www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4277138
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Techo y comida (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Rocío y Adrián han perdido su casa definitivamente.

Caminan hacia un horizonte incierto y desolador

en el que toca seguir sobreviviendo.

No tienen nada, no tienen a nadie.

Solo saben que se tienen el uno al otro.

Aquí seguimos con nuestros invitados de la noche

para comentar este pedazo de realidad

de esos que no podemos encontrar en los informativos.

Natalia de Molina, buenas noches de nuevo.

Juan Miguel de Castillo, director. Hola, ¿qué tal?

Yo creo que uno de los grandes temas de la película es ese desenlace.

Rocío ha podido, por fin, contarle la verdad a su hijo,

liberarse de la angustia, de la ocultación, de la vergüenza,

hablar con él con sinceridad.

Yo creo que uno de los grandes temas de la película es precisamente

el estigma, la vergüenza y la ocultación del problema.

Bueno, a mí me parecía muy importante que se entendiese eso, lo que dices.

Podía correr el riesgo de que la historia

se fuese a algo más sensacionalista,

y lo interesante de este personaje es precisamente

comprender la realidad,

que la mayoría de la gente que sufre esta situación

no es la que vemos en las noticias manifestándose.

Que está genial, deberían hacerlo todos.

Pero la mayoría de las personas lo viven con una vergüenza terrible.

En silencio.

Y esta película te adentra en esa realidad

y en esas personas que lo sufren.

Que no es una situación para nada fácil.

La gente siempre dice: "¿Por qué no pide ayuda?".

Me acuerdo en muchos pases:

"¿Por qué no le dice nada a la vecina cuando se despide de ella?".

Porque es un personaje que le pesa, esa vergüenza, ese sentimiento

de no ser capaz ella misma de salir de ahí sola.

De tener que contar esta realidad y de que le quiten a su hijo.

Ese es el gran miedo que tiene esta mujer.

Que contarlo suponga que le puedan quitar a su hijo.

Es una historia de amor tremenda. Sí, sí.

Porque eso no se cuenta en ningún momento.

Hay un momento en que se dice, desde algún punto,

pero no se especifica y el espectador vive con ese miedo

a la vez que ella lo vive, de una manera paralela.

¿Cómo llegas a elegir, como autor, ese punto de vista tan interesante

para contar el drama de los desahucios

y contar el drama de tanta gente

que no tiene posibilidad de salir de ahí?

Pues son muchas cosas. Lo primero era....

Mi intención cuando lo planteé

era que tenía que ser una historia muy realista

para que te lo creyeras

y pareciera que estabas observando la casa del vecino.

Alejarme del morbo y mostrar de puertas adentro,

que es lo que normalmente no se ve

cuando las familias viven estos dramas.

Y también añadir que así suceden los desahucios:

en silencio, en soledad.

Con la vergüenza de la gente que lo vive en primera persona.

Y nadie se entera.

Para mí eso era muy importante y es lo que he contado.

Y también, al final, añadir que cuando termina la película

el espectador se queda igual que Rocío.

Dice: "¿Ahora qué pasa?".

-Esa incertidumbre, esa duda. -Cuesta arriba.

-Yo quería, en se plano final, que la gente se sintiera así

porque me lo han dicho:

"Juan, al final nos has dejado a todo el mundo fatal".

Precisamente esa era la intención, y se ha conseguido.

El germen de la historia y la necesidad de contarla

creo que surge de una realidad que tú viviste.

Cuéntanos cuál fue.

Lo he contado muchas veces, pero bueno.

No pasa nada, hoy es el día. (RÍE)

Una vecina mía tenía dos niños chicos

y de vez en cuando venía a mi casa y me pedía leche o algo.

Siempre ponía una excusa.

Que se le había terminado, era domingo...

Pero yo no le di más importancia.

Con el paso del tiempo, me di cuenta

que esta mujer desapareció del edificio donde vivía.

Y un día, viendo en televisión un programa sobre desahucios en Jerez

pues la vi a ella en otra vivienda, que la habían desahuciado.

Entonces entendí todo lo que le pasaba a esta mujer

cuando venía a mi casa.

Yo veía que ella intentaba pedir ayuda de alguna manera

pero no lo entendía hasta que no vi este reportaje.

Eso me caló, porque yo la conocía a ella y a los niños.

Cómo estando tan cerca, pared con pared,

y a la vez tan lejos.

Vamos a verlo otra vez con el plano.

Natalia, apareces en todos y cada uno de los planos.

Es mucha responsabilidad como actriz y como ser humano

porque estás poniendo cara a una realidad...

A mucha gente, sí.

Y quería ver cómo viviste esta responsabilidad,

si no te entró vértigo, cómo lo afrontaste,

cómo fueron vuestras conversaciones para entender todo.

Lo viví con muchísimo miedo. (RÍE)

Estaba acojonada, con un vértigo terrible.

Cuando me llegó el guion, fue curioso,

la noche anterior había soñado...

A mí me pasan cosas de estas surrealistas.

Me acuerdo que soñé...

Yo creo que era mi ilusión de hacer un personaje

de una madre coraje luchando soltera con su hijo.

Y de repente, al día siguiente, recibo un e-mail con ese guion.

Y dije: "¿Esto qué es? ¡Increíble!".

Tenía muchísima ilusión al hacerlo, me lo preparé...

(RESOPLA)

Vamos, me dejé la piel.

Pero el día que me vi en el tren viajando a Jerez de la Frontera

y que al día siguiente empezaba el rodaje...

...me derrumbé en el tren.

Empecé a llorar, con un ataque medio de ansiedad.

Llamé a mi madre: "Mamá, yo no puedo hacer esto,

me he equivocado, la voy a cagar".

Y mi madre: "Natalia, tranquila, respira".

Y en el rodaje, los primeros días yo decía:

"Verás tú, me van a echar". (RÍE)

"Van a decir: 'Esta no puede hacerlo'".

Pero qué va, al final...

Yo lo viví de otra manera, para nosotros era todo lo contrario.

Tú le pedías algo a Natalia y siempre te daba el doble.

Estábamos supercontentos y satisfechos

Sabíamos que lo iba a hacer muy bien.

Pero bueno, nos sorprendió y lo hizo mejor.

-¡Acción!

Estabas contando algo mientras veíamos la película

que creo que está muy bien que sepa el espectador

y es que la gente de la barriada donde rodasteis

te preguntaba si ella era de allí del barrio.

Porque, realmente, lo clava. -Me lo siguen preguntando.

Me dicen: "¿Esta chavalita dónde las has buscado?

Y yo: "No, hombre, es actriz. Ya la veréis".

Hoy cuando la estén viendo se van a dar cuenta

del trabajazo que ha hecho.

Es anecdótico.

Y en el barrio es donde yo estudié, es una zona que conozco mucho,

y la gente se volcó.

Incluso al final nos hicieron una fiesta.

Nos invitaron y les dio hasta pena de que se terminara el rodaje.

¿Y cuando vieron la película? Encantados, he ido por allí y...

Fue un... ¡Unas colas!

En Jerez había siempre gente en el cine superemocionada.

Creo que fue el evento del año en Jerez.

Natalia de Molina.

(Aplausos y vítores)

-Cuando ganó el Goya parecía que España había marcado un gol

o había ganado el mundial,

porque la gente gritaba por las ventanas.

Cuando dijeron "Natalia de Molina", la gente gritaba por las ventanas.

(Vítores)

¿Y ese acento? Porque tú eres de Jaén.

¿No es lo mismo el acento de Jaén al de Jerez? ¿Hay mucho cambio?

-Bastante. -No tiene nada que ver.

En Andalucía en general cada provincia tiene un acento.

Pero el de Jerez, además, es totalmente diferente.

-Me tienes que escuchar a mí. -Yo le decía...

Porque a mí estas cosas me dan muchísimo respeto.

Todo el tema de los acentos, como actriz, es como: "Dios mío".

Es muy fácil que se note que no eres...

-Y le mandaba audios hablándole. -Las pruebas.

Y yo diciendo: "Madre mía". Me sentía superrara al principio.

Claro, es un acento totalmente diferente.

"yo lo intento, pero si de repente vemos que aquello canta 'La Traviata'

por favor déjame hacerlo con mi acento.

Quiero que de verdad se entienda".

Si no, imagínate que la gente lo ve y dice: "¿Esta en qué habla?".

Y lo clava, ¿no? -Sí.

De hecho, yo se lo dije: "Natalia, si no, no te preocupes.

Si no lo haces o no te sale como hablamos aquí en Jerez,

pues no lo vamos a hacer. Hacemos un andaluz neutro y ya".

Pero cuando lo escuché, me lo creí.

¡Te voy a lavar la boca con lejía! ¡Te quedas sin videojuegos!

-Pero si tú eras la que me defendías. -¡No me gustan las peleas, Adrián!

¡Ya sabes lo que hay! ¡A tu cuarto!

Has contado que te documentaste mucho,

que hiciste un proceso de investigación y de trabajo

sobre el personaje,

pero quería que lo compartieras en profundidad con el espectador.

Bueno, hice cualquier cosa que puede hacer cualquier persona

que era, en Internet, meterme en todos los foros que había.

Hablar con...

Tengo suerte de conocer gente que ha trabajado

en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca,

en casos de gente en riesgo de exclusión social.

Nunca hablé con nadie directamente que hubiese vivido esta situación.

Tuve la posibilidad, pero no sé,

conforme iba entendiendo más al personaje

y a sentir esa vergüenza y ese miedo a contarlo, dije:

"Voy a respetar esto".

-Muchas gracias. -De nada.

-Adiós, Rocío. -Hasta mañana.

-Voy a respetar lo que siente Rocío, la vergüenza.

No voy a pedir a nadie que me cuente en primera mano su situación.

Y luego, a nivel de construir,

es muy importante construir todas esas capas que tiene ella

y todas las fases por las que pasa en la película,

que es un personaje superrico.

Todo lo que le pasa, como actriz,

es una gozada poder meterte en la piel de un personaje así,

de una mujer con tantas aristas.

¡Te voy a matar, cabrón! ¡Que me echan a la calle!

No utilizas banda sonora más que en los créditos.

Hay mucho plano secuencia.

Háblame de ese punto de vista respecto a lo formal también.

-Pues la apuesta para conseguir ese realismo.

Y también que te olvides que estás viendo una película.

La vida no tiene cortes

y yo quería esa estética de documental o de vídeo.

Parece que te están grabando sin cortes.

Y la austeridad yo creo que también sumaba a esta idea.

El no tener música, porque la vida no tiene música.

A no ser que la estés escuchando.

Eliminar todas las florituras y no sé...

Yo veía que para esta historia no era necesario

y aportaba y ayudaba a transmitir mejor esa emoción.

De hecho, lo del plano secuencia es lo mismo.

Hay una imagen, es de las que más me gustan,

cuando ella está en el abogado, que estamos todo el tiempo con ella.

Y en ese momento no la puedo dejar sola.

No importa nada, lo que tenemos que ver es a ella.

Y esa idea la transmití a toda la historia

y creo que al final funciona y hace que te metas dentro.

-¿Usted es la chica que ha llamado?

-Sí. -Siéntese.

-Pues esa secuencia fue la que más disfruté como actriz.

No quería dejar... ¿Te acuerdas?

"Otra, otra". La estaba disfrutando muchísimo.

En un principio era la que más miedo me daba.

Es que, en realidad, todo lo que le pasa es terrible.

Y en todas las escenas...

No tenía ningún día que pudiera decir: "Hoy me relajo".

El único día fue en una escena medio positiva,

que era cuando comen la hamburguesa.

Luego, viéndola, se me rompió el corazón

porque me daba muchísima pena.

Es un momento de felicidad, es poder comerse una hamburguesa

y disfrutarlo y hacerle un regalo a su hijo.

Algo tan básico y quien no lo tenga, realmente...

Es una escena muy amarga pero en el rodaje era como:

-"Por fin una escena que no...". -"Una escena más alegre".

Pero esa justo, la del abogado, le tenía mucho respeto

y una vez rodándola no quería dejar de rodarla

porque estaba disfrutando muchísimo. -Quería repetir.

De hecho, yo lo veía en el combo que ahí se cocía algo

porque, para mí, esa secuencia le ha hecho ganar el Goya.

Porque tiene tantos matices.

Un leve movimiento de hombros, una mirada,

te transmite todos los estados,

que está continuamente subiendo y bajando el estado de ánimo.

En la conversación se cree una cosa, se cree otra...

Y para mí es brillante.

De hecho, había gente en el combo llorando.

Viendo esta escena cuando la rodamos, gente del equipo estaba llorando.

Es que estoy sola con un niño chico.

¿No necesita alguien, no sé, para limpiar la oficina o algo?

¿O conoce usted alguien que busque a alguein para trabajar?

-Lo siento mucho. Ahora tiene que irse, por favor.

Tú has dicho en alguna ocasión que no pretendías juzgar a nadie

ni plantear ningún malo concreto.

¿Cómo tomas esa decisión y cómo la llevas a cabo?

Pues bueno, quería alejarme, contar lo que hay,

desde un punto de vista lo más neutro que se pudiera hacer.

Incluso el malo, también lo hemos comentado algunas veces,

el vecino al que alquila el piso no es un hombre malo, al final...

-Es otra víctima. -Otra víctima del sistema.

Yo no quería mostrar esa cara porque no hace falta.

Yo creo que se sabe muy bien cómo se puede solucionar esto

y hemos contado la historia por otro lado.

Yo creo que no era necesario y creo que todos lo sabemos.

¡Cualquier día cojo la escopeta, cartuchos y verás!

Según estudio del Consejo General del Poder Judicial

en el primer trimestre de 2017,

el número de desahucios en España fue de 17 055.

Más 189 desahucios al día.

Es la primera subida después de siete trimestres de descensos.

Aunque hay que tener en cuenta que es debido al aumento de desahucios

que se producen por no poder asumir el pago de alquiler.

¿Qué crees que hace falta, Juan, tú que te has metido en este tema?

Es complicado que yo te pueda decir cómo arreglarlo.

Pero con un poco de voluntad de toda la sociedad

y, sobre todo, voluntad política, yo creo que aportaría.

No se solucionaría de inmediato,

pero creo que lo que hace falta son ganas de querer arreglarlo.

Con ganas yo creo que entre todos se puede conseguir algo.

Yo he hecho lo que he podido, he aportado mi granito de arena.

Hacer ver el problema y hacer ver que no es invisible.

Esto sigue pasando y es el motivo por el que hice la película.

-Es que me parece tan necesaria y tan importante esta película.

Por eso, porque estamos a 2017. La película se estrenó en el 2015.

Y sigue pasando igual.

Lo que pasa es que ahora en las noticias no sale.

No se habla pero sigue pasando.

Me parece tan importante y necesario,

que el cine también está ahí para que no te olvides.

Y para intentar mejorar el futuro y el presente.

Y es una película que hace que no te olvides

de que hay gente a la que de verdad le está pasando esto.

-¿Y él cómo come? ¿Se alimenta bien? ¿Tiene una dieta equilibrada?

¿Come de todo? ¿Primer plato, leche, fruta...?

Sí, el niño come de todo, come muy bien.

-Aun así, le vamos a hacer una analítica.

Y los grandes perjudicados de todo, como siempre, son los niños.

España tiene una de las tasas más altas de pobreza infantil

de la Unión Europea.

Por eso el personaje de Adrián, su mirada, es clave.

Yo creo que merece un paréntesis, un punto y aparte,

un foco, un mutis, algo.

¿Ese niño de dónde lo sacas y cómo se trabaja con él?

Porque es una especie de joya

que no puedes dar crédito a lo bien que está.

Está fantástico. Qué barbaridad, ¿no?

Fue un descubrimiento. Cuando lo vi...

Hicimos un "casting" en Jerez. Jaime López.

Cuando me encontré con él, destacó del resto.

Además, él llegó el primer día,

y me ha contado él que no le dejamos entrar al "casting".

Porque fueron varios días.

Y es porque estaba malo con fiebre y él al padre le decía:

"Papá, yo quiero ir al 'casting'". Tiene madera de actor.

Y le decía: "Vamos otro día que estés bien".

Y lo tuvo que llevar con fiebre, y cuando llegó, tarde,

y no le dejamos pasar.

Le dimos un número para el día siguiente

y fue con unas ganas y la verdad es que lo dio todo.

Eso fue curioso.

Estamos en esta casa. Y esta es la piscina.

-¿Y el de la barbacoa quién es? -Tu futuro novio.

-Los niños no son seres que no entienden la realidad.

A lo mejor no la ven como la vemos nosotros

pero saben perfectamente todo lo que pasa.

Sabe lo que le pasa a su madre. Necesita que le cuente.

Y es que Jaime era impresionante, la verdad.

Entendía perfectamente todo lo que estaba contando Juan.

Y él estaba superilusionado de decir:

"Qué bien poder interpretar a todos estos niños

que lo están pasando mal". Ay, qué costa más rica, por favor.

-Es curioso, él en una secuencia, en la del final,

cuando se enfrenta a la madre,

la prueba de "casting" era esa secuencia.

Yo me acuerdo que le di el texto, un folio, y digo:

"No le voy a decir nada para ver qué es capaz de hacer".

Yo quería ver ese toque realista, a ver qué era capaz de hacer.

Se lo di, plantamos la cámara, y le digo:

"Vamos a hacer una secuencia".

La hicimos con otra actriz porque Natalia no estaba allí.

Y me hizo justo lo que vemos en la película.

Lo tengo grabado por ahí, lo podremos ver.

Es que fue increíble.

Cuando yo vi esa secuencia, fue el momento...

Vamos, que me quedé enganchado con él y fue increíble.

¡Por no tener, no tengo ni padre!

(Golpes)

¡Para!

¡Pareces una loca!

-¡Siéntate! -¡Bastarda!

-¡Adrián!

Mariana Cordero, que es una actriz maravillosa,

en la que depositas la responsabilidad

de hacer esa vecina

que también pone cara a toda la gente que se ayuda.

Anda, quédate con una. A ver si nos toca.

Y está muy bien contado. Cómo no habláis.

Cómo no especificáis nada. Ella tampoco.

-Sí, ella sabe todo.

Ella sabe la vergüenza que siente Rocío

y la ayuda de la manera que ella cree que la puede ayudar

sin hablar, sin decirle...

Porque sabe que ella no quiere.

Y con Mariana es que... ¡bua!

Ha sido una de las mejores compañeras que he tenido nunca.

-Te va ganando. -Es increíble.

En la peli hace como una especie de madre de Rocío

pero es que para mí lo es a día de hoy.

Y cada vez que la veo nos damos unos abrazos...

Fue muy especial todo lo que hicimos juntas allí

y la quiero muchísimo.

Voy por los caminos de un mundo sin nada.

Mendigo el abrigo, pido las migajas.

Y la vida pasa, las llamas se apagan.

No contasteis, en origen, con ninguna subvención,

ningún apoyo de ninguna televisión.

Hicisteis un "crowdfunding" para cubrir ciertos gastos.

Cuéntame el proceso de financiación

para que el espectador sea consciente.

Porque cuando el espectador conoce la existencia de la película,

es cuando gana el Goya.

Pero hasta llegar ahí hay un proceso muy largo.

Costó tiempo. Años.

Y todo fue gracias a Diversa Audiovisual,

a Germán García y a Alfred Santapau, que no están aquí hoy.

Son los productores, los que apostaron por la historia.

Yo coincidí con Germán en la escuela de cine

y siempre hablábamos de que quería hacer una película.

Lo llamé, le envié el guion y me dijo:

"Juan, está fantástico. Yo me quiero meter.

Te vamos a echar una mano", me dijeron.

"Pero no tenemos dinero".

Hicimos una campaña de "crowdfunding" para que la gente se animase

y Jerez se volcó.

Toda la gente se sentía partícipe.

Conseguimos sobre unos 30 000 o 35 000 euros.

Eso nos dio para algunos gastos, para la comida y poco más.

Pero fue el trampolín que hizo que se apuntara más gente, empresas,

la productora también apostó y puso también un dinero.

Y luego, todo el equipo.

Nos unimos para hacer la película con muchas ganas e ilusión.

-¡Guapa! -¡Guapa!

Madre mía, esto... ¿Esto es de verdad?

Y entonces llega el momento del Goya que es una cosa muy bonita.

"El cine gana cuando se le da más espacio a las mujeres",

al recoger ese Goya.

Creo que el cine también gana

cuando se le da más espacio a las mujeres, que somos muchas.

Competía, ni más ni menos,

con Juliette Binoche, Penélope Cruz e Inma Cuesta.

Eran cuatro personajes en los que el papel femenino

era muy destacado y muy importante.

En este sentido, ¿está cambiando algo?

Pues yo pienso que sí. (RÍE)

Pero poco a poco, todavía queda mucho.

Yo tengo mucha suerte

y la verdad es que todos los personajes que estoy haciendo

y los que saldrán adelante, son todo mujeres superfuertes

con nada en los clichés.

Dándole la profundidad que tenemos.

Y sí, ese año fue increíble para nosotras.

Lo que se vio representado.

Ya no solo las actrices, sino las películas, las directoras.

El año pasado fue más masculino, todo sea dicho.

Había muy pocas mujeres. El año pasado fue brutal.

Y este, a ver qué nos encontramos.

Pero poquito a poco.

(Música solemne)

Cuando hemos hecho pases de esta película,

había una pregunta que me hacían muchas veces en los coloquios

y que me dejaba...

Nunca sabía qué contestar

porque me impactaba mucho que me la dijeran:

"¿Cómo no hay un hombre que la salve?

¿Por qué no hay un hombre que la salve?

¿Por qué no se dedica a la prostitución?".

Preguntas de esas me hacían siempre y yo no sabía contestar.

Yo decía, es que...

De verdad, es un ejemplo de lo mal que está contada

las historias de las mujeres de que siempre hay que ir a...

No sé, ¿por qué tiene que haber un hombre salvándola?

Es que no lo necesita. Claro que no.

No lo necesita.

Y eso también es una decisión tuya.

Porque el niño, en muchas ocasiones, le pregunta:

"¿Y por qué no puedes echarte un novio

como otra madre normal?

¿Por qué no puedes tener...?

¿Por qué nadie se acerca a ti?".

Yo creo que no hacía falta en la historia.

-No hubiéramos contado lo mismo. -Sería otra película.

El niño tenía que preguntarlo.

Pero añadir a lo que ha dicho Natalia.

Aparte, había gente en los pases que había cosas muy bonitas.

Porque yo he salido de pases y me ha dicho gente:

"Mira, Juan, donde trabajo, abajo hay un comedor social

y siempre he estado pensando de ir a ayudar a alguien,

hacer algo por los demás.

Y después de ver la película,

mañana a primera hora voy a estar allí".

Hemos cambiado a esa persona.

Algo le ha removido y va a hacer que vaya a este sitio.

Porque antes no era capaz, le faltaba algo.

Gracias a la película, mucha gente...

Son historias muy emocionantes.

Este tipo de películas le da sentido al arte cinematográfico.

A decir: "Estamos aquí para contar algo, para hacer bien,

para concienciar".

Porque el cine también puede ayudar a darle voz a mucha gente

y me llevo muchos momentos muy especiales.

En cada pase que hacíamos, la gente que se me acercaba,

la gente que ha visto la película y siempre tienen palabras bonitas.

Gente que ni siquiera me podía decir nada

pero me miraban con los ojos llorosos y me daban un abrazo.

Sentir eso con el público, que el cine lo hacemos para ellos,

y sentir que hay películas, efectivamente,

que te remueven y te acompañan,

para mí es lo mejor que he tenido nunca a día de hoy.

Sentirte útil. Es estupendo.

Además, siempre se dice que a la gente, al público,

le llega más el género de comedia, que el drama no llega.

En Málaga, cuando ganamos el premio del público,

el público nos dijo todo lo contrario.

Me acuerdo cuando se terminó el primer pase,

tuvimos diez minutos de ovación del público.

Entonces, ¿qué quiere decir esto?

Que en el fondo a la gente sí le gustan las historias.

Si te llegan de verdad, si te llegan a los más profundo

y cuenta algo importante, yo creo que sí que le gusta.

Ese premio, la verdad es que dijo eso.

La gente dijo "nos gusta" y nos concedió ese premio.

Que nunca nos esperábamos.

Porque un público en un festival, una película tan dramática,

porque hay gente que dice:

"No quiero echar un mal rato, yo veo cine para pasarlo bien.

Creo que esta película demuestra que eso no es así.

¿Qué referentes tenías en la cabeza el rodar tu película, como cineasta?

Pues había una película de la que hablaba bastante,

sobre todo con el equipo y Natalia.

"Rosetta" de los hermanos Bardem.

Tenía similitudes.

Sobre todo el papel protagonista de ella

que se encontraba en una mala situación.

El tipo de estética, el tipo de planteamiento técnico,

y la cámara siempre estaba muy pegada a ella.

Para mí fue una referencia.

Además, a mí me fascina que hacen ellos, todas sus películas.

¡Abra, señorita!

¿Y Ken Loach?

También me lo dicen: "Eres el Ken Loach de Las Viñas".

Las Viñas es un barrio donde vivo.

-Muevo el ratón por la pantalla. -Sí.

-No. -¿No?

-Y todo el cine social me encanta.

Pero bueno, también me gusta hacer de todo.

He hecho la primera peli, y veremos la siguiente a ver qué tal.

Pues habladme de proyectos.

De lo que queráis contar, es muy personal

y a veces no se quiere hablar de lo que se tiene entre manos.

Lo que queráis compartir. ¿Qué andáis haciendo?

¿Natalia? Pues ahora tengo un rodaje...

Bueno, tengo ahora un rodaje... (RÍE)

Pero tengo pendiente de estreno la película de Carlos Vermut.

La siguiente, "Quién te cantará".

Es una película...

No la he visto todavía, pero lo que rodé ha sido una pasada,

ha sido una experiencia increíble.

Amo a Carlos, para mí es un genio.

Pero totalmente.

Va a ser... Ya lo es, pero le queda mucho futuro.

...uno de los mejores cineastas que va a dar este país.

Y he tenido la suerte de trabajar con él, se dice pronto.

Ha sido un viaje precioso.

Cuatro personajes femeninos increíbles.

Y algo más tienes por estrenar.

Sí, he estado rodando en Argentina una película de miedo.

Se llama "No dormirás" y se estrena el año que viene.

Y también una experiencia... Nunca había hecho nada así.

Descubrir también lo difícil que es hacer el cine de terror,

que la gente no somos conscientes de lo que cuesta

y de lo duro, y del trabajo que hay detrás, en el rodaje.

Ha sido fascinante.

Juan, creo que vas a dirigir una historia...

Sí, bueno, acabo de terminar este verano

la adaptación de una novela, "La maniobra de la tortuga"

de Benito Olmo.

Y será mi siguiente película.

Estamos trabajando, está en fase de financiación.

Y eso lo voy combinando con varios proyectos para televisión.

Estoy rodando ahora varios proyectos de ficción en la tele.

La ficción nos está salvando la vida al sector.

El técnico y el artístico. Es una maravilla, la verdad.

Pues muchas gracias a los dos por haber estado aquí.

Y por la película que hemos compartido

con los espectadores de "Versión española".

Que sigáis haciendo cosas, aquí tendréis un punto de encuentro.

-Gracias a vosotros. -Muchas gracias.

Y a vosotros, muchas gracias también por acompañarnos una noche más.

Nos vemos el próximo domingo

para compartir el cine español más reciente.

(Música)

Yo no lo sé, entonces me sorprende.

Tú la sigues muy rápido.

  • Techo y comida (coloquio)

Versión española - Techo y comida (coloquio)

29 oct 2017

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan su director, Juan Miguel del Castillo y su protagonista absoluta, Natalia de Molina.

ver más sobre "Versión española - Techo y comida (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Techo y comida (coloquio)"
Programas completos (53)
Clips

Los últimos 750 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios