www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4927546
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El secreto del cofre de Midas - ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) "Cuenta la leyenda que un poderoso cofre

era capaz de convertir todo en oro.

Perdido en el tiempo, solo existe un mapa

que puede conducir a su hallazgo.

Tan poderoso es su don, que quien posea el cofre poseerá el mundo".

(Música)

(Truenos)

(Música)

Creo que me han seguido. -Entonces, queda poco tiempo.

-He encontrado el mapa.

(Música)

¿Cómo?

(Música)

Si tiene el mapa, es cuestión de tiempo

que descubra la localización del cofre.

-¿Y los cuatro cadáveres que dejó en las cuevas?

-Sacrifico a sus hombres.

(Música)

Es evidente que Luger está dispuesto a todo.

Es digno de admiración.

(Música)

Hay algo más.

Charity.

(Música)

¿Dónde está el amuleto?

(Música)

(Truenos)

(Música)

Hay voces críticas que consideran el traslado de los mármoles romanos

un acto de vandalismo y saqueo.

Y, en parte, podría estar de acuerdo.

Pero en estos tiempos de codicia y avaricia,

el traslado que llevó a cabo Lord Bevan

podría haber salvado los mármoles de un destino peor.

Durante la guerra de independencia griega,

las asediadas fuerzas otomanas intentaron derretir

el plomo del interior de las columnas.

(SUSURRA) -Esto es un aburrimiento.

-Por eso, en el museo de Londres no podemos obviar

la importancia de estos tesoros de los griegos,

que incluso en tiempos de guerra proporcionaron al enemigo munición

para salvar su gran templo.

Un sacrificio que da más valor a la historia

que a la vida de sus propios hombres.

Félix, vamos, Félix. Padre se va a enfadar.

(Música)

Impresionante, ¿verdad?

A mí me parece una simple piedra.

No, no, no, no.

Es la clave para descifrar toda una civilización, Mariah.

¿Me conoce, señor?

Llámame Will.

(Música)

Verás, gracias a que el texto fue escrito

tanto en griego antiguo como con jeroglíficos egipcios,

fuimos capaces de traducir cosas que antes desconocíamos.

Nunca subestimes el poder de un tesoro oculto, amigo mío.

Está sangrando, señor. ¿Eh?

Oh, eso parece, ¿no?

Hazme un favor, reúne a tus padres.

Tengo algo muy importante que decirles.

Ahora sí que te has metido en un lío. ¡Mamá! Mariah ha matado a alguien.

-Sobre la mesa. -Aguanta, amigo.

-Will, Will, Will, ¿qué ha pasado?

Lo ha encontrado, ha encontrado el mapa.

Es cuestión de tiempo que encuentre el cofre.

¿Se está seguro de que es el cofre?

¿Crees que estoy así por jugar al ajedrez?

Veo que sigues aseando con tus antiguallas.

-Enfrentarte de ellos es peligroso y temerario.

Lo siento, prefiero coger a los malos que morirme de asco

en un museo criando polvo.

¿Sigues creyendo que deberías haberte casado conmigo, Catherine?

Catherine, los chicos están ahí.

Mariah, Félix, volved al hotel.

(Música)

Hay algo más, Catherine.

No estás a salvo, me han seguido.

Estas dos mitades forman un todo.

Guárdalas, que no caigan en manos equivocadas.

¿Quién era? -Un viejo amigo que necesita ayuda.

¿Trabaja para usted? Digamos que trabajamos juntos.

Mariah, el coche espera fuera.

Id directamente al hotel. Pero señor.

Ahora no.

(Música)

Estás al mando. Cuida de Félix, ¿entendido?

(Música)

No lo olvides.

La lealtad será tu escudo cuando el resto caiga derrotado,

pero ningún mal te acontecerá con el oro a tu lado.

No confíes en nadie. Solo en vosotros, os quiero.

(Música)

¿Dónde está Will?

-Verá, señor, se levantó y se fue.

(Música)

Señor, muchas gracias. -No hay de qué.

(Música)

Hola, señor y señora Mundi. -¿Qué significa esto?

(Campanas)

¿Félix?

(Música)

Ponte esto, hace frío.

(Música)

¿Qué ocurre?

He estado pensando.

¿En el hombre del museo? Sí.

Y en nuestros padres. ¿Sobre qué?

Pues, ¿a qué se dedican?

Son profesores en Oxford, ya lo sabes.

Sí, pero...

¿Solo eso?

(Música misterio)

(SUSURRA) Ven conmigo.

(Música misterio)

¿Quiénes son? No lo sé, tú baja.

¿Qué pasa? Agárrate fuerte, tenemos que irnos.

(Música misterio)

Eso es, Félix, ¡continúa!

(GRITAN)

Félix, Félix, agárrate.

Mírame.

(GRITAN) ¡No!

-¿De verdad hemos hecho eso? Vámonos.

(Música)

Anda, límpiate esa cara. Dame tu pañuelo.

(Música)

Mariah, mira.

¿De donde ha salido?

No lo sé, antes no estaba en mi abrigo.

Antes del museo.

No lo olvides, la lealtad será tu escudo

cuando el resto caiga derrotado,

pero ningún mal te acontecerá con el oro a tu lado.

Madre. ¿Pero qué significa?

No lo sé.

¿Y padre y madre, crees que sabían lo que iba a pasar?

Estoy seguro de que están bien. Tengo miedo.

No te abandonaré.

(Música)

Intenta dormir.

(Música)

(Tren)

Este filete está delicioso.

Un poco crudo, pero la sangre le da un toque de color, ¿no crees?

Me alegro de que podamos hablar a solas.

Tu marido no se ha mostrado muy colaborador.

Pero vayamos al grano. ¿Dónde está el amuleto?

Voy a preguntártelo una vez más.

(ESCUPE)

Enternecedor.

Nunca quise tener hijos, no le encontré la gracia a la paternidad,

pero seguro que para ti lo son todo.

¿Qué madre no ama a sus hijos?

Señor Grimm, señor Grendel, es imprescindible encontrarlos,

estamos muy preocupados.

Resulta complicado, no sabemos ni cómo son, señor.

¡Bajad en la próxima parada buscad en cada orfanato,

en cada hospicio, en cada reformatorio,

donde sea, pero encontradlos!

(Música)

Por favor, señor, necesitamos ayuda.

Id al hospicio al final de la calle, pero moveos.

Señor. He dicho fuera de aquí.

-¡Fruta fresca! -¡No dejen pasar esta ocasión!

-Mariah, tengo hambre.

Espera aquí.

¡Aquí tienen, pollo con coles y un rico pastel de carne!

Por favor, señor, ¿me da una moneda? Un penique o dos.

Lo que sea, por favor. Toma.

(Música)

¡Ladrón! ¿Pero qué has hecho?

(Música)

¡Agente! -¿Dónde vais vosotros dos?

(Música)

Vaya, mirad lo que llega hoy, más ratas de cloaca.

-¡Abajo! Bienvenidos a Gateshead.

¡Andando! ¡En fila! Abajo, daos prisa.

-¡Todos firmes!

-Muerte al prójimo y tu castigo estará próximo.

Pero antes hay unos visitantes que han solicitado conoceros.

-Mariah, nos han encontrado. Ya lo veo, Félix.

Parece que tenemos un par de niñatos malcriados.

-Yo te conozco. ¿Qué has hecho esta vez?

-Nada, señor.

-¿Qué vamos a hacer? -Qué vamos a hacer.

No tendríamos que estar aquí.

Ah, es por eso.

Mirad, chicos. Lord Moco y su hermanito

vienen a tomar el té.

¿Un terrón o dos, joven Lord?

Suéltale.

Me tomas el pelo, ¿no?

Veamos lo fuerte que eres.

¡Rata asquerosa!

(Música)

Félix, vamos.

(Música)

¡Te encontré!

(Música)

Te hemos buscado por todas partes.

Qué curioso, yo también.

Me ha roto un diente.

Tenemos un pequeño problemilla, os lo advertiré solo una vez.

He estudiado cinco modalidades distintas de artes marciales.

Pues estudia esta. Eso no es propio de caballeros.

¿Te parezco yo un caballero?

(Música)

¡Al andamio!

¡Mariah!

(Música)

(Disparos)

¡Mariah! ¡Félix! ¡Félix!

¡Hasta la vista!

(Música)

Tenemos que salir de aquí, Mariah.

(Música)

¡Mariah! ¡Mariah! ¡Mariah!

(Música)

¡Salta!

¡Félix, no! No, no puedes hacer nada.

¡Mariah! ¡Mariah! No, Mariah.

No, suéltame. ¡Félix!

No, no, ¡Félix! No, Mariah, no.

¡Suéltame!

¡Por favor, Mariah!

¡Mariah! ¡Mariah!

(Música)

¿Quién eres?

El capitán Will Charity.

Luché con tu padre en la guerra de Abisinia.

Puedes confiar en mí.

¡Atención! Pasajeros al tren.

(Silbato)

El responsables de la desaparición de tus padres y de Félix

se llama Otto Luger.

Su malsana intención es hacerse con los artefactos

más poderosos y peligrosos del mundo.

¿Qué sois? ¿Espías? Algo así.

Tus padres y yo trabajamos para un departamento secreto del gobierno,

la Agencia de Antigüedades.

Impedimos el saqueo y el robo

de poderosas reliquias históricas de todo el mundo.

Si quieres encontrar a tu hermano, debes confiar en mí.

Mi padre dice que la confianza hay que ganársela.

(Música)

Pues considera lo que te voy a decir un anticipo.

Creemos que Luger ha descubierto dónde se oculta el cofre de Midas.

¿El cofre de Midas?

Su hallazgo data de hace casi 3000 años.

Se describe un cofre que convierte lo que guarde en su interior en oro.

Un hombre con tanto poder en sus manos sería muy peligroso.

Podría incluso fabricar dinero.

El oro, la base de nuestro sistema bancario,

perdería su valor y el mundo se colapsaría en el caos.

Sospecho que hay un traidor dentro de la agencia

que ha pasado información a Luger.

Por eso debemos trabajar en secreto.

¡Pasajeros al tren!

(Música)

He conseguido que te contraten como botones en el hotel Prince Regent.

Luger ha comprado el hotel.

No se habría mostrado tan vulnerable a no ser que el cofre

esté dentro o cerca del hotel.

Tú serás mi espía. ¿Espía?

Mi prioridad es encontrar a mi familia.

Y los encontrarás, yo seguiré la pista de tus padres.

Tú, muchacho, céntrate en encontrar a tu hermano.

Toma, aquí están los pasajes y tus credenciales.

Me reuniré contigo cuando haya encontrado a tus padres.

(Música)

Perdone.

-¡Todos a bordo! ¡Todos a bordo! Última llamada.

-¿Eh, quién eres? -Oiga, yo no he hecho nada.

(Música)

¡Ya estamos todos!

(Música)

Recuerda, Mariah, Luger es un hombre peligroso.

Así que no te fíes de las apariencias.

El cofre lleva siglos desaparecido, perdido en el tiempo,

para no ser descubierto.

Sí, él cree conocer su localización,

navegarás en aguas auténticamente traicioneras,

amigo mío.

(Música)

Disculpe, señor. Vengo a trabajar en el hotel.

¿Y quién no?

(Música)

Por ahí. Una preciosa mañana.

(Música misterio)

¿Has perdido a tus padres, joven?

Verá, señor, he traído mis credenciales.

Vengo a trabajar de botones. ¿De botones?

La entrada del servicio es por detrás.

-¿Quién es este? -Mil disculpas, señora.

El nuevo botones, se ha colado en el vestíbulo.

-Muy mal, muy mal.

Ven conmigo.

(Música)

Como gerente del hotel, quiero que sea eficiente como una máquina.

Regla fundamental, personal invisible y silencioso.

Y eso es lo que nos ha hecho famosos.

Nuestros baños terapéuticos.

Muchos huéspedes vienen de muy lejos para curarse en nuestras aguas.

Hay quienes llegan en silla de ruedas y se van en bicicleta.

Y pagan generosamente.

La cocina.

(Música)

A tu cuarto se va por aquí, última planta.

Y aquí es donde te dejo.

Uniforme para el nuevo botones.

Ponte recto, por favor.

¿Puedo preguntarte si has visto a un chico?

¿Un chico? Sí, diez años, se llama Félix.

Calla, no quiero problemas. ¿Le has visto?

En el hotel no hay chicos más jóvenes que tú.

Ni en el pueblo.

No soy un chico. Bueno, tampoco eres un hombre.

Solo te aconsejo que no salgas del hotel de noche

si no quieres que te secuestren.

(Música)

Sacha, me llamo Sacha.

(Música)

(Puerta)

(Música)

(TOCA LA PUERTA)

(Música)

¿Cómo vamos? El hotel está casi al completo.

Bien, cuanto más dinero consiga, antes encontraré lo que busco.

Llegas tarde a la inspección.

(Música)

El nuevo, un poco alto.

Maldita sea.

¡Volved al trabajo!

(Música)

Buenos días, señora, por aquí.

Lo siento, ve por la escalera.

(Música)

Lo siento, no ha sido a propósito.

¿Dónde has estado? Llegas tarde.

Te dije que quería que volvieras antes del anochecer.

Lo siento, padre.

Pasa, quieres que se te llene la bestia

como a los demás niños, ¿no?

(Campanas)

(Música)

¡No volveré a repetírtelo!

¿Qué bazofia es esta?

Ya se lo dije, no me gusta robar para usted.

¿Y prefieres servirme este pringue? No, padre.

Después de lo que he hecho por ti. Lo siento, padre.

¿Que lo sientes? Si lo sientes, cómetelo tú.

Y ahora, limpia eso.

(Música)

¿Quién anda ahí?

¿Qué demonios pasa aquí? ¿De quién es esta bicicleta?

Padre, entre en casa, cogerá frío.

(Música)

¿Se puede saber qué haces aquí?

Perdona, ¿estás bien?

Oye, ¿por qué me has seguido? Necesito que me ayudes.

¿Y cómo voy a ayudarte?

Tú sabes lo que pasa en el hotel, seguro que conoces a Otto Luger.

¿Y qué demonios tienes que ver tú con el señor Luger?

Tiene dos sicarios, uno bajito con una cicatriz en la mejilla

y otro alto y delgado.

¿Los has visto? Se llevaron a mis padres y mi hermano.

Oye, no puedo perder mi empleo, ¿entiendes?

Es todo lo que tenemos.

Hay algo que no entiendes.

El motivo por el que compró el hotel

es por algo llamado el cofre de Midas.

Está dentro o cerca del hotel.

Desconozco cómo está relacionado con mi familia,

pero debe haber una conexión.

Serán fantasías fruto de tu imaginación.

A mí me parece algo absurdo. ¿Y si no lo es?

Una creación tan poderosa que puede convertir todo en oro.

¿Dónde estás, muchacha? Tráeme otra botella.

Tienes que marcharte, lo siento, no puedo ayudarte

con lo que te traes entre manos.

Pero no te desvíes del camino.

(Música misterio)

(SUSURRA) La lealtad será tu escudo.

Cuando el resto caiga derrotado, ningún mal te acontecerá

con el oro a tu lado.

(Música misterio)

¡Alto! ¡Alto! ¡Alto! Ten cuidado.

Por fin algo con lo que poder trabajar.

De lo mejor.

Traído expresamente desde Suiza.

Hay que doblar los trabajos de excavación

y encontrar ese cofre para salir de esta isla lapidada de Dios.

(Música misterio)

Disculpe, señor, lo siento mucho.

(ACENTO RUSO) Nunca te disculpes, muchacho. Solo te reportará deudas.

Le hemos reservado la mejor habitación, señor.

En un día despejado podrá ver los molinos de Holanda.

¿Holanda? Tierra de tulipanes huecos y queso.

Cosas que me causan pavor, sobre todo, el queso.

El gran Bizmillah.

Me alegro de que al final haya accedido a venir.

Le esperábamos... (RÍE)

Hace una semana.

Me entretuvo el emperador de China.

Digamos que su reputación le precede,

esperemos que sea tan bueno como dicen.

¿Y qué es lo que dicen?

Que hay pocos magos mejores que usted.

Aunque viniendo de magos...

Depende de lo bien que pagues, señor.

Ofrezca un espectáculo inolvidable y será ampliamente recompensado.

Eso puedo hacerlo.

Debo advertirle que sorprenderme es todo un desafío.

Soy adicto al arte de la magia. Es mi religión.

Entonces, recemos juntos.

Las adicciones conducen al camino corrupto

que pueden hacer perder el alma.

O ganarla, según el punto de vista.

(Música)

Mariah.

(Música)

¿Dónde te metes, muchacho? Equipaje, equipaje.

Ya lo llevo yo, gracias.

¿Habéis visto al nuevo botones?

(Música misterio)

Mariah, rápido, sígueme.

Sacha, ¿estás bien?

(Música)

Sabía que si te veían correrías peligro.

Entonces, ¿me crees?

Lo que creo es que desde que el señor Luger compró el hotel,

han sucedido cosas horribles y extrañas.

¿Significa que vas a ayudarme?

¿Ves cómo sube el agua subterránea?

El manantial se secó hace muchos años

hasta que el señor Luger compró el hotel y reabrió los baños.

(TOSE) -¿Se encuentra bien, señor?

Ha amasado una fortuna con lo que cobra a los clientes

por sus servicios.

(Música)

¿Qué es esto? ¿Tu cofre de Midas?

¿De dónde viene el agua?

El señor Luger lo instaló al comprar el hotel.

Lo último en mecánica, tremendamente caro.

Bombea el agua e impulsa los ascensores.

Un motor específico.

¿Qué más alimenta? ¿Se puede bajar? Por ahí, pero está prohibido.

¿Vienes conmigo?

(Música)

¿Qué es esto?

Creo que unos antiguos baños romanos.

Eh, mira, parece una inscripción.

Pone "Auri", "oro" en latín.

¿Sabes latín, Mariah Mundi? Sé algo más que cargar maletas.

¿Y qué más dice?

"De aquí surgen las aguas de los dioses,

la fuente sagrada del oro sanador".

Los alquimistas creían que el oro podía curar todos los males.

¿Y si el manantial tuviera su origen en el cofre?

Dijiste que el cofre convertía todo. En oro, lo sé.

¿Y si se equivocaron y no convirtiera las cosas en oro?

Si no que poseyera un poder mayor.

(AMBOS) Sanar a la gente.

(Puerta)

¡Deprisa!

(Música)

(Pasos)

Nos ha dejado encerrados.

¿Y cómo salimos de aquí?

¿Oyes eso?

Es el mar.

(GRITAN)

¿Puedes reconocerle?

¿Reconocerle? Apenas queda nada de él.

(Música)

Parece que fue apuñalado.

(Música)

(GRITA)

(RÍE)

Idiota, ¿quieres matarme de un susto?

(Música)

(LEE) "Charles Pinworth, propietario del Hotel Prince Regent".

Lo sabía, cuando Luger compró el hotel,

nos dijeron que el señor Pinworth se había ido a África.

Desapareció sin despedirse de nadie.

Dijeron que estaba demasiado triste, pero esto confirma que fue...

Asesinado.

(Música)

Me siento fatal, ¡no puedo respirar! Tengo que salir de aquí.

¡Sacha, no!

(GRITAN)

Esto es el colmo. Y es culpa mía, ¿verdad?

No debí juntarme contigo. Tú eres la que se ha asustado.

Y tú quién me mete en estos líos.

Desde que te conozco, solo me estás trayendo problemas.

Se trata de un asesinato, Sacha.

Ya lo sé, y no quiero tener nada que ver.

Nada en absoluto.

(Música)

¿A qué se debe esto, muchacho?

Yo... creo...

Creo que el tanque se está desbordando.

(RÍE) Discúlpeme, usted debe de ser el ama de llaves de este domicilio.

Yo soy el gran Bizmillah.

Ya sé quién eres.

Que un hombre como Luger pierda el tiempo con esos trucos infantiles

me supera.

No cree en la magia. Creo en mi propia magia.

El señor Luger solo es un hombre obsesionado.

¿Quién no desearía conocer sus oscuros secretos?

(SUSURRA) Ni en sueños.

Perdón por el desaguisado.

El muchacho y yo ensayábamos mi fuga de la diabólica urna de la muerte.

Bien, volvamos a la taumaturgia y al ilusionismo.

Arriba el telón.

(Música)

Damas y caballeros, es un inmenso placer para todos nosotros

presentarles al gran Bizmillah.

(Aplausos)

Bienvenidos a esta noche de magia y prestidigitación.

Algunos de ustedes se horrorizarán,

otros quedarán hechizados

y otros acabarán atónitos.

Bien, cómo verán, esta escalera te hace imposible escapar

y el agua ahoga la respiración,

de modo que de esta cámara no hay escapatoria.

Ahora, necesito un voluntario capaz de contar

el tiempo que paso dentro de ella.

Por favor, coja este reloj de bolsillo.

Soy capaz de contener la respiración un máximo de dos minutos.

¿Lo ha entendido, señor?

Muy bien.

(Música)

30 segundos.

(Música misterio)

60.

(Música misterio)

90.

(Música misterio)

¡Por el amor de Dios, ese hombre se va a ahogar!

¡No te quedes mirando muchacho, sácale!

-¡Oh!

Ha estado muy cerca, más de lo que creen.

(Música)

(Aplausos)

Un espectáculo impresionante. El placer es suyo.

E intrigantes las incógnitas que suscita.

Consigue descifrar cómo sobrevivió a las espadas del destino

y eso que soy hombre de recursos.

(Música)

¿Pasa algo, joven? Señor, seamos respetuosos.

Sabe que un mago jamás revela sus secretos.

Yo mismo los desvelaré, ya lo verá.

¿Le apetece una copa? Me pilla exhausto.

Buenas noches, caballeros.

Buenas noches, señor.

Te agradecería que volvieras mañana para preparar el número.

Claro. ¿Qué ocurre, Mariah?

Veo búsqueda en esos ojos. ¿Has perdido algo?

¿A alguien? ¿Un ser querido?

Podría ser.

Entonces, te sugiero que nada te detenga hasta dar con él.

(Música)

¿Puedo hablar contigo? Tengo trabajo.

Por favor. No tengo a nadie más.

(Música)

Mi madre me dio esto antes de que desapareciera.

Mi hermano tiene la otra mitad.

Ayer vi que Luger la llevaba colgada del cuello.

Félix está aquí, lo sé.

Por favor, tienes que ayudarme.

¿Cómo?

Instalaron el ascensor al mismo tiempo que la bomba de vapor.

Luger entra, pero nunca sale, sencillamente desaparece.

Quédate aquí. ¿A dónde vas?

Tengo una teoría.

(Música)

Hola, guapa, ¿vienes a admirar mis poderosos músculos?

No exactamente.

Venía a pedirte el uniforme. ¿Mi uniforme?

No te sientas mal, es un cerdo.

No es eso, nunca había dejado inconsciente a alguien de un golpe.

(RÍE)

(Música)

¿Sabes lo que haces? No, hago lo que he visto.

(Música)

No hay planta secreta.

Tiene que haberla, busca un pulsador o algo así.

(Música)

Yo no veo nada.

(Música)

Hemos encontrado el despacho del señor Luger.

(Música)

Esto es egipcio, lo he visto antes.

(Música)

Parece de oro macizo.

La armadura de Carlo Magno.

Fíjate.

Veo nuestras pisadas.

(Música)

Creo que es el arma que mató a Charles Pinworth.

Mata cuerpo, mente y alma.

Será mejor que veas esto.

(Música)

El nacimiento del manantial de la salud es el cofre

y Luger está excavando por toda la isla.

(Música)

Escucha esto.

(LEE) "La lealtad será tu escudo cuando el resto caiga derrotado,

pero ningún mal te acontecerá con el oro a tu lado".

Es lo que nos dijo mi madre a Félix y a mí.

(LEE) "A medida que indago en los secretos del cofre,

más veo que su propósito ha sido desvirtuado".

Esta es la verdadera historia del rey Midas.

En la época de los sumerios, una leyenda cuenta

que un hombre portaba consigo los poderes de los dioses.

Era capaz de sanar a enfermos y moribundos.

Cuando intentaron arrebatarle aquel poder,

lo utilizó contra ellos con un efecto tan devastador

que jamás se atrevieron a desafiar.

Es así cómo el don se convirtió en maldición.

Se emborrachó tanto de poder, que arrasó

con cuanto encontró en su camino

hasta nombrarse a sí mismo rey.

Midas era su nombre.

En mi opinión, este cofre no solo puede sanar.

Contiene un poder mucho más grande, extinguir la vida.

(Música)

No me extraña que tanta gente lo busque.

El cofre es un arma.

(Música misterio)

Alguien viene, ¿qué hacemos?

Escondernos, por ahí.

¿Un sarcófago?

Vivos en el sarcófago o muertos fuera, tú eliges.

(Música)

¡Es un pasadizo! ¿A qué esperamos?

(Música misterio)

"Apuesta tu futuro".

(Música misterio)

Usad este pagaré para adquirir el nuevo equipamiento.

(Música)

Alguien ha estado aquí.

¡Buscadlos inmediatamente!

(Música)

Cuidado, que voy.

(Música misterio)

Perdone, lo siento mucho, señor.

(Música)

¿Alguna pista de Gormenberg?

-Se dejará ver cuando Luger encuentre el cofre.

-¿Y luego? -Se lo robaremos y ya está.

Por lo que sé, Gormenberg cree que está a punto de localizarlo.

-¿Y los Mundi?

-Los Mundi están muertos, hay que actuar rápido.

Que ocupen sus puestos y que esperen mi orden.

(Música)

¿Qué haces merodeando, muchacho?

Hemos recibido quejas.

Tardas demasiado en subir el equipaje a las habitaciones

y desapareces largos periodos de tiempo.

Sí, señorita.

No juegues conmigo, vacíate los bolsillos.

Pero si no... ¡Vacíalos!

Lo sabía.

Vas a sufrir lo indecible por esto. No te tengo miedo.

Pues deberías.

¿Dónde está mi hermano Félix?

Eres Mariah Mundi.

Tanto tiempo buscándote y vienes solito hasta nosotros.

Y nos traes lo que necesitamos. El jefe estará encantado.

Tal vez acabes reuniéndote con tus queridos y difuntos padres.

Lástima, eran buenas personas.

Mariah, ¿dónde estabas? ¿No habíamos quedado?

¿Qué quieres de mí? ¿Quién eres? ¿Has olvidado a tu socio?

Will. Siento llegar tarde.

El Gran Bizmillah fue un poco difícil de tener.

Buen disfraz, ¿eh? ¿Por qué no me lo dijiste?

Lo siento, amigo, tuve que pasar de incógnito.

No podía poner en peligro la misión.

La esconderemos en el ropero.

(Música)

Pero has estado... Vigilándote a todas horas.

¿Qué ha sido de mis padres? Sospechamos.

La billetera grabada de tu padre

fue encontrada a orillas del Támesis,

junto al bolso de tu madre.

No encontraron los cuerpos.

No, me da igual lo que digas, no es cierto.

Tienes que seguir centrado, Mariah, tienes que ser valiente.

Luger está a punto de encontrar el cofre.

¿Y qué pasa con mi hermano? Encuentra el cofre y le encontrarás.

Sé lo que es, un arma. Veo que has hecho los deberes.

Es muy poderosa, un arma letal. Tú ya lo sabías.

Lo sospechaba. ¿Por qué no me lo dijiste?

Si lo hubieras sabido, habrías puesto...

La misión sí, lo entendí a la primera.

Se supone que éramos compañeros.

Entonces, ¿por qué no me enseñaste esto?

Yo se lo di a tu madre. ¿Y la otra mitad?

La tenía Félix, pero ya no, la lleva Luger. ¿Qué es?

Una llave, un interruptor que activa el arma.

Si encuentra el cofre, solo le hará falta la llave.

Robaré la otra mitad durante mi espectáculo.

Por seguridad, mejor mantener el amuleto separado.

Entretendré a Luger mientras encuentras a tu hermano.

He buscado a Félix por todas partes, este hotel es un laberinto.

Pues tendrás que usar esto.

No son unas cartas normales, contienen el alma de una adivina.

Una mujer cíngara que antes de morir

asumió todo el poder que pudo reunir.

Transfirió su alma a las cartas.

Solo podemos hacerles una pregunta.

Una vez hecha, no hay vuelta atrás.

Diría que no la hay desde hace mucho tiempo.

Muéstrame, Panjandrum. ¿Dónde está mi hermano?

En 1789, el doctor Joseph Guillotin contrató a Tobías Smith

para acarrear el primer prototipo de una máquina

que separase en un suspiro

la cabeza traidora del cuerpo y fraudulenta de los criminales.

Solo resta encontrar un voluntario lo bastante valeroso

para que mi ayude en mi próxima

y añadiría posiblemente mortal demostración.

El señor Luger, ¿tal vez?

¿Me haría el honor? No soy artista, señor.

Para eso le pago.

El público podría pensar que le asusta la guillotina francesa.

No tengo miedo a nada, señor.

No pasa nada.

Esto es absurdo.

Quizás tengas que demostrar la importancia de tu pregunta.

Creo que reaccionan a la emoción.

Tienen que sentirla, saber lo que tu pregunta significa para ti.

¿Por qué desapreció tu hermano?

Estaba en Dublín.

Yo debía protegerle.

Fue culpa mía.

(LLORA) Pero prometí a mis padres que cuidaría de él.

(Música)

¡Es asombroso!

Las cartas se mueven.

Mira, la bestia.

(Música misterio)

¡Es Félix!

¡Mariah! ¿Dónde estás?

Dime dónde está mi hermano.

(Música misterio)

No, ¡volved!

Por favor, volved.

(Música)

Dime, Panjandum, ¿dónde está mi hermano?

(Música)

Dime dónde está. No, Mariah.

¡Impostor!

(Música)

No, por favor, va a ir a más, ¡basta!

(Música)

Hola, Otto. Mira por donde, Will Charity.

(Música)

¡Basta! Dejadme respirar.

(Música)

¡Ya!

(Música)

¿Qué has hecho?

Necesitaban una respuesta emocional.

Nunca te he dado las gracias por ayudarme a encontrar a mi hermano.

(Música)

Asegúrate de que esté muerto. Sí, señor.

Espera.

¿He dicho algo malo? No.

Sacha, lo siento, no es que no...

Ya sé que te he cargado con mis problemas,

y que ya tienes tus preocupaciones.

No necesito tu compasión, si es lo que pretendes.

Sacha, por favor, deja que te ayude con tu padre.

Crees que lo sabes todo, Mariah Mundi, y no es así.

Bebe para olvidar la muerte de mi madre

y verme a mí le recuerda lo que ha perdido.

Lo siento.

Encontremos a tu hermano.

(Música misterio)

Este lugar me da escalofríos.

(Música misterio)

¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

Aquí no hay nadie, vámonos ya.

(Música misterio)

¿Félix?

(Música)

Félix, Félix.

(Música)

(SUSURRA) Nos van a oír.

Eres tú, eres tú, oh sí, eres tú.

Eres tú, eres tú. Has venido.

(Música)

¿Qué pasa, Félix?

Somos esclavos, están buscando algo.

Hacen estos agujeros y nos hacen recorrerlos

en busca de un cofre.

Tranquilo, os sacaremos a todos.

(Música)

Sabía que me encontrarías. No he dejado de buscarte.

(Música)

-Vamos, vamos. -Es demasiado fuerte.

-Vamos. -No puedo.

-Venga.

-¿Y mamá y papá?

(Música)

¡No! ¡Ayudadme! ¡Ayudadme!

-¡Por favor, Mariah!

Te prometo que te encontraré, ¿me oyes?

(Música)

¡No!

-¡Mariah!

(Música)

¡Mariah!

(Música)

¡Escóndete!

(Música)

No es una bestia, es una especie de perforadora.

(Música)

No dejaré a Félix solo.

Está bajo tierra y la entrada estará dentro del hotel.

Ve al pueblo, trae a la policía o a quien encuentres.

Suerte. Igualmente.

(Música misterio)

¡Padre! Ven conmigo al hotel. Han encontrado...

¿Qué has hecho, hija? -Es una ladrona, ¿verdad, jovencita?

-Vamos, ahora sí que estás en un aprieto, andando.

(Música)

El agua de los dioses.

El símbolo del agua.

(Música)

¡Vamos, desgraciados! ¡Seguid cavando!

(Música)

Encontrad el cofre y encontraréis la libertad.

(Música)

¡Coge eso, gusano inmundo!

-Vamos, si no hubieras dado tanta guerra,

todo habría sido mucho más sencillo.

Vaya, por fin.

Los zapatos encajan con las pisadas de su despacho, señor.

Y la chica llevaba esto.

(Música)

¿Dónde está Mariah Mundi?

No sé de qué me habla.

(Música)

A ver si esto hace que hables, mocosa estúpida.

(Música)

¡No grites!

(Música)

Vamos.

Mariah, tu amuleto.

Vamos.

(Música)

Cada vez brilla más. ¿Qué significa eso?

Significa que he excavado en el lugar equivocado.

Al parecer, cuando ambas mitades están cerca

del lugar donde se encuentra el cofre,

se iluminan.

De ahí esta improvisada reunión.

¿O debería decir presentación formal?

Al fin he descubierto la identidad

del intrépido a la par que irritante Mariah Mundi.

Te aplaudo.

Delante de mis narices todo el tiempo.

(APLAUDE)

(Música)

Y ahora, encontremos el cofre.

(Música)

Caballeros, tenemos trabajo.

(Música)

Al fin.

Tantos años de espera.

Traedme el cofre.

Tranquilo, trataremos con exquisito cuidado a tu querida amiguita.

(Música)

Qué pequeño es. No podemos dárselo.

¿Y qué podemos hacer? Tienen a Sacha.

Daos prisa, no tengo todo el día.

(Música)

¡Salgamos de aquí! ¡Rápido!

Señor Cleavy, si es tan amable, el amuleto.

¡Félix! ¡Mariah!

¡Félix!

(Música)

Entrégame el cofre y ayudaré a tu hermano.

(Música)

¡Mariah! ¡Mariah!

Date prisa, muchacho, no queda mucho tiempo.

(Música)

Dame el amuleto para abrir la puerta.

Gracias, jovencito, muy agradecido.

(Música)

Sin rencores. ¡No! ¡Espera!

¡Mariah! ¡Sacha!

El amuleto, necesito el amuleto.

(Música)

Mátalos a todos.

¡Ayúdame! ¡Ayúdame Mariah! ¡Félix!

¡Ayúdame!

¡Vuelve! ¡Vuelve!

Hola, Otto. Tú otra vez.

Vuelvo por petición popular.

¿Es que no mueres nunca?

¡Alto! Que nadie se mueva, suelten las armas.

Por la autoridad de la Agencia de Antigüedades,

venimos a por el cofre.

Veo que has traído amigos, muy bonito.

(Música)

Black. Charity.

Entrega el arma, Luger.

Sería de cobardes disparar a una chiquilla.

No tanto como esconderse tras ella.

Seré franco, señor Charity, empiezo a estar harto de todo esto.

(DISPARA)

(Música)

¡Ríndete, Luger! ¡Estás rodeado!

-Se está llenando de agua. Sácame. Volveré a por ti.

No puedes dejarme.

Mariah.

(Música)

Necesito esos amuletos. Te matará.

Ningún mal te acontecerá con el oro a tu lado.

Ya sé cómo detenerle, cómo combatir el arma.

No es oro lo que crea el cofre.

El oro es el escudo contra el poder del cofre.

Ayuda a los niños.

(Música)

¡No tienes escapatoria, Luger! No me digas.

¡Se acabó!

(Música)

¡Por última vez, Otto!

(Música)

Señor, señor, tengo que encontrar a Sacha.

(Música)

Vamos.

(Música)

¿A dónde crees que vas? Apártese.

Calma, niña, no nos pongamos nerviosos.

-Deje que se vaya, tenga piedad.

¿Padre?

-Lo siento, Sacha, lo siento mucho.

Es hora de dormir.

¡No!

(Música)

¡Por favor!

(Campanas)

(Música)

Ningún mal te acontecerá

con el oro a tu lado.

(Música)

¿Cómo vamos, muchacho?

He disfrutado mucho, pero se acabó la diversión.

Lástima, no volverás a ver a tus padres.

¿Están vivos? Claro que lo están.

¡Suéltale!

(Música)

¡Will!

(Música)

¿Cuántas veces tengo que matarte?

Tienes una puntería excelente, Otto.

(Música)

¡Will!

(Música)

No sabes cuánto lo lamento que esto tenga que acabar así.

En otra vida, podríamos haber sido amigos.

(Música)

Will, ¿estás bien?

De fábula, pero no esperes por mí, ¡corre!

(Música)

¡Félix!

(Música)

¡Félix! Vamos. ¡Félix! ¡Félix! Vamos, respira.

Vamos, Félix. Félix, vamos.

Vamos, respira. Félix, vamos, Félix, respira.

¡Félix! ¡Félix! Félix, vamos, respira.

Eres todo lo que me queda.

(TOSE)

Félix, estás vivo.

¿Por qué has tardado tanto? Es largo de contar.

Tenía que vivir.

Para eso están los hermanos mayores, ¿no?

(Música)

Pasará el resto de su vida entre reinas, señor Grimm.

(Música)

No hay nada más valioso que la vida humana

y con vuestros actos,

la habéis protegido de manera inimaginable.

Vuestros padres estarían orgullosos.

(Música)

Por ello y por vuestros servicios a su majestad,

la Agencia os muestra su gratitud.

(Música)

¿Esto nos convierte en agentes secretos?

(RÍE) -Bueno, tú sigue estudiando, y quizás la Agencia

vuelva a necesitaros. Gracias, señor.

(Música)

Lamento haberte involucrado en todo esto.

Siento lo de tu padre.

Todo se cura con el tiempo.

¿Dónde vas a ir? ¿A la isla? Supongo, ¿dónde si no?

¿Crees que tal vez vendrías a vivir con nosotros?

¿Contigo?

(Música)

Será un momento.

Vengo a despedirme. ¿A dónde vas?

Gormenberg estaba detrás de todo.

Sospecho que sabe dónde están tus padres.

¿Puedo ir?

Ahora no.

Pero volveré.

(Música)

Capitán.

Gracias.

(Música)

Lo has hecho bien, Mariah, bastante bien.

(Música)

(Música créditos)

Versión española - El secreto del cofre de Midas

06 ene 2019

Londres, época victoriana. El mundo de Mariah Mundi se derrumba cuando sus padres desaparecen de repente, obligado a cuidar de sí mismo y de su hermano pequeño Félix. Unos desconocidos secuestran al pequeño y Mariah se une al aventurero Capitán Charity para salir en su búsqueda.

Contenido disponible hasta el 3 de febrero de 2026.

ver más sobre "Versión española - El secreto del cofre de Midas" ver menos sobre "Versión española - El secreto del cofre de Midas"
Programas completos (81)
Clips

Los últimos 926 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios