www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5394183
No recomendado para menores de 16 años Víctimas del misterio - Angie, la asesina suplantadora - ver ahora
Transcripción completa

El 20 de febrero de 2008,

una empleada de limpieza halla el cadáver desnudo de una mujer

en un apartamento turístico de Barcelona.

El suceso se ha producido en extrañas circunstancias.

¿Quién es esta mujer?

¿Se trata de un juego sexual

o es algo más oscuro lo que ha provocado su muerte?

(Apparat, Soap & Skin "Goodbye")

Recuerdo perfectamente

una noche en que nos salió un teletipo

que explicaba que habían...

se había hallado el cuerpo de una joven muerta

en un apartamento de...

del barrio de Gracia, de la calle Camprodon.

El personal de limpieza

de unos apartamentos que se alquilaban en Barcelona,

al acceder a este...

a este inmueble, a este piso,

encontró el cuerpo sin vida de una chica,

con lo cual fuimos avisados

y, a partir de ahí, nos desplazamos los investigadores

y la comitiva judicial.

Lo primero que se busca al hacer la inspección ocular

es identificar a la víctima.

En este caso, no era posible.

Ninguna documentación aportaba datos.

Los Mossos d'Esquadra,

cuando se plantan delante de la escena,

evidentemente, aún sin saber si se trata de un crimen,

de un suicidio o de una muerte natural,

la primera pregunta es que quién está delante de ellos.

Porque no tiene documentación, pero, ojo,

hablamos de una incógnita que surge en torno al caso.

Era...

Debían de ser las 20:00 o las 21:00.

Y eso lo resolvimos con un pequeño breve.

"Aparece el cuerpo de una joven sin identificar".

Lo siguiente es averiguar si es una muerte violenta

o una muerte natural.

Nosotros, cuando accedemos al piso...

Eh...

Esto es un loft que se alquilaba por días

y lo que suscita en primera instancia

es el cuerpo de una mujer que está tumbado en el sofá,

en un sofá que había en la sala.

Eh...

El cuerpo está desnudo,

tiene una bolsa de plástico

en la cabeza,

encintada con cinta aislante

alrededor del cuello.

Más allá de lo evidente,

que es la bolsa

con la que esa persona ha sido asfixiada,

no hay otras señales

que pongan de relieve

que ha habido mucha o cualquier otro tipo de violencia.

Cuando se le quita la bolsa de la cabeza,

presenta lo evidente,

que son señales características

de una asfixia,

una asfixia por sofocación que se llama al faltar...

al faltar el aire.

No obstante, los investigadores echan de menos algo esencial

en el escenario.

En el apartamento, no está la ropa de la víctima.

Las preguntas normales que nos hacemos son:

"¿Dónde está esta ropa?".

"¿Quién se la ha llevado y quién ha estado aquí?".

Tampoco encontramos ningún bolso o cartera

que pudiese llevar

con los objetos personales pertinentes

que llevamos normalmente,

como puede ser la cartera, con la documentación, unas llaves,

el móvil...

Algo sí llama la atención a los investigadores.

Junto al cuerpo de la fallecida, aparece una peluca negra

de media melena

y unas botas altas.

Los responsables de los apartamentos

comunican a los investigadores

que ese apartamento ha sido alquilado por una mujer.

Y el nombre de esa mujer es Ana Páez Capitán.

Intentamos saber el alquiler del piso,

que a nombre de quién iba,

si iba a nombre de Ana Páez,

si alquiló y se pagó con tarjeta de crédito

o si la persona que fue a recoger las llaves unos días antes

alquiló del 18 al 21, creo recordar.

Ya tienen un nombre, pero no tienen una fotografía,

lo que les impide averiguar si la fallecida

es Ana Páez.

De forma paralela a las pesquisas policiales,

una familia de Hospitalet de Llobregat

denuncia la desaparición de una joven.

Esta mujer que presuntamente ha desaparecido

es Ana Páez Capitán.

Al día siguiente,

una amiga mía me cuenta

que tiene unos conocidos

que han presentado una denuncia

en la Policía o en los Mossos d'Esquadra

porque su hija no ha aparecido.

Nosotros tenemos conocimiento de la desaparición de Ana

por su pareja, por Carlos.

Mi padre, en cuanto tiene conocimiento de ello,

va a Mossos d'Esquadra, para presentar denuncia.

La desaparecida

asegura categóricamente

que Ana no tenía ningún motivo para desaparecer.

Por tanto, reivindica que la desaparición

no ha sido voluntaria.

Yo estuve hablando por teléfono con mi hermana,

cuando ella se dirigía del trabajo hacia Barcelona en tren,

y me dijo que había quedado para cenar con una amiga.

El día de la desaparición, Ana, como cualquier otro día,

va a trabajar.

Solo hay algo que cambia con respecto a otras jornadas.

Así lo atestigua, de hecho,

la pareja sentimental por aquel entonces de Ana, Carlos.

Él dice que llegará tarde

porque ha quedado para cenar con una excompañera de trabajo.

Ana no duerme en casa.

Carlos cree que habrá bebido y por no coger el coche...

Él en principio no le dio importancia,

pero al día siguiente, cuando ella no contestaba,

se preocupó, habló con amigos

y telefoneó a la jefa y amiga con la que había quedado para cenar.

No sabía nada

y, bueno, como era algo inhabitual en el comportamiento de Ana,

presentaron una denuncia.

Los Mossos, en su investigación,

lo que hacen es comprobar las denuncias,

los días inmediatamente anteriores,

de personas desaparecidas.

Se ponen en contacto con los denunciantes y familiares

para cotejar la foto de las personas

cuya desaparición han denunciado

y la foto de la fallecida.

Llaman por teléfono a mi padre para que fuese a identificar.

Había aparecido una persona y que...

y que fuese a identificar.

Y los familiares reconocieron a esta persona

como Ana Páez Capitán.

Y, bueno, hago una segunda columna

contando que se ha identificado el cadáver de la joven,

que pertenece a una...

bueno, que sus padres son de Hospitalet,

que ha sido identificada como Ana Páez

y que había una investigación abierta para esclarecerlo.

A partir de ese instante,

la investigación se centra en intentar averiguar

cuál ha sido la causa de la muerte de Ana Paz.

Cuando nos enteramos de la muerte, no...

Claro, es que no te explicas, ¿no?

No sabes qué ha podido pasar.

La primeras hipótesis que nos planteamos en la escena

pueden denotarse de lo que es evidente.

Un cadáver desnudo, en la posición

en que la encontramos,

con una bolsa y una cinta en la cabeza,

pues lo primero que puede venir a la mente

es, quizá, algún tipo de juego sexual que se haya ido de...

haya ido más allá.

La asfixia sexual es una práctica

a través de la cual,

mediante la sofocación de las vías respiratorias

o el taponamiento de las mismas,

se aumenta el placer

porque aumenta el ritmo cardíaco, aumenta el riego sanguíneo

y, por tanto, se irriga a los órganos sexuales

un mayor flujo de sangre.

Nos llegó un resultado del laboratorio analítico,

en el cual se determinaba

que en el cuerpo de Ana Páez se habían encontrado

restos de semen masculino

de dos hombres diferentes,

depositados uno en la cavidad vaginal y otro en la cavidad bucal.

Sobre lo del juego sexual,

que Ana llevase una doble vida o algo así,

no, no nos cuadraba.

Yo conocí a mi hermana y para nada.

Así mismo, averiguar si podía mantener

o tenía algún tipo de relación fuera de la pareja

y con otra persona,

cosa que no encontramos.

En absoluto.

Descartada la práctica sexual de riesgo como causa de la muerte,

los Mossos d'Esquadra barajan otras hipótesis.

Lo que a mí me dicen

es que puede haber sido un suicidio

y, bueno, que están investigando y que nos seguirán comunicando.

El suicidio no...

O sea, no se nos pasaba por la cabeza.

Encontramos a una mujer joven, activa, con trabajo estable,

con pareja sentimental estable, con planes de futuro,

sin ningún tipo de actividad

que pudiese denotar cualquier otra cosa extraña.

Ana era

pues una chica muy...

muy alegre, muy creativa,

una chica normal,

con su vida, su pareja y su trabajo.

Se dedicaba al diseño de moda.

Intentamos reconstruir, como muchas veces,

las últimas 24 o 48 horas o hasta donde nos sea necesario,

anteriores y en vida de la víctima.

Qué hizo,

cuál era su entorno,

el social, laboral,

familiar, sentimental,

trabajo...

Las distintas hipótesis no se sostienen,

las pistas se van agotando

y los investigadores no tienen aún ninguna certeza

sobre el móvil tras la muerte de Ana Páez.

En este caso, podemos decir

que en este instante es una duda constante

porque los investigadores no tienen

elementos suficientes para defender que es un suicidio,

pero tampoco tienen argumentos

para llegar a la conclusión de que están ante un homicidio.

La pareja sentimental de Ana

mantiene que la noche en que desapareció

Ana había quedado para cenar con una antigua compañera

llamada Ángeles Molina,

que era conocida como Angie.

Ana le dice a Carlos

que se va a cenar con Angie esa noche.

Claro, una de las primeras personas a las que se...

llama a declarar es a Angie.

En la declaración de Mari Ángeles,

ella nos relata la relación

que tenía con Ana, que era laboral.

Había sido una jefa suya en una empresa en la que trabajó.

Y, concretamente, ya centrándonos en los hechos,

dice que ella

recibió una llamada de Ana,

en la que le decía que le siguiese el juego

de algo en relación a una comida.

Y ella dice que le siguió el juego.

Empieza a insinuar

que su amiga

tiene como una doble vida.

Y, a partir de aquí,

dice no saber nada más.

Las versiones de las dos mujeres no coinciden.

Escuchando la versión de Ana, podría llegar a pensarse

que había concertado algún tipo de cita

a espaldas de su pareja

con la connivencia de su amiga Angie.

Cuando mis padres y Carlos

hablan con Angie,

ella daba evasivas

y que era una invención de mi hermana lo de haber quedado.

Los Mossos encuentran una pista clave

para esclarecer lo ocurrido.

Un movimiento bancario sospechoso en la cuenta de Ana Páez

el mismo día de su muerte.

En el momento en que Ana Páez se encuentra en su trabajo,

alguien, utilizando su documentación y sus tarjetas de crédito,

extrae dinero de su cuenta corriente.

Encontramos que sobre las nueve y pico de la mañana,

en una sucursal bancario de Mataró,

se hace una extracción de unos 600 euros en ventanilla

por parte de una persona que coincidía

con el nombre de Ana Páez.

Pedimos las grabaciones de las cámaras de seguridad

de esa entidad

para ver a qué hora entra, a qué hora sale...

Efectivamente, vemos entrar a una persona,

a una persona de cabello negro, de pelo negro

que nos identifican como la persona

que hizo la extracción en ventanilla

de esa cantidad de dinero.

Y, cuando consiguen las imágenes,

los Mossos ya ven

que es la peluca, son las botas,

pero que en la cara no parece...

no parece la mujer que...

que ha fallecido y que están investigando.

Con esos 'photo printers' intentamos seguir el rastro,

iniciamos la identificación con más personas,

pero nos topamos con un detalle muy significativo,

que es que la pareja sentimental dice:

"Esta pareja no es Ana, no es mi Ana".

Esta persona es su exjefa,

es la persona con la cual tenía que cenar esa noche.

Esa persona es Mari Ángeles Molina.

Esa foto

la ve Carlos, su pareja.

Carlos sí que había coincidido con Angie

en alguna ocasión.

Y Carlos, al verla, se da cuenta.

Dice: "La persona que está ahí no es Ana, es Angie".

Lo ve claramente.

Es Angie con una peluca.

Ese pelo negro,

que ya empezamos a pensar que pudiese coincidir

con la peluca que encontramos

en el lugar de la escena criminal,

nos pone sobre la pista

como objetivo sospechoso y por indicios

a Mari Ángeles Molina,

a la cual se le toma declaración.

En principio, como testigo.

Tampoco teníamos ninguna prueba de cargo.

Hasta el momento, son sospechas.

Nos llaman los Mossos d'Esquadra,

nos comunican cómo va toda la investigación

y nos dicen que Angie es la...

la principal sospechosa del asesinato de Ana.

A partir de ese momento,

los Mossos se centran en Mari Ángeles Molina, Angie,

como única sospechosa,

pero ¿quién es Angie en realidad?

Investigamos a esta persona, como hemos hecho con la víctima.

Reconstruimos un poco su vida.

Relaciones, entorno, trabajo, social, familiar,

amigos, enemigos...

Ella es la hija de un taxista y de una ama de casa.

Un matrimonio de...

un matrimonio de un pueblecito de Zaragoza.

La familia de Angie era superhumilde.

O sea, una familia normal.

Había mucho dinero

y todo era para ella.

Todos los caprichos.

Y siempre lo había conseguido.

Cuando no conseguía algo, se enfadaba, se iba de casa

y, bueno,

era una niña caprichosa.

Una familia modesta y queridísima en su pueblo,

al que ella cada vez visitaba menos.

Yo conocí a Angie a través de gente común

en una discoteca de Barcelona.

Ella tenía entre 16 y 17

y yo, los 18 años cumplidos.

Era una chica con mucha altivez,

con muchas...

ganas de ser, de aparentar

y de dejar siempre a la gente por debajo de ella.

Estuvo una temporada viviendo conmigo y con otras chicas.

En esa época, se dedicaba a la prostitución

de alto nivel.

Era joven, tenía buen cuerpo

y, más que nada, sabía embaucar.

Y, bueno, realmente conseguía lo que quería de los hombres.

A mediados de los años 80,

Angie se traslada a Gran Canaria,

donde consigue tener la vida que sueña.

Angie conoce en Canarias al empresario Juan Antonio Álvarez.

Aparentemente, se enamora de él.

Se traslada a la isla

y rompe todos los lazos con Barcelona.

En unas ocasiones, con un grupo de amigas

se traslada a Gran Canaria,

tiene una indisposición,

conoce a un empresario de...

un conocido

de la zona de la playa de Los Ingleses de Gran Canaria

y con esa indisposición a ella la ingresan en el hospital.

Él, que es mayor que ella,

decide un poco tutelarla

porque la encuentra un poco desvalida y la cuida.

Juan era un hombre atractivo, agradable,

y, bueno, en principio surgió ahí la chispa.

Realmente, ella ahí le coge interés de verdad.

Estaba ilusionada, que había conocido a un hombre

que tenía mucho dinero,

que se iba a ir de Barcelona porque así hacía una vida nueva

y, de hecho, se fue.

Nos conocemos desde los cuatro años.

(ACENTO ARGENTINO) Éramos vecinos e incluso fuimos a primaria juntos,

hasta los 17 o 18 años, que él se vino para España.

Era un pibe muy bueno, de mucho corazón.

Te daba lo que no tenía.

Arranca allí una relación que a los dos años

acaba en boda.

Y...

boda, tiene una hija...

Angie cuando ha estado embarazada estaba feliz.

Feliz porque además quería una niña.

Y tuvo la suerte de tener una niña.

Ella aprende a vivir con mucho dinero en Gran Canaria.

Su marido se convierte en un gran empresario de la noche.

Tiene varios restaurantes y locales

y allí aprende

a vivir en lujo.

"La ropa de Angie".

"Tiene muchos zapatos, igual que yo".

Ella iba de dueña de los locales que ni siquiera eran de Juan.

Ella me decía que estaba consiguiendo de Juan todo lo que quería.

Le llegaron a poner el apodo de 'duquesa'.

En el sentido de todo, de vestirse, de aparentar

y de todas esas cosas.

Su nivel de vida era la apariencia

porque ahí el que tenía nivel de vida era Juan.

Todo era de Juan.

Él se estaba rompiendo el lomo trabajando todos los días

a altas horas de la noche

y, después, cuando iba a la cuenta tenía gastos,

más gastos de los que se podían hacer.

Y todo era problema de ella.

Es una asidua

al casino,

a las tiendas de marca...

Por un lado, el empresario ve

cómo Mari Ángeles Molina no para de gastar a manos llenas.

Y, sin embargo,

por parte de Angie no percibe cantidad económica alguna.

Podemos decir que hay un momento

en el que esta relación se empieza a deteriorar

porque, literalmente, Angie

se está fundiendo la fortuna de su esposo.

Pero Angie no tiene suficiente con el dinero

que le proporciona su marido.

Durante su época en Gran Canaria,

hacía constantes viajes a Barcelona.

Y se habla, aunque nunca lo he confirmado,

de que ella aquí trabajaba como prostituta.

Los contactos, cuando se dedicaba a la prostitución,

le mantenían las casas las madames

y, claro, entonces venía, estaba aquí diez días

y se sacaba lo que ella necesitaba.

Mantenía una segunda relación

con hombres con un alto nivel adquisitivo.

Incluso una persona famosa de aquí

tuvo muchos problemas porque estaba casado, le chantajeó

y le sacó muchísimo dinero.

Se pasaba más tiempo en Barcelona que en...

que en la isla.

Angie sigue haciendo un doble vida

entre Canarias y Barcelona.

Cada vez viaja más a la Ciudad Condal.

Juan empieza a sospechar.

Primero, no entiende los viajes.

Eh...

Ella no le da explicaciones, a veces...

dice que está en un sitio con una persona y no está,

él lo comprueba

y empieza realmente a dudar.

Yo te puedo asegurar que...

la relación estaba rota.

Me comentó: "Ya me tiene podrido".

"Me voy a separar".

"Me voy a separar".

Contrató a un detective en Barcelona.

El detective consigue todas las pruebas que necesitaba

para saber a lo que venía a Barcelona

y que era infiel.

Entonces, le pide el divorcio.

Juan a Angie,

diciéndole que se quedaba con la niña,

que la dejaba arruinada

y que la iba a desprestigiar delante de todo el mundo.

Aunque en España la infidelidad no sea una causa de divorcio,

no es menos cierto que contar con un informe de un detective

que demuestre la vida disoluta de tu pareja,

puede favorecerte a la hora de establecer

el reparto de los bienes o la liquidación de gananciales.

Si Juan se hubiera separado

en ese momento, que le pide el divorcio,

Angie se queda sin nada.

Y es precisamente en este...

escenario de absoluta tensión

cuando se produce la muerte de Juan Antonio.

Teóricamente,

lo que determinan los médicos forenses

es que se ha quitado la vida él mismo

utilizando algo tan clásico dentro del suicidio

como es el envenenamiento.

La autopsia determina que Juan Antonio

ha muerto por la ingesta de un tóxico que está presente

en algunos productos de limpieza.

Esta sustancia química tiene un sabor fuerte y desagradable.

Si lo tomas,

detectas al instante que estás tomando algo raro.

Eso avalaba la versión o la tesis del suicidio.

Entonces, cuando a mí después

me llaman y me dicen que se suicidó...

Imposible.

Imposible.

A alguien que está deprimido

o que tiene la intención de suicidarse

no está como estaba él.

Desbordaba salud.

No me cabe en la cabeza que él pueda pensar en suicidarse.

Ya te lo digo. Tienes una niña de cuatro años.

¿Quién no quiere ver crecer a sus hijos?

Me llama diciéndome

que se ha venido a vivir a Barcelona con Carolina

y yo digo: "¿Y eso?".

Y dice: "Porque se ha muerto Juan".

Y yo digo: "¿Cómo que se ha muerto Juan?".

Y dice: "Sí, por los disgustos que yo le daba".

"Estábamos muy mal y un día cogió y se murió".

Y digo: "Caray, con lo joven que era, qué pena".

Y dice: "Bueno, no estaba muy bien".

"Me había pedido el divorcio y me voy a Barcelona".

Ella hereda

y hereda una importante cantidad de dinero.

Se ha calculado que más o menos puedo trasladarse a Barcelona

con unos 40 millones de pesetas de la época,

aproximadamente.

Además de unas pólizas que intentó cobrar

y que estuvo negociando durante años.

Angie intenta cobrar

el seguro de vida de Juan Antonio,

pero se encuentra con un problema que no estaba previsto

y es que al ser un suicidio no estaba contemplado en la póliza.

Mari Ángeles Molina

deja Gran Canaria

tras la repentina muerte de su marido,

que aparentemente se ha suicidado.

Angie, junto a su hija,

pone rumbo a Barcelona para empezar una nueva vida.

Ella empieza a trabajar como jefa de personal

y la verdad es que en el arranque

ella no se relaciona para nada con ninguna de las trabajadoras.

Esto lo cuenta muy bien Carlos, el que era pareja de Ana.

Al principio, Ana le contaba que esa nueva jefa de personal

era distante, altanera,

engreída y que mantenía muy bien las distancias.

Ana conoce

a Mari Ángeles Molina

por...

Bueno, coinciden en una empresa.

Ana...

es diseñadora de moda

y Mari Ángeles Molina está en Recursos Humanos.

Ana una vez me comentó

que tenía una compañera de trabajo que tenía un coche,

un coche de lujo.

Que era una persona a la que le gustaba mucho aparentar

y que tenía unos caprichos muy caros.

Aproximadamente, su sueldo era de unos 3000 euros al mes,

pero ella llegaba a trabajar en Porsche o en Hummer,

uno de los vehículos de alta gama que tenía.

Además, siempre impoluta, de marcas

y no precisamente falsificadas.

Marcaba mucho la diferencia.

La debilidad de Angie era el dinero,

el lujo, el creerse algo que no era

y, bueno, el llegar a ser alguien como de la clase alta.

No va a un barrio cualquiera.

Alquila una casa importante en La Bonanova,

matricula a su hija en un colegio de pago

y mantiene su nivel de vida alto.

La relación entre Ana y Angie

es una relación normal, de compañeras de trabajo

en la que quizás tienen más vínculo

una vez que ya no trabajan juntas

que cuando trabajaban juntas.

Cuando Ana fallece,

Angie y ella ya no eran compañeras de trabajo.

Ana trabaja en Mataró.

Angie había sido despedida

por un conflicto con la mujer de su jefe.

Y no tiene forma de vida conocida.

Es en ese momento cuando empieza a necesitar dinero

y ahí empieza a urdir

ese plan de hacerse pasar por Ana

para conseguir esos primeros préstamos

que, durante un tiempo, le van un poco salvando.

Y es cuando

los préstamos que ha ido consiguiendo a nombre de Ana

se le quedan pequeños...

Ella va dejando un rastro de deudas

y necesita más dinero

que esos préstamos de 15 000 en 15 000,

que se le han quedado pequeños,

y decide rematar

con eso,

cobrar la póliza de seguros

que ha contratado a su nombre.

Para eso tenía que matarla.

El 19 de febrero de 2008

Angie decide acabar con la vida de Ana Páez.

Ese día, Ana había quedado con Angie

porque, al parecer,

la segunda quería enseñarle

el piso nuevo que había comprado en el Paseo de Gracia.

Pero hay que decir que este piso ni estaba comprado

ni nada por el estilo.

Es decir, era un piso turístico que había sido alquilado

y lo más sorprendente, llamativo y escabroso

es que había sido alquilado a nombre de la propia víctima,

de Ana Páez.

Planifica lo que para ella tiene que ser

el crimen perfecto.

Hizo una puesta en escena

después de alquilar un apartamento,

después de tener semen de dos...

individuos dedicados a la prostitución

en un local en Barcelona.

Lo que le cuenta al encargado

es que ella no quiere practicar sexo,

sino que solo desea tener restos de semen

porque ha hecho una apuesta con una amiga.

Ella les dijo: "No me toquéis, solo quiero...".

Les mostró dos recipientes de farmacia

y les dijo: "Necesito que eyaculéis cada uno en un frasco

y que me lo entreguéis".

Tenía el semen, tenía el apartamento

y, entonces, llama a Ana,

que en ese momento es amiga, cómplice

y mantienen una cierta amistad.

Tiene un apartamento que ha alquilado espectacular

y se lo quiere enseñar.

Desde su teléfono móvil,

a eso de las 19:30 o 20:00,

llamó a la víctima

para confirmar que quedaban

a las 9:00 o a las 8:30

en el apartamento de la calle Camprodon.

Llega al apartamento.

Lo que los investigadores entienden que ocurrió allí

es que le dio alguna sustancia en la cena

que logró que ella perdiera el conocimiento.

Una hipótesis era una posible suministración de droga

que pudiera anular la voluntad de la víctima.

La desnudó completamente,

la tumbó sobre el sofá negro

que había en la estancia principal

y depositó semen de unos de los gigolós

en la boca de Ana

y semen del segundo gigoló...

en la vagina.

Angie coge una bolsa, una bolsa de plástico.

La coloca en la cabeza de la víctima

y la aprieta fuertemente alrededor del cuello

con un esparadrapo.

La deja tumbada sobre el sofá.

Finalmente, Ana Páez morirá asfixiada.

Muere por asfixia con una bolsa de plástico

liada en el cuello con varias vueltas de cinta aislante

que, lógicamente, no se intenta quitar.

Limpió completamente la escena...

y dejó solamente

debajo del sofá unas botas de caña,

esas que ella utilizaba cuando hacía de Ana Páez,

y la peluca negra que llevaba.

Limpió todo, hizo desaparecer...

todas las pertenencias de Ana, que nunca se encontraron;

la ropa, el bolso, la cartera...

Todo lo hizo desaparecer

y se fue de allí.

En marzo del 2008, semanas después de la muerte de Ana Páez,

Mari Ángeles Molina está en el punto de mira

de los investigadores de homicidios de los Mossos d'Esquadra.

Los dueños del apartamento donde apareció la fallecida

dan otro dato más inquietante si cabe.

Cuando les enseñan una fotografía de Mari Ángeles Molina,

la identifican como Ana Páez.

Y reconocen a esa persona

como la persona que les alquiló el apartamento,

pero, eso sí, utilizando el nombre de Ana Páez.

Que en el alquiler de este apartamento

se dan unos datos

como verídicos, los de Ana Páez,

pero se da una dirección de una calle de Barcelona

y un teléfono que son falsos.

A partir de aquí,

hacemos las gestiones en esta calle de Barcelona.

Vemos que allí Ana ni tenía contacto ni había vivido ni nada.

Pero sí que por contra

los encargados del inmueble de ese piso nos dicen

que van llegando correspondencia a esa dirección concreta,

a ese piso concreto.

Buscó un bloque del Eixample de Barcelona

en el que hubiera un portero.

Un hombre que durante dos años

fue recibiendo cartas a nombre de una tal Ana Páez,

que las fue guardando

y de ahí las encontraron los Mossos cuando llegaron.

Los Mossos descubren

una gran cantidad de créditos adquiridos

suplantando a Ana Páez.

Poco a poco, fue suplantando su identidad.

Primero en entidades bancarias,

pidiendo créditos de cierto volumen.

No eran créditos muy importantes,

eran créditos, digamos,

de los que puede dar el director de la sucursal.

Nos encontramos en esta correspondencia

con que hay una póliza de seguros

contratada

a nombre de Ana,

Ana Páez Capitán.

Como beneficiaria,

una señora llamada Susana, Susana Bascuñana.

También hay unas facturas de teléfono.

Comprobados estos números de teléfono,

nos llevan a otras compañías aseguradoras.

Estas compañías aseguradoras nos empiezan a relatar

que hay una persona que a nombre de Ana Páez Capitán

había contratado diversos préstamos

y diversos seguros de vida.

Ana no sabía nada.

A ella no le llegaba ninguna...

ninguna documentación.

No le llegaban cartas.

Todo llegaba a una dirección, la calle Valmes.

Ojalá le hubiera llegado un documento

diciendo que tenía un crédito en el banco

porque esto quizá hubiera despertado sus alarmas.

María Ángeles Molina

está utilizando la identidad de Ana Páez

para contratar...

una serie de préstamos personales de seguros de vida

con otra persona beneficiaria que, hasta el momento, desconocemos,

y que suponemos para cobrar.

Claro, no piensas que pueda tener alguna relación

con la muerte de Ana.

Quizás aquí la pregunta clave,

porque estamos viendo que hay una persona

que está suplantando la personalidad de la víctima,

es: ¿cómo puede hacer esto? ¿Cómo es posible?

La clave está en que hay que decir que Angie era la jefa de Ana Páez.

Era la responsable del departamento de Recursos Humanos.

Por tanto, tenía acceso a su número de cuenta,

a su DNI, a su dirección, a su teléfono...

En definitiva, a toda la información que le hacía falta

para llevar a cabo estos actos.

No tiene ningún problema

en conseguir la documentación de Ana Páez

como jefe de personal.

Ana de hecho cree que se le ha perdido

y lo que hace es renovarse de nuevo el DNI y el pasaporte.

Seguramente se lo robaría.

Y lo que hace es

eh...

entrenar para falsificar su firma

y, sencillamente, con la documentación de Ana,

que no necesita ni cambiar la foto...

Pues no debería ser así,

pero... hacerlo lo hizo.

Comprueban el DNI y poco más.

Y le otorgan los créditos.

Lo que hace es...

crear un personaje.

Se compra una peluca negra, con formas y corte de Cleopatra

y unas botas negras.

Entonces, con ese personaje que ella crea

empieza a pedir, a solicitar créditos.

Ella llegaba con sus coches de lujo de más,

aparentaba ser pudiente, abría cuentas de más

y a los pocos días llegaba y pedía un crédito.

Algunos de estos créditos ya conllevaban un seguro de vida.

Era una mujer

que se presentaba aparcando un Porsche o un Hummer en la puerta,

con una estética absolutamente impecable,

con unas formas impecables también

y era imposible decirle que no.

Y nadie le dijo que no.

Entre Ana y Angie, parecido físico no hay ninguno.

Tú cogías la foto del carné de Ana Páez

y veías la imagen de la transformación

que Angie había hecho con esa peluca

y no se parecían absolutamente en nada.

En nada.

Ni uno solo de los directores de banco

a los que visitó...

le dijo que no.

Le denegó un crédito.

Estamos hablando de antes de la crisis.

Por aquel entonces, una entidad bancaria,

evidentemente no se puede generalizar,

pero era mucho más fácil que te concedieran una hipoteca,

un crédito...

Prácticamente, no se pedía nada.

No se pedían avales, no se pedía, como hemos visto,

un posible DNI.

Simplemente, con saber falsificar una firma,

uno ya tenía acceso a este tipo de pólizas y de préstamos.

Luego, en una segunda fase

obtuvo o contrató o concertó,

suplantando también a la víctima,

eh...

seguros de vida.

Sacaba el seguro de vida a nombre,

como la beneficiaria con otra persona,

de la cual también se apoderó del DNI.

La beneficiaria de los seguros de vida

no es ni Ana Páez ni Mari Ángeles Molina.

Era una tercera persona llamada Susana Bascuñana.

¿Tenía esta mujer algo que ver con alguna de ellas?

Encontramos la beneficiaria de estas pólizas de seguros,

con la cual nos dice que evidentemente

no tenían ni idea de esto,

que ella no es beneficiaria de ninguna póliza de seguros

y que el único dato que nos puede corroborar

es que perdió un DNI en una empresa que hacía fotocopias.

Casualmente, en esta empresa también es reconocida como cliente asidua

Mari Ángeles Molina.

Mari Ángeles Molina ha suscrito créditos y seguros de vida

usando la identidad de Ana Páez,

pero colocando a una tercera persona, Susana Bascuñana,

como beneficiaria de los mismos

con la finalidad de eludir a los investigadores.

Con estos datos, deciden solicitar una orden

de entrada y registro en su domicilio.

Entramos en su domicilio

y aquí sí encontramos

toda la documentación necesaria,

diferentes fotocopias de DNI de Ana Páez,

diferentes fotocopias de libretas y extractos bancarios

de Ana Páez,

encontramos también una peluca

rubia.

La beneficiaria de la póliza de seguros...

era rubia.

En el registro que se hace en casa de Angie

se analizan sus equipos informáticos

y allí, en el ordenador de ella,

detectan que...

en un tiempo pasado

Angie ha estado mirando en Internet

cómo comprar cloroformo,

cómo se puede dormir a un animal o a una persona

administrándole

determinados fármacos.

Y esto es ilustrativo para lo que están buscando.

También busca clubs de alterne y prostitución masculina,

pero en los que la clienta acudiera al lugar.

Descartamos hasta encontrar

el servicio de dos personas, de dos hombres,

que se dedicaban a prestar servicio a mujeres

en páginas de contacto.

La colaboración fue máxima y a partir de aquí

nos relataron que Mari Ángeles había contactado con ellos

y que el único servicio que les requirió

fue obtener su semen mediante el depósito en un recipiente.

Recibió este semen, pagó el servicio...

y se marchó.

Quedaba acreditado cómo y por qué había llegado

este semen al cuerpo de Ana Páez.

Y, además, por quién había sido transportado.

El 12 de marzo de 2008,

tres semanas después del crimen,

los Mossos detienen a Mari Ángeles Molina

como presunta autora del asesinato de Ana Páez.

Tras su arresto,

Angie niega haber estado con ella la noche del 19 de febrero.

Angie tenía una gran coartada.

Era: "Bueno, como me desconvocó,

me fui a buscar las cenizas de mi madre,

en el tanatorio de Zaragoza".

Angie presenta la coartada

de que ese día está en Zaragoza

y que fue a recoger las cenizas de su madre.

Su madre había fallecido hacía más de un año.

Fue por autopista

y para la ida

pagó con tarjeta

y quedó registrada su tarjeta a la hora.

Y, a la vuelta, pagó manual

e intentó pasar desapercibida.

Dice el empleado del tanatorio que no fue más de diez minutos.

Llegar, recoger las cenizas y marcharse.

Luego, los Mossos con el tiempo comprobaron

que le dio tiempo perfectamente de ir y volver

y asesinar a Ana Páez.

Nosotros habíamos tomado declaración a la pareja actual,

pareja sentimental en ese momento de Mari Ángeles Molina.

Al poco tiempo, él mismo,

en un apartamento que ellos tenían y al que aún no habíamos entrado,

nos entregó voluntariamente

porque encontró detrás de la taza, en el lavabo,

detrás de la taza del váter,

encontró una bolsa con el DNI original

de Susana Bascuñana,

con lo cual era unos indicios más.

El 20 de febrero de 2012,

comienza el juicio contra Mari Ángeles Molina

en la Audiencia Provincial de Barcelona

tras permanecer casi cuatro años en prisión preventiva.

"¿Usted mató a Ana Páez?". -"No".

"¿Usted tenía algún motivo para matar a Ana Páez?".

"No".

"¿Quería dinero y por eso mató a Ana Páez?".

"No".

Fue una actitud... fría

y hierática.

Es decir, muy poco expresiva.

Soportó con mucha entereza

las seis sesiones, porque fueron seis días

de sesiones del juicio

y, bueno, no reveló ninguna...

ningún tipo de emoción, diría yo.

Quizá lo que más la caracterizó fue esta actitud.

La actitud de Angie durante el juicio en todo momento

fue fría, distante,

como si no fuese con ella y haciéndose...

y haciéndose ella la víctima.

En el informe,

en mi acusación, pues expliqué

que parecía que la persona acusada cumplía

con todos los requisitos

para definirla como una psicópata.

Alguien a la que has conquistado,

que es una tipa... diez,

que además te regala todo su cariño,

asesinarla solo por el dinero...

O sea, tienes que romper cualquier lazo.

No puedes sentir

porque si no es imposible hacer eso y no derrumbarse.

Muestra todos los rasgos de una personalidad psicopática.

Fría, manipuladora,

mentirosa,

con una alta capacidad de engaño,

de mimetizaje en su entorno...

Es una mujer que cosifica a los que tiene a su alrededor.

Los convierte en objetos.

Las personas son vehículos perfectos

para obtener los fines que persigue.

Se presentó a todas las sesiones del juicio

con la manicura francesa perfectamente hecha,

recuperó su reloj, sus pulseras, sus anillos,

iba maquillada con un maquillaje

ni muy fuerte ni muy...

perfecta, ni un pelo fuera de tal.

"¿Usted contrató préstamos a nombre de Ana Páez?".

"No".

"Entonces, explíqueme cómo hay personas,

los representantes de las identidades bancarias,

que la han identificado como la persona

que aportó la documentación de Ana Páez

y suscribió contratos de préstamo y seguros de vida

a nombre de la víctima".

"La han identificado como la que lo hizo".

"No lo sabe".

Lo que fue determinante

fueron las declaraciones de los testigos.

Todos la reconocieron.

Las personas que gestionaban el alquiler del apartamento

o de la calle Camprodon de Barcelona.

Las personas que estaban en las entidades bancarias.

Eh...

las personas de las compañías de seguros.

A día de hoy, ella sigue manteniendo que es inocente,

que todo fue una trampa

y en el juicio se permitió...

En algunas preguntas, algunas declaraciones

provocaron el llanto de los padres y los gritos de los padres

desde los bancos de invitados.

Encontré a una familia francamente apesadumbrada.

Apesadumbrada

y atónita, sobre todo.

En fin, muy sorprendida

porque lo que había ocurrido era extraordinario.

Que una persona que supuestamente

era la amiga de su hija

hiciera una puesta en escena tan tremenda...

Todo fue muy trágico, muy tremendo y muy terrible.

Difícil de asumir no para esa familia,

sino para cualquier familia.

El 19 de marzo del 2012,

casi un mes después del inicio del juicio,

se dicta sentencia contra Mari Ángeles Molina.

"La Audiencia de Barcelona ha condenado a 22 años de prisión

a Mari Ángeles Molina por matar a una compañera de trabajo

y suplantar su identidad".

"El móvil, según la sentencia,

era cobrar una veintena de seguros y préstamos

que había contratado haciéndose pasar por la víctima.

Tras la condena de Mari Ángeles Molina

por la muerte de Ana Páez,

un nuevo interrogante planea sobre su pasado.

La familia del difunto marido de Angie

decide investigar su fallecimiento,

ocurrido el 23 de noviembre de 1996.

Lo primero que nos llama la atención del caso,

cuando decidimos empezar a revisarlo,

es lo mismo

que le llamó la atención a la hermanas de Juan,

una vez se conoce la muerte de Ana Páez en Barcelona.

Digamos que se establecen dos circunstancias análogas.

Sabemos que cuando muere Ana hay una situación económica

muy delicada por parte de Angie

y, cuando muere Juan,

también hay una situación delicada

eh...

que está relacionada

con la compra compulsiva de objetos valiosos,

de objetos lujosos,

un sobregasto...

Juan no se suicidó.

Juan estaba loco por su hija y no tenía motivo para suicidarse.

Le iban bien los negocios,

era un hombre joven, un hombre atractivo, sano,

estaba loco por su hija, tenía una familia que le quería,

amigos hasta en Barcelona...

No tenía motivos.

Además, después de una partida de padel.

Se sabe que Juan se despierta como en cualquier otra mañana,

se cambia, coge la ropa deportiva

y se marcha a un club donde solía jugar al padel con sus compañeros.

Juegan una partida de padel completamente normal,

como cualquier otro día,

y, luego, simplemente regresa a su casa.

Eh...

A parir de ahí, hay un salto en el tiempo

hasta el día en que es encontrado por Angie,

con la toalla en la cintura,

tirado en el suelo junto a la cama

y con evidentes signos de haber sufrido una intoxicación.

En un principio, como se creía que era un suicidio,

no se tomaron fotografías.

No hay fotos de la cocina, de las supuestas pastillas que había

ni del Calgón.

Supuestamente, según Angie,

lo que tomó fue un producto de lavavajillas.

Es decir, negligencia no.

Falta de conciencia de que no todo es lo que parece.

Una persona que tiene pensado suicidarse

rara vez aparece en un escenario completamente desordenado.

El cadáver de Juan aparece

envuelto en una toalla, como si acaba de salir de la ducha,

tirado justo al lado de la cama de su dormitorio.

Se supone que intentó agarrar las sábanas

porque las sábanas estaban movidas de su sitio

y, además, con un vómito

bastante violento sobre estas sábanas que habían caído al suelo.

Entonces, nosotros lo que creemos realmente

es que Angie colocó la sustancia por la que muere...

por la que muere Juan

dentro de unas cápsulas que él tomaba.

Es decir, todos los testigos hablan de que él era una persona muy sana

y que tomaba vitaminas después de hacer deporte.

En el momento en que damos por sentado

que Juan ingiere una sustancia tóxica que no es 'insabora',

tenemos que preguntarnos

qué posibilidad hay o qué métodos hay

para que esto pueda ocurrir,

para que yo me tome un veneno y no note el sabor.

Se plantea la posibilidad

de que Angie colocara una cápsula envenenada

dentro de esa caja,

pero ¿cómo iba a saber cuando se la tomaría?

Por otro lado, y es curioso,

cuando se producen las muertes,

Angie se encuentra siempre

lejos del lugar donde estas se han desencadenado.

En el momento en que Juan fallece, Angie estaba en un viaje.

Era muy habitual que ella viajase, pero no que llamara a la casa.

Se iba un par de días y volvía.

En esa fecha,

la señora que limpiaba la casa

nos cuenta que Angie llamaba continuamente a la casa.

Angie realiza llamadas

durante toda la semana previa a la muerte de Juan

a la hora en la que sabe que está dormido

y le pregunta siempre a Felipa:

"¿Juan está bien? ¿Usted lo encuentra bien?".

Cada día retrasaba la vuelta a Canarias.

Llamaba a Juan por la tarde

y decía: "No, no, al final voy mañana".

Simplemente estaba llamando para asesorarse

del día que iba a tomar la pastilla y que podía fallecer.

La Policía llega a comprobar dos comprobantes

que demuestran que Mari Ángeles Molina,

antes de que se produzca la muerta, ya tenía pensado ir a Barcelona.

Por tanto, no es algo que ocurra posteriormente

a raíz del suicidio de su marido,

sino que ya tenía planificado regresar.

Ahora bien, ¿por qué?

Había matriculado a su hija en un colegio.

Tenía ya comprado

el billete para transportar uno de sus vehículos hasta allí.

El caso de Angie es el típico caso donde tenemos

decenas de indicios periféricos

que nos hacen estar absolutamente convencidos de lo que ha ocurrido.

Otra cosa es lo que en Derecho sea necesario

para llevar a alguien ante un jurado

y poder llegar a enjuiciarle.

Mari Ángeles Molina

permanece presa en el centro penitenciario Brians 1 de Barcelona.

Allí recibe las visitas periódicas de su hija,

que es su principal apoyo y la única familia que le queda.

Es de las que se considera una presa modélica

y cumple a rajatabla con las disciplinas de la cárcel.

Tiene un grupo de presas

que le bailan el agua y trabajan para ella.

Tenía una presa que le hacía los masajes,

otra la manicura...

Tenemos en mente que en cualquier momento

puede volver a quedar libre.

En cualquier momento le concederán algún grado penitenciario para...

para poder disfrutar de permisos.

Nadie del entorno de Angie se ha disculpado.

Por supuesto, ella tampoco.

¿Por qué Ana y no otra de las mujeres que trabajaban en la empresa?

Bueno, por buena gente, por confiada, por...

Seguramente, por eso.

Cuando conocemos a alguien,

relajamos nuestros niveles de alerta.

Creemos que podemos confiar en él.

Ese abuso de confianza

por parte de la agresora...

victimizó especialmente a Ana.

Yo de mi hermana, lógicamente, me quedo...

Yo la recuerdo cómo era.

Una persona mitad alegre...

eh...

y me quedo con ello.

No me quedo con...

con todo lo que ha empañado su muerte y demás.

Que no salga más de ahí, de donde está.

Es una psicópata total.

Si no le importa matar al padre de su hija,

si no le importa matar a su amiga por dinero,

¿qué le espera a la sociedad?

La nueva investigación sobre la muerte

de Juan Antonio Álvarez

se halla en fase de instrucción.

El juez debe determinar

si las pruebas recabadas por la acusación

son suficientes o no

para llevarla de nuevo a juicio.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Angie, la asesina suplantadora

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Víctimas del misterio - Angie, la asesina suplantadora

23 sep 2019

María Ángeles Molina, conocida como "Angie", asesinó en 2008 a Ana Páez, antigua compañera de trabajo. Angie simuló que la víctima había fallecido por un arriesgado juego sexual con el objetivo de cobrar una serie de seguros de vida que previamente había contratado suplantando la identidad de Ana

ver más sobre "Víctimas del misterio - Angie, la asesina suplantadora " ver menos sobre "Víctimas del misterio - Angie, la asesina suplantadora "
Programas completos (18)

Los últimos 18 programas de Víctimas del misterio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos