www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5143478
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Tensión sexual no resuelta (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

La palabra fin cierra la película y el libro de Jazz,

pero abre la puerta de nuestro plató y aquí seguimos

con tres de los grandes responsables de la película

que acabamos de ver. Bienvenidos de nuevo Miguel Ángel Lamata,

responsable total, guionista, director

y tus protagonistas que se multiplican por dos

cada uno, Norma, Fele.

Bajo el envoltorio de comedia ligera esta película nos plantea

algo que a todos nos importa muchísimo,

habla de uno de los motores de la vida

que son las relaciones de pareja y cómo nos comportamos en ellas

y la imagen que damos, si somos realmente lo que estamos mostrando

y lo que estamos viviendo. Como planteáis varias historias

posibles, a mí me gustaría empezar hablando de eso, ¿no?

¿Cuál de las relaciones os da más confianza?

¿cuál de esas relaciones que plantea la película

os parece más posible?

Es que yo a toro pasado, la verdad, yo desconfiaría de todo.

Sí, porque uno de pronto como que se le rompen varios esquemas

a medida que va arrancando la peli y luego todo lo que se cuentan

en la boda, al final es como que yo quería que te atropellara un coche

o algo así, y después es como que yo quería quererte.

-Porque le convenías.

-Exacto, porque le convenía.

-Pero es genial que se sinceren y digan la verdad,

porque normalmente nunca decimos la verdad,

dices una cosa pero piensas otra. Verdades como puños,

Lamata, verdades como puños, ese es tu lema.

A mí me encanta justo con el desencuentro al final

y el desamor es cuando realmente se encuentran estos dos pobres.

-Y hay una cosa muy grande de tu personaje

que es que no puede estar solo, va a estar solo pero al final

acaba yendo a casa de Jazz. -Lo que le dura el trayecto en taxi

desde el convite hasta casa de Jazz.

Pero es más, a declararse con la misma frase

que le ha dicho el personaje de Rebeca y la usa

y la adapta literalmente, o sea, ¿qué relación nos da más confianza?

Como bien decías Fele, yo creo que ninguna porque es verdad

que zambullirte en una relación es un salto siempre sin red

por muy claro siempre que lo veas hay ciento de miles de trampitas

que muchas veces no entendemos nosotros mismos pero lógicamente

el salto merece la pena.

-Porque ayer me pasé todo el día deseando que te matases

en un accidente de coche. -¿Querías que muriese?

-No quería casarme contigo. -Es curioso,

yo sí quería.

Pero tampoco te quiero.

La película la verdad es que nos invita a resetearnos

a nosotros mismos con mucho sentido del humor.

-Yo quería quererte.

¿Qué personaje os inspira más compasión?

Pues a mí el mío me inspira mucha compasión, fíjate,

porque hay un monólogo que tiene ella

que le está diciendo a Celeste al principio de la película

que el amor no es algo que puedas poner en duda,

es una ola que se te lleva por delante y a mí eso me gusta

porque lo vive la pobre con una intensidad que está muy bien

porque yo creo que el amor no tiene que ser descafeinado

y tiene que ser eso, pero claro, ella está tan, tan convencida

de su amor que a veces a mí hasta me da pena

de todo lo que es capaz de hacer, es capaz de hacer de todo,

las cosas más viles como dice el guion,

pero a mí, posiblemente es la que me dé, a veces, más penita

porque es que se está poniendo tanto en evidencia, la pobre.

-¿Para qué me llamas? -No lo sé, Jazz,

pero tenemos toda la noche para averiguarlo,

¿te parece a las ocho en el Pécoras? -Perfecto.

Es muy bonito el cambio que haces, no solo de un personaje a otro,

si no cuando se te desmonta todo, que estás en plano.

-Sí. -Muy bonito, cómo te rompes.

-Claro, cuando hablaba con Lamata yo quería que crease

algo de Jacinta en ella, o sea, que cuando él la llama

aparece Jacinta. Muy bonito eso.

Y eso tiene que estar porque si no, no hay unión

entre los dos personajes, que es uno además,

o sea, que es aparecer el amor de su vida

y ya está la enamorada que va corriendo

y además es como tú lo diriges,

ella va corriendo en busca de él a todos sitios.

-¿De verdad quieres ser político? -Dictador preferentemente.

-También el personaje de Carmen, también me da un poco de pena,

porque acabar con semejante elemento

al final, que es el personaje de Nico.

-Follaría contigo por despecho hacia Juan José.

-Yo follaría contigo por despecho hacia ti.

-"Follaría contigo por despecho a tí",

en ese caso es como pobrecita y luego esa salida del coche.

-Menos mal que te mete un puñetazo en la película

ahí como para date un poco de dignidad.

-Ese momento de la patada de... De Amaia.

Eso es brutal, esa patada es mítica.

-Juan José, una cosita.

Es una metáfora de algo que todavía no tengo muy claro.

-La peli está cargada de ese tipo de cosas,

de metáforas de algo que todavía no tienes muy claro.

-Te juro que yo me di cuenta de le tema de esta película

cuando me dijo una periodista: "Has hecho una película

sobre la dependencia", y dije: "Sí",

en efecto, sobre la dependencia, sobre hasta que punto confundimos

amor con sexo, sexo con amor, elevamos a la categoría de amor

el deseo porque a lo mejor nos apetece hacerlo un poco más noble,

pero a mí me da mucha pena el personaje de Joaquín Reyes,

porque es un tipo que ha llevado el método Stanislavski

o el que sea, tan, tan al límite

que ha conseguido convertir su vida en una parodia

y ni siquiera se ha dado cuenta, no sé si hay redención

para ese personaje.

-Soy Eduardo Cubero y lo que acabas de presenciar es ultrateatro.

Gracias.

(Aplausos)

Pero es que todos están en un límite y es muy bonito

porque todos generan empatía realmente.

Hay que ver la mutación de Miguel Ángel Muñoz en plano también

cuando está siendo poseído,

es maravillosa.

-Esto es por tu culpa,

tú no pares.

-Lo siento, cari.

De todos los peligros asociados a la vida de pareja,

¿cuál os parece más peligroso? valga la redundancia.

-El aburrimiento. La rutina, los hijos, la mentira,

la infidelidad. Sí, de hecho hay un momento

en el que Celeste viene llorando

y le dice a Jazz, está hablando de que quiere estar con el Nardo

y le dice pero es que lo estás convirtiendo, que esto nos pasa

en la vida, lo estás convirtiendo en la persona a la que vas a dejar,

o sea, quieres que el Nardo se convierta en Juanjo

y has dejado a Juanjo, cuidado, ¿no? porque a veces conocemos

a otra persona y la quieres transformar en la persona

que has dejado y dices, pero bueno, vamos a ver, métete en esa aventura

nueva y no quieras controlarlo todo, ese exceso de control

y el aburrimiento.

-Creo que me he enamorado. -¿Y él?

-También, si ya está haciendo planes de futuro.

-Si nos volvemos a ver que sepas

que a mí los conejos me gustan pelados,

completamente pelados.

Bueno, el personaje está basado en alguien que conocí que le pasó

algo parecido a esto, estaba atrapada en una relación sin pasión,

anegada en el aburrimiento más total y de repente conoció a alguien

que no era una bestia de la naturaleza, pero supuso

un terremoto para su vida y evidentemente cortó con la persona

con la que se iba a casar, inició un romance con este otro, pero luego

tuvo lo quiso convertir en algo como lo que acababa de dejar,

o sea, necesitaba algunos elementos de la pareja que había abandonado

en esta persona que le había revolucionado la vida para bien,

naturalmente la historia naufragó.

Hay un momento en que Salomé le dice a Fele, al personaje, a J.J.

a Juanjo, a Juan José, le dice:

"Si lo malo es que eres bueno",

porque es que hay veces que el problema es ese.

El problema, líbrame de las buenas intenciones,

porque si eres tan bueno no sé como dejarte, no tengo argumentos.

Y dice: "Ojalá hubieras hecho algo mal", es verdad.

Claro, efectivamente.

Sí, pero también es esta cosa de también, lo de ser bueno

yo creo que también entra un poco en el punto de sorprender

a tu pareja, yo creo que cuando se pierde un poco,

que entra el aburrimiento, entra la rutina,

cuando perdemos un poco la capacidad de poder provocar sorpresa

en el otro, yo creo que entramos en esa dinámica,

y no sé, para mí es fundamental el humor,

el poder sorprenderte, o sea, no estar todo el día esperando

prepararla pero sí que de pronto haya cosas inesperadas que ocurran

y a mí me parece fundamental para la pareja,

pero es que claro, tú ya de pronto ves a Juan José

y a la otra, con ese flequillo además,

y te imaginas a estos dos que dices,

es que ya desde el primer momento casi parece que son un poco

la personificación de la rutina.

-A lo mejor Jacinta debería volverse a su pueblo

y abandonar el sueño de ser una gran escritora.

-Sí, eso debería hacer Jacinta, pero no tú.

-Oye, que Jacinta soy yo.

Hay una frase maravillosa que le dice Juanjo al final

a Celeste: "Vas a convertir tu vida en un caos

y va a salir, ¿sabes quién? tu verdadero tú",

porque a veces en ese caos es cuando sale tu verdadera personalidad,

hasta que no agitas tu vida y sales de esa zona de confort,

de todas esas reglas, todo lo que se supone que se tiene

que tener, una estructura y tal, hasta que no sales de ahí

realmente dices: "¿Pero quién soy yo? es que no lo sé,

¿yo qué hago contigo?" y esa secuencia me parece maravillosa,

la de la boda. -Sí, me parece buenísima.

-No te quiero. -No te quiero, yo tampoco,

es como que no se quieren y claro, acaban de encontrar que de pronto

no se quieren de esa manera, pero sí pueden iniciar una relación

que puede ser mucho más fructífera para ambos y tener

que convivir.

-Y tú vas a convertir tu vida en un caos del que, ¿sabes que saldrá?

-¿Qué?

-Tú.

Tu verdadero tú.

Estoy bastante contento de cómo quedó porque resume la esencia

de la película en no empeñarse en según que cosas,

el dejar, según qué puertas abiertas y me acuerdo que hubo...

-Mira como estoy asintiendo, ¿eh?

-Si hubiera un Goya al mejor asentimiento te lo daban.

-Oye, espera, voy a hacer así, a ver si me lo...

-Al principio Fele tenía dudas sobre la escena y me dijo:

"No, tengo esta preocupación y tal, ¿cómo lo ves?"

y tuve un momento de iluminación, dije:

"Fele, escucha sus silencios".

Oye y ya está, no necesitó más, le dices una tontería y ya lo clavas

pero tiene que sonar aparente. -Porque es un gran catalizador,

a mí me catalizó absolutamente. -Con tres palabras catalizamos:

"Escucha tus silencios". -A él le decías eso y a mí:

"No la cagues", ¿en qué quedamos?

-Bueno, algún "no la cagues" también me cayó.

-Eso es un mantra, es Miguel Ángel la mantra un poco,

¿sabes? ahí..., "no la cagues" es suficiente.

Bueno, como estáis apelando precisamente a catalizar

las interpretaciones de actores que hacen cosas nuevas

porque has llevado a los actores a hacer cosas que no habíamos visto,

pues quiero que me hables de eso, por favor.

Pues me resulta muy estimulante siempre,

coger a un actor al que se le identifica,

por ejemplo Adam Jezierski,

un personaje en "Física y química" que era un macarrita bastante básico

entonces convertirlo en una especie de cerebro especialmente dotado

para la conspiración, para la manipulación

y para las trampas, es una especie de Vizcondito de Valmont,

de "Las Amistades Peligrosas" atrapado en el cuerpo

de un adolescente inquieto, pero al personaje de los dos,

se puede decir que tienes dos personajes tú, tú habías clavado

a ese personaje que hacías en la serie de "Yo soy Bea",

que era una tipa de modales un tanto extrovertidos,

moral un tanto dudosa,

y un tanto tonta, vamos a decirlo. -No, no, tontísima.

-De repente te convertimos en algo que es básicamente la némesis

de Adam, en alguien que está convencido de que puede conseguir

la felicidad llevándose por delante a quien sea y está dispuesto

a hacer lo que sea, esos cambios a mí me estimulan mucho,

para poner a un actor a hacer lo que ya ha hecho muchas veces

y lo normal es que la película naufrague si lo haces.

-¿Tú nunca has sentido la necesidad de darle un giro a tu vida,

de convertirla en algo excitante? -Sí.

-Pues habrá que hacer algo al respecto, ¿no?

-Claro, casarme.

Amaia Salamanca explota una vis cómica

que no estamos habituados a verla.

-Qué tengo que hacer para demostrártelo, ¿eh?

Miguel Ángel Muñoz ni te cuento el personaje que compone de tu mano

-Nardo se tira a quien quiere.

También Salomé Jiménez con Celeste, sube, baja,

quiero decir, todo el mundo está haciendo algo

fuera de la zona a la que estamos habituados

y eso para un actor es una maravilla.

Y para un director también, tengo que decirlo.

-Pareces otra. -Es que soy otra.

-Yo también fui otro.

¿Y cómo se planteó la evolución de tu personaje, Fele,

de J.J. a Juan José?

Fue al revés, empezamos primero con Juan José,

y luego de ahí nos llevó a J.J.,

esa fue la historia, cuando realmente debería ser al contrario,

como involuciona el personaje en este aspecto.

La verdad es que es muy divertido, porque yo recuerdo

no había hecho yo demasiada comedia todavía en cine, no.

-Es normal, es un tío que apenas tiene sentido del humor,

es un salto sin red meter en una comedia a Fele,

¿sabes? no es fácil, no es fácil.

¿Miguel Ángel es siempre así?

-Sí. -Todo el tiempo.

Entonces, ayuda al tono de la película.

-Sí, sí.

-A veces cambio y digo lo de "escucha tus silencios".

-Pero es verdad que a él le gusta dirigir a los actores,

no le da miedo meterse en nuestro mundo, escudriñar, buscar

y yo siempre digo que es una mosca cojonera muy cojonuda.

Me gusta mucho el tecnicismo que has empleado,

me voy a hacer camisetas que pongan eso: Soy una mosca cojonera cojonuda

-Es verdad, porque él sabe lo que te tiene que decir en cada momento

y cómo llevarte hacia dónde él quiere y que pienses

que lo has llevado y lo has conseguido tú.

-Si es que lo conseguís vosotros.

-Y es verdad que tiene la capacidad de tenerlo todo superclaro,

además de tener la peli,

ya la tiene en esa maravillosa cabeza que tiene sobre los hombros,

pero luego también tiene esta cosa de tener

la puerta abierta para aceptar y para comprar.

-Claro, para las propuestas. -Total, sí, sí,

como que él primero te deja jugar y luego pues...

-Y no te pasa esto, Cayetana, que tú llegas a un rodaje

y llegas un poco así y dices:

"¿Y ahora me voy a poner a probar esto?" Todo eso ya ha ocurrido

en el mes de ensayos y de verdad que yo creo que deberíamos

tomar conciencia todos de andar ese tiempo,

intentar dar esos tiempos como sea para poder ensayar

porque es una maravilla. -Y porque es tiempo que te ahorras

en rodaje después. -Claro, ¿cómo fue ese rodaje?

si es que fue como la seda.

Y por no construir tú las cosas solo, que es mucha responsabilidad,

porque acertar en el casting está muy bien y es fundamental

y ya lo decía John Ford que ahí está el acierto de todo,

pero es que se pueden hacer las cosas desde muchos puntos de vista.

-Es que cuando te encuentras con actores como los que estaban

en "Tensión sexual no resuelta", aquí tengo a dos que son dos bestias

interpretativas, que no es que tengan mucho talento, si no además

tienen algo que es maravilloso cuando va pegado al talento,

que es el valor que yo es lo que más valoro en un actor

o en un artista, entonces tú como director aprendes mucho sobre

lo que has puesto en el guion si lo has escrito tú,

y claro, tener semejante materia humana y artística trabajando

contigo te permite ampliar, soltar las puertas de tu imaginación

para mejorar lo que has escrito, o sea, que realmente tú mismo

aprendes mucho sobre ti a partir de trabajar con actores como ellos.

Háblame Norma de tu experiencia, porque realmente son dos personajes

muy contrapuestos física y emocionalmente,

que los has tenido que trabajar desde lugares distintos,

¿cómo ha sido esa experiencia? porque es la mosquita muerta

y la loba manipuladora, ¿no? son dos puntos de mujer

que pueden convivir, pero...

Está muy bien porque realmente, digamos que Jazz sería como

cómo me muestro a los demás y Jacinta es como soy realmente,

entonces es como que ella se ha dado cuenta porque se ve en lo del taller

del retaco y cómo es ella personalmente

que no se come un colín, porque eso no vende

y que además sufre, lo pasa fatal y toda esa sensibilidad

la tiene que canalizar por otro sitio porque de esa manera

no va a poder ser lo que ella quiere ser.

-¿Para que la quieres? -No encuentro las llaves del coche.

-¿Qué haces? -Dile a Jacinta que se calle

y tú sube al coche.

Y resulta que se encuentra con el J.J. este

que la vuelve loca y la mete en un mundo

en el que ella yo creo que va forjando realmente

su verdadera personalidad de esto es lo que soy,

pero también soy esto, porque si no tuviera lo otro no podría escribir.

Es verdad que es un personaje complejo y que trabajamos,

de alguna manera empezamos también por Jazz

y luego llegamos a Jacinta y luego me obsesiono un poco,

que no soy nada yo obsesiva,

ni metódica ni nada de eso, ¿verdad? no, no, no.

A mí me encanta mucho profundizar y creo que es la única manera

de que haya aristas en los personajes,

si no al final haces algo muy plano

y teniendo la oportunidad con el guion, con estos actores

maravillosos de compañeros que tenía y todo el tiempo del mundo,

porque tuvimos todo el tiempo del mundo, pues ya que me meto,

me meto hasta la cocina y ahí investigamos con un montón

de emociones, de sensaciones y fuimos construyendo el todo

para que, precisamente, siempre hubiera algo de las dos

en esa dualidad de personaje, que yo creo que ella es géminis

como yo, que somos muchas, como tú.

Estáis rodeados.

Como decían en "El Exorcista" sois legión porque sois muchas.

-Somos muchas. -Sí, vamos en pack.

-Vamos en pack, pero somos estupendas.

Estaba pensando en las secuencias de sexo que hay unas cuantas,

¿qué tal se ruedan estas secuencias con este director?

Pues la verdad es que maravillosamente bien,

de hecho debo decir que fue el primer día de rodaje,

¡alá, venga!

-El plano secuencia del encuentro lésbico inesperado y repentino

entre Celeste y Jazz lo rodamos en un plano secuencia,

ese plano secuencia que casi está en el cuarto de hora de la película

se rodó el primer día de rodaje y el primer plano.

-El primer plano fue ese.

-Pero lo escogieron ellas también, ellas prefirieron empezar

la película con eso y quitárselo de encima

y a partir de ahí ya pues...

-También es verdad que yo con Salomé es que se convirtió en una hermana,

la quiero muchísimo y te digo una cosa,

al final las dos estábamos tan a favor

de lo que estábamos haciendo y yo la verdad es que cuando confío

y en este hombre, no sé porque, pero confío mucho.

-Tampoco lo entiendo, no me cabe en la cabeza.

-Pues te dejas llevar y yo creo que es lo mejor, no pensar,

decir, bueno yo ya tengo el trabajo y a partir de ahí

es tu responsabilidad.

¿Y el sadomaso con Miguel Ángel Muñoz?

Yo creo que era un papel que Miguel Ángel estaba esperando,

solo que él mismo ni siquiera lo sabía, ¿sabes?

A Miguel Ángel recuerdo que le costó mucho comprenderlo,

decía: "No lo tengo claro", pero al final yo creo

que se lo pasó francamente bien

porque dice, hombre yo no quiero contar la historia de un tipo

que le pasa esto de forma ligera y que un tío enormemente atormentado

que no lleva nada bien lo de tener una voz dentro que le dice

"tú no eres lo que pretendes ser, tú eres otra cosa".

Yo creo que al final llegamos al acuerdo de que, efectivamente,

Nardo, Bernardo para los amigos,

pues era un tipo que estaba negando su sexualidad

y su identidad por completo.

De hecho la película acaba como acaba y hay gente que me ha dicho:

"Que final más conservador", digo hombre, es aparentemente

un final feliz, con todas las aristas a las que se refería Norma,

estos dos, Miguel Ángel y su lo que sea,

se van a convertir en una pareja quien sabe si feliz,

Juanjo se va con Jazz a tener un montón de hijos

que habían jurado no tener, aparentemente porque no pueden

estar solos ninguno de los dos, como bien decías tú Carmen se mete

en una relación basada a priori en la conveniencia

con el personaje de Adam, pero es que es verdad que nunca

sabes dónde está la felicidad, es que te puede estar esperando

a la vuelta de la esquina y es que la felicidad y el desencanto

tienen los dos la virtud de, muchas veces, aparecer y sorprenderte

y también es bueno estar abierto a eso.

-A mí siempre me ha intrigado todas las comedias románticas

cuando acaban muy bien y tal, que si el chimpún

dices si chimpún, pero me gustaría que al final de los créditos

se viera tres años después. Hombre, claro.

¿Cómo siguen? Si siguen o no siguen.

Pero fíjate que a mí de pronto que la más estable de todas,

en un momento dado, la pareja, no estable, porque no confundir

estable con durabilidad en el tiempo,

que uno puede durar muchísimo pero llevarse a matar,

pero yo creo que los que más podrían durar como pareja,

fíjate que yo estoy convencido que serían Jazzinta y Juanjo,

por esta cosa de que están como superacomodados

y en un momento dado pueden vivir dos vidas totalmente paralelas

y tener una mesita de noche en medio de los dos

en su habitación.

Y a pesar de que ya no está Lucía,

porque una historia que empezó a tres,

Lucia desaparece del mapa y ellos no saben continuar esa historia

solos como pareja. -Sí, pero los dos conocen

sus lados salvajes, que yo creo que tampoco es una mala cosa,

no es un mal combustible de cara a esa durabilidad.

-Sí, estoy muerta y puede que estuviera algo celosa

pero no me suicidé, fue un accidente.

se me fue la mano con la dosis y punto.

Venga, podéis seguir.

tomas la decisión de que Lucía sea un personaje que anda por ahí

como Joe Gillis, el guionista de "El Crepúsculo de los dioses",

ella está pululando y está contando la historia desde el más allá,

¿por qué? Pues porque me parecía que

que el espectador fuese llevado a veces de la mano por la historia

que a veces es un tanto intrincada, un tanto laberíntica,

por alguien que supuestamente es una especie de narrador,

parece que tiene el control sobre los goznes de la historia

y luego resulta que es otra alma en pena más nunca mejor dicho

porque además es un fantasma y que, efectivamente, es la única

que se va a quedar abiertamente sola esté donde esté,

en el limbo que esté, me parecía interesante.

-Y así fue como Celeste aprendió a guardar secretos

y Jazz fue su secreto mejor guardado.

Cada acto de la película como que va cerrando

y ella hace como una especie de entreacto ahí como resumen

de vamos bien sí, ¿no? pues venga.

-Sobre todo lo hice porque a priori parecía una mala idea

y a mí me gusta, igual que me gustan las malas pelis que molan,

me gustan las malas ideas que molan,

entonces, me apeteció hacerlo porque supuestamente no había

que hacerlo, es como ese famoso clásico de "Los caraduras",

de Burt Reynolds, de los camioneros que transportan cerveza ilegal

y le dice uno a otro: "¿Por qué estamos trasladando 300.000

latas de cerveza ilegal de Nueva Orleans a no sé dónde?

y dice el otro: "No sé, dicen que no se puede hacer".

Una gran verdad, dije "voy a probar esto" y luego al final

con el guion acabado dije: "Posiblemente ha sido una mala idea,

hagámoslo". Y lo hicimos.

Y seguramente sea un error de la película, pero me hace gracia.

Tienes un poco de cada personaje, lo sabes, ¿no?

Lo he oído en alguna ocasión y es absolutamente cierto.

Hay una parte de mí que está muerta incluso que también es...

A todos nosotros nos pasa eso.

Sobre el aspecto formal, el tono de la película,

mezclando tantos géneros, ¿qué es lo que te planteas?

¿qué le cuentas al equipo para que te sigan?

¿qué buscas?

La mezcla de géneros siempre me ha gustado Cayetana,

pienso en películas que me llevaría a una isla desierta, no sé si son

las mejores pero son las que más me divierten

y son thrillers mezclados con musicales,

mezclados con historias de amor y con elementos de humor.

"En busca del arca pérdida" es una mezcla de muchas cosas,

es una peli de aventuras con un componente cómico muy potente.

Entonces, es clave que el equipo,

los jefes de equipo, los actores,

los músicos sepan lo que quieres contar,

y yo he descubierto que quizá antes de dar demasiadas instrucciones

técnicas porque creo que la libertad es algo que está bien administrarlo

de la mejor forma con la gente que hace contigo la película,

sobre todo me gusta transmitirles la cosa emocional y que el proceso

sea muy divertido, incluso en las partes más dramáticas

donde lo ideal es que no quede un ojo seco en la sala,

porque tienen que emocionar mucho,

yo creo siempre en la diversión del proceso.

Dicen que Macbeth no se pude hacer sin tener un gran soponcio interior,

yo creo que habría que intentarlo, porque parece una mala idea...

Pero, ¿puedes hablar en serio alguna vez?

Estoy hablando super en serio.

Yo pienso mucho que es muy importante pasarlo bien en general,

pero haciendo películas, por muy estresante que sea nuestro oficio,

pues también hay que intentar pasarlo bien

y no llevarse grandes disgustos. Es verdad.

No me quiero ir sin que me contéis lo que tenéis entre manos

porque todos tenéis cosas muy chulas.

Por favor, habla, porque vuelves a las tablas y estás emocionado.

Pues sí, a finales de abril, en el Teatro Valle Inclán

estrenamos una cosa que se llama "Firmado Léjarrada",

es un proyecto bastante maravilloso con Eduardo Noriega,

Jorge Usón, Cristina Gallego, Gerald Fillmore y Alfredo Noval

en un texto escrito por Vanessa Montfort

en el que homenajeamos de una forma bastante curiosa,

porque tiene una estructura de película de juicio,

al personaje de María Lejárraga que fue la esposa

y la negro literario de Gregorio Martínez Sierra,

un exitosísimo empresario, productor y director teatral,

que arrasó a nivel de éxito en muchos países del mundo,

con obras como "Canción de cuna".

Y al parecer pues todo fue escrito por María Lejárraga

y firmado por Gregorio Martínez Sierra, es un personaje que está

como volviendo a la vida, como si hubiese dejado unas migas de pan

a lo largo de la historia, porque murió hace bastante tiempo

y está volviendo, no para de haber reportajes en prensa y televisión

sobre ella y esta es una obra de teatro en torno a ella.

Que apetecible, estaremos ahí sin ninguna duda,

además la Valle Inclán es tan estupenda,

que es una experiencia trabajar ahí, es una maravilla.

Señor director, cuénteme.

Sí, hablo contigo, que has dirigido un corto.

Pues sí, estoy con un corto que se titula "Tu día de suerte"

que está basado en un texto teatral

de Juan Carlos Rubio y la verdad es que estoy encantado.

Está en Medina del Campo, en la semana de cine corto en Madrid

y con Juanca Vellido, con Mónica Regueiro y estoy feliz.

-No. -Sí.

-Que no. -Que sí.

-Que no -Sí.

-Vale, sí.

¿Qué tal la experiencia de dirigir? porque además interpretas.

Bueno, la experiencia de dirigir no está mal,

o sea, con mucho respeto y entrando con muchísima humildad,

confiando mucho y rodeándome de gente maravillosa,

con muchísimo talento, pero lo de dirigir e interpretar

creo que es una experiencia que tardaré bastante tiempo en repetir,

seguramente. -O no, o no.

Siguiente plano, otra vez.

Pero bien, bien, muy contento, porque aparte es un corto

que es muy irreverente, es muy grosero y me encanta.

Me encanta porque lo está diciendo como a la contra y sonríe.

Sí, porque es un corto que te deja,

que te llena de perplejidad

y creo que, bueno, estaba totalmente buscado y es verdad que se nota

en la sala cuando la gente empieza a ver el corto como esas caras

y bueno, con la función de teatro con "Todas las mujeres"

y bueno pues ahí con cositas para la tele.

Que llevas un exitazo, de teatro en teatro,

de sala en sala por toda España. Enhorabuena, ¿eh?

Está gustando un montón y estamos muy contentos.

Y nada, y aquí pues también, aquí en la casa

pues preparando tercera temporada de "Estoy vivo"

y más cositas. Bueno, qué maravilla.

Sí, estoy muy contento, la verdad.

Y a Norma también le pasa, ¿qué tienes entre manos?

Pues ahora justo he terminado de rodar una película con Ana Graciani

en Sevilla, que se llama "La boda",

que es divertidísima, porque esto en principio iba a ser

una obra de teatro y la verdad es que también

es un personaje muy poderoso, tiene un arco increíble,

porque ella en principio se ha casado con un señor

y este señor desaparece y entonces le entra un pánico

terrorífico y se encierra en un baño y entonces toda la película

transcurre ahí, van entrando personajes,

es maravilloso, 20 personajes femeninos

que entran y salen de escena

y ella en ese baño angustiada porque ese hombre no viene

y empieza a descubrir un montón de cosas, no quiero hacer spoiler,

pero el final es brutal porque nadie se espera el giro

que da la película y el giro que va dando el personaje,

porque ella empieza siendo esa ilusión que uno tiene

cuando cree que se ha casado con el hombre de su vida

y luego se va dando cuenta y le pasa un poco como le pasa

al personaje de Celeste en esta película, que al final

¿quién soy yo? ¿qué quiero? ¿qué voy a hacer? y ahí lo dejo.

Una maravilla, el rodaje en Sevilla estupendo.

Y ahora empiezo en mayo "El Pueblo", la segunda temporada

con los hermanos Caballero, una comedia también muy divertida,

con un repartazo impresionante,

está Santi Millán, está Ruth Díaz,

Carlos Areces, Ingrid Rubio,

y vamos por la segunda temporada, a ver si se estrena la primera,

pendiente de estrenar también "La que se avecina",

la temporada once, y bueno y cositas más adelante,

pero vamos fenomenal, muy contenta.

-Tienes un clon para hacer todo esto, ¿no? básicamente.

Los actores tenemos una capacidad de trabajo brutal

y una disciplina brutal frente a lo que pueda parecer.

Yo creo que algunos papeles los hace Jazz, otros Jacinta

y así puedes llegar a todo.

-Es verdad que esto pasa que viene todo de golpe.

Y me encanta escuchar buenas noticias aquí,

este plató es generador también de eso, de que os volváis a ver

y de comprobar que las cosas van bien

y que se continúa trabajando y que el cine nos sacude

constantemente, nos habla de nuestras realidades

y nos hace un poquito mejor personas,

¿no? que de eso se trata. Eso es un buen balance,

es una gran frase final para cerrar esto.

Pues ha sido un placer teneros aquí, hemos pasado un buen rato

esta noche con vosotros, gracias de verdad.

Y me encanta tu vestido. ¿A que es muy mono?

Si me pongo de pie es más mono, pero esto es así, estoy sentada.

Da igual, luce mucho, ¿eh? ¿Verdad? Muchas gracias.

Gracias a los tres, de verdad.

Pues hasta aquí esta aproximación

al inagotable mundo de la pareja.

Os esperamos la próxima semana para seguir disfrutando

del mejor cine español reciente y mientras tanto,

todo nuestro amor. Chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tensión sexual no resuelta (coloquio)

Versión española - Tensión sexual no resuelta (coloquio)

14 abr 2019

En el coloquio intervienen junto a Cayetana Guillen Cuervo: Miguel Ángel Lamata, director, Fele Martínez y Norma Ruiz, intérpretes.

ver más sobre "Versión española - Tensión sexual no resuelta (coloquio) " ver menos sobre "Versión española - Tensión sexual no resuelta (coloquio) "
Programas completos (80)
Clips

Los últimos 908 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios