www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5294160
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Somos gente honrada (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Por muy necesario que sea, las cosas más importantes

no se compran con dinero.

Dejamos a nuestros protagonistas con su caña de pescar

en la misma casilla de salida en la que estaban al principio,

aunque desde luego se han movido muchas cosas.

Como os adelantaba en la presentación, esta noche

partiendo de la emisión de "Somos gente honrada",

dedicamos el programa a hablar de ética con dos grandes

autoridades del tema, bienvenidos de nuevo,

Adela Cortina, buenas noches.

José Antonio Marina, buenas noches.

Voy a recordar algo de vuestro inabarcable currículum

para contextualizar al espectador por si se ha enganchado

un poquito más tarde de la presentación al programa,

Adela, eres catedrática emérita de filosofía moral y política,

directora académica de la Fundación Étnor,

primera mujer miembro de número de la Real Academia de las Ciencias

Morales y Políticas, Doctora Honoris Causa

por varias Universidades españolas y extranjeras

y con un sinfín de libros publicados sobre el tema

que nos ocupa hoy.

Y José Antonio Marina, catedrático de filosofía,

Doctor Honoris Causa por la Universidad Politécnica

de Valencia, conferenciante y siempre

a lo largo de tu carrera profesional muy implicado

en todo lo que tiene que ver con la educación,

que es uno de los temas que también nos ocupa hoy,

que es protagonista de lo que vamos a ir hablando.

José Antonio, ¿te parece inteligente cómo resuelve

la película el dilema moral, el problema que plantea

la historia y por qué?

Sí, creo que está bien planteado precisamente porque no da

una solución sencilla,

es decir, cuenta la historia de un fenómeno

psicomoral muy interesante que es el fenómeno de la tentación,

el fenómeno de la tentación es cuando aparece una solución sencilla

a un problema muy complicado

y entonces todos tenemos la tentación

de coger el camino sencillo, de manera que yo creo

que antes me preguntabas si el espectador iba a sentir

empatía, yo creo que puede sentir empatía

porque también nos indica un poco la vulnerabilidad de todos,

es decir, que todos podemos ser vulnerables alguna tentación

y que, por lo tanto, la enseñanza de esta película

es el peligro de caer en las tentaciones

porque precisamente lo que es la ética es un conjunto

de buenas soluciones, las mejores que se nos han ocurrido,

y cuando se comete una falta ética

en último término, alguien va a salir perjudicado,

de manera que no hay faltas éticas que no tengan consecuencias malas

o consecuencias perjudiciales, para uno mismo o para los demás

y esto se ve con tanta claridad en la película que por eso me parece

que es una preciosa fábula ética

para ver el planteamiento y para poder también sacar

las consecuencias.

-Nos va a buscar una ruina, Suso.

-El que nos va a buscar una ruina eres tú,

además me estás engañando. -¿Qué carajo estás diciendo?

-¿Qué te crees, que no sé que me estás utilzando?

Adela, ¿crees que la película representa nuestro carácter?

Creo que la película representa el carácter

de los españoles y además en una situación

como la que ha sido posterior a la crisis,

creo que esa es la idea de la película, una situación

de crisis en la que familias normales, corrientes,

que están preparadas para ser honradas,

a lo largo de su vida se encuentran

en una situación que a mí me parece que es lo más importante

de la película, de precariedad.

Nos hemos acostumbrado a que, bueno, hay mucha gente que vive

en una situación de precariedad y nos parece normal

y a mí eso me parece muy mal,

porque la gente que vive en situación de precariedad,

es muy vulnerable, la precariedad y la vulnerabilidad

son dos claves de la película

que acompañan también al mundo moral

y hacen que las gentes puedan caer en esa tentación

con mucha más facilidad

y entonces, el juicio moral cambia mucho,

porque si la situación en la que se hubieran encontrado

los protagonistas fuera la de gentes muy poderosas,

que tienen mucho dinero, no nos plantearíamos

el problema moral, no hay problema, eso es inmoral,

usted no se puede quedar ese dinero por las buenas,

ya tiene cantidad de dinero para tener coches, para tener...,

¿por qué quiere todavía más?

¿por qué quiere, para su partido o para usted mismo o para quién sea?

pero ese no es el procedimiento, eso es sencillamente inmoral,

no hay problema, no hay dilema, no hay problema y no hay nada.

-Antes teníamos una niñera, ¿no? -Sí, teníamos una niñera,

tenía un trabajo y ahora solo tienes un traje

que te pones para hacer teatro conmigo.

-Julia. -Joder papá, lo siento.

De verdad no te quería decir eso.

Entonces, yo creo que lo importante de la película, efectivamente,

nos podemos ver muy bien reflejados en una situación de crisis

en las que hay gente que se encuentran en situación

de vulnerabilidad y que son excelentes personas,

pero que en un momento determinado es que quieren atender a su familia,

quieren atender a otros y la verdad es que aquella tentación

es un peligro.

Yo creo que la película nos permite una definición

muy elemental, pero yo creo que verdadera, de lo que es

una sociedad justa, esa que no exige el heroísmo moral de nadie.

porque claro, es que en estos casos, muchas veces dices,

es que para hacer mi deber se me ha puesto muy difícil

y ya de paso la película es extraordinariamente hábil

en presentar el entorno de cada uno de los personajes

con muchísima nitidez y cómo está influyendo en su manera

de enfrentarse con el problema, por eso yo creo que es

una estupenda película.

-No creo que el negocio de la construcción sea una buena idea.

-El que sabe de esto es Manuel, o vas a saber tú más que Manuel.

-No he dicho nada, vosotros abrir.

-Uy, qué guapo estás.

¿Podemos decir que somos gente honrada?

Bueno, vamos a ver, siguiendo con el hilo de la película,

que a mí me parece muy buena, incluso para hacer una clase

de ética o muchas clases de ética,

lo que muestra la película y me parece que es su mayor mérito,

es que vivimos en tramas de relaciones,

que los personajes no son cada uno un individuo aislado,

que tiene que tomar una decisión y no sabe cómo hacerlo

porque o quiere tener más dinero, o quiere...

y donde está el problema está también la solución,

porque al final, justamente, son los vínculos con otras personas

las que salvan a los protagonistas, los que sacan lo mejor de ellos,

ellos son honrados y quieren ser honrados,

pero en un momento determinado, como quieren colmar las expectativas

de otros, pues están intentando hacerse con el paquete

y vender y no saben, porque no tienen ni idea de cómo vender droga,

ni cosa por el estilo, la mujer no quiere, el hijo tampoco,

quieren que sean, yo creo que ese punto es fundamental,

perder la trama de las relaciones con otros

es el principio de la inmoralidad.

-A ver, hijo, yo no soy un narco.

-Tienes que acabar con esto.

Tirarla por ahí o entregarla a la Policía.

Yo te voy a decir, Adela, el contrapunto de esto,

que muchas veces es, precisamente el entorno,

el que está presionando para que te habitúes

a un tipo de comportamiento tal que no acabes por percibir

si es bueno o malo, es decir, por qué razón, por ejemplo,

en Galicia hubo tantas personas

que estaban metidas, no directamente en la droga,

si no que colaboraban de alguna manera,

pues porque decían un tipo de razonamiento del siguiente tono,

"si no lo hago yo, lo va a hacer otro", por ejemplo.

En la corrupción, ha llegado un momento en que la corrupción

en España, no hemos tenido anticuerpos suficientes

para percibirnos de ella y la hemos aceptado todas

en grado más o menos fuerte,

pero a mí me ha preocupado siempre la posibilidad de que todos

nos convirtamos en colaboracionistas sin saberlo,

por ejemplo ahora con el tema de la inmigración,

¿no estaremos todos, de alguna forma, colaborando

a ocultar la gravedad del problema?

como hace un siglo o siglo y medio

en España fue el último país europeo,

que eliminó la esclavitud,

nosotros tuvimos esclavos hasta 1898, me parece,

solo en Cuba, pero bueno, Cuba era una provincia española,

y sin embargo, allí estaba permitida la esclavitud,

¿y entonces qué pasaba? Pues se habían acostumbrado a ello

y hay un problema que es "es que nos hemos acostumbrado",

nos hemos acostumbrado y ya no percibimos la gravedad

o la repercusión moral de un asunto,

a mí ese tema me preocupa mucho.

Pero si no te importa, a mí me gustaría volver al siglo XXI,

porque creo que es muy importante para lo que la película puede

enseñarnos de este asunto.

Yo creo que los seres humanos no somos individuos aislados,

si no que vivimos en tramas y eso es lo muy importante,

porque hay que cuidar la trama,

yo creo que lo bueno de esta película

es que muestra que hay una trama muy positiva

basada en el amor y en la amistad,

creo que esas son las dos claves,

los dos amigos son amigos desde siempre

y pasan muy malos ratos, pero al final esa amistad

es la que les salva y sus parejas, sus esposas, su viuda,

son gente extraordinaria también, que son los que al final

resuelven el tema.

Bueno, decía George Herbert Mead que para nosotros lo más importante

en este mundo es lo que opinan lo que él llamaba

los otros significativos, hay otras personas en este mundo

cuya opinión nos importa mucho,

son lo que para nosotros es lo más importante,

más que las redes sociales, más que la reputación

que uno puede perder porque alguien le insulta por la tele

o le insulta por algún lado, hay una serie de personas

que para nosotros son los otros significativos

y en la película se ve muy claro,

¿quiénes son ahí los otros significativos?

¿por qué la solución que al final adoptan los dos amigos

es la buena? Pues porque los otros significativos están ligados

al tema de la amistad y el amor profundo

y son gente también honrada, creo que es una lección de ética

impresionante, hay que elegir buenas tramas.

-Vas a tener que hacerlo delante de ella.

-¿Qué cojones haces con esta foto aquí?

Yo te dije que esta foto tenía que estar en su sitio, joder.

Esa foto no tiene que estar aquí, coño, trae esa foto, joder.

Lo que pasa en la película es que los amigos

tienen un vínculo que viene desde la infancia

y se ha ido haciendo ese vínculo en todos esos tiempos que han ido

a pescar y que no han sacado nada, en todos esos tiempos que han ido

a ver al niño jugar y no consiguen nada,

porque el niño, el pobre, aquello no le va en absoluto.

Si los vínculos son vínculos buenos,

entonces, la decisión acaba siendo buena,

si los vínculos son verdaderamente perversos,

eso sí que es una trama disolvente y cuando la gente dice:

"Es que la gente que se mete en la política enseguida

corrompe", porque hay una mala trama ahí,

pero yo creo que hay que recordar la voz de la justicia

y la voz de la compasión de los vínculos que se hacen

históricamente con una vida conjunta.

Tú has dicho que la ética nos ayuda a aprender a apostar

por una vida feliz, por una vida nueva,

que la ética consiste en conjugar la justicia con la felicidad,

¿cómo se conjuga eso, Adela?

Pues yo creo que justamente la voz de la compasión

es fundamental para que realmente exista justicia,

cuando la gente no compadece,

no padece con el otro,

en la alegría y en la tristeza,

tampoco le interesa la justicia,

En la alegría y en la tristeza,

porque siempre se asocia la compasión a la tristeza.

Pero es que también está la alegría y en nuestro país de envidiosos

lo de compadecer la alegría exige una magnanimidad

que es muy poco usual,

yo tengo un amigo que siempre dice:

"Cuando le quiero amargar la vida a alguien, llego por la mañana

y le digo: No ha salido bien tal cosa. Y ya le ha dado el día",

porque entonces ya le he amargado,

el compromiso es fundamental

y cuando existen esos vínculos de compasión,

entonces, la justicia importa,

porque, ¿cómo vas a permitir que a esa otra persona

no se le permita ejercer sus derechos económicos, sociales,

tener dónde vivir? ¿cómo no vas a querer?

Pero si la compasión no está en el fondo,

la justicia se desvanece, la justicia tendría que ir

a dar a cada uno lo que le corresponde

y la pregunta es: ¿Y qué le corresponde a cada uno?

y claro, en estos momentos, por lo menos, a cada uno

le corresponden los derechos humanos de primera, segunda, tercera

y cuarta generación, es decir, los derechos civiles y políticos,

económicos, sociales y culturales, nos corresponden muchísimas cosas,

y eso es verdaderamente básico,

incluso el derecho al desarrollo de los pueblos,

el derecho a un medio ambiente sano,

el derecho a todo eso nos corresponde

y nos corresponde justicia

y a mí la palabra justicia me parece también muy importante,

porque es que entonces es una exigencia,

eso se exige.

-Suso.

¿Qué ha pasado?

-Lo siento.

-Lo siento.

Debemos educar en la compasión,

porque es un sentimiento que se da espontáneamente

en todos los niños alrededor de los tres años,

todos los niños entre 28 meses y tres años,

son compasivos e intentan conductas de ayuda,

y sin embargo, es un sentimiento que se va perdiendo a partir

de los cinco o seis años si no se cuidan,

y por eso cuando se llega a la adolescencia,

con muchísima facilidad no se tiene compasión,

cada uno está demasiado preocupado por lo que le pasa,

eso lo vemos por ejemplo, cuando en escuelas de integración

tenemos niños con dificultades,

sus compañeros les suelen atender muy bien

y suelen se compasivos y suelen prestarle ayuda

en primaria y en secundaria no,

de manera que la necesidad que tenemos de recuperar

y de reivindicar la grandeza del sentimiento de compasión

y que tenemos que cuidar y que tenemos que educar,

a mí me parece que es importante, entre otras cosas,

porque es el gran antídoto de la violencia,

lo primero que se pierde en los comportamientos agresivos

es que se pierde la compasión por la otra persona,

te deshumanizas, no me interesas nada y entonces hemos dejado abierta

la puerta a todo tipo de agresiones y de violencias y crueldades.

Hablamos de compasión, de cómo es necesaria la compasión

para que haya justicia, la película desde luego

habla de la humillación al débil,

la película habla de cómo el débil se siente vulnerable

y ahí entramos en un tema

que Adela también ha abordado de una manera muy amplia,

que es el rechazo a la pobreza y de cómo ese rechazo a la pobreza

salta por encima de la familia o del color de la piel,

o de todas las cosas.

Uno de tus libros es "Aporofobia, el rechazo al pobre".

Un desafío para la democracia.

Es un término que acuñas tú misma

y que me parece interesantísimo

y me gustaría que abordaras ese concepto

que nos parece muy interesante y tiene que ver con la película.

Con mucho gusto porque creo que tiene que ver con la película,

hay algunos personajes bastante repugnantes en la película,

como por ejemplo el suegro que se dedica a recordarle

al yerno todo el tiempo, "no sé cómo te has casado

con mi hija, cómo la pobre ha tenido tan mala suerte",

bueno el otro que al promotor le está reclamando el dinero,

entonces, ahí viene el momento de la humillación,

el momento del rechazo al pobre, aunque sea de la propia familia

y todavía es más si es de la propia familia,

porque este es el yerno, es de su familia,

no es un extranjero, no es una persona de otro lado,

si no que el suegro tiene la sensación

de que no ha cumplido con su hija, no ha satisfecho sus deseos,

no le ha dado lo que le tenía que dar.

-Qué mala suerte tuvo mi hija acabando con alguien como tú.

A mí me daría vergüenza,

ni el viaje a Mallorca,

qué inútil eres, coño.

A mí siempre me pareció durante mucho tiempo que la palabra

xenofobia, que se utiliza tanto y hoy en día se sigue,

hay partidos xenófobos, yo no veo que sean xenófobos,

yo creo que son apórofos, es decir, xenófobos quiere decir

que se desprecia al extranjero, que se rechaza al extranjero,

pero a los extranjeros cuando vienen con dinero,

bueno, no lo rechaza nadie, son nuestros turistas,

son la principal clave del producto interior bruto de España,

incluso si compran un piso de 500.000 euros, creo ya

les damos la nacionalidad, la ciudadanía y todo.

Bueno, la cuestión no es el problema del extranjero,

el problema es el pobre, aquel que viene del otro lado

del Mediterráneo o que viene del otro lado de...,

los mejicanos, todo esto que le molesta a Trump,

los del otro lado del Mediterráneo que nos molestan a nosotros,

qué son, ¿extranjeros? No, lo que son es pobres.

Y en la película se ve que, efectivamente, el pobre,

el que está en una mala situación es el que resulta rechazado.

Por eso me pareció muy importante que existiera una palabra

que recogiera el rechazo al pobre,

porque mientras los acontecimientos o los fenómenos no tienen un nombre

con el que reconocerlos, actúan implícitamente,

pero no les vemos la cara.

Yo veía que el rechazo al pobre es el que más se da

y no había un nombre y no podíamos

tomar decisiones ante ellos y tomar una actitud ante ellos,

entonces se me ocurrió buscar en el diccionario de griego

cómo se dice pobre y encontré aporós

y construí la palabra aporofobia,

me costó como cuatro años que se aceptara

en el Diccionario de la Real Academia, pero ya está,

desde diciembre de 2017

ya está la palabra aporofobia.

Efectivamente, es el rechazo al pobre,

hay cantidad de gente que ha reaccionado

y a mí lo que más me ha gustado es que muchos chicos jóvenes

me han escrito diciendo: "Quiero hacer mi trabajo fin de grado

o fin de máster sobre la aporofobia",

"quiero hacer mi tesis doctoral sobre la aporofobia",

gente de muchos lugares y eso me parece un signo de esperanza,

que a los jóvenes les parezca que este es un tema importante

para tratar en sus investigaciones y por supuesto después

para acabar con ella.

Hay que reconocer el mérito de Adela,

porque crear una palabra puede ser fácil,

pero hacer que la palabra se vaya introduciendo en el uso social,

es muy complicado,

de manera que yo creo que todo lo que sea ayudar

a que la palabra, por las razones que decía Adela,

se vaya generalizando, me parece que es una buena noticia.

Y yo creo un poco, cambiar también la idea de lo que entendemos

por pobreza, porque hay un tipo de pobreza,

que aunque sea también económica, no sea pobreza afectiva,

un niño que sufre cualquier tipo de abuso en una escuela,

se encuentra tan privado de recursos que es un tipo de pobreza absoluta,

pero incluso en el aspecto económico hay un tipo de pobreza

que es, si quieres, relativa a la sociedad en que se vive,

es decir, una persona puede estar sin trabajo y a lo mejor tener

un subsidio de paro que no le permite decir que es un pobre

de necesidad, pero es una situación como de indefensión,

como de desclasamiento,

como de "es que he perdido mi papel social".

La sensación de humillación que tiene una persona

que se queda en el paro, yo lo encuentro una situación terrible,

pero me parece que quien está por la mañana y tiene que ir

a una situación de solicitud de trabajo,

que no es ni ofrecimiento, es que estás en una situación

casi de un tipo especial de mendicidad,

yo sí que compadezco a estas personas

y por eso me parece que en este momento la gran creación política,

la gran creación en este momento de decir:

"Usted quiere crear algo que sea verdaderamente importante

para la sociedad, cree un puesto de trabajo".

-Tengo trabajo.

Creo que es esto lo que le debía.

Cuéntelo, a ver si le parece suficiente.

¡Ah! y otra cosa, suegro,

váyase olvidando de la comida de los domingos.

Si hablamos de educación, José Antonio,

tú has dedicado toda la vida de una manera muy activa

y eres un referente en lo que tiene que ver con la educación,

eres autor del manual "Educación para la ciudadanía",

del Bosque Pedagógico y me gustaría plantearte algo que nos inquietaba

cuando estábamos preparando el programa,

¿por qué crees que en determinados grupos se cuestiona la importancia

del estudio de la filosofía o como ocurrió en su momento,

de la educación para la ciudadanía?

Bueno, en la educación para la ciudadanía también estuvo

participando Adela y los dos tenemos muy mal recuerdo

de aquella experiencia porque fue uno de los debates

más miserables

que hubo en el mundo de la educación española,

que en realidad, el título de la asignatura era:

"Educación para la ciudadanía y los Derechos Humanos",

es decir, en el enunciado del asunto,

no eran unos valores extrañísimos,

bueno, pero en España teníamos una tradición mala,

teníamos la tradición de que la moral tenía que estar

forzosamente relacionada con la religión

y que el intento de hacer una moral o una ética laica,

era sospechoso para mucha gente. Hombre...

Cuando toda nuestra ética de los Derechos Humanos

es una ética laica, que han tenido una importancia las religiones

en la manera de configurarse extraordinaria

y que además es la gran defensa que tienen las religiones,

en cualquier país en que la libertad religiosa

está atacada, lo primero que una persona pide

es que respeten mi derecho humano a poder tener mi religión,

de manera que los derechos humanos es la gran defensa que tiene

nuestro mundo, también las religiones

y sin embargo, se confundieron las cosas y se pensó,

desde una parte importante de la sociedad española

que era una especie de ataque a la moralidad tradicional,

a los valores religiosos y fue una equivocación,

que además yo creo que estuvo defendida en parte

por la autoridad eclesiástica que en este tema en concreto

tuvo una postura absolutamente reprobable, muy injusta y torpe.

Estoy totalmente de acuerdo,

aquello de la educación por la ciudadanía que fue

algo así como el motín de Esquilache,

porque hubo una batalla campal total por una asignatura que era

de una hora semanal.

Pero además, absolutamente necesaria.

Bueno, absolutamente necesaria, pero es que fíjate,

es lo que estaba comentando ahora José Antonio,

antes de esa asignatura había una que se llamaba

La vida moral y la reflexión ética

que, en definitiva, venía a ser lo mismo.

Bueno y ética antes, tres cursos de ética.

-Exacto, y no había causado ningún problema,

la cursaban todos los alumnos y además de eso,

los centros que tenían religión, tenían religión,

no pasaba absolutamente nada, pero cuando llegó el tema

de la educación para la ciudadanía, alguien de pronto empezó a pensar

que efectivamente allí había enemigos y no hubo modo,

no tenía ningún sentido aquella batalla, de verdad que no,

y yo lo que pediría es que ahora, por favor,

que pongan la ética en la enseñanza secundaria obligatoria

en cuarto de la enseñanza secundaria obligatoria,

por favor, que tomen nota, porque hace falta una asignatura,

que le llamen como quieran, pero que la pongan.

-Pero fue todavía más grave porque se negó la legitimidad

de la escuela para dar enseñanzas éticas o morales

y claro, negar a la escuela que tenga entidad suficiente,

legitimidad suficiente para dar unas normas morales,

es absolutamente de aurora boreal, es un disparate.

Y el hecho de que estemos intentando hacer una escuela

moralmente neutra,

como decía antes Adela, significa que puede haber chicos

que no van a tener ningún tipo de referencia moral o ética

cuando llegan a la adolescencia o cuando llegan a la edad adulta,

porque empiezan a no sonarle ciertas cosas.

Sí es verdad que nosotros habíamos recibido,

porque en el ambiente estaban ciertas normas morales,

que efectivamente venían, posiblemente, de la moral religiosa

que en aquel momento había,

pero se nos decía que no había que mentir,

que no había que odiar,

que no había que aprovecharse de los demás,

que no había que ser violento,

entonces, de todas esas cosas mis alumnos jóvenes,

empiezan a no tener ningún tipo de referencia,

te voy a poner un ejemplo:

Una prueba que yo ponía a mis alumnos adolescentes.

Bueno, un chico está en un bar y llega una chica, empiezan a hablar

y la chica le dice: "¿Por qué no te vienes a pasar

conmigo la noche a mi casa?"

Y el chico le dice: "No", ¿por qué le ha dicho el chico no?

A mis alumnos la única explicación que se les ocurría

era, o porque es homosexual o porque es impotente,

¿no se te ocurre otra razón para que diga no a irse con la chica?

¿no se te ocurre ninguna otra cosa?

Pues no se le ocurría

y eso supone una especie de tosquedad moral,

de tosquedad evolutiva, de tosquedad emocional,

realmente muy peligrosa,

porque empiezan a no ocurrírsele ciertas cosas.

-Eres un puto perdedor,

tú con tu empresa de mierda,

con tu amiguito el quiosquero, jugando a ser narcotraficantes.

Patético, suegro.

Hay algo muy importante que también aborda la película

que son los referentes sociales en los que fijarnos

para determinar esa actitud de si decisiones éticas o morales,

esos modelos, por ejemplo, el policía corrupto,

el poderoso que todo lo compra con dinero fácil,

quiero decir, cómo son de importantes.

Pero fíjate Cayetana, es un tema interesantísimo,

que Adela, tú te darías cuenta, cuando se hicieron los libros

de texto de Educación para la ciudadanía,

en la educación cívica de EE.UU., que desde los padres fundadores

se lo tomaron muy en serio,

porque aseguraban, una buena democracia

se basa en las virtudes democráticas de los ciudadanos,

entonces, los proyectos que tienen las escuelas,

desde infantil, una de las cosas que tienen que hacer es buscar

sus personas de referencia, las personalidades ejemplares,

y muchas veces son personas de su barrio,

son personas de su ciudad

y otras son personas, digamos más generales,

en los libros de texto que había

se veía una especie de monotonía en la búsqueda de referentes éticos,

porque nos cuesta mucho trabajo y acababan apareciendo

Gandhi, Martin Luther King, Teresa de Calcuta y tres más,

porque nos faltan referentes morales ejemplares positivos,

los negativos son más fácil de encontrar.

Cuando damos prestigio social a una persona,

la estamos colocando en una especie de pedestal,

de decir, bueno esta es nuestra persona de referencia

y eso lo estamos haciendo con una desfachatez

y con una irresponsabilidad tremenda,

estamos dando prestigio social a personas absolutamente detestables

y todos ahí tenemos que hacer una especie

de examen de conciencia,

de decir: "Pero, ¿a quién estoy dando yo el prestigio?

-Eso apuntaría un poco lo que estáis diciendo los dos,

porque por una parte necesitamos, efectivamente, referentes,

y yo no puedo evitar añadir hoy a Rafa Nadal,

porque nos tiene entusiasmados.

A mí me tiene absolutamente entusiasmada.

-También figuraba en muchos libros de texto.

-Pero solamente es genial como tenista,

si no que es una persona sencillísima,

encantadora, que no parece nada engreído y a mí esto me parece

extraordinario, creo que es un refernte,

pero aparte de eso, creo que para muchos de nosotros,

los referentes han sido personas a las que hemos conocido,

a las que hemos visto vivir y que nos hemos quedado pensando

"esta es una vida digna de ser vivida",

a mí personalmente esas personas que yo he conocido

y que han tomado unas opciones vitales verdaderamente maravillosas,

son las que me han ayudado más a vivir.

(Música)

¿Consideráis que el cine es una buena herramienta

para acercarnos a algún lugar que queréis defender

dentro de esa ética o de esa moral? y si utilizáis alguna película

en algún curso que queráis nombrar aquí y que podamos ilustrar

para nuestros espectadores.

Yo creo que hay dos grandes

ayudante o instrumentos para el estudio de la ética,

uno es la literatura, concretamente la novela,

y otra es la película.

Yo utilicé mucho una película que era "El señor de las moscas",

es una historia de unos chicos que en un accidente de avión

se quedan ellos solos en una isla

y tienen que rehacer toda la vida social

y entonces, empieza a haber dos grupos,

uno que lo que quiere hay que imponerlo por la fuerza

y otros que intentan ser, digamos más democráticos.

Es una película que les llegaba muy bien a los chicos,

porque era un problema muy visceralmente planteado

y se sentían emocionados.

-Debemos tener reglas, después de todo no somos salvajes,

somos ingleses y somos los mejores.

No sé si quieres decir algo sobre el cine.

Yo quiero decir que también a mí me parece que tanto la novela

como el cine son extraordinarios instrumentos para la educación moral

y además que conviene leer y leer novela

para, no solamente la imaginación, si no para estar en el lugar de otro

y yo ahora mismo pues pondría la película

de "Somos gente honrada",

porque creo que sería muy bueno para jóvenes

una película de ahora, de nuestro momento,

en una situación en la que no hemos acabado de salir de la crisis.

-Está bajando la marea, así no pican.

Yo creo que esta película puede ser muy buena

y si quieren ver lo que es el fracaso

de una determinada sociedad pues yo vería "Margin Call",

que me parece extraordinario cómo se vino el mundo abajo

y fue un fenómeno de corrupción verdaderamente grande.

-Quiero que disparéis a todo lo que se mueva, traders, clientes,

a vuestra madre si quiere comprar

y sin trueques, solamente ventas, hoy.

Pues me están haciendo gestos desde distintos rincones

para terminar, así que os tengo que despedir

con todo el dolor de mi corazón, porque realmente habría

muchos programas y todos serían de un enorme servicio público

teniendo a Adela y a José Antonio.

Voy a añadir una cosa final,

a pesar de todo lo que hemos dicho,

creo que al ver la historia de la humanidad,

ha habido un progreso ético en la humanidad,

de manera que estamos mejor ahora de lo que estábamos

en cualquier otro momento de la historia,

lo que pasa es que ese progreso se da en zigzag,

de manera que no es continuo y hay momentos de colapso

y momentos en que se va deprisa y lo que tenemos que hacer

es intentar ser conscientes de que el progreso ético

es posible, que nos conviene a todos,

que hasta ahora lo hemos hecho relativamente bien,

pero con momentos de tal tragedia

en cuanto olvidamos estas cosas,

que tenemos que tener presente eso,

que lo contrario a la ética

es literalmente el horror,

y que, por lo tanto, estamos hablando de algo esencial

para nuestra vida personal, para nuestra vida social,

para nuestra felicidad y para todo, no es cosa de broma

y por eso deberíamos incluirlo muy seriamente, muy dramáticamente,

muy intensamente en nuestros sistemas educativos.

Por eso que dices nos parecía muy importante teneros aquí,

porque es un toque de atención y de toma de conciencia

sobre la importancia de la ética, que creo que en la convivencia

es absolutamente fundamental y por eso ha sido tan importante

y tan válido teneros aquí hoy, gracias a los dos de corazón.

Muchísimas gracias a vosotros por invitarnos,

a ti muy especialmente. Gracias de verdad a los dos,

que ha sido un enorme placer, un honor escuchar a personas

tan sabias como Adela Cortina y José Antonio Marina,

esperamos que os haya interesado esta conversación.

Desde aquí solo subrayar la importancia de la educación,

una labor de todos que, como véis, nos ayuda a ser más felices.

Os esperamos la próxima semana. Un beso muy fuerte, chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Somos gente honrada (coloquio)

Versión española - Somos gente honrada (coloquio)

23 jun 2019

COLOQUIO: En el coloquio participan los catedráticos Adela Cortina y José Antonio Marina.

ver más sobre "Versión española - Somos gente honrada (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Somos gente honrada (coloquio)"
Programas completos (81)
Clips

Los últimos 926 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios