Viaje al centro de la tele La 1

Viaje al centro de la tele

Lunes a jueves a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4679158
Para todos los públicos Viaje al centro de la tele - Espérame en el cielo (1ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, amigos, nuestro capítulo viaja muy alto,

por encima de las nubes, al mismo cielo, más allá,

al firmamento. Allí, sin duda, estarán nuestras estrellas,

protagonistas del programa de hoy.

Son personajes inolvidables

que nos han dejado en estos últimos años.

¿Nos vamos a poner tristes, nostálgicos?

No, no, no, fieles al espíritu de nuestros viajes,

los vamos a recordar con alegría, que es lo que se merecen

quienes nos hicieron disfrutar de grandes momentos.

¡Al ataquerl!

Espectacular.

Espectacular, espectacular.

Sensacional.

(Música)

Hicieron grande la pequeña pantalla.

Muchos de ellos fueron pioneros, se inventaron cómo hacer la tele

en nuestro país.

¿No sabes que la televisión idiotiza, bloquea la creatividad,

incita al consumo y destroza la conversación familiar?

Como Joaquín Luqui, daba igual que te hablase de los Rolling Stones

que de la Pantoja, con su particular entonación,

te contagiaba el entusiasmo musical.

Hemos buceado en el amplísimo archivo de TVE,

y vas a flipar con lo que hemos encontrado

en lo musical y en lo social, incluso.

Y para entusiasmo, el de Fernando Argenta.

¿La música clásica aburre los críos? Toma "Conciertazo".

Había más marcha que en un after.

¡Viva la orquesta filarmónica de Madrid!

(NIÑOS) -¡Viva!

-Viva "El conciertazo". (NIÑOS) -¡Viva!

-¡Viva la música clásica! (NIÑOS) -¡Viva!

Aunque para after, "La edad de oro".

Si la famosa movida madrileña tuvo una cronista,

esa fue Paloma Chamorro.

Buenas noches, este programa que hoy empieza a emitirse en directo

desde el estudio 1 de Prado del Rey...

Dar las gracias a todos los que nos han apoyado,

a todos los que han colaborado con nosotros,

y muy especialmente, a quienes nos han atacado,

a quienes nos han boicoteado,

a quienes han hecho todo lo posible porque "La edad de oro"

dejara de existir.

(VOZ DISTORSIONADA) Adiós, han sido nuestro mejor estímulo.

Volveremos a encontrarnos con todos muy pronto.

(RÍE)

Y no siempre llevó ese peinado.

Resulta que me han dicho que es bastante inteligente,

me gustaría mucho más que me dijera, que me preguntara

qué hay de nuevo, señor, divino Dalí.

-¿Qué hay de nuevo, divino Dalí?

(Música)

(CANTAN) "Dicen que allá en Roma, al despertarse su santidad,

siempre una paloma en su ventana oye cantar...".

De una Paloma a otra. La frase coloquial dice eso de:

"Ser más papista que el papa", cuando debería decir

"Ser más papista que la Borrero".

Televisión Española. -Española.

-Sí. ¿Cuándo viene a España?

¿Podremos tenerle muchos días? -No se sabe.

Depende del superior.

-"¡Oh, Dio mío!".

¿Lo has traído aquí? -No, ha venido solo.

Qué dolor, qué dolor, dentro de un armario,

qué dolor, qué... ¿Sí?

Sí, "sono" Raffaella, Raffaella Carrá.

-¿Nunca has pensado de hacerte monja? -Ay, no.

-Yo estoy mucho más cerca de las marujas

que respecto a televisión, lo ven todo.

Yo también lo veo todo.

Es la televisión un elemento además erótico.

-¡Ay!

-Porque es como una amante que no produce ningún tipo de gastos,

que te acompaña durante las noches.

-¡Uf!

Le llamaban Sandokán hispano, compartido con Luis Mariñas,

claro que esto, a los más jóvenes, os sonará a chino.

Lo que seguro que a muchos sí os suena

es una frase que popularizó. "Pero no me respondáis ahora...".

Esto me lo contesta después de la publicidad.

-Nos acaban de tirar unas bombas, una bomba de gas.

Están reprimiendo, nos están reprimiendo con gases.

Me ha pegado un tiro, macho.

-¿Qué pasa, te han pegado un tiro?

Miguel de la Quadra Salcedo lo mismo se iba de reportero

a una guerra que cazaba una anaconda, actuaba en un circo

o batía el récord de lanzamiento de jabalina.

Un auténtico macho alfa.

Alfa, beta y gamma.

Comer una persona a otra. -¡Ah!

-No, comer no he visto, me han contado

que cuáles eran las partes mejores para comer, eso, sí.

Por ejemplo, de las partes, el bocata di cardinali del hombre

es esta parte de los pulgares, y me decían a mí

de los lóbulos de las orejas, ¿no?

-"Guarrerida" española después de las comidas.

-¿Y a qué sabe, no te han dicho? -Sí, es una carne un poco insípida,

entre ternera y cerdo, ¿no? Una cosa así.

-¿Salada o sosa? -Sosa, sosa.

No la carne del negro, no sé si será igual,

a mí me han contado, la carne del blanco, ¿no?

-Esto no me gusta nada.

-¡Ay, San Pedro, ya lo ha comido! -¡Da stop!

-Lo ha cogido, sí, lo ha cogido.

-Miguel. -¿Sí?

-¿Ya has terminado de alimentar a las focas?

-Sí, estamos subiendo ya hacia el helicóptero,

es que nos cierra el paso una muy grande.

¡Fuera, fuera, fuera! -Una muy grande.

Luego llegó Arguiñano, y más tarde, toda una troupe de chefs,

pero nadie como ella para poner alegría en una cocina.

(CANTAN) "Me cansé de decirle que yo sin ella,

de pena, muero".

(CANTA) -"Cada vez que yo te miro se te pone en la mirada

un brillito muy bonito, muy bonito para ti.

Cada vez que me sonríes, se te pone en las...

En los labios, lo que sea.

Antes que volverte a ver,

yo prefiero merecer

otro amor, otro querer,

y no tu falsedad.

Aunque no fuese en esta cadena,

Andrés Montes nos dejó frases inolvidables

como: "El fútbol con fatatas", o "La vida puede ser maravillosa".

Y yo creo que todavía nos recuerdan con el tiki taca,

dónde están las llaves, Salinas, la vida puede ser maravillosa,

fútbol con patatas, tantas y tantas frases, ¿no?

Lo de la nave del misterio no es cosa de ahora,

navegaba ya hace muchos años

y conducida por un señor que imponía, por lo que sabía,

pero también por una voz de ultratumba

y una mirada penetrante.

A estas alturas, el tema ovni ya es familiar para nosotros,

si no habitualmente, al menos sí es frecuente

que se hable de ellos en los medios de difusión.

-¿Qué le ha ocurrido a usted, que la mayoría o mucha gente

aún sigue considerando imposible o en el terreno de la fantasía?

-Pues no demasiadas cosas.

No ceno los viernes con los fantasmas ni nada de eso.

-Ni se va a usted de copas con los marcianos.

-No, todavía no, son muy serios y no...

-Por eso. -No, no toman alcohol.

(Música)

Les espero para contarles en profundidad

las cosas que pasan a espectadores como usted.

(Continúa la música)

¡Valerio Lazarov!

(Música)

Entra en ese momento el equipo de TVE que tenemos el gusto de presentarles.

A la cabeza, el guionista y director Valerio Lazarov.

-El Lázaro ese, el gachó ese,

que de pronto te hace así con el televisor...

Y te pega en todas las narices, y de repente, te lo quita,

y después otra vez, te lo pone en las narices,

te lo quita...

¿Y así todo el rato hasta que te deja más mareado que un barco?

-Ese es.

No hay uno solo de nuestros viajes

en que nos salga alguna imagen que lleve su particular firma.

Y cuando ves una, ya no la olvidas.

Ya sabéis, la televisión psicotrópica.

¡Uf!

-Este es el plano detalle, el plano cortísimo.

Este es el primer plano.

Este es el plano medio.

Este es el plano general.

Este es el gran plano general.

Y este es el zoom.

Algo que marea igual o más que la montaña rusa.

-¿Cómo brindaría Valerio Lazarov?

-Me llamo José María Íñigo.

Yo empecé en TVE en el año 1968,

con un programa que se llamaba "Último grito".

Hola, buenas noches, y bienvenidos a "Estudio abierto".

(Música)

Buenas noches, eh, Julio, aquí.

No sé qué va a decir su marido si nos está escuchando...

-¿Mi marido? Pues sí que nos va a escuchar ahora.

¿Qué hora es? -Las 11:50, aproximadamente.

-Pues ya está durmiendo, me está calentando la cama

para cuando yo vaya.

-Pero el pendiente, Íñigo, no los quiero perder, ¿eh? Por favor.

-La tele tenía mucha fuerza en esa época, realmente

decir que venías de TVE,

te permitía conseguir cosas inauditas.

-Que se funde el metal.

-Efectivamente, no hay calor.

(Música)

Tenemos todo para triunfar, una buena canción,

una excelente intérprete...

(CANTA EN INGLÉS)

No es en realidad una despedida, sino un hasta luego, un hasta pronto.

-Yo anoche, cuando dormía, soñé, bendita ilusión,

que un trabajo me salía fuera de televisión.

La tele era divertida porque había tipos como él.

Yo es que aún pienso que Ignacio no se ha podido ir.

Que tiene que ser alguno de sus juegos.

Y sin embargo...

Y sin embargo, insisto...

-Te quiero.

¿No es verdad, Pastora mía, que en este mundo traidor

no tienes nada mejor que mi grata compañía?

-Mira, no solamente no es verdad, sino además, qué pinta

tan impresentable tienes. -¡Pardiez, lo que me temía!

No acepta mi compañía.

-¿Araña? -No, gato.

-¡Uf!

Esto no me gusta nada.

Espectacular.

Van a poner el grito en el cielo, bueno, el grito, no, su voz,

su afinada voz, con ella, nos conquistaron.

Como Junior, que formó pareja musical con Juan Pardo,

y no solo musical con Rocío Dúrcal.

Recuerda, te quiero,

recuerda, te espero.

Y pídeme el alma,

mi cuerpo y mi razón.

En silencio, mi voz se llevó,

abrazando tu sonrisa,

y fue, como sabes,

que eras mía.

Llegaste a mi camino

como un paisaje nuevo...

Y seguimos con parejas.

Eduardo Rodrigo fue más conocido por ser el marido de Teresa Rabal.

De tu pelo, recuerdo tu sonrisa,

jugándome en las sienes,

el amor que nació

de los dos en silencio,

y gritamos después a los vientos.

Y los hay que van de un lugar a otro de la piel de toro

con la casa a cuestas, como Teresa Rabal y Eduardo Rodrigo.

Eduardo, ¿qué tal se le da colaborar en las tareas domésticas?

-A mí, fatal. -Es un desastre.

-Me imagino que aquí os repartiréis el trabajo

y el cuidado del niño y todo eso. -No.

Y qué decir de Sergio, a pesar de ser de Bilbao,

le tocó asumir toda su vida lo de ser Sergio, el de Estíbaliz.

Volverás,

ahora que el tren se detiene,

que ya ha nevado en tus sienes,

volverás, volverás,

toma tu vida y tu mochila...

¿Dónde y cuándo os conocisteis?

-Hace nada más que 16 años en Bilbao. -Estíbaliz, la primera vez

que me vio, fue en una especie de recital, en una actuación,

que hicimos en un sitio muy reducido, muy en plan familiar,

que yo cantaba con mi hermana, que cantábamos unas canciones

de Peter, Paul and Mary.

Hoy me quiero emborrachar,

necesito ser amado,

para olvidar un pasado

que no se puede olvidar.

Marinero de Cuba, Cuba, Cuba,

marinero de Cuba, Cuba, Cuba,

solo bebe aguardiente para olvidar.

Quisiera presentar, para que conozcáis y sean amigos vuestros,

como lo son míos, estos compañeros, estos grandes músicos,

donde se encuentra mi marido Tony Luz.

Tony Luz fue el primer marido de Karina,

y le compuso "El baúl de los recuerdos".

Cualquier tiempo pasado nos parece mejor,

volver la vista atrás es bueno a veces, ¡Uh!

Mirar hacia adelante es vivir sin temor.

Dejaré la llave en mi puerta.

Tony Rowland era un holandés afincado en Barcelona,

como Cruyff, del que hablaremos más tarde,

y que tuvo el mérito de triunfar con una canción

titulada "Help", y que no era la de los Beatles.

Help, ayúdame,

en tu amistad he puesto toda mi fe,

help, ayúdame,

y tiéndeme la mano de un hermano.

Help, ayúdame,

en tu amistad he puesto toda mi fe,

help, ayúdame,

y tiéndeme la mano de un hermano.

Yo sé de un lugar

a través del mar,

donde el día brilla más cuando amanece.

Toma mi mata de pelo, chiquillo,

tómala si es tu consuelo,

pero no me hagas cosquillas, tunante,

porque después me desvelo.

Espera un poco, un poquito más,

para llevarte mi felicidad,

espera un poco, un poquito más,

para llevarte mi felicidad,

espera un poco, un poquito más,

me moriría si te vas.

Te escribía versos, dime niña, quién era,

quién te mandaba flores por primavera,

quién cada 9 de noviembre,

como siempre, sin tarjeta, sin,

te mandaba un ramito de violetas, sí.

Quizá, a esas alturas, alguien aún no sepa por qué

le llamaban Manzanita. Ahí va.

Cuando yo tenía 12 o 13 años, trabajaba en el tablao

de Manolo Caracol,

y entonces, era muy tímido,

me ponía colorado por cualquier cosa que me pasaba,

y me empezaron a llamar manzanita, que parecía una manzanita,

y así me he quedado.

Y lirios de nieve,

por el silencio puro de tu frente,

ay...

Morente fue uno de los grandes renovadores del flamenco,

y para mayor renovación, nos dejó a su hija, Estrella.

(CANTAN FLAMENCO)

Pero de todas maneras,

tocar madera.

Tocar madera.

Tocar madera.

Tocar madera.

Pasión gitana y sangre española,

cuando estoy contigo a solas.

Pasión gitana y sangre española,

y el mundo en una caracola.

Manolo Tena componía tantas y tan buenas canciones

que tenía para dar y tomar al resto de artistas.

Bueno, he tenido la suerte de componer canciones

para Ana Belén, Luz Casal, Joaquín Sabina, Ramoncín,

Los Secretos...

La noche no es para mí,

no para mí.

La noche no es para mí,

no para mí.

Empalamiento, lapidamiento,

inmersión, crucifixión, desuello, descuartizamiento,

todas son dignas de admiración.

Pero dejadme, ay, que yo prefiera

la hoguera, la hoguera, la hoguera.

La hoguera tiene, qué se yo,

que solo lo tiene la hoguera.

Otro genial cachondo ilustrado que se nos fue.

Me cuesta entender ese empeño de la gente más divertida

en darnos estos disgustos.

Será que a mí me ha picado la tarántula dañina,

y estoy todita enfermá por su sangre calentina.

Qué decir de Marujita Díaz, cantaba bien,

pero lo que más molaba era la juerga que llevaba encima.

Y qué buen ojo tenía.

Que te pica, que te pica, te pica, te pica, te pica,

que te pica, que te pica, te pica, te pica, te pica y picó.

Con tres añillos empecé a hacer yo lo de los ojos,

y había unos dibujos animados de la Betty Boop.

La Betty Boop estaba sembrada, unos ojos negros, muchos ricitos,

y yo me enamoré de la Betty Boop.

Y me iba a mi casa, y empezaba a darle vueltas a los ojos

en el espejo, y un día, y otro, y otro,

y un día lo hice a las chiquillas, a mis amiguitas en el colegio,

y ya todas las tardes las madres venían: Marujita, Marujita,

haz lo de los ojos. Yo decía: "Sí, pero dame una perra".

Achúchame, achúchame, achúchame,

que por un hombre macho

yo pierdo la cabeza.

María de las Mercedes...

Otra de las folclóricas clásicas que se fue, Paquita Rico,

que cuando se juntaba con Marujita... Menuda pareja.

De la noche a la mañana.

María, ¿por qué no hacemos una pareja

como esta que se llevan tanto ahora, que si Azúcar Moreno...?

Por ejemplo, "Ellas cantan solas".

"Ellas cantan solas". -Eso está muy bien.

-Somos amigas, compañeras, pero cuando salimos al escenario...

-Salimos ahí y ya no nos queremos para nada.

Espectacular.

¿Por qué no quieres conmigo?

-Porque ahora me puedo permitir el lujo de elegir y tú me das asco.

Ni de criado te querría.

Interpretar buenos personajes convierte a actores y actrices

en inmortales, vale, no literalmente, porque si no,

no saldrían en este programa, pero en nuestra memoria

sí permanecen eternamente.

¿Este cuello? -¿Qué?

-¿Qué pasa con el cuello? -Este cuello está arrugado.

-¿Cómo que está arrugado? Mire, perdone que le diga,

ayer he planchado yo esta camisa y de arruga nada, ¿eh?

-Yo no digo que no haya planchado usted, pero este cuello

está arrugado, vaya si está arrugado.

Terele Pávez que esperar a sus 75 años

para que le reconocieran su trabajo con un Goya.

¿Sabes la cara que tienes que poner si no te lo dan? Te aprendes eso.

Yo ya sabes que dicen... Fulanita de tal.

Eso ya lo tienes...

Entonces, ya estás muy preparada.

Pero claro, oyes tu nombre, y entonces...

-No tienes preparada la cara. -Y entonces, una cosa muy...

Pero a mí lo que sí me sorprendió fue la forma, no el Goya.

Lo que ocurrió, vamos, fue una cosa tan sumamente hermosa,

eso fue lo que a mí me... No lo quiero ni tocar.

Porque hablar de ello... -Puesta en pie.

Federico Luppi, un pedazo de actor,

aunque eso de darle un premio llamado Concha

a un actor argentino...

Era difícil explicar que te dieran ese premio.

-Una interminable retahíla de bromas en Argentina referido a eso,

todas las mañanas el teléfono, me llamaban para despertarme

con un tipo de bromas similares. ¿Qué te pareció? ¿Estaba buena?

¿Tenía buen olor? ¿Estaba húmeda?

-En Argentina, de manera coloquial o callejera,

se refiere uno al órgano sexual femenino como concha.

-Un "fistro" vaginal de los puntos de mira.

-Entonces, cuando le dan la Concha de plata a la peli, complicado.

La Concha de oro.

-El aprender, el agarrar aquí es coger,

en Argentina implica el acto sexual.

También motivo de enorme cantidad de bromas, y de...

-Sí, allí no se puede coger el autobús.

(RÍE) -Claro, claro. Se puede, pero es un poco perverso.

-Hola, vieja. ¿Qué haces?

-Pues ya ves, aquí, al calor del flexo,

a ver si me pongo morena. -Pues sí,

parece un poco más morenita que el otro día.

-Negra es lo que estoy.

Sus apariciones no tenían nada de secundarias,

Chus Lampreave, con unos segundos, solo unos instantes,

era capaz de conquistar al público.

Un accidente, ya, chocó con un tío, qué mala suerte,

no llevaría ropa puesta, pobrecilla,

¡y zas! La habrán indemnizado.

-Chus, trabajas mucho ahora con Pedro Almodóvar.

-Sí, trabajo mucho con él y me encanta.

Lleva su nombre tatuado

en la caricia de su piel,

a fuego lento lo ha marcado,

y para siempre irá con él.

Para ser buen reportero y adquirir celebridad.

Hubo un tiempo en que muchos españoles

tenían el aspecto de Saza, con su bigotito, su cara seria,

pero no eran tan graciosos como él.

De ese modo sale bien una interviú.

Este jersey que está perpetrando, ¿es un regalo para su nieto?

-Sí, claro. ¿Qué creía? -Más que un regalo,

parece una venganza. ¿Qué es lo que le ha hecho a usted el chaval?

¿Acaso le tiró la dentadura postiza a la basura?

-Oiga... -A callar, Concha.

Cuando llegó el divorcio a España fue un escándalo,

porque muchos pensaron que sería el fin del sagrado matrimonio.

Con mucha vista, Ana Diosdado supo aprovechar aquel momento

para crear una serie que marcó época, "Anillos de oro".

¿Ustedes son laboralistas? -No, tenemos otra especialidad.

-¿Y cuál es su especialidad? -Divorcios.

-¿Cómo ha dicho? -Divorcios,

vamos a ocuparnos en tramitar divorcios.

-¡Fuera, fuera de esta casa, fuera!

-La verdad es que me siento como el cazador que mato a la mamá de Bambi,

todo el mundo me odia.

Está claro que eso no ocurría en la vida real,

Ángel de Andrés se hacía querer.

¡Paco, Paquito, fenómeno de la naturaleza!

¡Soy feliz! -¿Sí, qué, qué dices?

-Si fueras más guapo, te besaría.

Pero no, gracias por lo que has hecho por mí.

-Pero bueno.

Mujer, mujer.

Lo de ser un galán de la escena suena un poco demodé,

palabra que también suena anticuada, pero es que antes lo petaban,

y Osinaga era uno de los más grandes.

"Y ahora ya, con todos vosotros,

Pedro Osinaga".

-Hola, familia. ¿Qué, estáis cómodos?

¿Habéis apagado ya la luz de la cocina? Muy bien.

-¿Para qué sirve? -Mira, le das así, con el palo,

y te vas a correr a la calle con él. -Pues vaya rollo.

-No es rollo, si es muy entretenido, además vale para el hula hop.

-¿El qué? -El hula hop. Mira, te enseño.

Mariví Bilbao se fumaba cada papel con tanto desparpajo...

Me acuerdo de cuando era niña, tengo una memoria yo...

De elefante.

-¡Dios mío!

-Consultaré con mis colegas.

Pero si de mí depende, no tendrán ustedes esa jornada.

Además...

No harán ustedes nada, ¡nada!

Todo es cuestión de boquilla y nada más.

Anden, váyanse.

Uno de los grandes papeles de Fernando Guillén

fue en la serie "La saga de los Rius",

pero para saga, la que creó él, los Guillén Cuervo.

En el guion ponía: "Sale por derecha con Fernando Guillén".

-Sí, pero Fernando Guillén también eres tú.

-No, yo soy Cuervo, soy un Cuervo,

Fernando Guillén eres tú. -Pues ya estamos todos.

-Falta la madre que nos parió, que no ha podido venir. Madre...

A ver, dice la Wikipedia en todas las películas

por las que Álex Angulo fue nominado al Goya,

siempre actúo junto a Santiago Segura.

Claro, actuando a mi lado, cualquier actor parece mejor,

pero aún así, no se lo dieron. ¿Cómo puede ser?

Pues desde aquí, se lo damos.

No lo he hecho tan mal, ¿no?

-Me parece que usted y yo no nos conocemos de nada,

por favor, salga fuera, fuera.

-Perdona, perdona, soy Florencio,

bueno, tú me puedes llamar Floren.

-Yo soy Antonio Alcántara, el dueño, por favor, salga.

-Ya, ya, lo sé, es que soy tu ángel de la guarda.

-¿El qué?

-Ay, perdona, te chocará así, un poco, ¿no?

Claro, me ves un poco mayor, pero yo soy un gran profesional.

-Buenos días. No me lo diga, no me lo diga, que me voy a acordar.

Esto... Sagrario. -Sí, señor, aquí me tiene,

que me ha pedido mi cuñado que le vigile el quiosco estos días,

ya me entiende. -Ah...

-Señora, que yo soy de fiar, ¿eh? -Cállate la boca, hombre.

(BOSTEZA) Ay, buenos días.

Buenos días, niños.

Buenas tardes, buenas noches.

No queremos crear traumas infantiles a toda una generación,

pero hay que decirlo,

el alma que daba vida a la gallina Caponata, ha muerto.

Bueno, no estamos haciendo teoría teológica,

sino que nos referimos a la gran actriz

que se metía dentro de ese disfraz y le daba voz, Enma Cohen.

(Música)

Espérame en el cielo,

cariño...

¡Al ataque!

-¡Que te pego, leche, que te pego!

¡Que te pego, leche!

Segaría mi vida,

y así estar a tu lado.

¡Hasta luego, Lucas!

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Espérame en el cielo (1ª parte)

Viaje al centro de la tele - Espérame en el cielo (1ª parte)

30 jul 2018

Primera parte de un cariñoso y divertido recuerdo de los personajes que nos han dejado en estos últimos años. Paloma Chamorro, Paloma Gómez Borrero, Miguel de la Cuadra, Valerio Lazarov, Junior, Manolo Tena, Javier Krahe, Federico Lupi, Fernando Guillen y Mariví Bilbao, entre otros

ver más sobre "Viaje al centro de la tele - Espérame en el cielo (1ª parte) " ver menos sobre "Viaje al centro de la tele - Espérame en el cielo (1ª parte) "
Programas completos (138)

Los últimos 285 programas de Viaje al centro de la tele

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios