www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4030739
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Los miércoles no existen (Presentación y coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

La vida sigue su curso inexorable

y va situando a cada personaje en un capítulo nuevo de su vida.

Seguramente no imaginaron o no estaban en sus cálculos iniciales.

Pero a los que se adaptan con otra perspectiva. Tal vez

con una recién estrenada madurez.

Saludamos de nuevos a nuestros invitados de la noche

a los que dan ganas de pedirles que nos canten algo.

Peris Romano. Buenas noches.

Autor de esta bonita historia que acabamos de ver.

Andrea Duro. Buenas noches.

Eduardo Noriega. Gorka Ochoa. Buenas noches.

No os voy a pedir que me cantéis algo,

de milagro. Menos mal.

De milagro. Habéis salido airosos.

Airosos todos. Ella más.

Ella especialmente. Pero mejor.

Voy a empezar por el autor de todo.

¿Cómo empezó de todo? ¿Y de quién te interesaba hablar?

Estas son historias que he ido recopilando desde que decidí

ser guionista.

Eran distintas fases de mi vida en las que me encontraba.

Y situaciones a las que me enfrentaba yo y la gente de mi alrededor.

Esa recopilación tomó forma de película

en un momento dado.

Se termina cuando empieza la crisis

en el sector. Hay mucha incertidumbre.

Y el teatro vive de repente un boom que

se empiezan a utilizar espacios poco convencionales

para contar historias y viendo que esa incertidumbre que pasamos

que mi guión podía formar parte de otro montón de guiones

que reciben las productoras porque no se producía en ese momento

decido enseñar la película.

Hacer la película en directo.

Como las películas se ponen en varias salas a la vez,

y dije de montar dos repartos y así

unos lo hacen en un sitio y otros en otro.

Es algo que no volvería a hacer,

pero de lo que no me arrepiento. Ha sido una experiencia

profesional y vital que ha formado un antes y un después

no solo para mí, sino

a todos los integrantes del proyecto porque

algunos han puesto la cara en la película, pero ha habido

casi una veintena de actores

que han interpretado estos personajes.

Todos se han nutrido de ellos.

Ha sido una historia que empecé

pero que ha evolucionado primero con el público

que tienes en directo, que no cuentas con él en el cine,

donde ves qué le interesa, motiva, aburre,

donde se incomoda, y

entonces ese aprendizaje continuo 3 años

que estuvimos en el teatro lo aplicamos a los personajes.

Encima desde el compañerismo que nadie se imitaba,

todo el mundo aportaba su perfil como autor,

a ese personaje y salían cosas que

con unos funcionaba de una manera, con otros de otra

y otras que funcionaban siempre hiciese quien lo hiciese.

Al final lo que queda es el poso del trabajo y

de la experiencia de mucha gente

que han ido aportando porque estos chicos

pudieron asistir, que es algo

muy raro, que no hemos hablado. Pero poder

ver a otro actor interpretar un personaje que vas a hacer...

Para mí hoy no existe.

Es decir, los miércoles no existen.

¿Cómo?

Debe ser una experiencia muy rara para el actor

el ver qué compro, que no compro, lo haría así...

No lo haría así. Y mirar al público y decir, mira...

cómo funciona este chiste o cómo se emocionan aquí.

O la canción cómo canta todo el mundo.

Entonces de esa historia que empecé cuando tenía 18, 19 años,

cuando por fin la consigo rodar

que tengo casi 35 años,

han pasado un montón de cosas, más toda la experiencia teatral

y yo creo que la peli al final habla no de mi experiencia sino de la de

todo lo que ha sido este proyecto de "Los miércoles no existen".

Hay canciones que me abandonan.

(VARIOS) Porque ya no me emocionan.

Siempre hablamos de la crisis de los 40, pero hay crisis a los 30.

Por qué sufren tanto los personajes. Por quién empiezo.

Si quieres yo no he llegado a los 30.

Yo tengo 25 todavía...

Qué pasa. Mejor me lo pones. Desde esa perspectiva

qué pasa. Desde esta perspectiva...

tanto como crisis, ¿sentís una crisis real?

Que yo no lo sé.

Puedo identificarme en situaciones, pero crisis...

Los unos a los otros.

La verdad es que la película lo cuenta muy bien. Eduardo.

Por qué sufren los personajes.

Creo que en general se puede hablar

que los personajes masculinos de la película tienen un problema

para afrontar una serie de situaciones.

No sé si madurar, tomar decisiones, tomar

un tipo de vida que estaban llevando hasta entonces.

Creo que ellos tienen un mayor problema

que ellas en esta película en cuestión de inmadurez.

Y yo creo que la crisis por lo menos de la que habla mi personaje

tiene que ver con eso.

Esos días se convirtieron en el momento

en el que cada uno de nosotros vivía su vida

sin que el otro supiera nada.

Tiene que ver con pasar a otro estadio, pasar a otra edad

adulta más comprometida con familia, hijos...

Y dejar de hacer una serie de cosas que venías haciendo.

Y creo que eso

cada vez lo alargamos más, sucede más tarde.

Por problemas de crisis económica,

de falta de trabajo, de imposibilidad de comprar casa.

Estamos retrasando esa crisis y la llevamos a los 40.

Que yo solo quiero ser feliz, joder.

Tener una mujer que me quiera, una puta hipoteca para tener casa...

Hijos, nietos.

Perro salchicha...

¿Qué le pasa a César? Es el más entregado de todos

y el que más fracasa en las relaciones.

Un poco lo que hablaba Eduardo de las expectativas,

de la fantasía de la vida, relaciones.

Mi personaje quiere la típica familia tradicional,

de hijos, pareja, enamoradísimo de ella.

Ella de él.

No siempre es tan fácil. -Está enamorado de una idea.

Por eso.

Es una fantasía.

La vida le da una leche tras otra por no decir otra palabra.

Y él sigue enganchado a ese ideal,

a esa fantasía que tiene montada.

Al final del todo vemos que parece que lo ha conseguido

y no sabemos cómo seguirá aquello.

Cuando una segunda parte de la peli lo veremos.

Pero sí, va en esa búsqueda. Hay otros personajes

que están enganchados en otras cosas, más del pasado.

Pero este busca lo tradicional que cada vez es menos tradicional

porque estamos viviendo, no nuestra generación precisamente,

estamos en una convulsión

del concepto de pareja absoluto

que en siglos y siglos no se ha vivido.

Casarse y estar toda la vida juntos, en pareja

y no plantearte nada más

eso ahora mismo está patas arriba.

La religión, que marcaba todo, en nuestra generación

no tiene mucho que ver.

Entonces estamos diciendo esto de qué va.

Cada uno hace lo que quiere, lo que dice la sociedad...

Lo que le pide al cuerpo cada uno. Es como complicado.

Cada uno buscará su camino y verá lo que puede hacer

y lo que quiere, pero los ideales

que han ido traspasándose durante generaciones

ahora mismo están patas arriba.

Nos lo estamos jamando todos nosotros.

Quería ayudarte a olvidarla.

A dejar de idealizarla. Porque sabes cuál es tu problema.

Que las idealizas a todas.

Pero de algo ha servido, ¿no?

Te has desahogado.

Y yo tomo nota.

Es más duro casi que una ruptura sentimental.

El romper con un amigo.

A todos nos ha pasado que tienes ese amigo que te decepciona y...

que tienes que poner tierra de por medio porque tienes que seguir.

Sino siempre vas a estar arrastrado.

También hablamos de esas relaciones, de hermanas, de amigos y de

las sentimentales. De las cosas importantes.

Del amor, del desamor y de la decisión de tener hijos

y de la responsabilidad de formar una familia.

Y de cómo afrontas tu camino profesional

si tiene que ver con tus anhelos o no.

Hablas de las cosas importantes. De la infidelidad.

De la lealtad, también entre amigos.

Entre amigos, parejas, hermanas.

Sí, sí.

Intenta seducirme tanto que ahora estoy liada con él.

Tú tienes el premio gordo de tener

dentro de una película luminosa el personaje más oscuro.

Es curioso porque se siente seguro teniendo relaciones

con chicas que puede elegir y pagar por ello.

Pero por otro lado,

está acusando a su pareja de una infidelidad.

No puedes perdonarme. -Lo que no puedo es olvidarlo.

Necesita, se excusa, con que necesita

sentirse también culpable

para que eso esté compensado cuando él

lleva una vida paralela ajena.

Me gustó acercarme al personaje, esa hipocresía

tan latente a la hora de juzgar a su mujer

y de juzgarse a sí mismo.

Necesito igualar las cosas.

Dentro de esta historia luminosa donde son tan honestos

con sus sentimientos, lo que le pasa a un personaje oscuro

como contrapunto de no querer se honesto consigo mismo a

lo que me sucede.

Creo que son situaciones con las que nos enfrentamos muchos a diario.

Pero justo con un tema tan concreto,

pues creo que indagar ahí era interesante.

En ver cómo un tío que lo tiene todo,

y encima le quieren para todo,

por qué no quiere eso o lo quiere de otra manera

o por qué no le termina de funcionar o convencer.

En esta noche me siento contenta. -En esta noche, en esta noche.

Ha aparecido lo que yo esperaba. -Ha aparecido, ha aparecido.

Te quería felicitar, te conocíamos perfectamente

como actriz, pero es que cantas fenomenal.

Gracias. La verdad es que siempre he pensado que canto bastante mal.

Es verdad que cuando vi por primera vez la película

y vi el clip de "Fiesta"

me sorprendió mucho y muy bien.

A mí me sorprendió muchísimo, sobre todo, el lenguaje no verbal

de Andrea en la peli.

Pablo.

Ven. Esta es mi hermana Paula.

Es peleona ella trabajando. Y le gusta mucho saber

por qué hace todo. Y por qué su personaje se mueve

y hasta que no lo entiende bien no se siente cómoda.

Es que había cosas, lo que decía un poco Peris,

como no se podían explicar por texto

había que explicarlas de otra manera.

Es lo que hablábamos del lenguaje no verbal

de todo esto cuando aparece Pablo con su hermana.

Su cara, sus expresiones, imagínate.

Bueno...

Lo siento.

Hasta yo misma hice ese trabajo de qué haría yo

en este momento.

Para entender bien a Paula y la lealtad al final

su hermana es su hermana y por mucho que le rompa el corazón.

Porque con Pablo no hay ningún tipo de relación

más allá.

No se plantea ninguna relación como pareja

para que puedan seguir y tener una historia. Entonces, claro,

cuando entiendo que alguien sabe que es imposible

dejas camino libre. Pasa por donde quieras.

Su personaje tiene una madurez

que a lo mejor no tienen otros mayores que ella,

como mi personaje más cerca de los 40 y ella más cerca de los 20.

Hay un momento de debo tirar por aquí.

Y, sin embargo, mi personaje deja a ver si...

los demás toman una decisión en un momento determinado.

Al final la decisión

la toma el personaje de Paula en la relación de ellos.

Es la última vez. -Te lo prometo.

Sí, pero luego sabrá el espectador que Alexandra ha asumido

todo eso y aún así estar con Pablo.

No lo entiendes. Yo quiero ser feliz ya.

Ni todo esto tiene sentido, ni tiene arreglo.

Y está dispuesta a apostar por esto aún habiendo alguien

por ser la versión femenina de César. Es un proceso muy femenino ese.

Estamos muy bien aconsejados. Es verdad.

Es un proceso de evolución muy nuestro.

A eso me refiero con la mayor madurez de los personajes femeninos

que los masculinos en esta historia.

No sé si es un reflejo de la realidad.

Probablemente.

Qué bonito os ha quedado.

Son las únicas que toman decisiones

porque la historia de pareja de Inma y Gorka

al final es ella la que dice que no quiere lo que le está proponiendo.

Y le deja con la casa, el anillo, todo.

Al pobre... -A pesar de esa interpretación

maravillosa que hace.

Qué maravilla.

No puedo vivir sin ti,

no hay manera.

No puedo estar sin ti,

no hay manera.

Solo una cosa, antes para valorar la interpretación musical

de Andrea me has puesto en el mismo grupo que a ti...

Ponme en otro escalón, no me jodas.

Lo hacéis bien.

Hay diferentes escalones.

Al final los que más miedo tenían de cantar que eran Andrea

y Alexandra, por ejemplo,

son las que más te sorprenden luego cantando también.

Niña, hay un tipo guapo que te mira.

Me gustaría destacar el trabajo de Alexandra

y de Inma en el sector femenino

y de María.

No, muchacho, no. No, muchacho, no.

De mi amor no te reirás...

Que han hecho todas un trabajo afrontando las mismas dificultades

y Alexandra compuso un personaje supercomplicado.

Sobre todo que interpretar algo con lo que no estás de acuerdo,

que nunca harías así, estás en conflicto el actor

y la persona todo el rato.

Y ellas dos... Y luego está Will.

Soy Hugo.

Que Will... No digo que sea así

Sino que tiene esa facilidad de hacer la comedia así.

No es nada así. -Nada así.

Para nada.

Te puede dar la sensación por pibonazo como tío.

Y por cómo posa.

Tendrá alguna cosa...

Un poquito de él, todos tenemos un poquito de todos.

Pero a él este personaje le sale...

Muy de dentro.

Si tiene algo parecido se ríe de sí mismo.

Se ríe fenomenal de sí mismo. Es una maravilla auténtica.

Cuando empieza dices... "Ostras,

pero qué barbaridad".

"Sal de ahí".

Hay estructura rota, desordenada, utilizando flasbacks

y cambiando los personajes en el tiempo.

Me apetecía contar la historia de siempre de manera diferente.

Y creo que desestructurándola el espectador no iba

a intentar anticipar lo que pasaba.

Sino que iba a tener que estar implicado en la historia

y viendo a los personajes para entenderles.

Estás viendo el medio de la historia y te falta el final y el principio,

espera a decidir donde viene todo. El espectador activo

me gustaba, era un reto. En teatro pasaba.

Tú tenías una pizarra enorme con las fechas,

con los títulos de cada historia

y entre escena y escena los actores iban

y señalaban la historia que te tocaba ver a continuación.

El espectador tenía una referencia visual

para estar ubicado. -Un puzle.

Iba haciendo el puzle. -Aquí era más ambicioso.

Era una historia de no tengas prisa.

Tienes dos horas, son seis personajes, no quiero ir

pasar por encima de las cosas.

Te voy a dar toda la información. A lo mejor es verdad

que en un primer visionado todo no te llega.

En algún momento te irán cayendo las fichas.

Si la contaba cronológica iba a ser una historia más también.

Aunque hubiera algún giro me apetecía ese reto.

¿Y eso para vosotros qué significaba?

Una complejidad más. Primero muchos líos

con el tema de las fechas.

Pero no ya en la peli que seguíamos con líos.

Sino tres años antes o dos con la obra de teatro.

Había cosas que no coincidían y fuimos puliendo.

"Pero aquí no puede ser... No se conocen todavía".

Era un puzle tan complejo

con tantos personajes que se fue ajustando

como se fue ajustando obra, chistes, personajes.

Primero con la obra y luego en la peli trabajamos las fechas.

Se hizo un recorrido cronológico de cada personaje,

esbozarlo...

Tenía su complicación, pero era rico e interesante.

Era un reto para todos.

Todos dudábamos de cuando habían sucedido las cosas.

En la obra había una ventaja, se señalaba la fecha

y quedaba escrita en una pizarra.

El público podía volver...

Pero aún así era complicado.

Al final de la función hacían foto a la pizarra.

Para repasar en casa.

La historia te llega.

Sí. -Y acabas encajándola

de manera natural aunque esté desordenada.

Efectivamente.

Había cosas de ligar muy fino.

Lo interesante es que con toda la historia

era más interesante que cada historia

funcionaba independientemente.

"Qué aburrimiento de historia esta y me he perdido", sino que

eran minicortos conectados que hacían que era como más

redondo, pero cada historia funcionaba en sí misma.

Creo que era un acierto.

No sabemos bien cuando empieza,

ni a donde va la indiferencia. Tema musical, por favor.

Creo que me tenéis que explicar cómo lo habéis hecho.

cómo se vive eso porque no es muy habitual.

Venga.

Yo al principio cuando Peri me lo contó

le dije...

yo no sé cómo va a salir, no confío en mí en absoluto.

Y yo le dije qué voy a hacer si no estás tú.

Lo que me salvó e hizo estar más relajada

era la coreografía. Me relajó la coreografía.

No era solo estar pendiente de cantar

que además tenía que bailar. Y además estaba

con Willy y con Gorka.

Al final fue muy divertido. Tengo muy buenos recuerdos también.

Me lo pasé superbién, acabé agotada.

Pero... -Se comió Madrid esa noche

cual reina.

Y nos sorprendió a todos brillantemente.

No sé por qué relaciono "Dolce vita" y Andrea Duro.

Tiene una presencia en ese número.

Ven, mírame,

ten cuento una historia que quieras creer.

Ven a bailar...

Y voz en directo de todos.

No ha sido algo que luego han vuelto a grabar

en estudio. No, yo me quería...

¿De verdad? Todas en rodaje.

¿De verdad? ¿En rodaje?

Creo que es una de las dificultades que afrontábamos

porque un equipo de rodaje... -Como "Los miserables".

No os hago unas sextas porque tengo la petaca, pero vamos.

O sea... Un musical tiene que ser así

sin duda. -Era una propuesta

de como si fueran diálogos.

Tenía que sonar como cuando hablan,

salvo que ahora están cantando.

Nos quitó el medio desde el principio

y nos dijo que no era un musical al uso.

Tiene que ser como una confesión íntima,

como un susurro, una voz interior

que de repente se expresa más que un alarde...

musical de ninguna clase.

No éramos cantantes profesionales ninguno o casi ninguno.

Sí, porque Inma está claro que...

Si no es cantante lo parece.

De reojo hice puntillas...

Y Will canta.

Cuanto me recordaría que recordase

esta canción que hiciste tuya.

Es muy difícil.

Es una dificultad añadida,

pero mucha dificultad.

Cambia todo además.

La gente menos informada de un rodaje no sabe que hasta la pisada

del microfonista que cruje

ya te ha fastidiado la toma.

Y si haces un travelling ni te cuento.

Había una serie de cosas que tuvieron que superar.

Había momentos muy graciosos. La primera secuencia al lado de Callao

iban estos... "César, te dejo".

Y desde arriba decían: "¡Déjale ya!"

A las cuatro de la mañana en plano secuencia hicimos unas cuantas.

Y había uno que empezó a boicotear

para que alguien le pagara para que se callara

más que otra cosa. Y no sé cómo lo solucionaron pero no le pagaron.

"¡Que os calléis ya!". Plano secuencia, minuto 8...

Esta es la buena y nos fastidiaba el plano.

Y los planos secuencia son muy espectaculares.

Como una osadía, valentía...

Me apetecía algo que había funcionado en teatro trasladarlo.

Y pasaba igual, era algo tan íntimo, tan pequeño.

Pasa todo en un plano secuencia. Los actores empiezan

y ahí no paran.

Es tan orgánico, visceral, que me lo pedía

que fuera teatral. Había que apostar

por aguantar con el personaje ahí.

Podías jugar con las pausas, silencios, es muy importante.

Tanto lo que se dice como lo que no se dice.

De ahí viene un poco de dejarles a ellos. Que me miraban y decían:

"Voy a estar 8 minutos aquí...".

No es estar 8 minutos. Es a ver quien la caga...

Es a ver quien se equivoca. -La tensión,

como decía él, en el minuto 8 dices: "Ahí va, esta es la buena".

Que nadie la lío. Puedes ser tú, el sonido, el vecino...

La steady que se mueve y tal.

Es un barco con muchísima gente

que trabaja a favor de eso.

Como actor, aparte del marrón de no quiero liarla,

creo que es un lujo. Además, después de haber hecho tres años

lo mismo en teatro que si fallas tiras millas...

Pero poder actuar sin que en montaje te cambien lo que sientes...

Que muchas veces nos lo hacen

con razón.

Pero el poder teatralizarlo y hacerlo de verdad

y lo que ocurre ahí pasa de verdad y perdura para siempre

también no se da muchas veces y era un regalo.

Arrancar la peli con María León en ese plano secuencia...

la verdad es que era una gozada, un regalo.

Un reto. Pero un regalo también.

¿Para ti cómo ha sido la transición de las tablas a la película

con el mismo personaje?

Este ha sido uno de los proyectos más largos, vivos y enriquecedores

que he vivido y viviré en mi carrera.

He compartido con el personaje de Will, con el que más tenía casi,

en teatro con tres actores

solo en la obra de teatro.

Y cada día no sabías cual te tocaba casi.

Enriquecía de una manera el personaje

en la obra, las relaciones cambiaban.

Cada uno hacía su Hugo, como su César.

No hacíamos todos lo mismo.

Era como acoplarte en todo momento, escuchar,

mucho estar con el otro...

Tuvimos dos, tres, cuatro elencos

que se entremezclaban en la obra durante años.

Y luego el de la peli que llegaban estos cracks,

estos monstruos aportando más cosas

y haciendo sus personajes propios.

¿Estás buscando un lápiz?

Sí.

Que lo llevas en la cabeza. -¡Ah!

Para mí, para todos, fue un viajazo...

A mí me imponía mucho que hubiese dos actrices

que hubiesen sido Paula. Llevaban tanto tiempo

con el personaje que era un poco qué puedo hacer...

Tiene que llegar un momento en el que pueda entender

el personaje que hacen estas dos actrices

que aunque sean diferentes y sea el mismo cada una aporte lo suyo.

Que ellas se sintieran identificadas para mí era importante.

No quería decepcionarlas a ellas.

Habéis sido tanto tiempo Paula

que voy a llegar yo ahora que algo tenía que ser...

que dijeran que no lo había desmoronado mucho.

Ahí está un poco. Que se vea la esencia de ella.

Eso me imponía. -Ese proceso que habla Gorka

creo que es único y maravilloso.

Poder hacer una secuencia con tantos actores distintos.

Probar de tantas maneras distintas.

Con público, en cine, en teatro.

Es único. Nunca volverás a tener esa experiencia

tan ardua, tan trabajosa.

¿Te vas ya? -Sí, me tengo que ir.

¿Te vas ya? -Eh... Sí.

Vale.

Brevemente empezábamos hablando de

el doloroso camino a la madurez.

La película habla de eso también.

¿Qué es para vosotros la madurez? Así.

Así, brevemente. Sigo inmadura.

Venga, hasta luego.

Que conteste Andrea, su punto de vista.

No puedo. Yo he madurado

pero entiendo que me quedará muchísimo más.

Parece que no se acaba nunca. Estás ahí todo el rato

aprendiendo y cambiando.

Es así. Es un continuo aprendizaje.

Creo que maduraremos cuando lleguemos al final de...

de nuestra vida. Seguimos aprendiendo cosas y...

Lo que decíamos antes, como hemos dejado más tarde

para hacer otras cosas, las aprendemos más tarde.

Yo soy papá, tengo una niña de 4 años

y viene otro en camino. No sé qué viene.

No sé qué me espera. Voy a seguir descubriendo de qué va esto de vivir.

Sí, creo que no terminas nunca de...

Creo que ese punto exacto de cocción no se alcanza nunca.

Cuando nos vamos a morir podríamos seguir creciendo, madurando

y evolucionando. Lo importante creo que es

ir cumpliendo etapas, ir creciendo de alguna forma

e intentando ser mejor persona cada vez.

Y luego cada uno llegará a un nivel, otro y ya veremos donde llegamos.

Bueno...

Nos parece un buen tema.

Esta película podría ser varias obviamente.

Se nos acaba el tiempo, ahora sí. Muchísimas gracias por todo.

A vosotros. Por este camino recorrido.

Por lo que habéis vivido y compartido con nosotros.

Y por la película que la hemos disfrutado mucho.

A vosotros. Muchas gracias.

A vosotros no os despido. Llega la hora del cortometraje

en "Versión española".

Seguimos con relaciones personales y con la comedia.

Llega a nuestro concurso un corto muy corto

y muy divertido empezando por su curioso título,

con todos vosotros "Cariño, me he follado a Bunbury".

Nos vemos en tres minutos.

¿Pero, Ali,...?

Es lo más bonito que me han hecho en la vida.

No tengo... palabras.

¿Cómo lo has conseguido?

No te lo vas a creer, me he encontrado con Bunbury.

En un sitio de uñas. -¿Qué?

Pero, bueno, cuéntame todo... ¿Es majo?

La verdad es que ha estado encantador.

No parecía ni él.

Hasta te diría que ha intentado ligar conmigo.

¿Quién? ¿Bunbury?

A ver, Ali, Bunbury es Dios.

Puede tirarse a quien quiera.

Modelos, actrices y hasta una sirena varada

si se le pone en los huevos. -¿Qué quieres decir?

¿Que soy poca cosa para Bunbury? -A ver...

Ali, que tú estás muy buena,

para mí y eso.

Pero Bunbury está en otra dimensión.

Es una leyenda del rock. Por encima solo El Rey.

Elvis. No flipes esto.

Cariño, me he follado a Bunbury.

¿Qué?

¿Me dices que me has puesto los cuernos con mi ídolo de toda la vida?

No se puede considerar cuernos.

Acuérdate de lo que hemos dicho

siempre de acostarnos con nuestros mitos.

Claro que sí, pero cada uno con los suyos.

Es como si yo me follo ahora... Dime una mujer que admires.

Manuela Carmena.

Otra.

Lo único que quería era una caña para que me firmara el disco.

Pero como es abstemio

le dije de comer pero es vegano.

Le sugerí teatro pero no quiso.

En protesta por los titiriteros.

Y fuimos a su casa. -¿Has estado en su casa?

¿Te cuento la distribución o continúo?

Fuimos a su casa, me dio una copa y acabé desnuda en la cama.

Que no sabes cómo...

¿A quién te has tirado a Bunbury o a Bill Cosby?

¿Te hizo gozar?

Seguro que es rollo tántrico...

No dejé de pensar en ti en ningún momento.

Y lo que te hubiera gustado en estar allí, en casa de Kike.

Kike...

¿Hablasteis de mí?

Sí, claro.

Pero ¿me mencionó en algún momento?

Bueno, me dijo: "¿Y llevas mucho con el César ese?".

¿Dijo César?

Pronunció mi nombre tal cual.

Sí, eso creo.

Vamos, seguro que sí.

¿Te dijo algo de "Héroes"?

No parece que le guste hablar del tema.

¿Van a volver?

No dijo nada, fue sacar el tema y se le bajó... el ánimo.

Es acojonante.

Primero me jode la adolescencia separándose de "Héroes"

y ahora que rehago mi vida se folla a mi novia.

¿Esto es todo lo que tienes para mí?

¡Basta ya, Enrique, basta ya!

Lo siento muchísimo. -Ya, ¿y Bunbury?

¿Lo siente él?

Él también debería pedirme perdón.

(Móvil)

¿Te ha dado su número?

Un fijo. -No tiene móvil.

Por el coltán en el Congo.

Se va a cagar.

¡Enrique!

¿Enrique Bunbury?

No me puedo creer que esté hablando contigo, soy fan de toda la vida...

Brillante, divertidísimo y absolutamente imprevisible

diálogo de pareja. Felicidades a los creadores

de esta pequeña perla de la comedia,

César Calvillo y Teresa Bellón.

Y también a los sorprendes protagonistas, Cristina Soria

y José Troncoso.

Y nada más. Muchas gracias por estar ahí un domingo más.

La semana que viene os esperamos aquí

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Chao.

Desde esta noche cambiará mi vida.

Desde esta noche, desde esta noche.

No quiero estar más abandonada.

No quiero estarlo, no quiero estarlo.

Cuantas lágrimas he "derramao",

cuantos besos he "desperdiciao".

Él decía que era culpa mía.

Que anulaba yo su libertad...

Y yo le dije si no estás tú qué voy a hacer

si no estás tú.

He sabido que es peligroso decir siempre la verdad.

  • Los miércoles no existen (Presentación y coloquio)

Versión española - Los miércoles no existen (Presentación y coloquio)

21 may 2017

Cayetana Guillén Cuervo presenta la película de Versión española y un coloquio sobre la misma. En el coloquio participan Peris Romano, director de Los miércoles no existen y tres de sus protagonistas, Andrea Duro, Eduardo Noriega y Gorka Otxoa.

ver más sobre "Versión española - Los miércoles no existen (Presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Los miércoles no existen (Presentación y coloquio)"
Programas completos (53)
Clips

Los últimos 750 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios