Viaje al centro de la tele La 1

Viaje al centro de la tele

Lunes a jueves a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4154238
Para todos los públicos Viaje al centro de la tele - Especial Un, dos, tres (2ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches, buenas noches.

Muy buenas noches tengan ustedes

el "Un, dos, tres" ya va a comenzar.

Alaska y El Fary, son amigos y residentes en Madrid.

Cielo Santo, qué estropicio, ladrillo no es un oficio.

Aquello estaba de siberianos... abarrotao....

22, 22, 22, 22...

Habrá sorpresas y habrá regalos.

¿Por qué será?

Y eso no se hace.

Y eso duele...

Por ejemplo, el albañil.

"Un, dos, tres, responda otra vez".

Ya que pronto se levantará el telón.

Piticlín, piticlín.

Bombi, chapulín.

Perdonad un momento, tengo una llamada.

Piticlín, piticlín.

Piticlín, piticlín. A ver.

¿Aló?

¿Está Agustín? No, estoy a "disgustín".

Edmundo Arrocet al aparato, un teléfono y un bigote.

Es todo lo que necesitaba para meterse al público

en el bolsillo.

¡Huichipirichi!

Bueno, al público y a Mayra también.

De la vida y de lo bueno, nada te lo tomes a pecho,

pero al Bigote, hay que darle el beso.

(TODOS) ¡El beso, el beso!

-¡Venga!

Ay, como se entere la Campos.

¡Ah!

En este programa los besos estaban más cotizados

que el SEAT Málaga.

Una mejillita.

¡Ah!

Chao.

Ahí está, la secretaria con más horas de plató.

Soy Kimberley Fiona Manning, Kim para los amigos.

Kim Manning, mito erótico de los 80.

Todas tenemos lo mismo, Kim.

Antes de la moda Kardashian, Kim quitó el sueño a más de uno

con sus espectaculares piernas. Y sin prótesis.

A mi jefe no lo trago.

Nunca le gusta lo que hago.

Es una persecución.

Ya no aguanto...

más.

Gracias por todo, jefe.

Voy a contarles,

voy a explicarles

lo que aquí en Roma hace siglos pasó.

Es increíble,

indescriptible,

pero lo cierto es que aquí sucedió.

Patricia, ¿no? -Sí.

-Mira, Patricia,

quiero darte mucha suerte y dos ideas que me han venido bien.

Una de ellas es que en el camerino te subas un poco más la falda.

Y otra, que mastiques chicle cada vez que hables.

-Vale.

Gracias.

Hombres y playboys,

ya sabéis dónde estoy.

En "Un, dos, tres".

Como vemos, Isabel Serrano,

además de trabajar en "Un, dos, tres",

también buscaba novio.

La de cartas que se recibieron en TVE.

Isabel, ¿cómo estás?

-Un poquito nerviosa, pero muy contenta.

Aquí tienes esto y comenzamos a trabajar.

Y es una lata el trabajar.

Tiempo ahora para un clásico en "Viaje al centro de la tele".

Luis Aguilé.

Hay que ver cómo te portas

con amor y sin amor.

Lo que digo no te importa

con amor y sin amor.

Es una lata el trabajar.

Todos los días te tienes que levantar.

Camina, camina,

no mires atrás.

No vuelvas la cara

y no lo pienses más.

Luis Aguilé fue uno de los inventores

de la canción del verano.

Pero para inventor, Pepe Viyuela, el Míster Bean español.

"En la extracción de pelotillas nasales..."

Ahí "Existe gran diferencia

entre la utilización del dedo..." Esto.

"Y el empleo de un garfio". Así.

"El cual permite una mayor profundización,

sobre todo, en napias de gran calado".

¡Ay, madre!

A falta de pruebas de ADN, a Mayra le salió una hermana gemela.

Buenas noches, hermanita. -Buenas noches. Usted otra vez.

-Moyra, ataca de nuevo.

Las Vegas, New York.

Las Vegas, New York.

París y Bilbao.

París y Bilbao.

Pero te he preferido a ti,

Callao, Callao.

Raúl Sénder era como una navaja multiusos,

servía para todo.

Un besito. Mua.

Otro besito.

Y un relinchito. (RELINCHA)

(RÍEN)

¿Qué dices? (RELINCHA)

Se levanta el telón y se ve a una tuna

cantando debajo de un balcón. (TARAREA)

Se asoma al balcón una joven, una chica guapísima,

y les tira judías.

¿Cómo se llama la película?

"Cantando bajo la alubia".

La lluvia es un horror.

Te moja sin piedad.

No hay quien tenga el humor

de mojarse y cantar.

Y para que no llueva, nada como cantar como Ana.

Todo un derroche de voz.

Besos, ternura.

Qué derroche de amor,

cuánta locura.

Besos, ternura.

Qué derroche de amor,

cuánta locura.

Uh.

Nunca algo que sabíamos que iba a pasar

hacía reír a tanta gente.

La "refinitiva".

Ilín mi nombre,

Pardo mi apellido.

(Risas)

Hay que darse cuenta de los detalles.

Y te leo mi nombre,

Pardo Gutiérrez Gómez mi apellido.

Lo digo para despistar.

Cada cual a lo suyo.

Juan de la Cosa con las adivinanzas

y su hermano Pepe Itárburi con los chistes.

Creo que nunca llegó a contar uno entero.

Aquí vengo a comerme el mundo.

El primero.

Un tío que empieza a planchar.

Y está planchando...

y llaman por teléfono y dice el tío:

"No me llames,

que la cara la tengo achicharrada".

La matriarca con su inseparable madre.

Cuidado con el escalón, mamá.

Y Chikito Nakatone completaba la familia.

Fue el primer japonés con corazón andaluz.

(Sevillana) (IMITA ACENTO JAPONÉS)

Hablemos de sexo.

Uy, esto se pone interesante.

Usted, por ejemplo,

¿qué nombre le da a su órgano genital?

¿Banderilla, espárrago, platanito?

¿Berenjena ansiosa, rabo picarón?

¿Pito, pinganillo, minga, flautín?

¿Trasto de matar?

No había visto nada igual desde el éxito de Leonardo Dantés:

"Tiene nombres mil el miembro viril".

¿Puede usted describir su sexo?

-Lo practico muy a menudo y...

-No hablo del acto sexual,

hablo de su propio sexo. ¿Puede describirlo?

-Pues... son... No sé.

-Bien.

-¡Ah!

Pensad en lo más inverosímil,

todo podía pasar en el "Un, dos, tres".

Hasta animales que hablan,

que eso no es lo raro, sino que también roban.

¿Cuándo fue la primera vez en tu vida que robaste una cosa?

-No había nacido todavía.

-¿No habías nacido?

-Le robé el anillo a la comadrona.

Y del pato a los pollos.

Y tiro porque me toca.

¡Dinamita pa' los pollos!

Camarero, sírvanos

el mejor bourbon de Tejas.

Ay, ay, ay.

Brindaremos porque ayer

nos separó ella

y hoy nos une esta botella.

Beberemos hasta que salga el sol,

salga el sol. Oh, oh, oh.

No pasa nada.

(TODOS) ¡No pasa nada!

(TODOS) ¡No pasa nada!

¿Sabe por qué me gusta este país?

-Quisiera saberlo, pero no caigo.

-Porque aquí... (TODOS) ¡No pasa nada!

-Nenas, al parquin.

En el "Un, dos, tres" sí que pasaban cosas.

Un no parar desde el comienzo hasta el final.

Porque la eliminatoria comienza ya.

Ay, las eliminatorias del programa

tenían un objetivo perverso, maquiavélico;

hacérselas pasar canutas a los concursantes.

¡Oh!

Y ahora el ranking de las tres eliminatorias

que más recuerdo del "Un, dos, tres".

Medalla de bronce para la lluvia que mancha.

Cientos de tintorerías hicieron el agosto

gracias a las eliminatorias del concurso.

Una soga...

(Aplauso)

Medalla de plata para una clase de astronomía.

Todo sabemos que nuestro planeta es redondo y achatado por los polos,

lo que no sabíamos es que manchase tanto.

La Tierra es redonda y se demuestra así.

La Tierra es redonda y se demuestra así.

Y en lo más alto del pódium,

medalla de oro para los camareros en el tobogán

con vasos llenos de tinta china.

La falta de equilibrio y la gravedad hacían el resto.

¡Tiempo!

En el plató del "Un, dos, tres" se ligaba más

que en el programa de Sobera.

Lo que pasa es que no te acuerdas de mí,

quizá porque cuando me conociste,

yo iba más ligerita de ropa que ahora.

-¿Más ligera?

-Mucho, mucho más.

Que te sientes acabada o algo así.

O que todos son iguales para ti.

Debes sobreponerte y continuar.

Te lo dice un amigo de verdad.

Lanzan discos como el que lanza pelotas de ping-pong.

Varias personas del público tuvieron que ingresar en Urgencias

con un vinilo clavado en la cabeza en plan peineta.

Y es que el público era una pieza fundamental del show.

(GRITAN)

De hecho, muchos asistentes al programa

firmaron un seguro de vida el mismo día de la grabación.

(Explosión)

(GRITAN)

¡Pasta para todo el mundo!

Aquí algunas de las personas del público

acabaron a la carbonara o a la boloñesa, todo muy rico.

Llega el huracán Gloria Trevi, una auténtica revolución.

Y no me importa. Me cuesta encontrar mi coherencia.

¿Y ahora aquí qué hacemos?

Empeñada en desnudar al concursante

y volver locos a los cámaras y al mismo Estadella.

(CANTA)

Voy a traer el pelo suelto.

Voy a ser siempre como quiero.

Aunque me tachen de indecente;

aunque hable mal de mí la gente.

Pero momento para el cotilleo.

Así que por 20 céntimos, ¿quién es esta secretaria

de la segunda etapa del programa?

1945.

2434.

Sí, amigos, correcto para los que habéis acertado,

es Marian Flores, hermana de Mar Flores.

Primera mujer de Kiko Matamoros.

Por aquel entonces no sabía el lío que se le venía encima.

Sin hipotecas

ni discotecas

y tanto impuesto que pagar.

Piensa en ello, era genial.

Tranquilos, no estáis viendo doble,

los chupitos no han hecho efecto aún.

Son lo que hemos llamado momentos paralelos,

situaciones idénticas en etapas diferentes.

Yo me inclino por el marisco, un buen centollo es fenomenal.

Yo me inclino por el marisco, un buen centollo es fenomenal.

Las veo con el traje oficial del "Un, dos, tres". ¿Cómo es eso?

-Porque así es como hemos salido siempre en las revistas del corazón.

-Porque casi siempre salimos así en las revistas del corazón.

Tiene un bonito color,

sabe bien, huele mejor.

Un tacto es fenomenal

y suena tan sensual.

Que es un lío total.

Rosario Pardo una noche cogió un platillo volante,

abandonó su planeta Marte y aterrizó en el plató

del "Un, dos, tres".

(RÍE)

¿Una marciana haciéndose pasar por vendedora de cosméticos?

Tengo una crema que cuando se la pone Julio Iglesias,

le llaman Enrique.

Hombres G.

Mira, y había listos que decían que los Hombres G

eran flor de un día.

Vamos juntos hasta Italia,

quiero comprarme un jersey a rayas.

Pasaremos de la mafia.

Nos bañaremos en la playa.

Y hasta ahí puedo leer.

Y hasta ahí podemos leer.

Y hasta aquí puedo leer.

Y así nos dejaban, con la boca abierta.

Madre mía, ¿cuántas veces se pronunciaría esta frase?

¿Y esta otra?

Unas veces se gana y otras se pierde.

Así es, Mayra, unas veces se gana y otras se pierde.

Molaba mucho que se llevasen el coche o el apartamento,

pero también me gustaba, por esa cosa de la maldad,

ver la cara que ponían cuando se ganaban algo

que no servía para nada.

Si estamos hablando de reventones,

acaban de ganar todos estos neumáticos

que han sufrido varios reventones.

Dos metros cuadrados de tierra para cada uno

en el cementerio que ustedes indiquen.

Arriba, chicas.

Todas estas latas de exquisitas hormigas africanas fritas.

Y eso que ofrecían dinero hasta el final.

Les ofrezco 100 000 pesetas y nos olvidamos.

300 000 mil pesetas.

Medio millón de pesetas.

(GRITAN) ¡No!

¡Quedaos con el dinero!

Perdón, es que me he metido en el programa.

En los 80, el comodín del público ya existía.

Los que se quedarían con el cinturón negro que digan yo.

(PÚBLICO) -¡Yo!

-Y los que se quedarían con el metro que digan yo.

(PÚBLICO) -¡Yo!

Vamos, ha quedado clarísimo.

Podrían llevar como compañera de viaje,

¡a esta Ruperta espacial!

Un buen día Chicho jubiló a Ruperta

y contrató a Botilde.

Le invitamos con toda ilusión...

A quedarse con nuestro programa

un buen rato antes de irse a la cama.

Hasta Mayra le dedicó una canción a la vieja bota abandonada.

Eres tú,

Botilde amiga,

eres tú mi preferida.

Eres tú

la bota de mis sueños.

Oh, oh.

Aviso a madres responsables: no dejen que sus hijos

hagan de coro en un programa de televisión,

su columna puede verse seriamente perjudicada.

Arriba, chicas,

¡estos dos fenomenales ordenadores!

(GRITAN)

Qué felices éramos los niños de entonces.

Dos ordenadores a pedales y monocromo, hala,

y tan contentos para casa.

¡Qué chulo!

Para los próximos Juegos Olímpicos propongo una nueva disciplina:

lanzamiento de tarjetita por aquí. En eso los españoles

seguro que nos llevábamos todas las medallas.

Sobre todo, algunos con las tarjetas black.

Una tarjetita por ahí.

Tarjetita por aquí.

Vamos a tirar la tarjeta por allí.

Tercera fila, muy bien.

Ale hop. Ale hop.

"Un, dos, tres". "Un, dos, tres".

Tu programa de siempre otra vez.

Con lo de hoy y lo de ayer

y ternura...

Miriam Díaz-Aroca sacó en el "Un, dos, tres"

su lado más payaso, literalmente.

Vale, vale.

¡Ay, ay!

-¡Madre mía!

Ahora sí puedo.

Y hablando de payasos de raza...

Siempre quise tener una varita mágica porque dicen

que con una varita mágica se consiguen cosas asombrosas,

impresionantes.

Emilio Aragón dejó de ser Milikito e inició carrera en solitario

siempre recordando su etapa en el circo.

La fama llegó,

qué felicidad.

Tú ritmo en los pies...

Parapapá...

Voy a amarte tanto.

Quiero dejar que la vida...

Momento de grandes éxitos y grandes versiones.

En el "Un, dos, tres" cogían una canción,

le daban la vuelta como a un guante y le cambiaban la letra

de arriba a abajo.

Vuelvo hoy a jugar, a ganar.

Dejadme aquí un lugar.

(CANTA EN INGLÉS)

No puedo más de tanto limpiar.

Y ahora, además, hay que volverlos a enterrar.

Nadie aquí jamás descansa en paz.

¿Y de qué vas mirándome atrás?

Ay, qué descaro. Ahora me gustas más.

Y es que no me fío

porque sé que tú me engañarás.

(VERSIONAN "LADY MARMALADE")

(CANTAN EN FRANCÉS)

Desengáñese, señor Roderas.

Víctor Sandoval antes de "nachopolizarse"

y "salvamizarse",

tuvo sus minutos como humorista en el "Un, dos, tres".

¡Uh!

Sí, habéis oído bien, Víctor Sandoval humorista.

La cosa tiene gracia. Bueno, no sé.

Aprovechando que Drácula dormía, bajé a la cripta,

abrí su ataúd

y así, sin mirar, porque me daba cosa,

le clavé una estaca. -Y lo mató.

-No, se levantó gritando: "¡Ay, animal!".

-¿Eso gritó Drácula?

-¡Sí, es que estaba durmiendo bocabajo!

Pasemos página rápidamente.

A mí los que realmente me daban pena eran los sufridores.

Kim, ¿ya has encerrado a los sufridores?

-Listos para sufrir. -Gracias, Kim.

Ahí encarcelados, sin poder salir.

Cumpliendo casi una condena y sabiendo los regalos que había,

sin poder decir nada.

Buenas noches, sufridores, bienvenidos.

María Pilar, ¿cuántas cartas has envidado?

-Dos. -¡Dos nada más, qué suerte!

¿Cuántas cartas habéis enviado la última semana?

-Dos solo.

Tu carta, tu carta

me dice que ya no me amas.

Y yo... Y yo

me muero en cada renglón.

Yo quiero un emperador,

no me importa si es anciano.

Y si no me hace el amor,

que llene de joyas mi cuerpo serrano.

Una mujer que se bañaba todos los días

en una piscina de leche de burra.

Yo lo hago, pero con cerveza, ¿verdad, mi vida?

Qué feliz estoy por trabajar aquí en TVE.

Feliz como una perdiz. Y nosotros mucho más de verte cada semana.

Beatriz Carvajal, grandes personajes para una gran actriz.

Porque yo tengo una vaca, sabe usted, que galopa y corta el viento

cuando pasa por El Puerto caminito de Jerez.

A mí me gusta mucho la velocidad, ¿sabe?

-Haga lo que hizo mi marido, cómprese una moto.

-¿Y para qué una moto? -Va a tener problemas con una vaca.

-El problema lo tendrá su marido cuando quiera ordeñar la moto.

Y ahora todos en pie, sí. Usted también, señora.

(Música)

Nos vamos de disco.

Aviso, no es actuación para arrítmicos.

Aún hoy es misión imposible para mí seguir este bailecillo infernal.

(CANTA EN INGLÉS)

Muy buenas noches tengan ustedes.

El "Un, dos, tres" ya va a comenzar.

Suba el sonido de su aparato

porque a mí nadie me hace callar.

(Siseo)

¿Usted cómo se llama?

-Yo me llamo...

¡Es que me hace usted unas preguntas!

Arévalo, usted se llama Arévalo.

¿Que yo soy quién?

¿Otra vez? ¡Arévalo! Uno de los humoristas

de la subasta del "Un, dos, tres".

Formaba una sociedad con un amigo mío, Manuel, el...

¡Que no me sale!

Vino un navajero y me puso la navaja aquí.

Yo comiendo pipas.

Dice: "Las pelas".

¡Claro, no me las voy a comer con cáscara!

Nosotros formábamos una sociedad, mi amigo Manuel y el Unicejas.

-¿El Unicejas? -No, ese no era.

(GRITAN)

Formábamos una sociedad, yo y un amigo, Manolo, el Unicejas.

-¡Ah!

¡María!

María Abradelo llegó con la idea de desterrar la imagen

de secretaria inocente y risueña.

Me encantan los hombres fuertes,

grandes y robustos y con barba.

Ay, cómo cambió el cuento.

Yo no temo a nadie, a ningún lobo feroz

que se atreva a hacerme una proposición.

Yo le advierto aquí y ahora

que el bosque es de mi propiedad.

¡Esto es un infierno!

¡Ay, qué pena! -¡Ay, ay!

Y esta señora que nos interrumpe ahora, ¿quién es?

¿Usted no sabe quién soy yo?

Una viuda con muy mala uva que unos días agredía a Roderas

al más puro estilo Margarita Seisdedos...

Y otros días le acosaba de manera descarada.

Si es que no hay quien entienda a las mujeres.

Sí, Manolo, no hay quien os entienda.

Sabía que me tiraba los tejos.

-¡No, no! -¡Guapo!

Guapo, yo sabía que me tiraba los tejos.

-¡Que no!

Piensa una palabra, la que te dé la gana.

-Mariposa. -Mariposa.

No sabía cómo llamármelo. (RÍEN)

¡No sabía cómo llamármelo!

Mención especial para la risa de Mayra,

la mujer que mejor se ha reído en un plató de televisión.

Tiene su mérito, ¿no?

(RÍE)

Tomar la vida en serio,

es una tontería.

Hay que gozarla

y hay que vivir.

Tomar la vida en serio,

es una tontería.

No es un misterio

y hay que vivir.

Lo que sí que hay que tomarse en serio

son los más de 20 millones de personas

que cada viernes se quedaban embobados

viendo el "Un, dos, tres".

Normal que todos los artistas de la época

estuviesen encantados de pasar por allí.

Yo sé que el tiempo es la brisa que vive en tu alma.

Ven hacia mí, así el día vendrá,

que amanece por ti

la Luna de miel.

¡Ketama!

Tú volverás, yo ya lo sé.

Y mi corazón soñando.

Tú volverás, yo ya lo sé.

Y vuelvas y vuelvas.

Tú volverás, yo ya lo sé.

Y olvidemos

el pasado.

Mocedades.

¿Quién te ha dicho que yo

no esté cerrando esta última página?

Me has dejado escapar,

has perdido tu tren.

Buen pirata es,

buen pirata es,

buen pirata es

aquel que roba mal.

Buen pirata es,

buen pirata es

el que roba más que los demás.

Buen pirata, pero con calculadora en mano en vez de sable,

apareció una noche una jovencísima Victoria Abril.

Han sido dos respuestas acertadas, a 2400 pesetas cada una,

4800 pesetas.

4800.

Su primer día como secretaria fue toda una victoria para ella,

año 1976.

Espero que con estas gafas veas muy claros los números

y des mucho dinero a los concursantes.

Estoy convencido de que Victoria Abril

y todas las que fueron secretarias del "Un, dos, tres"

desde bien chiquititas dijeron aquello de...

"Mamá, quiero ser artista".

Mamá,

quiero ser artista.

¡Oh, mamá!

Ser protagonista.

Con pieles o harapos, con tal de ser trapos.

De estrella solista que hace suspirar.

¡Tiempo!

¡Campana y se acabó!

A todas las cosas les llega el final.

También al "Un, dos, tres" le ocurre igual.

Pues sí, amigos, hemos llegado al punto de destino de este viaje.

(TODOS) ¡Oh!

Hoy nos hemos quitado unos cuantos años de encima

recordando el "Un, dos, tres",

un coloso de la televisión

imposible de abarcar en un solo programa.

¡Y eso duele!

Un, dos, tres, responda otra vez.

¡Y eso duele!

Adiós,

este cuento se acabó.

Gracias por viajar una vez más con nosotros.

Esperamos que la travesía haya sido de vuestro agrado.

Os esperamos en el próximo programa.

Y ahora yo ya me voy.

Es muy tarde y me quiero acostar.

Yo ya no les digo hasta el viernes,

pero sí les digo hasta siempre y gracias.

¡Se acabó!

  • Especial Un, dos, tres (2ª parte)

Viaje al centro de la tele - Especial Un, dos, tres (2ª parte)

07 ago 2017

Segunda parte de un divertido recorrido por las diez temporadas del mítico programa Un dos tres, responda otra vez. Los humoristas, los presentadores, los tacañones, las secretarias y todo el espectáculo que llevó consigo para deleite de espectadores de todas las edades.

ver más sobre "Viaje al centro de la tele - Especial Un, dos, tres (2ª parte)" ver menos sobre "Viaje al centro de la tele - Especial Un, dos, tres (2ª parte)"
Programas completos (107)

Los últimos 254 programas de Viaje al centro de la tele

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios