colaborar

y siempre se ha visto envuelto en problemas.

No podemos decir que porque una persona sea agresiva

o alcohólica sea ya culpable de un asesinato.

No es nada extraño que al convertirte

en sospechoso de un crimen,

el entorno social te estigmatice, te culpabilice,

incluso te condene en ausencia de una sentencia.

De ahí que tampoco resulte extraño

que aquel que en su día resultó sospechoso

no quiera hablar del tema

y eluda cualquier pregunta al respecto.

¿Qué sucedió realmente?

¿Fue un accidente o un asesinato?

En todo caso en este supuesto

siempre quedará la sombra de la duda.

¿Quién es el sujeto que aparece en las cámaras?

¿Qué hacía ahí?

Esto pasó hace más de diez años

y fíjate que todavía seguimos hablando de lo mismo;

es decir, es un caso que generó y que sigue generando

muchísima atracción y curiosidad.

Llevo muchos años en la Policía

y entiendo que este caso es fruto de la casualidad

y una concatenación de hechos que hicieron parecer lo que no era.

La investigación policial basó todo en una hipótesis;

la borrachera, que estaba de farra,

y luego fue casando los testimonios de los testigos,

sobre todo el del vecino, que es clave,

que escucha: "Ven a por mí, Satán, que soy tu hermano",

y lo atribuye la policía a la misma borrachera.

-Se han intentado dar explicaciones un tanto bizarras

que además dejan mal el trabajo de la Policía Nacional.

Lo que sucedió fue un desgraciado accidente.

Darle otro tipo de explicación, darle otro tipo de sentido,

a todos estos hechos

son simplemente ganas de, como decimos aquí en Jaén,

marear la perdiz.

-Pero el problema es que estaba desnudo y con la bolsa de basura.

Si está vestido y se cae y se muere,

es otra cosa; pero alguien se rió de él

porque lo pusieron desnudo y le echaron la basura.

Que fue de cachondeo y le empujó;

pero que él no se desnudó solo, seguro.

-El símbolo es muy importante,

porque evidentemente si la víctima hubiera tropezado

y se hubiera golpeado la cabeza

y hubiera muerto víctima del golpe,

pues no habría elementos añadidos.

Pero aquí nos encontramos la posición del cadáver,

que ha sido desplazado desde la sangre

a 1,5 m un poco más allá.

La presencia de sangre, las plumas, los excrementos,

la posición;

todo ello lo que nos trata de decir es algo;

una jerarquía quizá dentro de una orden,

un valor esotérico en el que mezcla

la posición del cuerpo con esos otros elementos

y la presencia de sangre,

y al fin y al cabo,

dentro de lo que es e implica esa connotación esotérica,

lo que nos deriva es a unas circunstancias,

ajenas evidentemente a quien trata de interpretar esa muerte,

pero que implícitamente esconde el valor real

de lo que fue el fallecimiento,

de lo que fue el asesinato de la víctima.

-La compatibilidad tanto de las lesiones,

causa de muerte,

tiempo que tardó en morir esta persona,

disposición del cuerpo y demás...

apuntan y refuerzan la vía de que esta persona

desafortunadamente se cayó,

se dio golpe,

agonizó y murió.

-Para la policía es facilísimo; no tiene familia,

no hay forcejeo ni pelea; caso cerrado.

Yo no soy policía ni hago autopsias, eh;

pero lo que dice la policía habrá que hacerle caso.

Yo entiendo que en este caso

todavía quedan muchas cosas pendientes de solución.

Quizá se cerró demasiado rápido, quizá;

pero entiendo que fuera así,

porque si nos ponemos a pensar

que en una población pequeña como Jaén,

de repente se extiende que hay un grupo,

una sociedad secreta,

que está realizando rituales

en pleno centro de la ciudad, de forma impune prácticamente

porque no se ha visto a nadie,

no se ha conseguido coger al autor o autores materiales,

si es que hablamos de varias personas;

si esto se extiende por una ciudad tan pequeña,

sociedad secreta, crímenes, asesinatos rituales;

imaginemos la conmoción tan tremenda que podía provocar.

Por tanto entiendo que lo más fácil era cerrarlo como se cerró.

El caso se cerró rápidamente

porque la Policía no encontró indicios de asesinato,

pero hay muchas personas que lo conocían bien

que todavía hoy piensan

que los hechos no se produjeron de esa manera.

Lo que está claro es que, tras más de diez años,

las incógnitas siguen sobrevolando

la muerte de Francisco de la Higuera.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Jaén

Víctimas del misterio - Jaén

21 mar 2018

Serie dedicada a sucesos reales de la historia de España. Historias basadas en las creencias, supersticiones y misterios.

ver más sobre "Víctimas del misterio - Jaén " ver menos sobre "Víctimas del misterio - Jaén "
Programas completos (15)

Los últimos 15 programas de Víctimas del misterio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios