www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4556699
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Nuestros Amantes - ver ahora
Transcripción completa

Hola. ¿Te pongo algo?

Sí.

¿Vuelvo luego?

Sí. Dame un minuto.

¿Tienes coñac?

Claro. ¿Cuál quieres?

No sé. Nunca lo he probado.

Espera un momento.

Este es el mejor que tengo.

Pruébalo, y si te gusta te pongo una copa.

Está bueno, ¿no?

Está de "cóñac".

¿Eso era un chiste?

En mi cabeza sonaba mejor. ¿Copa?

Mejor otro de estos. No quieres correr riesgos.

Bajo ningún concepto.

¿Me pones otro? ¿Seguro que no quieres una copa?

No, de verdad. No sé qué me pasó. Me lo he bebido por impulso.

¿Ha sido un acto pasional? Creo que sí.

Vale.

-Sí. La cuenta, por favor.

Gracias.

¿Qué tal?

¿Nos conocemos?

No. Pero me gustaría.

El número del chupito de brandi me ha parecido... prometedor.

Vale. Soy...

No. No me digas tu nombre. No quiero saberlo.

¿Por qué? Te quiero poner un nombre

que signifique algo para mí.

Uno que solo conozca yo y que solo use yo.

Y tú harás lo mismo conmigo.

¿Buscarte un nombre? Sí. Pero no ahora.

Cuando nos conozcamos mejor.

Encantado de conocerte, como te llames.

No, no, no. Dos besos no.

Claro que no. Cómo se me ocurre. No me gusta besar por besar.

¿Alguna pregunta? Sí.

Pero te van a decepcionar. Son un poco tópicas.

Eso es halagador.

¿Hacer preguntas tópicas? No.

Que acabemos de conocernos y te preocupe decepcionarme.

Es que la primera pregunta es tan obvia que...

casi prefiero que te la hagas tú.

¿Hago esto a menudo?

¿El qué? Entrarle así a la gente.

A veces, cuando ves a alguien interesante.

¿Por qué tú? ¿Por qué yo?

¿Por qué te he entrado a ti? Eso contéstalo tú.

¿Te gustan los parques? No voy mucho, pero sí.

Me encanta ir y ver a los niños jugar.

De repente un niño se acerca a otro sin conocerse de nada

y simplemente le dice: "¿Jugamos?".

Y se ponen a jugar.

Cuando te vi pensé que querrías jugar conmigo.

¿Jugamos?

Vale. Genial.

¿A qué jugamos?

Eso es lo que nos diferencia de los niños.

Ellos siempre quieren saber a qué juegan.

Pero tú y yo vamos a descubrirlo mientras jugamos.

¿Cuánto va a durar el juego?

Hasta que nos aburramos. ¿Hay reglas?

Sí, hay reglas.

No quiero que averigües nada sobre mí.

No quiero que sepas quién soy.

Así que nada de internet y nada de teléfonos.

Pero se supone que la idea es que... vamos a volver a vernos.

Es la idea.

Y entonces ¿cómo quedaremos?

Hablando.

Tal día, a tal hora en tal sitio. Lleva funcionando siglos. No tiene

por qué fallar ahora. No. No tiene por qué.

¿Algo más?

Sí.

Te gusta ir poco a poco. A mí no. No quiero perder el tiempo.

No quiero rodeos ni silencios incómodos.

Si te pregunto algo, me respondes en el acto.

¿Y... si no me da la gana?

Miénteme.

Mentir es mucho más creativo y divertido que decir la verdad.

Yo confío mucho en la mentira.

Como dijo alguien, la mentira siempre dice la verdad.

¿Quién dijo eso? Yo, hace dos segundos.

Muy bien, te mentiré.

¿Alguna norma más? Sí, la más importante:

pase lo que pase, no te enamores de mí.

¿Es peligroso? Sí, mucho.

¿Para mí o para ti?

Me tengo que ir.

Entonces... hoy es lunes.

Dentro de una semana nos vemos aquí. Más o menos a esta hora.

Perfecto.

Nos lo vamos a pasar bien tú y yo.

¿Copa?

Cristóbal, ¿estás ahí?

Querido socio, necesitamos al Antón Chéjov que llevas dentro.

Esta es la situación:

a mitad del primer acto Mema y Lerda son perseguidas por la mafia rusa.

Puro Chéjov. Las quieren matar

porque creen que son polis.

Mema y Lerda huyen, pero porque creen

que los asesinos están enamorados de ellas,

y les parecen feos no,... lo siguiente.

Voy a pasar por alto esa provocación.

¿Cuál es el conflicto dramático al que nos enfrentamos?

Que se libren de los asesinos porque A: Mema les vomita encima,

o B: Lerda se echa uno de sus pedos y los deja inconscientes.

No es una decisión fácil. ¡Ja!

Si fuera fácil, cualquier idiota la tomaría.

Un vómito o un pedo. He ahí la cuestión.

Mema y Lerda. Mema y Lerda.

Mema y Lerda. Mema y Lerda.

Mema y Lerda. Mema... Hoy me ha entrado una chica.

¿En serio? Sí.

¿Estás seguro? Creo que sí.

¿Fea? No.

¿Lo siguiente?

Deja de provocarme.

Perdona, quise decir muy fea, monstruosa, horripilante...

No, al revés.

Era muy maja.

¿Recuerdas aquello que te dije que pensaba hacer

y que me dijiste

que no hiciera?

¿Lo hiciste? No.

Lo hiciste.

¿Sabes?

Eres capaz de combinar gran brillantez intelectual

con una imbecilidad tan pura que...

De verdad, me tienes fascinado.

A lo que voy es que si no lo hubiera hecho,

no habría llegado al lugar donde la tía que me entró me entró.

¿Cómo se llama? No me lo ha dicho.

Claro. ¿Para qué quieres su nombre si dices "la tía que me entró"?

Yo tampoco le dije el mío.

Seguro. ¿Para qué va a querer el tuyo,

si puede llamarte "el tío al que entré", que suena genial?

Quiere que nos pongamos nombres cuando nos conozcamos mejor.

Puede ser una puta loca.

Sí, o lo que los ayatolás del cine llamáis...

"A manic pixie dream girl". "A manic pixie dream girl".

Como no tienes suficiente caos,

metes a una loca a ver si petas del todo, ¿verdad?

Igual no está tan loca.

(SUSURRA) ¡Toma!

Bueno, no creo que vaya a ganar

el Príncipe de Asturias de la cordura.

Pero puedes intentar tirártela. Un buen polvo

siempre aportará luz a todas esas... tinieblas.

Hay algo que no te he dicho. Ay, Dios. ¿Sobre qué?

Sobre la "manic pixie dream girl".

¿Tiene algo que ver con María?

No. Tiene algo que ver con María.

¿Qué pasaría si mientras huyen de los asesinos rusos

Mema y Lerda chocan cabeza contra cabeza

e intercambian las personalidades?

¿Mema pasa a ser Lerda y Lerda Mema? Es solo una idea.

Me gusta. Me gusta, porque si Mema vomita

y Lerda se echa pedos,

ahora Mema se echaría pedos y Lerda vomitaría.

Alta comedia. Ojo, no nos pasemos

de sofisticados. Antes la muerte.

Sí.

Voy a darme una ducha. Dátela. Yo voy a explorar esta línea.

¡Joder, me encanta escribir!

Hola.

Hola.

¿Llevas mucho? Media hora.

Pero tranquila. Me gusta esperar.

Me voy y vuelvo luego. En serio. Mientras espero,

pienso en las tonterías que no tengo tiempo a pensar.

Con "tonterías" te refieres a lo que de verdad te importa, ¿no?

Probablemente.

Oye, es nuestra primera cita oficial.

¿Te vas a poner ya en plan Paulo Coelho?

Uy. No juegues con fuego.

¿Qué te pongo?

¿Y este exceso?

Seamos intrépidos. ¡Bebamos en vaso!

Ponme lo mismo, y que sea lo que Dios quiera.

Aunque me compares con Coelho, me alegro de que hayas venido.

¿Pensabas que fallaría? Cabía la posibilidad, ¿no?

No. De hecho, tenía ganas de que llegara hoy.

¿Por qué? ¿Te gusto?

¿Eso es una pregunta con truco?

Como casi todas las mías.

Entonces te daré una respuesta con truco.

Cómo no vas a gustarme.

Eres una fantasía masculina clásica.

Eres una chica atractiva,

divertida, inteligente y algo loca

que revoluciona con su pasión a un hombre aburrido.

¿Eres un hombre aburrido?

No. Lo he dicho para que te lo curres.

A las tías os encanta redimir a hombres con problemas.

No me digas. Especialmente tipos duros,

chicos malos... Taradetes así.

Esto es más prometedor que lo del brandi. Sigue.

Alguien debería decirle a los tipos malos

por qué triunfan con vosotras.

No pares ahora.

Ellos creen que os derretís cuando les veis haciéndose los chulos,

pero es vuestro instinto maternal el que ve a través del disfraz.

Ah. Y vemos al niño interior. Exacto.

Veis al niño tímido e inseguro que intenta superar su miedo a las tías

disfrazándose de héroe chungo.

Eso os provoca ternura y os acostáis con ellos.

Les dais el premio. Bueno,

¿qué método de seducción usas tú? Hacerme el chulo y el duro.

Ah. ¿Y te funciona? Sí.

A veces. No siempre. Casi nunca.

Pero según tu teoría, cuando triunfas con ese método

es por la pena que provocas. Y en el fondo

todos los tíos lo sabemos, pero nunca hablamos de ello.

Ni hablaremos. Es nuestro secreto.

¿Os importa a ti y a tu niño interior? Voy al baño.

No. No nos importa.

Es nuestra primera cita oficial y parece la cuarta.

¿No debería ser todo más banal, más superficial?

He hecho una elipsis.

Me he ido a dentro de tres semanas. Ya.

Pues vuelve un momentito a hoy y cuéntame algo sobre ti.

No sé, como si nos estuviéramos conociendo.

Soy un agente secreto alienígena y mis jefes me han encargado

asesinar a los líderes políticos más importantes de la Tierra.

Pues nos haces un favor. No te creas.

El plan es crear caos para que nuestra invasión

resulte lo más fácil posible. Ya.

¿Y sabes cómo te los vas a cargar? Tengo que pensarlo bien.

Es un magnicidio múltiple.

Y no puedo fallar, o me harán un consejo de guerra intergaláctico.

¿De qué planeta vienes? De uno a tomar por culo.

¡Ah, si sé cuál es!

¿Y allí tienes novia, estás casado?

No nos hace falta. Somos hermafroditas.

Oye, es muy aburrido hablar de uno.

Puedo empezar a mentir, ¿no?

Hablando de mentir,

digo yo que te habrás creado una falsa identidad terrestre

para pasar desapercibido, ¿no?

Claro. No voy por ahí contando que soy un asesino intergaláctico.

¿Y cómo es esa fachada?

¿Cómo crees tú que es?

Supongo que te haces pasar por un tío de Zaragoza

que a simple vista no tiene nada de particular.

Perfectamente normal.

Con un trabajo que no me entusiasma.

Es frustrante.

Y una vida social no del todo satisfactoria.

Tediosa.

Oye, ¿y cómo fuiste a la librería?

Yo voy mucho por allí y nunca te vi.

Me encantan las librerías.

Son lugares mágicos. Ya, claro.

Por eso aparecen en ella chicas como yo,

que revolucionan con su pasión por la vida

a los asesinos intergalácticos.

Y esa es tu propia fachada.

¿Tú crees? Yo creo.

Quizá es que soy así. No.

¿Por qué no?

Porque si lo fueras, no serías real.

Serías un personaje de ficción.

Existirías solo para ayudarme a encontrarle sentido a la vida

sin importarte tu felicidad.

O lo que un amigo mío escritor llama una "manic pixie dream girl".

¿Eso qué quiere decir?

Hada chalada de los sueños.

¿Soy un hada chalada de los sueños? No. Esa es tu fachada.

Igual de buena que la mía

para ocultar que soy un asesino intergaláctico.

¿Y qué oculto yo?

Ven.

Creo que te han roto el corazón.

Y hace muy poco.

Te han dejado,

lo que nos puede pasar a todos.

Pero tú te sientes como si te hubieran partido por la mitad.

¿Cómo lo sabes?

¿Leéis las mentes en vuestro planeta?

Por supuesto.

Pero es que además os vi.

¿Cómo?

Un par de días antes de conocernos entré a la librería...

"y te vi sentada con él.

Y sin parar de llorar".

Y seguiste llorando un buen rato

después de irse él".

Además de asesino intergaláctico eres un tramposo.

Has jugado con ventaja.

¿Podrás perdonarme?

Has cambiado las reglas del juego.

Y no sé si me gustan.

Y mientras los decides, ¿podemos seguir jugando?

Me tengo que ir.

¿Me acompañas?

¿Sigues colada por él?

No puedo evitarlo.

No es un tío guapo. No lo necesita.

Es que es poeta, ¿sabes?

¿Maldito? Malditísimo.

¿Y es bueno? Sí. Eso es lo malo.

¿Cuán colada estás por él? De cero a diez.

¿Nueve?

Calculaba un siete. Es que se lo ha currado mucho.

Es el típico que no para hasta hacer que le adores.

Y cuando lo consigue, se asusta y se va.

¿A buscar otra víctima?

Posiblemente ya la tendría antes de dejarme.

Conoces bien al tipo. Sí.

Es la segunda vez que dejo que me destroce.

Espero que no haya una tercera. Y yo.

Porque podría haberla.

¿Volverías con él?

Si él cambiase y cambiase mucho, quizás.

¿Y eso es posible?

Mi problema es que no creo en Dios pero sí en los milagros.

¿Cuán tonta te parezco del cero al diez?

Cuatro. Bueno, esperaba un ocho.

No. Estoy seguro de que por muy cabrón que haya sido,

habéis tenido momentos preciosos.

De esos de los que nunca hablamos. ¿Qué quieres decir?

Quiero decir que de nuestras parejas sobre todo nos quejamos.

Nadie te llama para contarte el paseo romántico que se dio

con su novia de la mano cogiendo flores y pisando cacas.

Ya, pero sí para decirte: "Mira lo que me ha hecho".

O: "¡Qué zorra, mira lo que dice!". Ya.

Y así somos.

Damos el coñazo con lo malo

y nos guardamos esos momentos preciosos

que hacen que sigamos enganchados a zorras y cabrones.

¿Sabes cuándo fue el último momento precioso que tuve con mi ex?

Sé que no fue el día que te dejó.

El día de antes. Un tío coherente.

Supercoherente.

Tuvimos una cena romántica,

me dijo que me quería más que a nada en el mundo

y al día siguiente adiós.

Puedo decirlo de dos formas:

es un enfermo o un saco de mierda. Tú eliges.

No, las dos valen.

Aun así, le echo de menos. ¿En serio?

Esa es la diferencia entre la vida real y las pelis.

En las pelis, un cabrón es un cabrón. Punto.

En la vida real, un cabrón también puede ser maravilloso.

Gracias. Gracias.

Muchas gracias.

¿Cuánto tiempo llevabais juntos?

Suficiente para hacerme creer que era la mujer de su vida.

¿Por qué te dejó?

Empezó diciéndome idioteces sobre el karma, el destino...

Total, le pregunto si ha dejado de quererme.

Y me dice que de hecho me quiere tanto

que una relación se queda corta como manifestación de su amor.

¡Uf! ¿Por qué me dejó? No lo sé.

Te dejó por la misma razón por la que dejamos y nos dejan.

O sea... Cree merecer algo mejor que tú.

Pedazo de cabrón. Insúltale si te hace bien.

No, pedazo de cabrón tú.

¿Te das cuenta de lo que has dicho? Acéptalo.

Lo maquillamos de muchas formas, pero cuando te dejan

es porque creen que algo mejor que tú les espera.

No digo que tu ex lo vaya a encontrar.

¿Te decepciono? ¿Por qué ibas a decepcionarme?

Porque no soy la típica fantasía masculina clásica.

Porque estoy tan jodida como cualquier otra tía jodida.

Y enamorada de un enfermo y-o saco de mierda.

Ya.

Qué poco glamur.

No te preocupes. ¿Sabes qué me gusta más de una mujer?

Sorpréndeme. Sus defectos.

Uy. Entonces te vas a enamorar locamente de mí.

No. Me lo prohibiste. Es peligroso, ¿te acuerdas?

¿Encima me escuchas cuando hablo?

Vas a ser una fantasía femenina clásica.

¿Existen los duendes chiflados de los sueños?

Yo qué sé. ¿Por qué no lo averiguas tú misma?

Te he contado un montón de cosas.

La próxima semana te tocará responder a preguntas incómodas.

Los malos tragos, mejor pasarlos cuanto antes.

¿Qué tal pasado mañana?

Vale.

¿Conoces este sitio?

Sí. Perfecto.

Porque yo no. Ah.

Me lo recomendó mi socio. ¿Nos vemos para comer?

Claro. ¿Sobre las 15:00?

Sí. Yo estaré con Paulo Coelho

pensando en nuestras tonterías. Hasta entonces, duende chiflado.

Adiós, hada chalada.

Me gustan nuestros nuevos nombres.

(Rumor de villancicos)

Hola, hija.

Ya sé que has iniciado una nueva andadura profesional.

"Sí, mamá. Tengo un curro nuevo".

Qué bien. Abre el champán.

"Casi mejor abre el grifo.

Esto es para brindar con agua como mucho".

¿No es de lo tuyo?

No requiere ser filóloga, no.

¿Necesitas dinero?

Hombre, si me ofrecieras 300 euros, no te lo rechazaría.

Mañana te ingreso 500. "Gracias, mamá".

Y no te deprimas.

Veré qué puedo hacer. Un beso, mamá.

Un beso, hija.

(Teléfono)

Tranquila, que aún no me he desangrado.

"Hola. Estoy en el lugar donde nos conocimos".

Anoche te eché de menos. "¿Qué quieres?".

¿No deberías estar haciendo rimas?

¿Por qué tengo que querer algo?

"Porque tú, Jorge, siempre quieres algo".

¿Tú qué crees que quiero?

Quieres saber si sigo colgada de ti pese a lo que me has jodido.

Solo quiero saber si estás bien.

"¿Qué?". No dejo de pensar en ti.

"Estás de broma, ¿no?".

No. "¿Estás seguro?".

Sería más fácil olvidarme de mí que olvidarme de ti.

Yo también me acuerdo de ti. Y de tu puta madre.

Oye, eh...

No hace falta ser un experto en Freud

para ver que sientes mucho dolor, pero...

Mira, no estoy bien. Es más, estoy como el culo.

Porque un enfermo y-o saco de mierda

me ha dejado porque cree que merece algo mejor.

No hay nada mejor que tú.

¿Estás con otra? "Claro que no".

Con otras entonces.

Puede que haya sido mala idea llamarte.

Hombre, no tan mala como la del holocausto nazi,

pero no ha sido buena.

Te cuelgo. Yo sí estoy con otro.

¿Con quién estás? "¿Sabes qué? No te importa".

¿Cómo se llama?

Que te follen. Así se llama.

Intentas ponerme celoso.

No te atrevas a coquetear conmigo.

Este tío tiene lo único que necesito, y es que no seas tú.

(GRITA)

¡No te molestes en despedirme, que ya me voy yo!

Perdona. Odio que me veas así.

¿Listo para un huevo de preguntas incómodas?

Vale.

¿Estás casado?

¿No te preguntó si estabas casado?

No.

¿Eso es bueno o malo?

Las dos cosas.

Es bueno si le molas tanto que le dé igual,

y malo si no quiere acostarse contigo y no le importe si estás casado.

No he dicho que quiera acostarme con ella.

Sí lo has dicho. No.

Sí. Cuando dijiste que era muy maja.

Eres un tío. Si te gusta una tía, es obvio que te gustaría tirártela.

Las tías son distintas, son otra cosa. Puede que les moles

pero no para usarte sexualmente, sino para algo mucho más siniestro.

¿Para devorar nuestra alma? Peor.

Para que las escuches.

Para que las escuches y...

Y nada más. No quieren que soluciones sus problemas

ni que las salves. Solo que las escuches.

Parece fácil. (RÍE)

Pero no lo es.

Escuchar no es lo mismo que oír.

Es oírlo y que te importe. Deben sentir que te interesan.

Si pareces escucharlas pero te da igual lo que digan, se darán cuenta.

Entonces estarás perdido.

Y ahí... ahí sí que devorarán tu alma.

Eres sabio, Cristóbal.

Lo sé. Pero no acabo de ver

cuál es el tema de esta escena. ¿El tema?

Sí. Las escenas tienen un tema. ¿De qué va esta?

¿De qué crees que va? No sé. Te escucho como a una tía.

¿Así la escuchas a ella? Sí.

Pues no devorará tu alma, pero puede que os enrolléis o no.

¡Ese es el tema!

Que puede que sí o que puede que no.

¡Exacto!

¡Es un temazo! ¡Es el tema!

¡Siempre ha sido el tema! ¡El gran tema!

¡A tomar por culo el siluro! Escriba, estimado colega.

Deje galopar esas falangetas sobre las teclas.

¡Hemos encontrado el grial! (RÍE)

¡Dios, me encanta ir de pesca!

Esto te lo debía. Pensé que me esperaban

un huevo de preguntas incómodas. Luego.

¿A que no sabes quién me llamó anteayer?

Voy a decir alguien al azar.

Tu ex. Se llama Jorge.

¿Has vuelto con él? No.

Entonces, si no te importa, le sigo llamando Saco de Mierda.

No lo habría logrado sin ti.

Si no me hubieses dicho todo aquello,

solo de oírle me habría cagado.

Así que gracias por ser tan cabrón. ¿Para qué te llamó?

Porque se sentía culpable

y quería oír que yo estaba bien para sentirse mejor.

¿Y cuán mal le hiciste creer que estabas, de cero a diez?

10 000.

Después de colgar y llorar un rato, estuvimos hablando.

¿Tú y él? Tú y yo.

Me sentaste de maravilla.

¿Hablas sola con frecuencia?

Las hadas chaladas hacemos estas cosas.

¿Y de qué hablamos?

Te hice muchas preguntas incómodas.

¿Como cuáles? ¿Estás casado?

¿Mucho?

Bastante.

¿Con una mujer?

Creo que sí.

¿También es asesina intergaláctica?

Casi. Es directora de una sucursal bancaria.

Joder. ¿Y la quieres?

¿Mucho?

Cuando me preguntaste todo esto, ¿te contesté lo mismo?

No. ¿Qué te dije?

Que estabas soltero.

Un momento.

Sí, Cristóbal. Dime.

Sí, sí, sí.

Cristóbal, claro que sí.

No, no, no. Cristóbal, claro que no.

Estoy ganando tiempo. ¿Para qué? Buena pregunta.

¿Has fingido la llamada? ¿Eh? No.

Sí. ¿Cómo lo has sabido?

Uno: no ha sonado el teléfono. Dos: soy genial.

¿Por qué lo has hecho? Porque soy

un maniaco del control, y quería prepararme lo que voy a decirte.

¿Y te lo has preparado?

No me has dado tiempo. Vaya.

Bueno, da igual. Dímelo.

Dilo. Llevo cinco años casado.

¿Quiero a mi mujer? Sí.

¿Mucho? Sí.

¿Me quiere ella a mí? Sí.

¿Mucho? No lo sé.

O mejor, no lo sabe.

Mientras se lo piensa me ha pedido que me vaya de casa un tiempo,

por lo que vivo en casa de un amigo, en Boltaña.

¿Y eso cuándo ha ocurrido? Hace un mes.

¿Qué os pasó? Eso mismo le pregunté yo.

Y la respuesta fue de traca.

Nada. ¿No te das cuenta? En ocho años no nos ha pasado nada.

Ese "nada" es su forma de resumir

cinco años de casados y tres de novios,

lo cual resulta bastante chocante.

Para mí hay muchos momentos maravillosos.

Uno de ellos es Laura, nuestra preciosa hija de cuatro años

que al parecer forma parte de ese nada.

¡Basta ya, Carlos!

Lo siento. El único compromiso del ser humano es con su pasión.

¿Cuál es el mensaje? "Ya no me pones. Largo".

Es una cínica de los huevos.

¿Cómo se llama? María. A secas.

Si no te importa, desde ahora la llamaré Cínica de los Huevos.

Me parece bien. Siempre quiso un nombre compuesto.

No dejo de preguntarme qué he hecho mal.

Y la respuesta es... Nada.

He seguido el manual de instrucciones

para una vida perfecta punto por punto:

estudios, trabajo, boda, hijo...

¿Y cómo sigue el manual? Acaba ahí.

Se supone que si haces todo eso debes ser feliz.

Pues bien, María no lo es, y la razón soy yo.

¿A quién le pido el libro de reclamaciones?

De todos modos, Cínica de los Huevos te pidió un tiempo.

Dos meses. Ha pasado uno. Espera otro a ver.

Es lo que estoy haciendo, pero ya sé que en el mejor de los casos,

en un mes me dirá que vuelva a casa porque...

No sé. Porque ha descubierto

que a pesar de todo sigue enamorada de ti.

Por ejemplo.

Cuando en realidad lo que quiere decir es...

"No he encontrado ese algo mejor que tú que creo merecer,

así que me conformo contigo, mi amor".

Tengo un látigo de la Inquisición. ¿Te lo traigo?

¿Es con el que te azotas pensando en Saco de Mierda?

Desde que le insulto, ya no. ¿Sabes?

Deberías ligarte a un pibón.

Uno de esos por los que el papa traficaría crack.

Y asegurarte de que tu mujer se entera.

Enloquecería de celos y volvería contigo.

Ya veo el final feliz:

los dos besándoos en los Amantes de Teruel.

Anoche soñé contigo.

¿Con qué permiso? Con ninguno. ¿La he cagado?

No. No me gustan los que piden permiso para soñar.

Estábamos sentados en un parque,

"y de repente llegan un chico y una chica".

Hola.

¿Estáis enamorados o algo así?

No. Me lo tiene prohibido. Qué pena.

Es que nosotros cantamos canciones para gente que está enamorada.

Podemos cantaros una, aunque no lo estéis.

¿Podemos elegir la canción? No hace falta.

Como es un sueño, tocaremos justo la que queréis.

# "There's no escape tonight,

# in this paradise".

"Así que se ponen a tocar". "¿El qué?".

"Un rollo Aretha Franklin".

Tu subconsciente tiene buen gusto. Gracias. Se lo diré.

# "And now I'm falling in love".

# "You kissed me for every tear I throw".

# "And now...". #

"¿Y qué hacíamos tú y yo mientras?". "Verles tocar".

"¿Eso es todo?". "Es que la chica cantaba muy bien".

"¿Y cómo acabó la cosa?".

No acabó.

De repente desperté.

Buen sueño. Gracias.

¿El parque existe? Sí.

¿Y los músicos? Si no existen, deberían.

¿Alguna pregunta incómoda más?

No. ¿De verdad?

¿Qué dices? Tengo miles.

Pero no te las voy a hacer aquí.

¿Eres de aquí? No.

Ya te dije que soy de una galaxia muy lejana.

¿Y tú? Yo también. Soy de Teruel.

¿Cuántos años tienes? ¿Cuántos me echas?

¿Más o menos 40? Justo.

¿Tú? ¿Cuántos me echas?

Más o menos... 30. Lo has clavado.

Qué viejo soy. Te saco diez años.

Jorge me saca alguno más.

¿Soy demasiado joven para ti? Aún no lo sé.

¿A qué te dedicas?

A pasear con chicas diez años más jóvenes que yo.

¿Siempre haces chistes malos? Sí. También me dedico a eso.

¿Y profesionalmente? Me refería a profesionalmente.

¿Eres... cómico?

Casi. ¿Escritor?

Escritorcete.

¿Has escrito algo que puedo haber leído?

No. Pero ¿has visto una peli que se llama "Mema y Lerda"?

¿La de las dos tías tontas del culo?

Bien resumido. Esa. Claro que la he visto.

¿La has escrito tú?

Más que escrito, la hemos escribido mi socio y yo.

Para ser una peli tuya, no pareces muy fan.

Si tuviera un cáncer de páncreas, sería mío y tampoco sería fan.

Oye, Jorge y yo nos partimos el culo.

Es una mierda. Mucha gente se partió el culo.

Sigue siendo una mierda.

¡Tuvo mucho éxito!

También los Milli Vanilli. A ver.

¿Has escrito algo más? ¡Claro!

Estamos con "Mema y Lerda 2", pero también hemos firmado la tercera,

que se llama "Mema, Mema, Mema, Lerda, Lerda, Lerda".

Original. ¿Y eso da para vivir dignamente?

Y para morir intelectualmente.

Intuyo que te gustaría ser recordado por algo más serio.

Como la obra de teatro que llevo tres años escribiendo.

¿Tres años? ¿Y qué es, una reflexión sobre la nada?

(RÍE SARCÁSTICO) ¿Has oído hablar de Truman Capote y Charles Bukowski?

Muchas gracias por ese sutil insulto,

pero puedo apreciar tus mierdas de pelis y leer libros.

Mi favorito de Bukowski, "La máquina de follar".

Y de Capote... todos.

Pues son mis dos dioses.

De hecho, mi obra se llama "Capote y Bukowski en el Infierno".

¿Y de qué va?

Capote y Bukowski mueren y se ven en el Infierno.

Lo sospechaba.

Sé que va contra las reglas, pero...

me gustaría saber un poco más de ti.

Sabes suficiente. ¿Para qué más?

Es importante para mí.

Solo soy una chica que ha hecho de todo un poco.

He estudiado un poco, he viajado un poco,

me he enamorado un poco,...

a veces me han correspondido...

En resumen: he vivido un poco.

Te voy a hacer la gran pregunta.

¿Qué quieres ser de mayor?

Quiero seguir teniendo sueños.

No me importa que no se cumplan, pero quiero tenerlos.

¿Qué sueños tienes ahora?

Apenas tengo pasta y me han roto el corazón.

Mi sueño es ser un poco feliz. ¿Soy muy ambiciosa?

Megalómana.

¿Qué me dices de tu tórrida relación con Capote y Bukowski?

No lo cuentes por ahí, pero la clase obrera tiene sus secretos.

Por ejemplo, mi padre fue un humilde albañil toda su vida,

pero siempre le encantó leer.

Me dio los libros adecuados en los momentos precisos.

No es casual haberte conocido en una librería.

Cuanto más vivo, más segura estoy de que no hay nada casual.

Cuando María me pidió los dos meses

de interrupción temporal de la convivencia,

primero pensé que había otro.

Es lo primero que he pensado yo. Ella lo negó.

¡Toma, no! ¿Y te lo creíste?

Preferí creerlo.

Pero María no tira los yogures caducados

antes de comprar otros nuevos.

El yogur caducado eres tú, ¿no?

Total, que hice lo que mi amigo y socio me dijo que no hiciera.

No le pondrías un detective. ¡No!

Me puse yo de detective.

¡Dios! Sí, ya lo sé.

El caso es que empecé a seguirla.

¿Habitación 237? Voy para allá.

"Y hay otro tío". "Hay otro tío.

Y se ven... en hoteles, en mi casa, en su casa,

disimulando entre nada y nada de nada".

Si tuviera orgullo, le pediría el divorcio y punto.

Pero no. Pues le sigo para ver qué he hecho mal,

para ver qué tiene él y yo no.

Aparte de a tu mujer.

Y siguiéndole...

"llego a una librería donde veo cómo le rompe el corazón

a una chica de más o menos 30 años

fan de Charles Bukowski y Truman Capote".

¿Me estás diciendo que Saco de Mierda

está liado con Cínica de los Huevos?

Tienes razón: no hay nada casual.

¿Me ha dejado por tu mujer? Y a mí mi mujer por tu pibe.

O sea, ¿la mujer que cree merecer algo mejor que tú

está con el que cree merecer algo mejor que yo?

¿De cuántas formas vas a decirlo? Sí, están liados.

¿Por qué has esperado tanto para decírmelo?

Porque me encantó cómo empezó lo nuestro.

Si es que puede llamarse así.

Mira: nuestras parejas están reventándose a follar.

¡Así que llámalo como te dé la puta gana!

¡No quería que lo suyo manchara lo nuestro!

¿Es la primera vez que te ponen los cuernos?

O la primera vez que me entero.

¿Y a ti?

Hace un año Jorge creyó enamorarse de otra y me dejó.

¿Quién era ella? Una especie de poetisa.

¿Qué pasó, no rimaron bien?

No rimaron. Él volvió a mí llorando.

Y tú le perdonaste. Soy todo corazón.

Y no sabes cómo se esforzó.

Me mintió, se mintió...

No perdonarle habría sido imperdonable.

¿Por qué te empeñas en él?

Porque así soy yo. Veo a un tío tan imposible como él,

que no se compromete, que se tira a todo, y digo:

"De mí sí te vas a enamorar".

Eso es muy de tías.

María y yo éramos de la misma pandilla.

Nunca se me pasó por la cabeza que se fijaría en mí.

"Pero una noche se me acerca y me dice...".

Dame 24 horas para demostrarte que soy la mujer de tu vida.

Y le sobraron 23, ¿no?

Le bastó con decir la frase.

Yo conocí a Jorge en Teruel. En un recital.

Ahí estaba, leyendo versos sin parar de mirarme a los ojos.

"Al terminar se me acercó,

y ¿sabes cuáles fueron las dos primeras palabras que me dijo?".

¿"Molas mazo"? No.

Te quiero.

Te quiero.

¿Dos veces? Dos veces.

Buena frase. Tengo que decirla más.

Él la usa constantemente. Y sabe cómo hacerlo.

¿Qué es lo mejor del tío?

Es un hombre que no se ha olvidado de ser niño.

¿Y lo peor?

El niño a veces olvida que es un hombre.

¿Qué es lo mejor de ella?

Que solo con mirarte te hace sentir como un dios.

Lo peor es que ya no me mira. Debe haberse hecho agnóstica.

¿Por qué se coló por ti?

Jorge dice que conmigo se siente seguro.

A la vez necesita el riesgo.

Vive la vida como una aventura, y eso me encanta de él.

Pero no soporto su egoísmo, ni que me dé lecciones,

ni que cite sin parar al puto Sigmund Freud.

¿Por qué se coló ella por ti?

Ojalá lo supiera. ¿Qué te dijo cuando te dejó?

"El único compromiso del ser humano...".

"Es con su pasión". Eso es de Jorge. Tal cual.

No. Sí.

¿Me deja con una frase de Saco de Mierda?

A saber de quién la copiaría él.

¿La usaría para seducirla? Seguro.

Conmigo lo hizo y le funcionó.

Oye, si quieres, además del látigo, te consigo aceite hirviendo.

Por si quieres torturarte un poco más.

Es que me han quitado a mi mujer con una frase de... ¿Oscar Wilde?

A mí me suena más a Paulo Coelho.

Si vas a consolarme así, prefiero el aceite hirviendo.

¿Te has enfrentado a ella?

No lo haría ni apoyado por Los Vengadores.

¿Tanto miedo le tienes? Miedo no.

Es más bien terror.

Preséntasela a Stephen King. Busca ideas nuevas.

Pues le encantaría.

Estar con ella es como estar ante un espejo

en el que solo ves decepción.

¿Su decepción o tu decepción?

La suya, la mía...

Hasta la de mi hija, que aún no sabe lo que es.

Una opción es pegarle un toque en plan:

"Hola, llamo para ver qué tal, y ¡eh, sé a quién te estás tirando!".

¿Y... si te digo que la llamé hace dos semanas?

Dímelo. La llamé hace dos semanas.

Le dije que sabía que había otro.

¿Sabes lo que me contestó?

Lo que me molesta no es que seas un paranoico,

sino que seas un paranoico tan vulgar.

¡Déjame en paz y vete con Mema y Lerda!

Y tras ese comentario tan constructivo, me colgó.

Solo que no colgó bien.

Y tú tampoco colgaste.

¿Oíste algo?

¿Estaba con Jorge?

No se pondrían a... allí mismo.

¿Y no colgaste? ¿Cómo?

Me quedé paralizado. Pero tío,

¿cómo puedes ser tan masoca?

¡Eres la fantasía erótica de Torquemada!

Bueno, al menos soy la fantasía de alguien.

Espero que no grabaras la llamada para mortificarte más.

Claro que no. No estoy tan tarado. ¿Quieres saber lo más cachondo?

Pues no quiero saber lo más cachondo,

dado que es mi ex follando con otra.

Ese es el tema: que parecía otra.

Que yo les escuchaba en pleno apocalipsis sexual

y María no tenía nada que ver

con la señora con la que me casé.

¡Nunca me dejó experimentar en la cama!

Seguimos durante ocho años el mismo guion.

Bueno, mira las pelis de 007: el guion siempre es el mismo,

pero cambian de James Bond. Sí.

Pues María cambió de James Bond y el guion.

Es lo que más me jode:

que no me ha dejado reescribirlo a mí, ¡y soy guionista!

Lo peor...

Lo peor... es que...

mientras oía cómo se lo montaban,...

me empecé a...

¿Excitar?

Nunca le he contado esto a nadie,

pero a María le gusta...

abofetearme cuando llega al...

Cuando... "¡Ah!". ¡Pimba!

Total, que la oí hacérselo a él y no pude evitar...

Mientras ellos...

En fin...

Fue la primera vez que llegamos al orgasmo a la vez.

¿Puede haber algo más humillante que eso?

Mira, sé que tu máxima ilusión es veranear en Guantánamo, pero...

esto no es culpa tuya.

A Jorge se le da muy bien la... desinhibición.

Que es un puto vicioso. Vicioso no, lo siguiente.

Oye, ¿qué os pasa a la gente con las palabras?

¿Quién se inventó esa mierda de "lo siguiente"?

Lo siguiente de vicioso tiene un nombre:

pervertido, por ejemplo.

Y lo siguiente es... depravado. Lo siguiente es maniaco sexual.

Y lo siguiente ya es el Saco de Mierda de tu ex

convirtiendo a mi mujer a la pornozorra más caliente

del burdel más envilecido de Nueva Orleans.

¿Por qué Nueva Orleans?

¡Yo qué sé! Me sonaba mejor que Ámsterdam.

¿Sabes cuántas veces me practicó María

algo tan progresista como el sexo oral?

¿Pocas?

¡Pocas no, lo siguiente!

Y ahí estaba yo, con el móvil en la oreja

escuchando cómo le hacía a tu ex

lo que él llamó "¡la mejor mamada de mi vida!".

Eso es un título, y no "Hamlet". Entonces María

le dice las guarradas que quiere que le haga.

¿Sabes cuántas habíamos hecho ella y yo?

¿Todas? ¡Ninguna!

¿Se lo pediste alguna vez? ¡No!

¿Por qué? Pues porque pensé...

¡No pienses tanto, tío!

Porque pensé que lo vería como una falta de respeto.

Seguro, pero quizá esa falta de respeto por tu parte

la habría puesto a 1500. ¿A que eso no lo pensaste?

Yo no podría pedírselo.

No me saldrían las palabras ni aunque me las soplara Capote.

No. Capote no.

Para eso es mejor Bukowski.

Inténtalo.

Imagina que soy tu mujer, tú eres Bukowski

y quieres hacerme el amor hasta morir. Acción.

No, no, no.

Esto es una idiotez.

Eh.

Juega conmigo, duende chiflado.

(VOZ RONCA) María,...

tenemos que hablar.

No me molestes. Estoy leyendo la Biblia.

He ganado en el hipódromo.

He bebido tres o cuatro litros de vino,

y acabo de escribir "La máquina de follar".

Ahora solo quiero...

Bukowski diría: "Una ración de mi culo".

...una buena ración de tu culo fresco.

Arrancarte la ropa, destrozarte las bragas,

lanzarme sobre ti.

Y embestir, supongo.

Y embestir lujuriosamente.

¡Con euforia!

¡Empotrarte con brutalidad!

Quiero... apisonar y taladrar tu cuerpo

¡hasta que el puto Truman Capote

se sonroje a las puertas del Infierno!

(VOZ NORMAL) ¿Qué tal?

Me ha gustado mucho ese beso. Pues ya verás lo siguiente.

Nunca me había acostado con alguien sin saber su nombre.

Ni yo con un alienígena poseído por Bukowski.

¿Sabes? Echo de menos a mis amantes.

¿Has tenido muchas?

No. Técnicamente solo tú.

Solo me he acostado con mis novias. Por eso lo digo.

Echo de menos a las amantes que nunca tuve.

Yo a algunos amantes los echo de más.

(RÍE)

Pero brindemos por todos ellos.

Por nuestros amantes.

Por nuestros amantes.

¿Carlos?

(Cristales rotos)

Hola, María. Jorge.

Irene...

Encantado, Irene. Un placer, Carlos.

¿Se puede saber qué pasa aquí?

Irene... es la chica a la que dejó

el tío por el que tú me has dejado a mí.

Yo no te he dejado por nadie.

María, eres una cínica...

de los huevos.

¿De qué te ríes?

De nada. De nada. Perdona.

¿Tenías que traerle a nuestro sitio favorito?

Tú le trajiste aquí cuando empezaste a tirarte a su mujer.

Esa metáfora es muy amarga, especialmente para ti.

Es que no es una metáfora.

Él siguió a su mujer hasta ti, y luego te siguió hasta aquí

el día que me dejaste. ¿Lo has entendido ya?

¿Cuánto tiempo lleváis liados?

Ah... Como dos horas.

¿Cuántos meses llevas con él?

No estoy con él.

Es... solo un amigo que he conocido.

¿Y lo que le hiciste el otro día? ¿Cómo lo llamó?

Ah, sí: "la mejor mamada de mi vida".

Es una muestra de amistad, ¿no?

Parece que en dos horas has aprendido de groserías.

Ah, ¿no le hiciste la mejor mamada?

No, Carlos, no. No le hice la mejor mamada de su vida.

Qué pena, porque hace un rato su ex sí me la ha hecho a mí.

Yo no fui la causa de su separación. ¿Quién fue, Yoko Ono?

Irene, no hace falta consultar las obras completas de Freud

para ver que su relación está muerta.

Jorge, por terrible que resulte para tu ego, leerte un libro

no te pone a la altura de Freud ni a la de su caniche.

Lo mismo que ver fútbol

no te convierte en Messi. Así que no te pases de listo.

Si tú no hubieses metido tu colita en esa relación,

me da que seguirían juntos, y quizá hasta felices.

Deja de negarlo. Es demasiado patético.

Cuando te llamé y me dijiste lo de paranoico vulgar,

colgaste mal. Lo oí todo.

No.

No sé qué crees... que escuchaste. Se te vino a la cabeza.

Pero... se cruzaría la línea. Esto.

(Jadeos)

Carlos, esa no soy yo, y lo sabes.

"¡María! ¡María! ¡María!". "¡Sí!".

(Bofetadas)

Tienes razón, no eres tú. Perdóname.

Soy un vulgar paranoico. Vale, páralo ya.

Quítalo. ¡Carlos!

¡El móvil, hijo de puta, cabronazo de mierda!

¿Qué hay entre él y tú?

Estoy bien. ¿Cómo?

Me lo preguntaste el otro día. ¿Te acuerdas?

Pues no te preocupes por mí. Estoy bien.

¿Me odias?

A ti no.

Pero la chica de la grabación me cae un poco mal.

Un día me desperté,

miré a mi alrededor y...

y sentí que no estaba viva.

Y ese mismo día apareció él. ¿Por qué él?

¿Y por qué no?

Podía haber sido cualquiera. Cualquiera que no fueses tú.

Gracias por la inyección de moral.

Vuelve a preguntarme si te odio.

No lo hago por hacerte daño. Menos mal.

¿Quieres saber toda la verdad o no? No.

Pero dímela.

Es que de repente verte con ella... me ha hecho sentir viva.

¿Qué lógica tiene eso?

Ninguna.

Lo sé, no tiene lógica.

No pretendo ser lógica, pero es como si hubiese regalado mi coche

para comprarme uno que corre más pero que es peor.

Era mejor: "Dame 24 horas

para demostrarte que soy la mujer de tu vida".

¿Y me las volverías a dar?

¿Crees que van a volver?

No es fácil terminar con ocho años, Jorge.

Ni siquiera para ti.

Resulta difícil creer que me hayas querido alguna vez,

a juzgar por tus palabras.

Es imposible creer que tú me hayas querido alguna vez,

a juzgar por tus actos.

Tú, Saco, sal a hablar con ella.

Se acabó, ¿no?

Te quise, Jorge.

Te quise.

Buen momento.

(SUSURRA) Gracias.

Era un adiós.

Sí.

He pensado en volver con él.

Pero me he recordado demasiado a Mema y Lerda.

(Inaudible)

¿Qué le estará contando a tu mujer?

Que me ha visto besar a un pibón

de esos por los que el papa se haría traficante de crack

y ha enloquecido de celos.

Te lo dije. Quiere volver, ¿no?

Lo ha planteado, sí.

¿Ves?

Por esa razón te prohibí enamorarte de mí.

¿Te imaginas el lío que tendrías ahora?

Me lo imagino bastante bien.

¿Alguna pregunta?

Pero muy tópicas.

¿Yo las hago y tú las contestas?

Trato hecho.

¿Voy a volver con ella?

Tu cabeza cree que tu hija y tu matrimonio

merecen otro intento.

Y... ¿qué dice mi corazón?

Que le hagas caso a tu cabeza.

¿Nos echaremos de menos?

Cada vez que brindemos por nuestros amantes.

Porque no volveré a verte, ¿a que no?

Ella no lo entendería.

Pero no es nada raro que duendes y hadas se encuentren en sueños.

Odio los finales babosos.

Pero no me olvides, ¿vale?

Nunca olvido a una chica imposible de olvidar.

Esa es una buena frase final.

"¿Esa es una buena frase final?". ¿Eso dijo?

Eso dijo.

Pues me la voy a apuntar.

Esa sí que es una buena frase final. Hizo una salida elegante.

Con clase. Hasta se despidió de María al irse.

¿Te arrepientes?

Si te dijera la verdad,... te mentiría.

Esa también me la voy a apuntar.

¡Joder! Ya sé que no se puede tener todo. Ya lo sé.

Pero esto no debió acabar así. Faltaba un mes.

Un mes, tío. ¿Tú sabes lo qué habríamos hecho en un mes?

Sí, el videoclip.

¿Qué videoclip?

Pues el videoclip con música de Norah Jones,

con imágenes felices. ¿Eh?

Comiéndoos la boca, corriendo mientras reís bajo la lluvia,

rollo "nos estamos enamorando". Esa mierda.

(Risas)

"¿Jugamos?".

"No es nada raro que duendes y hadas se encuentren en sueños".

"¿Soy un hada chalada?

Crees que estoy loca. Por eso te prohibí enamorarte de mí".

"¿Nos echaremos de menos?". "Cuando brindemos

por nuestros amantes". "...imposible de olvidar".

"Ya veo el final feliz:

los dos besándoos en los Amantes de Teruel".

# "And now I'm falling in love".

# "You kissed me for days and years".

# "Somehow".

# "My fault threatens to bring down

# each tune of your hands again".

# "I found".

# "And now I'm falling in love".

# "You kissed me for...". #

-¡Corten!

-¡Corten!

¡Joder!

¡Yo quería mi videoclip!

¿Por qué no puedo tener mi videoclip?

¿Por qué no puedo tener mi videoclip?

Porque eso es en las pelis.

En la vida real no hay videoclips, ni suena Norah Jones.

En la vida real estás con tu amante, llega tu mujer y el suyo y se jodió.

Ya...

Y en la vida real... María es una víbora.

Y también es maravillosa.

Tío, tienes demasiadas cosas dentro.

¿Por qué he vuelto con María?

Te lo voy a explicar.

De joven te enamoras a la primera.

En "Romeo y Julieta", se ven y zas, enamorados.

No les hace falta más. De mayor lo cuestionas todo:

"¿Será amor o me habré enchochado? ¿Y si al mes se cansa de mí?

¿Y si después de 100 polvos me aburro?".

Y por si acaso, lo dejas pasar.

Mira, chico, tú has apostado por María porque... porque...

¿Porque no creo estar enamorado de Irene?

¿Es eso lo que tratas de decir?

Si digo lo que estoy pensando decir...

Ya me arrepiento y aún no lo he dicho.

Vaya mierda de frase. Esta no la apunto.

Mira,

yo soy un tío práctico, ¿eh? No soy apasionado ni romántico.

¡No lo soy! ¿Que no eres romántico?

¡No! ¡Tú eres un romántico incurable!

¡Eres tan romántico que todo el amor del mundo

jamás estará a la altura de tu romanticismo!¡Esa es tu tragedia!

Entre otras muchas. ¿Cómo?

Entre otras muchas. ¿Como cuáles?

Como María.

Tío, es mi mujer, y la... Yo me la he tirado.

¿Qué has dicho? Yo me la he tirado.

No.

¿Recuerdas cuando fuiste a Ibiza con el productor?

No... Ese día María me invitó a cenar

y después me sedujo mientras tu hija dormía en la otra habitación.

"¡No! ¡No! ¡No!". "De hecho,

hubo una frase que lo dejó todo claro".

Dame dos horas para demostrarte que soy tu mejor amante.

¿Te suena?

No. No, no, no.

¡No! ¡No! ¡No! ¡No! ¡No!

¿Por qué iba a mentirte? No lo sé. Me da igual. No te creo.

Si quieres hablamos de las bofetadas que me dio al tener su...

Tú ya sabes cuándo.

(GRITANDO) ¿Entonces es verdad? ¿Lo hiciste?

Si te consuela, por culpa de las bofetadas tuve un gatillazo.

¡No!

(GRITA)

Dime que al menos te resististe un poco. Dímelo.

Sí. A ver, cuando ya era obvio que me estaba tirando los trastos,

"le dije una frase muy sutil que tengo para espantar pesadas".

"¿Cuál?". Creo que se me ha dormido la polla.

Esa frase va directa al inconsciente. Es decirla y me dejan en paz.

Pero María siguió.

"Y yo marcando más las distancias le dije...".

¿Seguro que es buena idea? ¿Y qué te respondió?

Eres el mejor amigo de Carlos. ¿Quién me iba a tratar mejor que tú?

La verdad es que si lo piensas... tiene toda su lógica.

Mira, me están entrando unas ganas de darte una hostia...

¿Qué tratas de decir?

Que decirle que no a María sería como insultarla a ella y a ti.

¿A mí? ¡Explícamelo!

A ver, es como decirte:

"Tu mujer no está tan buena como para traicionarte".

O como llamara fea.

O como insinuar que nuestra amistad no es lo bastante fuerte

como para superar esta mierda. ¡No le des la vuelta!

¡Nunca deberías tirarte a mi mujer!

Y solo yo te diría que me he tirado a tu mujer.

¿Por qué me lo dices? ¡No quería saberlo, no lo necesitaba!

¡No! ¡No querías saberlo, pero necesitabas saberlo!

Dame. ¿El qué?

La hostia. ¿No querías dármela?

Pues venga. ¿Para qué?

A lo mejor se te ha olvidado, pero me he tirado a tu mujer.

¿Y qué va a solucionar eso?

¡No lo sé, pero le veo sentido!

¡Este mundo es una mierda! Deberíamos vivir como nuestros personajes.

¿Como Mema y Lerda?

No, como los buenos, los que aún no hemos escrito.

Me daría una hostia y seguiríamos hablando

como si nada. Yo desangrándome como...

¡Ah!

Qué bueno. Gracias, tío.

¿Te he hecho daño?

María me hizo más. ¿Quieres darme dos, como ella?

Ni siquiera quería darte una...

Oh...

Mira, tu mujer no es mala tía.

Puedes pasar con ella el resto de tus días y ser feliz.

Solo debes aceptar que de vez en cuando

establecerá espacios de libertad.

Pues tú haces lo mismo y adelante. Si puedes vivir con dos hostias

cada vez que vais al catre, puedes con esto.

Tu colega,

Truman Capote, escribiría un relato cojonudo sobre vosotros dos.

Un pelín tristorro, pero cojonudo.

Bueno, ¿qué?

¿Qué vas a hacer?

Tío,...

tu maleta ha dicho la mejor frase final de la historia.

¿Esto es casual?

¿Cómo sabías que estaría aquí? Llevo una semana sin venir.

Ya. Vine al día siguiente de nuestra despedida.

Esperé un par de horas... y me fui.

Te dije que era mala idea no darnos los teléfonos.

Por eso le di el mío al camarero.

Para que me llamase en cuanto aparecieses.

¿Sabes? Bukowski y Capote... han empezado a hablar.

Me alegro. Y los dos están de acuerdo

en que... tengo que decirte algo.

No lo voy a endulzar.

Si hay que decir algo duro, se dice y punto.

Suéltalo.

Te quiero.

Te quiero.

Has copiado el método de Jorge.

Si él me quitó a mi chica copiando a Oscar Wilde,

yo puedo quitarle la suya copiándole a él.

¿Cómo sabes que he vuelto con él?

¿Has vuelto con Saco de Mierda? Sí.

Hemos quedado aquí. Estará al llegar. Así le saludas.

¿Esto va en serio?

¡Joder!

No he vuelto a verle desde ese día. ¿Cómo íbamos a volver?

No sería la primera vez.

Eh, la primera y única vez que volvimos

le costó tres días convencerme. Tres días

dando el coñazo. A ti María te recuperó en ¿tres minutos?

No exactamente. Ah, ¿cuántos fueron, dos?

No llegué a volver con ella.

Algo me olía.

Eso de que me digas "te quiero"...

Sospechoso, ¿no?

Sí... Un poco.

¿Qué ha pasado?

¿Puedo usar una metáfora?

Lo último que quiero es coartar tu creatividad.

A veces, al escribir un guion, resulta difícil saber cuándo parar.

Has llegado al final, pero no te das cuenta.

Y sigues, y sigues intentando dar con el final perfecto.

Y solo consigues estropearlo todo.

Mi historia con María acabó hace tiempo,

y yo no supe ver el final.

¿Y qué pasa con nuestra historia?

Deberíamos seguir escribiéndola.

A ver dónde nos lleva.

Me parece un buen plan.

¿Hay reglas?

No. Solo sigamos jugando,

hada chalada.

Sigamos jugando, duende chiflado.

¿Te mola? -Sí.

(Conversaciones ininteligibles)

# Manual de instrucciones.

# Ritual de seducción.

# Y el libro de reclamaciones...

# no admite cambios

# ni devolución.

# Hada chalada de los sueños.

# Las mentiras siempre dicen la verdad.

# Supongo que... la idea es...

# volver a vernos pronto ya,

# tal día...

# a tal hora...

# en cualquier lugar.

# Hada chalada de los sueños.

# Las mentiras siempre dicen la verdad.

# Sin teléfonos

# y sin internet

# podremos desvanecer

# o aprendemos a querernos.

# No sabes ni mi nombre,

# ni el tuyo quiero saber.

# Tenemos el derecho

# a desaparecer.

# Hada chalada de los sueños.

# Las mentiras siempre dicen la verdad.

# Hada chalada de los sueños.

# Las mentiras siempre dicen la verdad. #

Versión española - Nuestros Amantes

08 abr 2018

Carlos ha olvidado cómo soñar. El corazón de ella está roto. El de él, hecho añicos. Son dos seres a la deriva, unidos por su brutal sentido del humor y su pasión por los libros. Juntos harán lo que sea para lograr ser felices.

Contenido disponible hasta el 23 de abril de 2018.

ver más sobre "Versión española - Nuestros Amantes " ver menos sobre "Versión española - Nuestros Amantes "
Programas completos (60)
Clips

Los últimos 796 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios