La película narra la titánica lucha de Vicente Ferrer por transformar el desértico paisaje de Anantapur en tierra fértil, y por convertir a la casta de los dálits en ciudadanos de pleno derecho en un país donde siempre fueron considerados intocables.

¿Se puede cambiar el destino de millones de personas condenadas a la pobreza, la ignorancia o la enfermedad?

Vicente Ferrer trata de dar respuesta a estas preguntas abordando la vida y la obra social de Vicente Ferrer, el hombre que devolvió la dignidad a la casta de los dálits, también llamados intocables, y transformó una tierra desahuciada en un paisaje fértil y productivo.

Aunque el viaje de este hombre recorre toda una vida, Vicente Ferrer se centra en los últimos treinta años de la vida de este catalán universal para narrar su batalla contra enemigos que, de entrada, parecen imbatibles. La historia comienza con su regreso a la India en 1969, después de un exilio obligado a España, donde Ferrer había sido expulsado tras provocar la ira de sectores dirigentes que habían visto en él una seria amenaza para sus intereses personales.

A sus cincuenta años, acompañado por un reducidísimo grupo de fieles colaboradores (entre los que se encuentra Anne Perry, su futura esposa y socia principal de su incierta empresa) el carismático personaje vuelve en silencio, casi de puntillas, a un país que sentía como suyo, y cuyas autoridades tardarán sin embargo casi treinta años en otorgarle la nacionalidad.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3367719
Para todos los públicos Vicente Ferrer - La película - ver ahora reproducir video 01h 44 min
Transcripción completa

"Vicente Ferrer cambió mi vida.

Cuando le conocí, trabajaba como periodista

en el Current de Bombay.

Me enviaron a Manmad a entrevistar a aquel jesuita español.

Me causó una profunda impresión.

Sus muchos enemigos: prestamistas, terratenientes

y políticos corruptos, estaban intentando expulsarle de la India.

Pero aunque conseguimos reunir a 300.000 personas,

su clamor no fue suficiente y Vicente fue expulsado.

Ahora, el padre Ferrer regresaba.

Y yo decidí que le seguiría hasta donde fuera".

(Campanadas)

Es el padre Ferrer, está camino de Bombay.

-Imposible, no hay orden de regreso.

-Por lo visto, tiene permiso de la primera ministra.

-Indira Ghandi.

"Desde su juventud, el padre Ferrer había querido venir a la India.

Estudió en el seminario de los jesuitas de Bombay

y su primer destino como sacerdote

fue la parroquia de Manmad.

En seguida se dio cuenta

de que su tarea más urgente no era evangelizar,

sino ayudar a los campesinos más pobres a salir de su miseria.

Los superiores en la orden le veían con recelo,

pero sus compañeros de promoción le siguieron con entusiasmo.

El más fiel de entre ellos era el padre Ángel Montalvo".

¡Vicente!

Qué alegría verte con sotana.

(RÍE) ¡Estás más gordo! Es por culpa de España.

Ya sabes que no es para mí, se pasan el día comiendo y hablando.

A Manmad no puedes regresar. Sabes que no te dejarán entrar.

Ya te lo diré. ¡Padre!

¡Anna!

Bienvenida. Qué bien te veo.

Padre Montalvo. Anna, no sabía que venía.

¿Y cómo no va a venir, Ángel? Te veo muy bien.

(Música étnica)

"Durante tres días cruzamos el desierto

en el viejo coche de Pereira,

otro colaborador de Vicente en Manmad.

Sus dotes casi sobrenaturales para encontrar agua

habían sido una gran ayuda.

Aunque a mis 23 años estaba acostumbrada a cuidar de mí misma,

me pregunté varias veces qué estaba haciendo allí

con aquellos tres hombres que me doblaban la edad

pero rebosaban energía y entusiasmo.

Pero en ningún momento sentí temor.

Sabía que estaba donde quería estar.

Y sobre todo, con quien quería estar".

(Puerta de coche)

Emma Bungalows, solo puede ser aquí.

Así debe ser el paraíso.

¿Qué esperabas? ¿La Costa Azul? Allí no nos necesitan.

Por fin va a tener sentido lo de predicar en el desierto.

Anantapur. 50, como nos dijeron.

Un secarral, Ángel. Y todo por hacer.

Me gusta. Aquí tiene que ser.

Padre, es un milagro si encontramos aquí agua.

¿No crees en los milagros?

No, yo no he dicho eso. Solo que... Pereira nos va a ayudar.

¿A que puedes encontrar agua en el desierto?

(RÍE) Es el mejor zahorí que conozco.

No te rías, eres el único zahorí que conoce.

(Chirrido de puerta)

"Cuando entré en aquella casa silenciosa,

vacía y llena de polvo,

tan diferente de mi pequeño y alegre piso de Bombay,

no imaginaba que estaba llegando al que sería mi hogar

durante los años más importantes de mi vida".

¿Sigues sin creer en los milagros?

¿Eso estaba ahí puesto? No, hombre, Ángel.

Vine yo anoche de puntillas desde Bombay para colocar el cartel.

(RÍE)

¿Notáis la energía? Yo noto que no hay muebles.

Encargaré que los traigan de Manmad. Y mientras, ¿dónde dormimos?

Hay una azotea. Es buena idea que durmáis allí.

Yo dormiré aquí. Incluso de noche aquí abajo tiene que hacer calor.

¡Estás loco! ¡Estamos en medio del desierto!

Seguro que hay escorpiones. Bueno, ¿y por dónde empezamos?

Por las camas. En la azotea no pienso dormir.

(SE QUEJA)

(ASOMBRADO) Basmati, ¿de verdad hay que dormir aquí?

O encima de la mesa, Ángel, que habrá menos escorpiones.

Los escorpiones pican. Peligrosos.

Menos guasas, que no estoy para bromas.

¿Un poco de sangre de vino? No me digas que hay rioja.

¿Es rioja o no? Lo tenía en el fondo de la maleta.

(SE RELAME) Esto huele a gloria divina.

Perdóname, señor. Quiero proponer un brindis.

Ahora está todo por hacer, pero cuando seamos muchos

y hayamos convertido este desierto en un jardín,

quiero que recordéis que empezamos siendo cuatro

y teníamos que dormir en la azotea por el calor.

Por el principio de las cosas.

(Graznidos)

(Ronquidos)

Ángel.

(GIME DORMIDO)

(Ronquidos)

(Puerta)

¡Padre! Buenos días.

Le presento a Ashish, viene de parte del gobernador civil de Anantapur.

Buenas tardes, mi nombre es Ashish

y seré su traductor cuando lo necesite.

¿De dónde sales tú con ese acento que pareces de Burgos?

Sí, de Burgos. Mi padre, mecánico de coche en Maracaibo.

Él me enseñó cuando era pequeño.

Bien, bienvenido. Habrá que darle las gracias al gobernador.

(RONCA FUERTE)

(BALBUCEA)

Ángel. (GIME SOBRESALTADO)

Ángel, venga, que tenemos que irnos y no paras de roncar.

(GIMOTEA)

"Les vi marchar.

A pie, sin rumbo aparente, sin un plan previsto.

Con el tiempo aprendería que aquella era la forma de actuar

del padre Ferrer: dejar que la providencia

le guiara hacia el sitio exacto donde su presencia era necesaria".

¿Has visto los campos, Ángel? (RÍE) Sí.

Solo cultivan lentejas y cacahuetes.

(HABLAN A LA VEZ)

(Música animada)

(HABLAN A LA VEZ)

-Padre, hay que tener cuidado. (GRITA)

¡Vicente! ¿Es que no escarmientas?

¿Pero qué hacéis? (EN TELUGU)

-Dicen que ha bebido su agua y ahora el agua está contaminada.

¿Por eso vienen a por este hombre? Son intocables.

¡Ya lo sé! (HABLAN A LA VEZ)

(EN TELUGU)

(Música de suspense)

(ININTELIGIBLE)

(EN TELUGU) -Dice que ha estado enfermo.

(EN TELUGU) -Tenía que buscar el agua

en el pozo más cercano. (EN TELUGU)

-Pensé que nadie iba a verme, pero me han visto.

(MURMURA) Padre, no lo toque.

¿A ese niño qué le pasa?

(EN VOZ BAJA) ¡Padre, son intocables!

Se ha hecho caca en los pantalones de miedo.

¿Cómo se llama? (EN TELUGU)

Shikar. Shikar, no te preocupes.

Dile que a su padre no le va a pasar nada.

(Intérprete de fondo)

(LEE) "Seguiré apoyando a los pobres en Anantapur".

¿Le mandamos nosotros a Anantapur?

Solo quiero ir a un sitio donde mi presencia sirva para algo.

Esa es precisamente la misión de los jesuitas en todo el mundo.

Quiero acabar con la sequía y el hambre

en una de las zonas más pobres.

¿Sabe usted que sin moderación

el bien se convierte en mal y la virtud en vicio?

No creo que esté pecando en absoluto.

Solo si la perseverancia es pecado. Una cosa es ayudar,

y otra querer salvar el mundo.

El mundo ya tuvo un salvador hace 2.000 años.

¿Qué quiere, Ferrer? El apoyo de la orden.

Para empezar en cero en el desierto?

Empezar de cero no me da miedo, usted lo sabe bien, padre Font.

Cuando uno está trabajando,

la providencia pone lo necesario para que se obre el milagro.

Es usted un arrogante, Ferrer.

-Llegamos tarde a la visita de la parroquia.

(SUSURRA) En Anantapur no hay periodistas.

-Bien, de acuerdo, tiene mi permiso.

Téngame informado de todo lo que allí suceda.

Además del permiso, necesito el apoyo de la orden, padre.

Igual que en Manmad.

¡En Manmad puso en peligro a todos los jesuitas de la India!

Deme una oportunidad y tiempo para desarrollar el proyecto.

¿No está usted pidiendo demasiado?

También necesito dinero.

Tenga cuidado, Ferrer. ¿Eh?

Usted no sabe y quizá no aprenda nunca a medir sus fuerzas.

No abuse de mi paciencia. ¿No me va a dar dinero?

Por supuesto que no, por la sencilla razón de que no lo tengo.

Lo que sí tengo es un excedente de trigo de una agencia

de cooperación americana. ¿Lo quiere? Lo quiero.

Pues ya lo tiene.

(Fuerte viento)

No es mucho. Font ha cumplido su promesa.

Hace falta más, Ángel. Si consiguiéramos una excavadora,

podría bastar para alimentarles hasta que pudieran producir

su propia cosecha. Olvídate de la excavadora, Ángel.

Haremos como en Manmad.

Alimentos por trabajo, otra vez.

La dignidad se recupera trabajando juntos.

Eso sí, maestro, me vas a tener que ayudar.

Has de encontrar agua a la primera.

(Música étnica)

¡Eh, eh!

(ASHISH) ¡Eh!

(Graznido)

¿Qué? Padre,

hay agua.

A 12 metros.

Agua a 12 metros, Ángel. (EN TELUGU)

(Música animada)

"Cuando llegué a la India,

los intocables ya no existían legalmente.

El nuevo estado había prohibido

que ningún ser humano fuera llamado así.

Además, compensaron a los nacidos en la casta más miserable

con un acre de tierra por familia.

Pero la realidad que descubrí en Anantapur era bien distinta.

Sus tierras estaban abandonadas.

Malvivían haciendo los trabajos más duros

en régimen casi de esclavitud.

Seguían siendo rechazados por todos.

Vicente Ferrer se proponía traerles agua,

y con ella, dignidad y esperanza".

No nos queda trigo ni para un mes. Tres semanas.

A este ritmo, tres semanas.

(Bullicio de fondo)

(HABLA EN INGLÉS) ¡Yo voy!

Vicente Ferrer. ¿Padre Ferrer?

(RÍE)

Pase, por favor.

¿Algún problema con el trigo? Supongo que le llegó el envío.

Sí, no hubo ningún problema pero... Perdón.

Mi hija, me tiene esclavizado.

Está casada con un inglés de la embajada, un hombre tonto.

Y para colmo, tendrá un hijo suyo.

Curtis, vengo a pedirle más trigo. ¿Más trigo?

¿Qué quiere? ¿Poner una fábrica de fideos en el sur de la India?

(RÍE) Es para que los "dalit" caven pozos en sus tierras.

(RÍE) Usted tiene gracia, Ferrer.

¿Lo dice en serio?

¡Oh! ¡Los "dálits"!

Es un mal momento para más trigo, Ferrer.

En 10 días quizás, espero un envío de los Estados Unidos.

Pero antes, imposible.

Ferrer, venga a verme en dos semanas.

¿Y el algodón ese que decía antes?

Vaya, va a cargar usted el vuelo.

Las semillas están fuera,

lléveselas si quiere mientras llega el trigo.

Lo que sea antes de que se pudra. Muchas gracias, Curtis.

Mis mejores deseos para su hija y su nieto, o su nieta.

Gracias, padre.

Pobrecita, mi hija no es muy inteligente, pero mi yerno...

¿Por qué lo ha elegido a él? Misterios de la vida.

(Música étnica)

(Bullicio)

Dios ha proveído. ¡Padre!

¡Pereira, vaya potra! ¿Eh?

¡Agua!

Anna, ¿por qué no me buscas una cuchara, un tenedor o algo?

¿Sí, padre? Es que no voy a poder comer.

(SUSURRA) ¡Ah!

Toma, Ángel. Sí, sí, aquí.

Llama a esa chica, llámala. (HABLA EN TELUGU)

(EN TELUGU) ¿Por qué no come con los demás?

(EN TELUGU)

(EN TELUGU) No hay comida en su casa para ella.

¿Por qué va todos los días con el niño fuera del pueblo?

(EN TELUGU)

(EN TELUGU)

Voy a Anantapur a pedir dinero. (EN TELUGU)

Anantapur es una ciudad pequeña, la gente no da dinero.

(EN TELUGU) Tiene que ir a gran ciudad

para pedir, dice su padre. ¿Con el bebé?

Padre, esta mujer está abandonada por su marido.

Para nosotros nos trae mala suerte.

Dile que mañana venga a mi casa a trabajar.

¿Eh? Y allí le daremos de comer.

Díselo. (EN TELUGU)

¿Me ha entendido? (EN TELUGU)

(Gritos de fondo)

(GRITAN EN TELUGU) ¿Qué pasa?

(AMBOS HABLAN EN TELUGU)

-Dice que el pozo está en su ciudad y el agua es suya.

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

¡Eh, eh!

(EN TELUGU)

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

(Graznidos)

(TARAREA UNA NANA)

(TARAREA UNA NANA) ¡Ángel! ¡Ángel!

(MASTICANDO) ¡Vicente, aprecia el aroma!

Parecemos nuevos en la India, caramba, Ángel.

Esto ya nos pasó en Maharastra, ¿no te acuerdas?

Y encontramos una solución.

Hombre, no. ¡Vicente, por favor!

¡Sabes que no me gusta! ¡Sabes que lo pasé muy mal!

No te preocupes, esta vez será diferente.

¿A qué se refiere, padre?

Un buen camino hacia el espíritu es la representación.

(RÍE A CARCAJADAS)

(RONCA Y RÍE A CARCADAS)

(VOZ GRAVE) Dime aldeano, ¿qué estás haciendo aquí?

(REPITE EN TELUGU)

¡He sido un necio! ¡Oh, divinidad!

¡He arruinado mi vida por unas rupias!

(REPITE EN TELUGU)

(ENFADADO) ¡Unas rupias dice! ¿Es cierto lo que estoy oyendo?

(EN TELUGU)

(IMPLORA) ¿Qué puedo hacer? ¡Oh, divinidad!

(EN TELUGU)

¡Líbrate de tu egoísmo!

¡Tienes agua, tienes tierras!

¡Compártelas con tus hermanos!

(EN TELUGU)

Pero el que comparte... ¡pierde!

(EN TELUGU)

(CON ÉNFASIS) ¡Eso es falso!

¡El que da a su vecino, recibe de su vecino!

(EN TELUGU)

¿Por qué...? (EN TELUGU)

¿Por qué...? (EN TELUGU)

¿Por qué he de perderlo todo, divinidad?

(SUSURRA) Yo qué sé. ¿Qué sigue?

(DISIMULADO) ¿Acaso porque será más rico

el que le da todo a los demás

y pobre como una rata...? ¡Sí!

¡Pobre como una rata el que lo quiere todo para sí!

¡Qué fácil es romper una varita de trigo!

¡"Tras"!

¡Pero probad a romper cien varas juntas!

(GRITA) (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(Aplausos y vítores)

¡Oh, divinidad!

Tu voz es como una luz en la oscuridad.

(VOZ VIBRANTE) Y veo que esa luz se expande

cuando comparto todo con los otros trabajando codo con codo.

Cuando le doy a los demás todo.

¡Todo! (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(Música relajante)

Tiene razón, es la magia.

Funciona.

(Música animada)

"Habían comprendido que compartir y colaborar era la única manera

de cambiar un estado de cosas que muchos veían como eterno.

Llevaban tantos siglos de marginación y miseria

que habían olvidado que tenían derechos".

(Motor funcionando)

(RÍE)

Font ha mandado un telegrama. Eso es que se acuerda de nosotros.

Bueno, en realidad

me ha asignado una parroquia junto a Bombay.

Hay una plaza libre y quiere que la ocupe.

Ah, ¿y tú quieres ir?

Bueno, lo cierto es que más de una vez le había pedido

que si podía serle útil en algo... ¿Quieres ir o no?

A ver, Vicente.

No todos somos como tú, que te pasas la jerarquía por...

Algunos no somos tan valientes. ¿Sabes por qué lo hace?

Porque tiene miedo de que volvamos a liarla como en Manmad.

A lo mejor considera que soy válido

para llevar yo solo una parroquia.

Eres tan válido que si te vas descabezas el proyecto.

No me lo estás poniendo nada fácil, Vicente.

Espera por lo menos a la cosecha.

Mañana a primera hora. Mañana.

(Música tranquila)

Voy a hacer el equipaje.

(TITUBEA) Y a tratar de dormir algo.

No me lo puedo creer. (RESOPLA)

Nos han dejado solos en medio del desierto.

"Yo sabía muy bien qué significaba el hecho de que Montalvo nos dejara.

Para el padre Ferrer suponía perder a su fiel camarada.

Para mí, que a partir de ahora

el padre y yo estaríamos solos.

Pero Vicente nunca miraba atrás.

Si lamentó la partida de Montalvo, apenas lo demostró.

Su reacción fue embarcarse en la redacción del proyecto

de los cien pozos. Su energía y su imaginación

parecieron multiplicarse.

Y yo estaba contagiada por su entusiasmo".

(Música étnica)

(Ruido metálico)

Una vez estaba en un pueblo de Turquía

porque el alcalde nos invitó a cenar.

Una cena importante, de gala.

Y el plato principal eran huevos podridos.

No es lo que crees. Los entierran en ceniza

y al cabo de los meses los sacan.

Son negros y huelen muy fuerte.

Me doy cuenta de que apenas conozco nada de tu vida.

Mi hermano, su mujer y yo llegamos aquí

después de cruzar Europa y Asia en coche.

(ASIENTE) Yo solo tenía 16 años.

¿Ibais a hoteles de 5 estrellas? A tiendas de campaña de 5 estrellas.

Las poníamos donde podíamos: en campos, playas...

Para descansar y reponer fuerzas. Hemos viajado mucho.

Ahora comprendo por qué estás tan cómoda en medio del desierto.

Te pasas todo el día tarareando, como si llevaras aquí toda la vida.

No tarareo porque esté tranquila, estoy tranquila porque tarareo.

(Viento soplando)

(Música de intriga)

¿Qué haces ahí? Tiene que dormir, padre.

(SUSPIRA) No puedo dormir.

Ya dormiré.

Creo que ya he terminado el proyecto de los cien pozos.

Mira, he empezado por traer el agua.

Digo que donde hay chozas habrá casas

y en un final poético he dicho que donde hay barro habrá ladrillos.

No sé qué pasará con el proyecto, pero ya no hay vuelta atrás.

La vida de los "dálit" va a cambiar mucho.

A este proyecto, Font no puede decir que no.

¿Por qué no lo revisas a ver si está bien colocado?

(RÍE)

(RÍE)

Bueno, yo mañana tengo que... Me voy a dormir.

Buenas noches. ¡Anna!

Otra cosa, ¿tú sabes tejer?

Quiero hacer un regalo al americano con ese algodón que tengo ahí.

Mañana, Vicente. Tengo que dormir. ¿Me has llamado Vicente?

A ver, dilo otra vez.

No se burle de mí, padre. No, no me burlo.

Me ha gustado mucho oír "Vicente".

Dilo otra vez.

Vicente. Mira cómo se te cambia la cara.

Te cambia la cara, pareces otra persona cuando dices mi nombre.

¿Lo dices por última vez?

(SUSURRA) Vicente. Gracias.

(Voces lejanas)

Muy bien. Muy bien, muy bien.

Muy interesante todo esto de las cosechas y todo lo demás,

pero hay algo que no entiendo, Ferrer.

¿Dónde está la orden y todo el trabajo evangelizador?

¿Cuánto tiempo hace que no celebra misa, padre?

No se ofenda, ¿pero no cree que está usted olvidando

la razón de nuestra presencia aquí?

La razón de mi presencia aquí no es dar misa, padre,

es paliar la miseria. Oh, le parece tarea secundaria

transmitir la palabra de Dios. No, yo no he querido decir eso.

Yo creo que si Dios ve un campo seco, quiere que lo riegue.

O un pueblo con hambre, que lo alimente.

Usted es jesuita. La orden lo trajo aquí.

Usted debe obediencia a la orden.

Aquí la orden solo aparece en el membrete.

Me parece que está perdiendo los papeles.

¿Ha visto lo que tiene en las manos? Ese proyecto necesita tiempo,

concentración e ideas claras. Si me paso el día dando misa,

no puedo dedicarme a mi proyecto. (SORPRENDIDO) ¿Su proyecto?

No es una obra para su lucimiento personal.

¿En Anantapur va a hacer lo mismo que hizo en Manmad?

¿Va a desaparecer un día así, sin avisar de repente,

y se lo dejará todo a unos campesinos que ni saben leer?

Eso no va a volver a suceder, porque no me voy a ir de Anantapur.

Está decidido, Ferrer.

En septiembre se incorpora usted al claustro de profesores

de Vijayawada. Dejará Anantapur y empezará a dar clases.

Primero me quita a Montalvo y ahora me manda fuera.

No es la solución. No le he quitado a Montalvo.

Por la razón de que Montalvo no le pertenece.

Con el debido respeto, padre Font,

¿se puede saber por qué le molesta tanto este proyecto?

¿Pero cómo de profesor?

¿No te ha dicho nada del proyecto? El proyecto no le importa.

Pero si Vijayawada está a 400 km de aquí.

No te preocupes, eso no va a pasar.

En septiembre el proyecto terminará y verá que ha merecido la pena.

He recibido una carta de mi hermano.

Me propone reunirme con él y con su mujer en Australia.

¿Tú también te vas?

Me ha mandado el billete.

(Música triste)

Bueno, pues si tu te vas...

En fin, si crees que es lo mejor.

Voy a echarme un rato. Ha sido un día duro.

"La carta de mi hermano me había llegado varios meses antes,

mientras estaba en Bombay.

Pero necesitaba una excusa para alejarme de allí.

Aunque siempre había visto al hombre detrás del sacerdote,

había preferido pensar que mi fascinación por Vicente

se debía a la admiración por lo que era capaz de hacer.

Y sabía que Vicente, aunque podía amar

como no había visto a nadie amar en el mundo,

no era capaz de concentrar su amor en una sola persona.

Su amor tenía los ojos puestos en un lugar

que estaba mucho más arriba que mi corazón".

No me lo puedo creer.

Me han vuelto a negar la nacionalidad india.

Es más difícil que hacerse ciudadano inglés.

Te voy a echar de menos. Claro.

Secretaria, fontanera, voluntaria...

A ver dónde encuentras una chica como yo.

"Bon viatge".

(Música étnica)

¡Padre!

(EN TELUGU)

"Todos días beber, fuerza".

(Niños jugando de fondo)

(ASHISH GIME)

(Música emotiva)

(AMBOS HABLAN EN TELUGU)

(RÍE)

(ASIENTE)

(RÍE) ¡Gracias!

(NIÑOS GRITAN JUGANDO)

¿Sí?

¡Vicente! Acabo de llegar.

¿Dónde está la caja de herramientas?

Necesito el martillo pequeño y no lo encuentro.

Está en el baúl bajo la escalera. ¡Ah, caramba!

Sí, en el baúl. Claro, qué despistado.

¿Qué tal ha ido el viaje? Bien, muy bien.

¿Y tú estás bien? Ya que lo preguntas, no.

Tengo un gran dolor de cabeza, pero bueno, se me pasará.

¿Cuándo piensas volver?

Bueno, ni siquiera he saludado a mis amigos.

Pronto.

Ya. (CHICA HABLA EN INGLÉS)

Vicente, te tengo que colgar. Cuelga, cuelga.

Adiós. Adiós.

(EN TELUGU)

(Música tranquila)

Si me separo de la orden es para entregarme a mi propia obra

en cuerpo y alma y sin cortapisas.

La jerarquía es necesaria en una orden

y uno está obligado a aceptar sus puntos de vista.

Esta humildad yo la he tenido, pero ahora,

cuando está en juego algo tan fabuloso como es el destino,

la vida y la salud de miles de personas, no puedo dudarlo.

(LEE) "Por ello, debo presentar la petición formal

para ser dispensado de mis votos y obligaciones religiosas

y ser reducido al estado laical.

Firmado, Vicente Ferrer".

"Sabía que enamorarme de un hombre unido por sus votos a la Iglesia

no era elegir un camino fácil.

Pero Vicente significaba tanto para mí

que no me importaba renunciar al hombre,

siempre y cuando pudiera seguir al visionario.

Así que decidí volver.

Compartir con él todo el tiempo posible

y ayudarle en lo que pudiera".

¿Cómo estás? Bien.

Parecías asustado. Solo me da miedo lo que no entiendo,

y esto lo tengo clarísimo.

Eres muy importante para el proyecto y para mí.

Por eso, creo que debemos unirnos.

(Música emotiva)

He dejado la orden, Anna.

¿Has dejado a los jesuitas?

Está todo en contra.

Nos separan más de 30 años y tenemos un proyecto incierto.

Cásate conmigo.

¿Tú quieres pasar conmigo el resto de tu vida?

¿Qué está pasando? Sabes que la orden desconfía de mí.

Solo me acusan de indisciplina,

y no me apoyan en absoluto. Eso no es verdad.

Solo que no entienden que faltes a tu voto de obediencia.

La orden te quiere. Me quiere quieto como a un chopo.

Ángel, así me quieren.

Tengo que pedir permisos para todo. Para viajar...

Si por ellos fuera tendría que pedir permiso no solo para la boda,

sino hasta para levantarme.

¿Qué boda, Vicente?

Me caso con Anna.

No va en serio, ¿no? Totalmente en serio.

Por eso dejas la orden, ¡para casarte!

Sé que algunos pensarán eso,

pero yo confiaba en que mis amigos entendieran mi postura.

Sobre todo el más importante, tú.

¿Pero es que no te haces cargo de...?

¿Sabes qué pasa en América alpina?

Se está gestando una auténtica revolución social.

Hay tarea de sobra para alguien como tú.

¿Cómo puedes decirme eso, Ángel?

Sabes lo importante que es la India para mí.

No es culpa tuya, Vicente. Te hemos dejado solo.

Muy solo.

Bueno.

Ya sabes que esta será tu casa para siempre.

No lo olvides nunca.

He hablado con Font.

Le he pedido que nos mande juntos a Brasil o El Salvador.

Solo tienes que mandarle una carta disculpándote.

No es por cabezonería,

si tuviera la más mínima duda me iría contigo ya.

Pero es que nunca he estado tan seguro de nada en toda mi vida.

"Alea iacta est".

Que seáis muy felices.

Enhorabuena.

¡Vicente! ¿Qué?

¿Adónde vas? A Hyderabad a una reunión.

¿Hoy? ¿Ahora? Sí, ¿por qué?

El juez está fuera. ¿Cómo que está el juez fuera?

El del registro, firmamos los papeles hace un mes.

¿No te acuerdas? ¿Qué registro?

¡El de la boda, Vicente! Ha venido para casarnos.

¿Casarnos? Sí, yo tampoco me acordaba.

Ni siquiera sé qué ponerme.

Pero yo tengo una reunión en Hyderabad con los de Misereor.

Necesitamos fondos, Anna. Entiendo.

Pero sin el trigo de Curtis estamos totalmente...

Pero es nuestra boda.

(CARRASPEA)

(EN TELUGU) -Pregunta quiénes son los testigos.

(DUDA) Puede ser Ashish.

Ah, sí. Y Samira.

¡Samira!

No te vayas, Samira. Quédate aquí.

Tradúcele. (EN TELUGU)

(RÍE) (EN TELUGU)

Sí, quiero. No, dice: "Estamos todos reunidos

para celebrar la unión de Vicente Ferrer y Anna Perry".

(CARRASPEA) (EN TELUGU)

-Vicente Ferrer, ¿aceptas como esposa a Anna Perry?

Sí, quiero. (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

-Anna Perry, ¿aceptas como esposo a Vicente Ferrer?

Sí, quiero. (EN TELUGU)

(EN TELUGU) -Los anillos.

¿Qué anillos?

¿Tenemos anillos?

No tenemos anillos. (EN TELUGU)

(CARRASPEA) (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

-Os declaro como marido y mujer.

(APLAUDE) ¿Y ya está?

¿Y el beso? Aquí no se dan besos, Anna.

Te lo doy luego. Padre, felicidades.

"Nevermind, nevermind". (EN TELUGU)

Anna, me voy a ir con Nagapa a llamar a los de Misereor.

Vuelvo en seguida.

(Música triste)

Anna, por favor.

Gracias.

Los de Misereor nos abandonan, Anna.

Y también los holandeses.

(CON SORNA) Bueno, esto parece el fin de un proyecto.

No, no es el fin. Es que todavía no ha empezado.

Hola, Samira. Hola, padre.

¿Te pasa algo?

¿Estás enfadada?

No, ¿por qué? ¿Me ves enfadada?

Te noto rara. ¿Estás enfadada o no?

Anna, ¿estás enfadada? No, pero no sé si estamos casados.

Estamos casados, nos acabamos de casar.

A toda prisa, sin anillos, sin beso...

Además, has firmado con las iniciales de la compañía.

Vicente, has firmado como jesuita. ¿Te parece normal?

¿He hecho eso?

(Música triste)

Vaya.

(SUSPIRA) Lo siento.

¿Quieres volver a casarte conmigo?

Pero esta vez en serio. Con anillos, con cura,

con invitados, con padrinos, con banda de música...

Anna Perry, ¿quieres o no quieres casarte conmigo?

(Música emotiva)

Sí, quiero.

Los franceses nos han retirado la ayuda

en el programa de nutrición infantil.

Son católicos, Anna.

Les he defraudado.

Bueno, sabíamos que algo así podía pasar, ¿no?

No vamos a preocuparnos ahora por un telegrama.

La verdad, yo tampoco creí nunca que llegáramos a esto.

Por fortuna, nos quedan algunos apoyos en Bombay,

mujeres católicas.

¿Y el trigo de "U.S. Help"?

No ha llegado y hace una semana que lo esperamos.

¡Curtis! Ferrer, ¿cómo está?

Ya le he dicho que no tengo trigo.

Ha habido una huelga de trenes que ha dejado paralizado

la producción entera del estado.

Su hija debe estar a punto de dar a luz, ¿no?

Sí, ahora mismo iba al hospital.

Me acaban de llamar. La cosa está en marcha.

"Thank you". Un regalo para usted y su nieto.

¿Qué es? Curtis,

espero que lleguemos muy lejos con el proyecto.

Pero pase lo que pase, recuerde que ahí van todo el trigo

las semillas de algodón que nos ha dado.

Y el trabajo y la ilusión de todo un pueblo.

Suerte con el parto. Vaya, hombre.

Muchas gracias.

(Música tranquila)

(Música animada)

(HABLA EN TELUGU)

(EN TELUGU)

No. (LEE) "Padre, el 'parte' fue bien.

Mi nieta Sara está con nosotros. Gracias por todo. Curtis".

No es "parte", es "parto".

¡Curtis ha tenido una nieta!

(RÍE) Curtis es...

¡Mira, con el jersey de Anna!

Qué guapos.

Sí.

(EN TELUGU) No.

(Silbato)

(EN TELUGU)

(FELIZ) "Thank you".

Pereira, nos ha mandado un tren entero.

Dos, padre. Dentro de una hora, otro tren.

Hay que firmar aquí. (SORPRENDIDO) 200 toneladas.

(RÍE) Curtis es un buen hombre.

Te vas a hartar a buscar pozos de agua.

(Música animada)

Durante los siguientes meses,

el proyecto de los cien pozos se fue haciendo realidad.

A pesar del recelo de muchos,

muchas aldeas y cientos de personas pasaron de no tener nada

a autoabastecerse de agua y comida.

La designación de un nuevo gobernador,

más joven y con ideas progresistas, hizo pensar a Vicente

que encontraría nuevos apoyos del estado

y un aliado para su proyecto.

(RÍE)

(Llaman a la puerta)

(EN TELUGU)

-"Well, Mr. Ferrer".

(Música tranquila)

"A pesar de la oposición del gobernador

y de aquellos que no veían con buenos ojos nuestro trabajo,

nosotros continuamos con nuestra tarea.

Vicente seguía repartiendo a manos llenas su amor y su energía,

y yo cada vez tenía que compartirlo con más gente".

Hemos parado algunas obras porque no hay ladrillos.

Sin embargo, la prioridad que tenemos es construir las casas.

No veo la manera. ¿Y si venden los excedentes de trigo

y con lo que ganen pagan los materiales?

En el contrato pone expresamente que no se puede vender trigo.

¿Qué hacemos entonces? ¿Seguimos el contrato

y dejamos que sigan viviendo en chozas?

¿O somos más listos que el contrato?

Les damos más trigo y el excedente que lo vendan ellos.

No nosotros. Y con dinero que saquen,

compran los propios materiales, y nosotros les construimos la casa.

(TODOS MURMURAN A LA VEZ)

Otro aspecto que me parece muy importante

es el de los saris verdes.

El programa va muy bien, la gente empieza a confiar en ellas

y la incidencia de las enfermedades es menor.

Lo único que necesitan es que tengamos un hospital.

Para eso hace falta tiempo, esfuerzo,

y que se obre otro milagro.

Vamos a tener que construir otra habitación.

¿Y para qué queremos construir otra habitación ahora?

¡La vamos a necesitar cuando nazca nuestro hijo!

Cuando nazca nuestro hijo ya me ocuparé, ahora no puedo

porque tengo que estar al día a día. ¡Que estoy embarazada!

Llevo 10 minutos intentándotelo decir.

¿Estás embarazada?

(EMOCIONADO) Qué buena noticia. ¿Por qué no me lo dices antes?

(Música animada)

Hay algún problema. Te han comprado malos materiales.

¡Nagapa! ¡Nagapa!

¿Qué? ¿Quién ha comprado el material?

(TELUGU)

(Bullicio de fondo)

(Música de intriga)

¡Samira! Padre, ellos buscan papeles.

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

(POLICÍA HABLA EN TELUGU)

(Golpes)

(Golpes)

¡Eh, necesita una orden judicial para hacer eso!

Déjales que se vayan.

¡Eh! ¡Vicente, deja que se vayan!

No "provocaciones". Pero es el trabajo de dos años.

¡Se lo llevan todo! ¡Ya lo sé!

Pero desde la cárcel no vas a poder hacer nada.

Te necesitamos aquí.

Además, tengo copias de los papeles, no te preocupes.

¿Estás bien?

Solo un poco mareada.

(AMBOS HABLAN EN TELUGU)

¿Por qué no está el niño en el colegio?

(AMBOS HABLAN EN TELUGU)

-Dice que tiene que trabajar en el campo y necesita ayuda.

¿Tú quieres que tu hijo viva como tú?

¿Como tu abuelo? ¿Como tu padre? (EN TELUGU)

(EN TELUGU) -Nunca está en casa.

(EN TELUGU) -Ni da dinero en casa.

(EN TELUGU) -Pero si le vas a secar ahora...

Pero hombre de Dios, te busco hombres para que te ayuden.

Pero Shikar tiene que ir al colegio. (HABLAN EN TELUGU)

(Música de intriga)

Mira qué listo, me detiene hoy porque hasta el lunes no hay juez.

Shikar, al colegio. (EN TELUGU)

¡Ashish! Avisa a Anna de que estoy bien

y que llame al juez. ¡Pero padre!

Por favor.

¡Corre!

(Motor arrancando)

"Las detenciones empezaron a ser frecuentes".

Cuidado, Anna.

"Al acoso policial se sumaron las amenazas de los terratenientes.

Cada vez más violentas".

Esto hay que pelearlo.

Hay que pelearlo.

Hay hierbas muy buenas y que funcionan muy bien

para un tipo de enfermedades.

(EN TELUGU)

Pero hay enfermedades que las hierbas no pueden curar.

Por eso necesitamos medicinas.

(EN TELUGU)

(EN TELUGU)

No tiene dinero para medicinas.

Sí, pero vamos a conseguirlas.

Dile que lo importante es conocerlas para poder utilizarlas.

(Pitidos)

¿Qué es esto, Samira? "Dacoits", bandidos.

(Gritos de fondo)

¡Eh!

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? (EN TELUGU)

No hacemos daño a nadie. (AMENAZADOR) ¡Eh!

(ASUSTADA) No. (HABLA EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(Música de tensión)

(EN TELUGU)

¿Qué haces, animal?

Fuera de aquí.

¡Fuera de aquí!

(EN TELUGU)

(GRITA) (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

¡Eh! Sé quién eres y quién es tu jefe.

(AMBOS HABLAN EN TELUGU)

Vicente, ¿dónde vas? Por favor, id a casa de Pereira.

Ve con cuidado, por favor.

"Aunque yo sabía que acompañar a Vicente en su tarea

iba a suponer mucho trabajo y también riesgos,

en aquella ocasión sentí temor.

No por mí, sino por la criatura que iba a nacer.

No sabía si tenía derecho a hacerle crecer

rodeado de tanta hostilidad".

(MUJER HABLA EN TELUGU)

(MUJER HABLA EN TELUGU)

-"Mr. Ferrer".

¡Ah, caramba!

"Mr. Ferrer".

(Llanto de bebé)

"Finalmente, mi hija mayor, Tara,

vino al mundo en una casa vigilada por la policía.

Vicente no pudo asistir al parto porque en aquel momento estaba,

una vez más, preso en la cárcel local".

Estoy bien.

Creo que no puedo salir de Anantapur. ¿Sabes algo?

He hablado con el despacho de gobernación.

Efectivamente, una orden de arresto domiciliario

mientras tramitan tu expulsión del país.

(Búhos)

(Motor en funcionamiento)

(Música triste)

Ya se van.

Vamos. ¿Estás seguro?

Habrá controles en la carretera. No te preocupes.

Iremos por caminos hasta coger la carretera final de Anantapur.

Vamos.

(Motor arrancando)

"Aunque me dolió abandonar Anantapur,

era necesario ir a dar la batalla al único lugar donde podíamos:

en los tribunales de Hyderabad, la capital de estado,

donde Vicente estaría fuera del área de acción del gobernador".

(Música india)

"Mientras Vicente luchaba en los tribunales por su derecho

a apoyar a los más oprimidos,

yo vigilaba la buena marcha de nuestro proyecto,

lo que me suponía largos y fatigosos viajes

y estar lejos de mi hija Tara". ¡Anna!

¿Qué tal el viaje?

¿Cómo van las cosas? ¿Qué tal las casas?

¿Y el taller de prótesis? Espera, Vicente, déjame llegar.

Un poquito de agua, por favor.

¿Has podido pagar al proveedor de elementos ortopédicos?

(SUSPIRA) No.

El gobernador nos ha embargado una de las dos cuentas.

(INDIGNADO) ¿Cómo? Por activismo religioso.

Voy a tener que ir a Delhi a ver a Indira Gandhi.

¿Crees que podrás hacer algo?

El gobernador es socio del gobierno. No sé, pero tengo que intentarlo.

Ya me ayudó a volver a la India. El no ya lo tengo por delante.

"Namasté".

"Namasté".

(Música triste)

"En aquel momento, Vicente sintió que todo se iba a repetir,

que iba a ser expulsado del país, como ocurrió en Manmad.

Yo no sé si sintió flaquear su confianza en la providencia,

pero seguro que nunca pensó en tirar la toalla,

porque, como él siempre me decía,

el momento más oscuro de la noche se produce justo antes del alba".

¡Anna!

¡Anna!

¡Anna!

(LAS TRES) ¡Sorpresa!

Bienvenido, Vicent, ¿cómo estás? Como una hormiga fumigada.

No has arreglado la radio del coche, ¿verdad?

No ¿por qué? Al gobernador lo han ascendido.

Se va a Delhi.

Indira Gandhi es muy inteligente y le ha ofrecido algo mejor.

Podemos volver a casa, a Anantapur.

(RESOPLA)

¡Pequeña!

(Música emotiva)

"Cuando finalmente llegamos de nuevo a Anantapur

y vi a la gente que venía recibirnos con el regalo de sus sonrisas,

supe definitivamente que estaba regresando a mi hogar".

(Claxon)

(Bullicio)

(NIÑOS) "Father! Father! Father!"

Tara, ven aquí, por favor.

¡Tara!

¡Tara!

"El tiempo nunca se detiene ni la vida deja de fluir.

Nuestra familia creció, tras Tara vinieron Moncho y Jamuna.

Nuestra otra familia también creció.

Creció mucho más de lo que yo nunca pude imaginar.

Ahora, miles de personas formaban parte de nuestro proyecto.

Todo era más grande y también más complejo.

Ya no bastaba nuestro entusiasmo ni el de los voluntarios locales.

Se incorporaron jóvenes de las universidades de Hyderabad,

Bangalore, Delhi..." Busca a mamá, yo voy enseguida.

"Jóvenes bien preparados, con nuevas ideas,

y también con nuevas ambiciones". Podemos buscar otros cultivos,

aparte de cacahuetes y algodón, para retener el agua

y prepararnos para las sequías. "En medio de todo esto

era difícil hacer una vida familiar normal.

Solo lo lográbamos gracias al empeño de la pequeña Tara.

Solo por ella Vicente dejaba una reunión para venir a comer".

Para ser libres debemos empezar a utilizar nuestro propio dinero.

Pediremos pequeños créditos... "Yo había empezado a trabajar

en un asunto que me interesaba especialmente:

mejorar las condiciones de vida de las mujeres".

(EN TELUGU)

(EN TELUGU)

(GRITA) (EN TELUGU)

(EN TELUGU)

Últimas tecnologías y equipamientos en construcción.

Está orientado para aprovechar la luz del mediodía.

Tiene cuatro pisos. Claro.

Y la fachada será un espejo. ¿Sabes?

Esta gente moriría antes de tifus que entraría en un edificio así.

Este hospital estaría muy bien para Bangalore o para Delhi,

pero no para Anantapur, y mucho menos para los "dálits".

No pasa nada. No pongáis esa cara, hombre.

No es personal, ningún proyecto sale en la primera versión.

(NIÑAS, EN TELUGU)

(LA RIÑE EN TELUGU) No, Samira, se lo he dado yo.

Esta niña es una bendición de Dios.

Le gusta desmontar y montar las cosas.

Esa precisión y esa concentración en cada tuerca y en cada detalle

le va a servir el día de mañana para ser mi cirujana.

(RÍE) Tu cirujana...

Que sí, los cirujanos hacen eso: abren, arreglan y cierran.

Quizá su hija o la hija de su hija, pero para ella es muy difícil.

(RÍE)

¿Sí, Ashish? Hay noticias.

He hecho la lista de 65 pueblos y el 60% de los niños...

No me leas todo el informe. ¿Hay plaza para Naja, sí o no?

Sí, "father", para Naja y dos niñas más.

Samira, hemos tenido suerte. Hay un instituto estupendo para la niña.

Pero está en Brahmapati y tiene que andar en autobús 25 km al día.

Yo no tengo dinero para viajes. Ni para libros.

Ni te hace falta. Le damos una beca. Luego, ya veremos.

¿Una beca? Sí. Ella es la que más se lo merece.

No hay nadie más comprometida con este proyecto que tú.

Vicent.

¿Qué hay, Anna? ¿Buenas noticias?

Sí, pero no tan buenas como esperábamos.

Solo tenemos 40 padrinos.

O sea, que tendremos que ir a España.

Es el momento, el proyecto va bien. "Namasté".

Ahora podrías pedir el dinero para la beca de Naja.

No voy a pedir dinero, voy a darles una alegría a esas personas.

Les diré que una mínima aportación...

(NIÑOS) ¡"Namasté!" "Namasté".

...desde España puede cambiar algo vital en esta parte del mundo.

Yo no creo en la limosna.

(Acople)

Decía que no creo en la limosna.

Creo en la dignidad del ser humano y en la igualdad.

(Acople)

Parece que este micrófono también cree en la igualdad.

(Risas)

No le gusta que os hable alto. Os lo voy a contar bajito.

Yo creo en la solidaridad.

Todos ustedes, hoy, con su presencia aquí,

me están dando una gran lección de solidaridad.

Por eso os agradezco tanto vuestra presencia aquí para...

(EMOCIONADO) ...para...

Perdón.

Me parece que hay entre el público una persona muy querida para mí

que no sabía que estaba aquí. ¡Ángel!

Qué bien te veo, estás más gordo.

(Murmullos)

Es el padre Ángel Montalvo.

Ángel y yo viajábamos juntos en aquel barco

por primera vez a la India hace muchos años.

Juntos descubrimos la mayor de las miserias.

Juntos también hallamos la forma de sacar de ella a muchas personas.

Siempre con mucho sentido del humor.

Ángel tiene una solidaridad con mucho humor.

A veces, al principio, cuando íbamos a pedir dinero...

(RÍE) ...Ángel siempre decía:

(LO IMITA) "¿Saben por qué hay tanto hambre en la India?

¡Porque yo me lo como todo!"

Ahora podría decirles que no quiero abusar de su paciencia,

pero les estaría mintiendo,

porque deseo abrazar a este querido amigo que hace tanto que no veo.

Solo me queda darles las gracias

en nombre de todos los niños de Anantapur.

Gracias.

Ángel, qué bien te veo.

Estabas en el colegio de Mallorca, o eso tenía entendido.

Me he escapado, un día es un día. Señor, nos espera la "calçotada".

Ángel, unos "calçots" bien asados, eso sí lo echo de menos.

No seas mentiroso, tú nunca has echado nada de menos.

Supongo que es una de las claves de tu éxito:

mirar siempre hacia delante. Eso no será un reproche, Ángel.

No, lo digo con admiración.

De parte de mis feligreses. Les he hablado muchísimo de ti

y de aquellos tiempos en la India. No puedo quedarme, Ángel.

Necesito que me financien el ala de maternidad del nuevo hospital.

Siempre hacia delante, ¿eh? Me ha gustado mucho verte.

Cuídate y que la suerte y Dios... te acompañen.

"Vicente regresó de España

con muchos padrinos para los niños de Anantapur,

nuevos apoyos institucionales

y dinero para realizar uno de sus sueños más queridos:

construir un hospital para los 'dálits',

porque, todavía en aquella época,

un médico podía dejar morir a un 'dálit' antes que tocarlo".

Más espacios, espacios grandes.

"Enseguida se puso manos a la obra

con un nuevo aparejador que había conocido en Bangalore".

Este es nuestro hospital.

Es solo un boceto, pero se parece mucho a lo que tengo en la cabeza.

¿Qué os parece?

¿Podemos hacerlo o no?

"Father", aquí, en el patio, se puede poner cocina

para que familiares cocinen para enfermos.

Esa es muy buena idea, mejora mucho el sistema.

Este hospital se dedicará a la medicina

y las familias cuidarán de sus parientes.

¿Cuánto tardaremos en construirlo, Pereira?

Entre 9 y 12 meses, "father". Pues ya nos falta tiempo.

A trabajar.

"Father"...

(EN INGLÉS)

Arush, el nuevo aparejador que he traído de Bangalore.

Se quedará hasta el final del proyecto.

(EN INGLÉS) Y lo es, Ranjid.

No sentimos que somos parte del proyecto.

No sabía que estabais tan descontentos.

-Si confiaras más en nosotros, sería muy diferente, "father".

Por eso he pensado en un cambio de rumbo.

Ya veo.

No hace falta que te vayas, todo puede seguir igual.

Cambia el nombre de la organización por uno de la India.

"Toda su vida, Vicente se enfrentó a acusaciones de arrogancia,

afán de protagonismo y poder.

Su entusiasmo y determinación se convertían en impaciencia".

Una retirada a tiempo es una victoria, "father".

Eres sabio y lo sabes.

"No era extraño que a veces surgieran roces,

pero nunca el descontento se había traducido en tanta tensión".

Me quieren fuera, como asesor.

Con buenas palabras, me invitan a marcharme del proyecto.

¿Quieres que te dé mi opinión?

Pues mira, que nadie lo sepa, pero es la única que me interesa.

Esos chicos no saben lo que hacen.

(Bullicio)

¿Qué es eso?

Lo sabía.

"Go back, Ferrer".

(ALTERADO) "Father"... Voy a hablar con ellos.

No quieren hablar.

Tienen coche para que familia salga de Anantapur.

(Golpes fuertes)

Vamos a ver quién tiene que marcharse de mi patio.

¡Moncho, esto no es un juego! Samira, vete a por él.

(Música triste)

Un día,

en España, en la guerra,

me obligaron a fusilar a un desertor.

Era un muchacho más joven y con más miedo que yo.

No pude, Anna.

Tiré al aire.

Creo que ese día entendí que dedicaría mi vida a los demás.

Habrá que darle las gracias a ese soldado.

Él me recuerda por qué estoy aquí y por qué hago lo que hago.

(Bullicio)

(TODOS) "Ferrer, go back!" "Ferrer, go back!"

(Silencio)

Sales con un palo y una antorcha y ya eres un hombre, Sikar.

Qué mala memoria. ¿Te acuerdas de aquel día

que tu padre casi muere por beber de un pozo prohibido?

Yo sí. También me acuerdo de que te cagaste de miedo.

"Father", un coche le está esperando

a tú y tu familia para llevaros Bombay.

¿Y por qué me tengo que ir yo? Porque la India necesita indios

que decidan su destino. Queremos un país moderno.

¿Moderno como ese hospital de cristal y hierro

que queréis hacer en medio del desierto?

¿A eso le llamáis modernidad? "Father"...

tu trabajo aquí ha sido generoso. Gracias por todo.

Pero se acabó. Todo lo que empieza debe terminar.

Mis hijos han nacido en Anantapur.

Yo voy a morir aquí, con mi gente, porque la India es mi país.

¿Puedes decir tú lo mismo?

¿Estás dispuesto a morir por Anantapur?

(Música triste)

"Al primer hospital siguió el segundo, el tercero, el cuarto...

Con los años, Vicente se volvía incansable

y yo me las veía y me las deseaba para buscar médicos y enfermeras.

Algunos eran "dálits" a los que habíamos facilitado

el acceso a una educación superior, como Naja, la hija de Samira.

(EN INGLÉS)

Yo estoy bien, pero esto es una porquería, no funciona.

Sí, ábrelo, arréglalo y lo cierras.

¿El qué?

Yo no tengo "pills".

La primera médico cirujana de Anantapur, Anna, mi ahijada.

"He dedicado mi vida y seguiré dedicándola

a continuar la obra de Vicente Ferrer.

Cada día me enfrento a la tarea de mantener vivo su espíritu

y su inspiración. Ese es el legado que me dejó:

la capacidad de vivir la vida como si cada día fuera el primero.

O el último.

Doy gracias por el privilegio de haber vivido con aquel hombre

que creía en lo imposible.

Él me demostró que es posible acabar con la pobreza extrema

y que la acción buena es la clave para transformar este mundo".

Vicente Ferrer - La película

17 nov 2015

Los últimos 15 programas de Vicente Ferrer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios