Viaje al centro de la tele La 1

Viaje al centro de la tele

Lunes a jueves a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4687354
Para todos los públicos Viaje al centro de la tele - Como en casa (1ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

Imaginaos, por un momento, que pudiésemos coger

las llaves de las casas de los famosos y ver qué esconden

dentro de ellas. Pues nosotros lo hemos hecho.

Eso sí, con su permiso, que aquí somos muy educados.

Hola, adelante. Os invito a que entréis en mi casa.

-Muchas gracias, Julio Iglesias, por abrir las puertas de tu casa

de Miami a TVE. Entramos en sus salones,

sus cocinas, hasta en sus habitaciones.

Si esas paredes hablasen... Bienvenida. ¿Qué tal?

-Muchas gracias. -Aquí tienes tu casa.

Eso se dice siempre. No vengas. Es lo que siempre intentamos.

Pero, hoy, más que nunca, por favor, poneos cómodos

porque os vais a encontrar como en casa.

Sabes que esta es tu casa.

(Música cabecera)

Espectacular.

Oh, oh, oh...

(Claxon)

(Muelle)

Espectacular.

Espectacular.

Sensacional.

Hay casas donde entras y uno ya sabe que va a salir

con una sonrisa de oreja a oreja. Si recibes una invitación

de Julio Iglesias, Ana Obregón o mi amigo, Jesulín,

cancela todos los planes de tu agenda y acepta

el ofrecimiento sin pensártelo dos veces o te arrepentirás.

¿Me tiro ya o qué?

Por supuesto, somos todo oídos.

(CROAN)

(Cristales rotos)

En esta vida,

tengo... dos ídolos, ¿no? Que son Sylvester Stallone,

en lo que es el cine...,

y Arconada, como deportista. Para salir en la tele,

siempre hay que estar a la última moda,

la moda del momento, claro. Y, hasta una cierta edad,

tu madre comparte contigo la tarea de moldear tu estilismo personal.

Bueno... -¿Dónde tienes

el de listas de colores? -Dame ese verde, es igual.

-Pero es que no está ni planchado. Está lavado de esta mañana.

Ahí, en su habitación, es donde Jesulín se ponía a leer

las cartas de sus admiradoras. Nos saque usted la foto

que, después, las otras se van a creer que tiene novia.

-Es un amiga, es una amiga. Ahora muchos, quizás,

no os lo creéis; pero, en su día, Belén Esteban

entró en la dinastía por la puerta grande.

¿Qué tal te ha recibido la familia Janeiro?

-Muy bien, me han recibido bien. Es muy buena persona.

Muy buena persona. Y... afronta las cosas muy bien.

Cualquier tiempo pasado fue mejor, dicen.

Yo es que no hablo, ¿eh? Belén Esteban sin querer hablar...

Para mí que esto es un "fake" que me ha querido meter aquí

el equipo de guion. Mandamos un saludo muy fuerte a...

¿Cómo se llama? -"Corazón de primavera".

-¿Cómo se llama esta mujer? -Anne.

-Ann... Ana, ¿no? -Annie.

-Anne, Anne... -Annie, Jesús.

-Annie, ¿no? -Así es. ¡Correcto!

-Nada, que somos clientes suyos porque lo vemos mucho.

(RÍE) Clientes, ¿no?

¡Da igual! Está bien, ¿no? Que somos muy partidarios

del programa. También está bien, ¿no?

Venga, pues ya está. Los Sánchez-Vicario,

otro clan, en su día, bien avenido y que ha terminado...

lanzándose los trastos a la cabeza. Con lo achuchable que era Arantxa...

Ella y sus peluches. Me gusta estar en mi habitación

después de haber hablado con mis padres.

Por ejemplo, de Australia. Esta vez, que he venido de este viaje,

me he traído este koala. Luego, este es mi muñeco preferido

y duermo con él. Sueños de patio.

Pajares, por ejemplo, tenía una fijación con la fontanería.

Mi hijo... Me gustaría que fuera un buen fontanero, por ejemplo,

sería mi ilusión. Porque cuando llega un fontanero a casa,

aparte de lo que cobran, es que no vienen nunca.

Y mi hija...,

pues que se casara bien con un fontanero, por ejemplo.

Peligro de ser famoso...

Puedes llegar a sentarte en la mesa de tu comedor

al lado de gente que incluso ni conozcas.

Peret, ¿cuántas personas viven en esta casa?

-Bueno, las que viven, exactamente, no os lo puedo decir.

Hay veces que en esta mesa, pues no cabemos todos a la hora de comer.

Se te juntan ciento y la madre y, luego, a la fiesta

se va sumando hasta el Tato. Imaginaos el "Walking Dead"

del día siguiente ahí, en esa casa.

¡A! ¡A!

¡E! ¡E!

¡I! ¡I!

¡O! ¡O!

¡U! ¡U!

¡A..., E, I, O, U!

Borriquito como tú. ¡Tururú!

Que no sabes ni la U. ¡Tururú!

Borriquito como tú. ¡Tururú!

¡Yo sé más que tú!

Ojo, que la gente se acerca aunque huyas

y te vayas a vivir a kilómetros de la ciudad.

Peret, ¿por qué te has decidido por los terneros?

-Bueno, porque había que decidirse por algo, ¿no?

-¿Cuántas cabezas tienes de ganado? -En este momento, hay 500.

Luego, al sacrificio. Las vamos a sacrificar para que coman ustedes.

Nosotros... y toda la gente que se plantaba en su comedor.

Borreguito como tú. ¡Tururú!

Que no sabes ni la U. ¡Tururú!

Borriquito como tú. ¡Tururú!

Yo sé más que tú.

(CANTAN FLAMENCO)

En su finca nos ha recibido alguna vez Manuel Benítez, el Cordobés.

Allí, en su entorno, nos hacía confesiones de lo más íntimas.

Y no exageramos. ¿Se hace la manicura de las manos?

-Yo me las corto con las tijeras.

(RÍE)

Manolo, ¿por qué cuelga usted las zapatillas y los calcetines

en la pared? -Las Navidades que pasaba aquí,

quemada uno, cuando me tomaba unas copillas celebrándolo,

como es natural. Y otro colgado. Y un año que estaba descalzo,

pues... tenía una copilla de más y quería cortarme

un pie para echarlo. Y ese es el motivo por el que están aquí.

De mi cortijo he salido

con mi palo y mi caballo. ¿Le gustan mucho las mujeres?

(RÍE) ¿A quién le amarga un dulce?

Bravo...

¿Permitiría que su marido saliese con alguna otra mujer?

-Bueno, esto... Manolo, si quiere salir con otra mujer,

lo hará de todas maneras, así que... no le tengo que dar permiso.

Ya veis, el Cordobés con carta blanca.

Bueno, ni siquiera tiene que barajar. ¡Ancha es Castilla!

Manolo, ¿usted se siente guapo? -Guapo...

(RÍE) Como no me hagan de bronce...

En ocasiones, los defectos pesan más que las virtudes

y, por más que uno lo intente, la montaña termina siendo imposible

de escalar. ¿Qué quieres con la escalera?

-Nada, que no salga, ¿no? -Entonces, no me digas que nada.

Se quita la escalera.

-Nos hemos casado tres veces, tampoco tanto, ¿eh?

Pensamos casarnos más. -Eso ya veremos.

-Cuando yo tenga ganas de preparar una fiesta.

-Pues haz una fiesta, no hace falta que nos casemos.

Hacemos una fiesta y ya está. Tengamos en cuenta

que el famoso de está en su hábitat y, si dejas que se sienta cómodo,

en muchas ocasiones, esa cercanía aflora

sin que el reportero tenga que forzar.

Nos presentó un periodista y le dije que era guapísimo,

que estaba buenísimo. Se ruborizó.

Y así nos conocimos. No nos volvimos a ver

en una temporada y coincidimos otra vez en una promoción

de discos, de su disco, único disco que hizo.

Y yo, con uno de mis discos. -¿Cómo que único disco que hizo?

¿Por qué hay que decirlo de esa manera?

No hace falta dar explicaciones. -Nada más hizo uno.

-Hice un disco con dos canciones.

Entre lirios y novelas,

desvalijando Madrid,

si acabo Sierra Moneda, si acabo en Sierra Morena,

pues se roba más aquí.

Referencia obligada, el Goya, ¿qué sentiste cuando te dieron

ese maravilloso y estupendo premio? -Pues sentí...

Pues sentí... ¿Qué sentí? Hasta que no me nombraron...

Bueno, una inquietud.

No sabía yo que importaba tanto.

Ahí estaba Pepe, recogiendo el Goya, como si no fuera la cosa con él.

Vamos, lo mismito que Fernando Fernán Gómez,

que te recibe en su casa tomando un aperitivo y en chándal

tras saber que había ganado de el Premio Príncipe de Asturias.

Solo los más grandes pueden hacer eso.

En principio, una sorpresa porque no sabía

que era candidato al premio. Aquí, el gran Tony Leblanc,

Un hombre inteligente hasta la muerte.

La muerte... Yo soy tan inteligente y tan culto

que ya sé, no hace mucho, hace algunos años,

que me tengo que morir. Fíjate hasta donde llega

mi cultura y mi inteligencia. -¿Cuántos peluquines tienes?

Tengo la que yo digo buena, que es esta,

y tengo otra que tiene... tiene unas calvas grandes

que no merece la pena. Hubo un tiempo en que Sara Montiel

y Tony formaban un matrimonio idílico

en todos los aspectos. No sé, para mí, es perfecta.

En todo.

En todo.

(RÍE) No te voy a dar detalles.

Luego, cuando las cosas se pusieron feas,

lo blanco pronto se convirtió en negro.

Y si quieres que la venganza se sirva en frío,

los dardos de alcoba son los más certeros.

Yo es que creo que él no... no está muy entendido

en lo de la cama. Pues nos la pegó a todos.

Nos la dio con queso a todos.

Aunque para ser objetivos, Sara también las mataba callando.

Sí, bien lo sabe el pobre Giancarlo. Cogí a Pepe...

y a Giancarlo... Y le dije a Giancarlo:

"Mira, Giancarlo, yo te quiero mucho, pero he dejado de ser tu mujer".

Ya, en otros programas, hemos hablado

de la doble personalidad de Raphael. Es uno encima del escenario

y otro, cuando se baja de él. Lo que no sabíamos es

que una vez fuera del escenario, también puede tener

doble personalidad. Yo soy más Jekyll, creo, ¿eh?

Yo soy una buena persona.

Lo que pasa es que todos tenemos ese momento...

que perdemos los estribos.

Vamos a pasar no sé qué...

Ahora, no me toques...

porque salto. Pues eso es Hyde.

Yo perdí... el control.

¿Dónde estoy? ¿Qué pasó? ¿Y cómo llevas esas imitaciones

que te han hecho a lo largo de todo este tiempo?

-Bien, con mucha paciencia.

(Música disco)

¿Y qué sabe nadie?

Ay, ¿qué sabe nadie?

Yo fui aquel, yo soy aquel.

Y en el juicio final, eh, señores...

Yo seguiré siendo aquel, aquel, aquel, aquel...

Pues es mejor querer así

que ser querido y no saber decir...

Me está estresando... Seguro que algunos de vosotros,

alguna vez, habéis estado con algún cerdo o cerda.

Gunilla von Bismarck es una de esas personas

que puede presumir de ello. El cerdo, ya has visto,

que nos tiene a todos unidos. Yo creo que es el que ha juntado

a la familia de bonsáis. -Muy romántico es este porche,

muy romántico... Por la noche, ya...

(BESA) No os quiero ni contar.

Nos lo podemos imaginar. Entramos en la casa

de Leticia Savater, una mujer que ha hecho de todo.

He hecho telenovela, radio, televisión...,

programas infantiles... Yo creo que cualquier cosa que hagas,

poniendo el corazón al 100 %, te sale bien seguro.

Bueno, mira, no siempre. Hay veces que, siendo sinceros,

Leticia, solo con ponerle todo el corazón del mundo, no sirve.

¡Toma, toma! ¡Pepinazo!

¡Toma, toma! ¡Pepinazo!

¡Toma, toma! ¡Pepinazo!

¡Y me lo como yo, yo, yo!

Momento "interruptus", ese en el que la entrevista

se tiene que cortar por alguna razón. Normal...

En casas con tantos metros cuadrados,

tener todo bajo control es una tarea casi imposible.

(Teléfono)

¡Oye, Aniceto! -¿Sí?

-Descuelga todo, por favor.

(Teléfono)

(GRITA) ¿Otra vez? Y a ver si apuntas las cosas, ¿eh?

-Importa a la hora de mirar tus discos de oro y platino y tal.

(Teléfono)

Pero... Gracias. -Quiere decir que quieren ver

más detalles, a que hay muchos detalles que no han percibido.

(Ruido)

-Espera, ¿se mete el ruido este? -Sí, sí.

-Eso te iba a decir. -Bueno, no lo sabía.

Me han llamado, pero ahora estoy con la TVE

y no le puedo atender. -Pues lo veo muy bien,

no esperábamos que fuera a tener tanto éxito.

-Ha vuelto a meter los pies y... -Jo...

-Sí. -¿Y por detrás? A ver...

Perdonad, venga, ¿estás grabando? -Sí, sí.

-Vamos a ver... Me voy a ir yo porque...

"Ya me están tocando los cojones".

Voy a relajar un poquito porque ahora voy a decir:

"¡Pues sí, estoy muy contento ya del éxito del musical!".

Que hay mucha gente yendo...

al musical.

¿La pregunta era?

Nacho Cano, un tipo con respuesta sin trampa ni cartón.

Podías haber acabado mal, Nacho. -Sí, sí.

Yo puedo seguir acabando mal. No quito esa posibilidad.

(Música: "Vivimos siempre juntos")

Todas mis novias siguen siendo amigas mías,

lo cual... quiere decir que eso es positivo.

Tan mal no lo han pasado.

(Continúa la canción)

(TARAREAN)

(Música)

Espectacular.

Ahora, habitualmente, todo suele estar muy medido

entre entrevistado y periodista, pero hubo un tiempo

donde los famosos se prestaban a todo.

Y Pedro Marín sabe de lo que hablo.

(Despertador)

¿Con quién sueñas cada día? -Pues con las motos, con los coches,

con las niñas, con los éxitos... ¿Te preocupa tu imagen?

-Bueno, claro, sí. Para el que no lo recuerde,

Pedro fue todo un "sex symbol" en su época.

No aguanto esta tortura...

Basta, no. Que no, que no...

Te quiero, pero no... ¿Cómo te gustan las mujeres?

-Pues, sobre todo, las rubias así; pero, aparte de esto,

me gustan todas, todas.

Que no, que no...

¿Qué quieres? Es un no. ¿Eres un cantante guapo

o un guapo que canta? -O sea, yo creo

que ninguna de las dos cosas. Yo canto

y no creo que sea nada guapo. Que no, que no...

Te niegas si es que no. ¿Qué prefieres?

¿Que tus fans te aplaudan en silencio o que te besen?

-Pues me encanta que se acerquen a mí,

que me toquen, que me besen... Que no, que no...

Quisiera verte, no. Que no, que no.

Más tarde, ahora no. Que no, que no...

Me dices si es no. Que no, que no, que no...

Y de un "sex symbol" a otro,

aunque con un... estilo diferente.

Si visitabas su casa, el Fary se ponía manos a la obra.

Te preparaba un desayuno contundente y, luego, entre loncha y loncha

de jamón, disertaba sobre el mundo de la mujer.

O sea, que tú eres fiel. -Te he dicho que, como hombre,

soy un hombre facilito y, en cuanto la mujer me pone la muleta, entro.

-Me tienes seca. ¿Qué pasa con este vaso vacío?

-Cómo no... Cómo no te voy a poner... y cómo no te voy a regar.

-Cuentan de una noche de frenesí con Ava Gardner...

-Tuve ocasión de llegar hasta la cama de Ava Gardner,

pero fue porque tuvimos que llevarla el portero y yo

porque la criatura vivió una noche de alegría y de fiesta

y se tomó dos copitas de más. Esta vida se trata de echarle morro

al asunto, amigos. Y otra cosa no,

pero "echao p'alante", nuestro Julio Iglesias es un rato.

Voy a la compañía un día cualquiera y digo que quiero hacer un álbum

en inglés ellos dicen: "Este chico no sabe hablar inglés".

(CANTA EN INGLÉS)

Me acuerdo que el primer día, cuando empieza la grabación...

Richard Perry era el productor más importante de Estados Unidos

en ese momento, junto con Ramón, los dos juntos, me acuerdo...

Y cuando Richard me escucha cantar con los Beach Boys,

mira así al señor que estaba al lado y le dice:

"Pero este chico no canta en ingles".

(CANTA EN INGLÉS)

Y me atreví a estar con el productor más importante

del mundo en esos momentos, seguramente, y cantar en inglés

cuando no pronunciaba correcto, ¿no?

Podéis llamarlo morro también; pero, en este caso,

creo que la palabra temeridad puede definir mejor

lo que, en muchas casos, han hecho Juanito Oiarzabal

y David Meca. Hola.

Ellos dicen que es espíritu aventurero...

Pero, por favor, la aventura es intentar competir

con grupos incontrolados el primer día de rebajas,

pero eso de ir por ahí perdiendo trocitos de tu cuerpo...

tiene que tener otro nombre. Pero si esto parece

una tienda de zapatos, de alpinismo... ¡De todo!

-Y eso que me faltan los dedos. Con que no te digo nada.

-Las pirañas allí no llegan en bandadas.

Si llegan, llegan algunas sueltas, pues no hay tanto peligro.

Ya que si se te comen, te comen solo trocitos.

(Mordisco)

(RÍE) Bueno, te arrancan un dedo, pero, bueno, eso crece luego, ¿no?

En Australia, dos meses antes de la carrera,

hubo el peligro que a unos surfistas les comieron un brazo y una pierna,

no sé... Entonces, pidieron que tenía que haber mucha precaución

en esa carrera. Si querían hacer el Campeonato del Mundo allí,

necesitaban helicóptero, hombres-buzo, cámaras

y francotiradores... Más que un campeonato de natación,

lo suyo, a veces, se ha parecido a la invasión de Birmania.

(Música animada)

Cuando entras por esa puerta, no hay duda.

Uno ya sabe que cuando salga, su día va a ser mucho mejor.

Y mira que hemos pisado su casa unas cuantas veces,

pero Ana siempre tiene una historia nueva

que parece de otro planeta. El entrevistador nunca sabe

si le está vacilando o si se ha desayunado

tres carajillos. Entonces, estaba cenando

con una gente y digo: "Por favor, en inglés".

Digo: "The bill, la cuenta". Y me dice uno de al lado:

"Le estás pidiendo la cuenta a la palmera, ¿sabes?".

Oye, parecía totalmente como un tío de estos con rastas así,

pero era una palmera pequeñita. Luego, me río.

Le he pedido la cuenta a una palmera, pues mira que bien.

¿Sabes lo que te digo? En la vida,

hay cosas que fructifican por el trabajo y la constancia

y otras, aparte de eso, lo hacen además

porque estaban destinadas a salir. Es el caso de la gira

que Miguel Bosé y Ana Torroja hicieron juntos hace unos años,

que salió adelante pues casi de milagro.

Me caí en un agujero de 4,5 m entero. -Con la otra pierna.

-Me pegué con la otra pierna y me la destrocé.

-Entera. -Porque era un sitio oscuro.

No veía nada, estaba sin gafas. Y caí en un agujero.

Mi corazón... que con el tuyo se pierde.

Quiero...

Y más que nada sé qué quiero.

Más allá te quiero y siento.

Siento que me hace "bum, bum"... Mi corazón, "bum, bum".

Bogotá está alto. -Una de las capitales más altas

de América. La segunda... La tercera, creo.

-Era el primer concierto. No estábamos todavía entrenados.

-Casi no podías respirar. En los lugares altos, encima,

moviéndote tanto, te cuesta muchísimo la respiración.

Quiero...

Tanto quiero y quise tanto...

Creo que fue Toluca, que hacía un frío de muerte.

También está muy alto, a casi 3000 m, en México.

Hacía muchísimo frío. Era como tener un aire acondicionado.

-Te seca la garganta. Está claro que los toreros

están hechos de otra pasta. Solo ellos pueden recibir

una cornada y aceptar que el periodista se presente

en tu casa, a la mañana siguiente, cuando por la tarde

vuelves a torear. Y sea la cornada de donde sea.

Una fue en el escroto... Otra en el muslo derecho.

Otra... en un lado de la cara y otra en la parte posterior

del muslo derecho. Son personas preparadas

para torear... dentro y fuera del ruedo.

Palomo, por ejemplo, usa la risa. No hay nada más terapéutico.

Desde que nací, desde que tengo uso de razón,

todas las cosas que he hecho las volvería a hacer...

perfectamente. Además, andaría los mismos pasos.

-Marina, ¿repetirías? -Cambiaría muchas cosas,

sinceramente. No con respecto a lo personal...

(RÍE) ¿Y qué ibas a cambiar?

¡Muchas cosas!

(RÍE)

La seguridad en los toreros es fundamental

porque es que te enfrentas a un toro con lo puesto.

Te pones delante de un animal que no conoces,

que tienes que intentar hacer cosas con él en 8-10 minutos,

casi imposibles de hacer y que...

todo ello lo tienes que hacer con un trapito.

A Carmen Sevilla nunca le ha gustado meterse en camisa de once varas.

Pero, claro, si se sienta en su sofá,

pues se le suelta la lengua como que no quiere la cosa.

A gusto, hijo, tú no te enfades...

por lo que voy a decir. Pero fue como en una película

de James Bond, que lo he dicho mil veces.

007... Agentes por todas partes en el hotel,

sábanas y toallas por todas partes... Y aunque lo de las ovejitas,

al principio, algunos podían pensar que era una mentira propia

de un papel; con el tiempo, comprobamos que era real.

Ahora soy yo agricultora, ganadera...

No me digas tú que no están graciosos...

Si tú vieras un cuarto mío que yo tengo allí de vestir...

Está lleno de ovejitas. Porque todo el mundo me regala...

Toma, una ovejita. O una ovejita en unas zapatillas.

Una estrella con mayúsculas que, tras recorrer mundo,

puede terminar cuidando de unas orejitas.

Cosas que te cuenta mientras se pone a ver a una

o varias películas en su casa. Me han dicho también que tuviste

miles de pretendientes.

(RÍE) Y entre ellos, el hijo de un expresidente mexicano.

Podías haber llegado a ser presidenta de México, Carmen Sevilla.

-Bueno, ¿quién te dice esas cosas? -Estoy enterada de todo.

-Mujer, esas son cosas pasadísimas. Estaría horas y horas con Carmen.

También con Severiano Ballesteros lo hubiese hecho.

Un caballero de arriba abajo, de los pocos

a los que una chaqueta verde le puede quedar bien,

aunque llevase tiempo sin ponérsela. Ahora lo entenderéis.

¿Qué quieres? Que me la ponga, ¿verdad?

-Te la pondré yo. Yo hago de azafata y te la pongo.

-Bueno, entonces era... -Eras un poquito más delgado...

-Sí, era más joven. Tenía 23 años. Ahora ya tengo unos cuantos más.

Con la edad, uno va ensanchando, ¿no?

Ahora va hacia el palo, mira.

No, mira hacia el palo de atrás en el agua.

Pues él y la periodista serían los únicos que la han visto

porque yo creo que ni con la imagen ralentizada la consigo ver.

(Música animada)

Imaginad ahora que vais a entrevistar

a Cayetano Martínez de Irujo y acabáis recibiendo

una clase gratuita de equitación. ¿Has visto?

¿Cómo te has subido a los caballos otras veces?

¿En el circo o qué? Las riendas bien cogidas,

las manos cogiendo bien las riendas. -Bien, sí.

-Luego, los codos sueltos. Los hombros sueltos, la cintura...

-Bien. -Esto es una pareja

en la Feria de Sevilla. Vamos por aquí, sígueme.

(RÍE)

Pues ahí nos quedamos, en Sevilla, llegamos a la casa

de Victorio y Lucchino, que nos dejan entrar en su hogar

en plena Navidad para contarnos, entre otras cosas,

que detrás de esa cara de niños buenos que tienen,

se esconde alguna que otra travesura.

Era tan malo que me levantaba por las noches

y los juguetes de mis hermanos me los ponía para mí.

-Lo que sí recuerdo como un trauma es una cosa que pedí

y nunca me lo pusieron. Entonces, eso siempre lo recordaré.

Que me dio por un conjunto de romano.

La armadura, el casco, la espada...

Nunca llegó aquello de romano y aquello me sentó fatal.

Pues cumplamos tu deseo, Victorio. ¿O este es Lucchino?

Nada... Como Andy y Lucas, es que siempre los confundo.

Qué bonito es volver por Navidad. A los chicos de la primera edición

de "Operación Triunfo", les dieron una cámara

para que grabasen esos entrañables momentos

en familia. Entrañables para casi todos

porque yo creo que la abuela de mi amigo David Bisbal,

aquel 24 de diciembre, casi se queda sorda.

A tu lado, hoy brilla mi estrella.

A tu lado, mis sueños se harán por fin realidad.

Para la clase de Néstor. -Mira...

-De Terminéstor. ¿Rosa?

Estamos todos bailando esa alegre melodía...

Y la banda sonando...

¡Olé!

...con aires de Andalucía.

Y así me cuentan que el viento cantaba

las mismas canciones que yo había compuesto.

¿Y qué puede pasar si te llevan al pueblo que te vio crecer

o al sitio donde veraneabas? Pues que las historias fluyen

por sí solas. Sobre todo, si tu madre está al lado.

Fue donde me perdí, ¿no? -Te perdiste.

Entonces, al poco rato, aparece un señor contigo. Yo...

¡Marta! Y dice el señor: "No se llama Marta".

Y le dije que sí. "Es que ella dice otro nombre".

Hadyway. -¡Hadyway!

-Porque tú querías ser todo... Lo inglés te volvía loca.

-Sí, a mí me obsesionaba Estados Unidos, Hollywood...

-Esta es la calle Guillermo Pingarrón, número 5.

-Aquí vivimos. Un año, era el Día de la Madre,

había visto una jarra con unos vasos y se lo quería regalar a mi madre.

-Ah, sí. Con unos vasitos pequeñitos. -Sí. Entonces,

como no le llegaba el dinero, se debió de plantar

en la puerta de la tienda... Insistía tanto que, al final,

se lo dejaron por el dinero que tenía.

Aquí me he criado, ¿no? Y está bien.

(Música nostálgica)

Imaginaos ahora los comienzos de una relación

entre un sevillano y una navarra. Eso es..

algo así como "Ocho apellidos vascos".

Y me trajo cuando... -Una botella de vino.

-Al poco de empezar hablar. Y fue cuando los tres cabrones

de hermanos... -Te llevaron al otro sitio.

-Me llevaron al Nacedero del Urederra.

-Y nos íbamos todos en plan sport para hacer un poquito de monte

y el señorito andaluz venía "niquelao".

Mis hermanos iban descojonaos. -Con mochila y piolet,

iban los hermanos. Con pantalón corto, mochila, piolet...

-Claro, que si te llevas a Bustamante o Chenoa al lugar donde todo empezó,

pues se pueden arrancar a cantar en cualquier sitio.

Lo hacen ellos y hasta Mariló lo hace.

Parece ser que vaya...

y, luego, huye sin hablar.

(CANTAN EN INGLÉS)

Volví con desilusión...

El diamante carbono puro cristaliza en regular...

Mira, qué refulgente es. El más duro... ¡mineral!

El más duro y resistente. ¡El más duro mineral!

Son importantes los yacimientos de India, Borneo y Brasil.

Y en África del Sur, hay minas en Kimberley.

¡Bien! -¡Sobresaliente!

(RÍEN)

(Música)

Espera, espera un poquito, Manolín, que voy a decir una cosa.

Mira...

(Continúa la música)

¿Hacemos el posadito de verano?

(RÍEN)

Las dos al agua.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Como en casa (1ª parte)

Viaje al centro de la tele - Como en casa (1ª parte)

06 ago 2018

Primera parte de un hogareño y divertido viaje por las entrevistas de los famosos en sus propias casas. Jesulín de Ubrique, Pajares, Peret, Al Bano y Romina Power, María Jiménez, Julio Iglesias, El Fary, Tony Leblanc, Javier Gurruchaga, Raphael, Nacho Cano y muchos más.

ver más sobre "Viaje al centro de la tele - Como en casa (1ª parte)" ver menos sobre "Viaje al centro de la tele - Como en casa (1ª parte)"
Programas completos (138)

Los últimos 285 programas de Viaje al centro de la tele

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios