www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4001058
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Tiempo sin aire (Presentación y coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Mirando cara a cara, enfrentando a los fantasmas del pasado,

asumiendo que el dolor siempre estará ahí.

Pero dejando la puerta abierta a una segunda oportunidad para vivir.

Así despedimos a los personajes de "Tiempo sin aire".

Segunda película de Samuel Martín y Andrés Luque

que nos acompañan hoy.

Samuel, buenas noches, de nuevo.

Hola de nuevo. Andrés, buenas noches otra vez.

Hola de nuevo, buenas noches.

Y Juana Acosta, buenas noches. Buenas noches.

María, que realmente te siguen brillando los ojitos.

Cómo no te van a brillar los ojos. Sí.

Si tienes que recordar

cualquier cosa que tiene que ver con ese conflicto que ha asolado

tu país durante tantos años. Ahora mismo está en proceso de paz

y ahora te preguntaremos por eso.

Me gustaría empezar por el final y por esa puerta abierta

de la que hablabas en la presentación porque María y Gonzalo

se marchan juntos

y eso es una bocanada de oxígeno,

empezamos a tener aire, los personajes y el espectador.

Pero nos enteramos a la vez del secreto del niño

y se nos queda una sensación muy agridulce.

Quisiera saber si siempre habíais tenido en mente ese final,

si las cosas solo pueden terminar así.

Sí, desde el principio, no exactamente como está ahora,

pero sí nos planteábamos que la película

independiente de que fuera una exploración sobre el alma humana,

tuviera una estructura sobre la que se sustentara.

Y esa estructura de thriller o secreto guardado

que se desvela al final

queríamos que estuviera ahí presente y por eso

al final terminamos planteando

la película de esa manera.

-Y queríamos también que ese punto de vista fuera compartido

por el niño y por el espectador.

Para el niño supone en cierto modo una redención. Es la manera de

soltar de nuevo mirando la tumba de su hermana

poder pedirle perdón por no haber podido hacer nada

en aquel momento para rescatarla de esa muerte.

Pero queríamos también que, bueno,

jugar un poco a esto. El espectador comparte

con el niño ese secreto

pero los otros dos personajes principales

no conocen ni conocerán la verdadera historia.

La carga en el niño está por un lado el haber sido testigo,

no haber podido hacer nada por su hermana y tampoco

poder contárselo a su madre

porque sabe que es una carga más para su madre

que puede resultar insoportable.

No sé hasta cuando va a poder guardar ese secreto,

pero eso es una metáfora de todas las víctimas de una guerra,

todas guardan un secreto que tienen que llevar en la vida...

Ay, qué ojitos. Es que es dura la película.

Y me remueve mucho. Claro.

Yo creo que María le da la oportunidad a la vida al final.

Yo creo que María nunca va a conseguir

volver a respirar como respiraba antes,

yo creo que a ella le va a faltar el aire siempre.

Per por lo menos da un paso hacia la vida

llamando a Gonzalo y diciéndole que

está preparada para por lo menos intentarlo.

Ella antes no podía.

Porque no podía mirar otra cosa que no fuera

su venganza.

Esta es una mujer que no pudo,

no pudo hacer su duelo.

Porque no tenía herramientas

para hacerlo como muchas personas en Colombia.

Y por eso se le va por el camino equivocado

para mí.

No puede perdonar, no lo consigue.

Muchas víctimas, muchas mujeres víctimas

en Colombia en el conflicto

tienen un problema muy grande

y es que cuando las sacan de sus pueblos y de sus hogares

son estigmatizadas.

¿Qué quiere decir? Que cuando intentan

empezar su vida en las ciudades o en otros pueblos

son señaladas.

Porque si te sacaron de tu pueblo algo habrás hecho.

Y eso es muy duro para muchas mujeres

que tienen que huir en circunstancias muy horrorosas.

Y María que no tiene la posibilidad de hacer una terapia

o no tiene una estructura familiar

que la apoya para continuar su camino y conectarse con la vida,

pues a ella se le va por donde se le va.

Encontrar a este hombre es lo que me da fuerzas para levantarme.

La venganza al final porque no podemos defender la tesis

de que la venganza te acaba redimiendo.

Que la venganza al final...

Cuanto dolor sin sentido.

...a ella le sigue produciendo un vacío. Descubrimos además

que es relativamente injusta porque

se venga sobre un personaje

que no ha acabado matando a su hija. Es verdad

que la ha violado, pero no es... Es el abuelo

quien realmente acaba con la vida de su hija.

De dónde parte un personaje como el de Félix Gómez

que tiene una vida normal como cualquier vecino nuestro

un chico de barrio que tiene a su novia estupenda,

Adriana Ugarte,

y llega... Dónde mete la guerra al ser humano que llega

a ese extremo.

Esa era la discusión que mantuvimos y la reflexión

que queríamos hacer. Teníamos claro que

un ser humano aparentemente normal en unas condiciones extremas

puede cambiar de forma radical. Lo estamos viendo, hay que verlo

en los servicios informativos. Probablemente muchos de los

que aparecen en situaciones de conflictos

hayan tenido otra vida, una vida de normalidad,

una familia tranquila y de pronto en una situación de violencia extrema

se vuelven animales, irracionales.

Tu escala de valores cambia absolutamente

o no hay escala de valores.

Al final te centras en sobrevivir,

en conseguir soportar esa situación.

Para nosotros lo discutimos mucho eso.

El cómo eran los motivos que hacían que Félix, el personaje

de Iván, estuviera en esa situación

y reflexionábamos mucho, lo que hablabas, del abuelo.

El abuelo mata a la nieta

discutíamos si por un acto de cariño

por un malentendido por supuesto,

por la vergüenza

que podía tener en un momento. Había un montón de elementos

que siempre estuvieron. Y en la propia reflexión

cuando preparábamos los personajes. La vergüenza también...

Los niños buenos han sido malos.

Sí, porque además existe la amenaza cuando se van los paramilitares

después de llevar a cabo el terrible acto de la violación

dicen volveremos cuando esté tu hija.

O sea, cuando esté tu nuera aquí

y entonces el abuelo piensa que eso no va a acabar nunca.

Por otro lado el abuelo ya habíamos mostrado lo rota que estaba su alma

cuando se enfrenta a los paramilitares

en el momento que llegan al pueblo

y están identificando a todos los habitantes.

Él se enfrenta y pide que le maten porque esto

nos está llevando a la mierda a todos.

Esa especie de grado de locura al que te puede llevar

tantos años de violencia, tanto dolor.

Porque él también había perdido a su hijo que es el amigo de María.

A manos de la guerrilla precisamente.

Es una escena muy dura esa cuando vienen

y empiezan a pedir la identificación de todos.

Esto es lo que ha tenido que vivir muchísima gente en Colombia.

Muchos campesinos que se han visto en una situación muy compleja

porque si ayudan a la guerrilla los paramilitares los mata,

si ayudan a los paramilitares la guerrilla los mata.

Se ven en una situación terrible y la cantidad de desplazados

que hay en Colombia es brutal.

brutal. Entonces es una situación muy compleja.

Y ahora mismo además, ya que hablas de esa situación, Juana,

realmente hubo un referéndum cuyo resultado fue no

a la paz.

A que hubiera paz entre... Pero no era no a la paz realmente.

Porque yo también entiendo el punto de vista de los del no.

Yo soy del sí.

Porque creo en el perdón y en la reconciliación.

Y yo creo que era y sigue siendo

una oportunidad única después de tantos años de guerra

en Colombia para que nos acerquemos

a la paz, yo no digo por nosotros,

por nuestros antepasados y por nuestros hijos sobre todo.

Es muy importante que esto suceda.

Y siempre hay que hacer concesiones.

No creo que los del no estén en contra de la paz.

Los del no están en contra de la paz

con esas circunstancias.

Con esas concesiones, qué les vamos a conceder si llevan tanto matando,

violándonos y humillándonos.

Pero si no hay concesiones no hay consenso.

No se llega a ningún punto. No se puede.

Tiene que haber concesiones

en cualquier acuerdo de paz del mundo.

Siempre lo hemos visto que las dos partes tienen que ceder.

Lo que pasa es que el país está completamente polarizado.

Y realmente los del no siguen muy enfadados

porque creen que se les está entregando el país a la guerrilla.

Yo no estoy de acuerdo con esto.

Hacía esto por contextualizar la historia

que sigue estando de máxima autoridad

y que además la podemos extrapolar a, bueno,

a noticias que nos llegan

todos los días de muchos rincones del mundo.

Es que el contexto es tan potente que nos puede distraer y

agradecemos mucho porque además nos sentimos un poco invitados,

no somos colombianos por tanto

hablar o intentar explicar el conflicto colombiano es que

no nos atreveríamos a hacerlo.

Somos muy pudorosos con eso.

Nosotros queríamos contar,

lo que pasa, insisto, agradecemos el contexto,

agradecemos mucho Colombia, pero

queríamos ir más allá. Queríamos mostrar

algo que es desgraciadamente como decía al principio

más general. Ahora mismo fijaos lo que está pasando

en Siria.

Y en tantos otros lugares. Están pasando cosas muy parecidas.

El ser humano se comporta en esas situaciones

de conflicto de forma muy parecida no solo

en cualquier lugar del mundo,

sino también en el tiempo.

Hace 2000 años podría haber pasado algo cambiando cuatro cosas

muy, muy parecido.

Es verdad, descontextualizas y es lo mismo.

Es lo mismo con otro uniforme, con otro acento.

Yo creo que algo muy importante en la película

o que para mí es importante,

es darle voz a las víctimas.

Yo creo que lo peor que le puede pasar a una víctima

es caer en el olvido.

Y de alguna manera en Colombia han sido

muchas las mujeres que han sido víctimas

de este conflicto de tantos años.

Y es importante que se hable de ellas.

Y yo creo que en "Tiempo sin aire"

le damos el espacio a que se hable de ellas.

Y yo os lo agradezco

a vosotros dos.

Es que habéis puesto el foco realmente en una de las víctimas más

vulnerables de todas las guerras que son las mujeres.

Violadas constantemente, sometidas a una humillación

y a una violencia de género terrible

que parece que es un denominador común

en cualquier conflicto bélico del mundo por vulnerabilidad.

En los Balcanes la violación fue un arma de guerra.

Un arma de guerra, exactamente.

Y en tantos conflictos.

Lamentablemente no creemos que vaya a servir

esta película, pero sí queríamos poner un poco el acento en esto.

Invitar a la reflexión. Ya si estamos hablando de esto y han podido ver

espero que cientos de miles de espectadores esta noche

al menos que esas conciencias... -No te deje indiferente.

Exacto, que no se queden indiferentes.

Y aportar modestamente ese pequeño grano de arena a la reflexión

porque lamentablemente la historia del ser humano

es como es.

Lo es en este mismo momento

y ojalá en el futuro pueda ir cambiando,

no lo parece, pero a ver si aportando cosas

como esta película podemos ir todos tomando conciencia.

Realmente con esa violencia contra mujeres y niñas

se debilita toda la población masculina.

La moral queda por el suelo, la humillación, la vergüenza.

Y ya les tienes debajo de tu bota.

Y pasa así, así.

Y es un horror. Un horror.

Duro ese personaje la verdad. Con esa conciencia

por eso me parecía muy valioso tu testimonio,

por cercanía y por conciencia real del drama,

¿cómo afrontas el personaje?

Bueno, realmente fueron meses de ensayos que tuvimos.

Eso para mí fue muy importante. Nos sentábamos los cuatro con Carmelo

y mis directores.

Bueno, analizando y metiéndonos

en esas cabezas de esos personajes

tan ajenos a nosotros.

Yo tengo una gran amiga, psicóloga, colombiana,

que trabaja con las mujeres del conflicto.

Ella me ayudó mucho.

Ella me pasó mucha información

y me ubicó.

Porque una cosa es ser testigo de tantos años

de guerra y yo viví en Colombia en años muy duros,

muy complicados.

Ahora las cosas están mejor, pero los años que viví fueron duros.

Y yo me cuento entre las 8 millones de víctimas

de mi país.

Porque en mi familia hemos pasado situaciones

muy complicadas con relación a la violencia.

En la mía y en la de la mayoría de colombianos.

Eso es una realidad.

Pero mi amiga me ayudó a comprender el asunto de la mujer

dentro del conflicto.

Para mí eso fue muy importante.

Otra periodista colombiana que vive en París

que hace un documental sobre las mujeres violadas

en el marco del conflicto

también me ayudó enviándome unos testimonios

de mujeres a las que había entrevistado.

Y para mí también fue súper, superrevelador

y al mismo tiempo me ayudó mucho a comprender,

a intentar acercarme a comprender ese horror.

Porque es verdad que para una madre

que le pase algo así a su hija pequeña

no hay nada más horroroso.

El infierno. Es el infierno.

Entonces ha sido todo un trabajo de documentación

por un lado y por otro lado

un trabajo que hemos hecho mano a mano los tres.

Muy detallado, muy concienzudo.

Y muy hermoso.

Porque fue un viaje intenso y duro,

pero a la vez para mí muy rico.

Con Juana y Carmelo ensayamos mucho.

Hablamos muchísimos sobre sus personajes.

Porque sí queríamos, lo que decía Andrés en algún momento,

profundizar

en el alma humana y tratando de huir

del maniqueísmo que es una tentación en películas de este tipo.

Es una tentación muy grande la de bueno,

hay los buenos y los malos. Pues no, vamos a intentar entrar

en los personajes y ver que tienen sus luces y sus sombras.

Aprendimos mucho

Samuel y yo trabajando con Juana desde el punto de vista formal.

Se lo agrademos mucho porque

independientemente de cómo había vivido ella

lo que el guión contaba

y su propia experiencia,

tiene un método que a nosotros nos enseñó mucho.

Es absolutamente metódica, constante...

Es actriz de método.

(RÍEN)

Nosotros, especialmente Samuel que lleva

que lleva casi toda la carga de la dirección de actores,

muchas veces nos mirábamos y...

comentábamos si tenía dos guiones

donde apuntaba unas cosas en un guión, otras en otro.

Sus propias fichas. Todas las indicaciones que dábamos,

que se le ocurrían a ella. Era... Aprendimos muchísimo

de esa manera de trabajar para abordar un personaje

para enfrentarte a él.

Para darle la profundidad dentro de la austeridad.

Antes hablabais de la mirada

y es verdad, pero a nosotros nos preocupaba que se nos fueran

los personajes, estábamos siempre desde lo contenido.

Y ahí la verdad es que fue un viaje precioso.

Perdóname, pero otra tentación es esa, vamos a meter aquí...

emoción y llanto y violines

en un encuentro brutal de dos mujeres.

Tú con Adriana.

Le tuvimos que decir a Adriana no te toca llorar aquí.

Porque, claro, es muy fácil, ella llevaba mucha emoción.

No puede ser. No podemos convertir esta secuencia

en el llanto de dos mujeres.

Y con respecto a la precisión, un ejemplo de lo precisa

que es Juana trabajando.

Es solo un ejemplo.

No le valía con el acento colombiano. A nosotros nos valía.

Tenía que ser el acento Llanero porque era en esa zona

donde transcurría la historia.

Es una historia linda porque llevo muchos años aquí.

Llevo ya 17 años en este país.

Yo conservo mi acento.

Pero he tenido que trabajar mucho

el acento castellano para trabajar aquí.

En el momento de enfrentarme a este personaje

de repente me di cuenta que muchas estructuras de frase que hago

ya las hacía españolas.

Aunque te hablo colombiano, las estructuras

las hacía en español.

Entonces decidimos colocar a este personaje en un lugar muy concreto.

Con esta amiga mía psicóloga me ayudó

a ver cuales son las zonas

de conflicto en Colombia más importantes.

Decidimos que esta mujer era de Los Llanos orientales.

Y me conseguía una mujer de Los Llanos orientales

para hacerme un coach

de acento colombiano de esa zona

y fue muy curioso porque fue

normalmente aquí me trabajo el acento castellano.

Fue como hacer el trabajo al revés.

Como volver a mi acento más puro colombiano.

Dani, las tareas. Deja de colorear y póngase a hacer las tareas.

Mi hijita acuérdese que en este momento va a ser la mujer de la casa.

No se le ocurra abrir la puerta a nadie. Prohibido.

Hubo mucha aportación por parte de los cuatro.

Que fueron enriqueciendo nuestra labor.

Me imponía mucho trabajar con Carmelo.

Al principio sí. Es un actor que admirado muchísimo siempre.

Me gusta mucho este actor desde siempre.

Y, claro, de repente empezar a crear esta historia de los dos

tan particular.

Tan curiosa. Porque estos dos son dos personajes

que se encuentran y este hombre es casi un salvavidas

pero ella no puede verlo. Ella no ve.

Ella no puede ver otra cosa que su venganza.

Su obsesión. Es bonito como espera

la llamada...

Sí. Bueno y el trabajo de Carmelo merece también,

no está en este momento,

que lo destaquemos porque además va

un poquito a la contra de lo que entendemos

que es Carmelo. Es decir, el personaje le va.

Queríamos que lo hiciera él y sabíamos que era capaz de hacerlo.

Pero, claro, el personaje tenía que huir de ser el tipo atractivo

que podía ligar con una mujer.

Que aunque estaban en pleno dolor era tan bella como

como María, Juana.

Entonces Carmelo tiene que trabajar a la contra del atractivo y la fuerza

de su personaje. Es un personaje débil,

absolutamente enamorado. En este caso se enamora de María

y hace una transformación física,

digo el actor en este caso,

se encorva..., que yo creo que hay que subrayarlo.

Bueno y tenemos a gala que creemos que es la primera vez

que conseguimos quitarle la raya... Del pelo.

Es verdad que se sacude así. Al principio lo hablamos.

Y un actor inmensamente generoso.

Eso lo tengo que decir. Muy generoso.

Trabajamos muy bien juntos.

Muy bien juntos.

Le sigo queriendo y admirando enormemente.

Vamos a hablar del aspecto más forma de la película, por favor.

Localizaciones. ¿Dónde está rodada?

¿Por qué no rodáis en Colombia?

Comentábamos antes de entrar en plató

que esta película ha estado llena de problemas.

Viajó durante mucho tiempo de un escenario a otro escenario.

Que al principio la historia comenzaba en los Balcanes

y otra realidad.

Luego ya empezó a financiarse,

empezó a dibujarse la financiación cosa fundamental

para sacar el proyecto adelante.

Una de las patas de la financiación estaba pensada en que

hubiera participación colombiana en la producción.

De hecho estuvimos

haciendo localizaciones y casting en Colombia.

Encontramos escenarios naturales maravillosos.

Y unos actores para los personajes que buscábamos

que encajaban perfectamente.

Luego al final lamentablemente no pudimos rodar en Colombia

por problemas de la producción.

Y ahí tuvimos un crisis gorda. No teníamos posibilidades

de tener escenarios que se parecieran

al entorno natural colombiano.

Y creo que Gerardo tuvo una..., Gerardo Herrero,

gloriosa chispa y dijo:

"Bueno, ¿por qué no exploramos el norte de Tenerife?".

Y nos fuimos a localizar allí y encontramos el entorno

de vegetación y geográfico perfecto. Y algunas localizaciones

que se parecían mucho a la arquitectura colombiana.

Por lo tanto aquello fue definitivo. A partir de ahí

la cosa empezó a ir hacia delante.

La verdad es que en el argot del cine dicen que

lo difícil no es hacer una primera película, lo difícil es la segunda.

Para nosotros no dejaba de ser un reto hacer una segunda película.

Yo me quedo, después de todo lo que pasamos,

porque yo en eso era mucho más pesimista que Samuel,

después de pasado el tiempo y verla en la distancia,

mereció la pena. Mereció la pena

porque tuvimos mucha suerte. Nos rodeamos de gente muy buena.

Tanto del equipo artístico como del equipo técnico.

Y eso hizo que consiguiéramos

imaginado en un bar un día

pensando en qué historia queríamos contar.

Pues muchísimas gracias a los tres,

por haberlo compartido con nosotros. Por haberla hecho,

por haberlo logrado porque son sueños

que se llega a la meta.

Y por compartirlo con nosotros y los espectadores.

Gracias a los tres.

Gracias a ti, a TVE no solo por emitir ahora la película,

sino por poder hacerla.

Y gracias a ti, Juana, por tanta generosidad en un trabajo.

De verdad, enhorabuena. Gracias.

Vamos a ver le corto más corto de nuestra edición del concurso

de cortometrajes SGAE.

"Subliminal" es la demostración de que basta un minuto

para sugerir un abismo.

Con todos vosotros "Subliminal". Nos vemos dentro de un minuto.

(Chirrido)

(Móvil)

(Chirrido)

(Sonido inquietante)

(Sonido inquietante)

(Música tensión)

(Sonido inquietante)

(Sonido inquietante)

(Música dramática)

Un sencillo juego de tú la llevas

o la puerta de entrada a una realidad paralela.

Solo eso y todo eso en apenas un minuto.

Enhorabuena a Sergio Manuel Sánchez

y a todo su equipo por esta pequeña joya.

Una vez más agrademos a "Cortosfera"

la atención a nuestro concurso y os invitamos a visitar

sus interesantísimas publicaciones en su renovada página web.

Y nada más, feliz semana a todos.

Nos vemos el próximo domingo para seguir compartiendo

el mejor cine español reciente. Chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tiempo sin aire (Presentación y coloquio)

Versión española - Tiempo sin aire (Presentación y coloquio)

30 abr 2017

Cayetana Guillén Cuervo presenta "Tiempo sin aire", la segunda película de Samuel Martín Mateos y Andrés Luque, protagonizada por Juana Acosta y Carmelo Gómez. Los directores y la actriz principal acompañan a Cayetana Guillén Cuervo en el coloquio para hablar de este relato enmarcado en el conflicto armado de Colombia, de los sentimientos de odio y venganza, y de las víctimas de violencia de género, un arma de guerra en muchos conflictos.

ver más sobre "Versión española - Tiempo sin aire (Presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Tiempo sin aire (Presentación y coloquio)"
Programas completos (51)
Clips

Los últimos 731 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos