www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4527908
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Marsella - ver ahora
Transcripción completa

Hombre, menos mal.

Pensaba que me habíais dejado tirada.

Llevamos aquí una hora.

¿Cómo estás, mi amor?

¿Eh? Bien.

¿Y la maleta? Que esta vez nos vamos de verdad.

-Ahora la llevamos a tu casa, Sara.

Muy bien.

Porque nos tenemos que ir de viaje.

-¿Os vais? ¿Adónde os vais?

A Marsella. Sí, a conocer a su padre,

que nos está esperando.

-Pero qué bien, Claire.

Que pensaba que este día no iba a llegar nunca.

Bueno, pues venga, a tomar por culo, que ya llegamos.

Vámonos, mi vida. ¿Nos vamos?

Venga, nos vemos.

Te debo la vida.

Gracias.

No, Claire, la ventana no.

Mira, no me gusta. Hace mucho calor.

Ya, pero la ventana cerrada.

¿A qué huele?

A lomo, hija, a lomo, que se cuela del bar de abajo.

Pero mira, echo esto...

Y ya no huele nada.

¿Y eso?

¿Eso?

Lo he comprado para Marsella.

¿No te gusta? No.

La más grande la dejaré para ti porque tú tienes más cosas que yo.

Ya no queda nada para que os conozcáis.

Venga, que te voy a enseñar dónde trabajo, ¿quieres?

Venga.

Venga, vamos, cariño.

Buenas.

-¡Tere! ¡Candela, Pablo, salid!

¡Sara está aquí! Ha venido con la niña.

A ver...

Pero qué linda eres. ¿Me das un beso?

(RÍE)

Felicidades, Chucha.

Lo conseguiste.

Lo conseguiste.

-A ver esa niña tan guapa, que la vea yo.

Hola, Claire.

Dame un beso, que aunque no te conozca, te conozco.

Los mismos ojitos listos que tú.

(AMBAS RÍEN)

-Qué guapa. (RÍE)

Cómo se parece.

A ver...

-Pues sí que se parece a ti, ¿eh?

De mayor va a tener tu culo. "Mongolo".

Mira eso de ahí.

¿Y el coche?

-¿Cuándo te he fallado yo?

Anda, ven.

¿Qué pasa, chaval?

Oye, ¿y Mabel? -Hoy libra.

¿Qué pasa, compañeros? -Hola, Sara.

(Claxon lejano)

-Este es.

¿Este es el coche? -Este es el cochazo.

¿Adónde voy yo con este coche tan grande?

-Adonde tú quieras.

¿Qué, está guapo o no está guapo?

Es una pasada.

Dame las llaves.

¿Qué haces? -Me debes pasta, Sara.

Ya, pero ahora no te la puedo dar. -Ya, pero yo la necesito ya.

Pablo, sabes lo importante que es para mí esto, tío.

-Mira.

Los tíos que me han dejado el coche...

necesitan que les lleves un paquete.

¿Qué me estás contando, Pablo?

Vete al carajo. Tú no me hablaste de llevar nada.

-¿Querías coche gratis para tus vacaciones? No me jodas.

¿Me lo estás diciendo en serio? -Coño.

Oye, eh, Sara. Sara.

Que no es nada, joder. No tienes ni que tocarlo, ¿vale?

Tú lo llevas, ellos lo recogen y ya está.

Me pagas tu deuda, yo pago las mías y se acabó.

Vete a tomar por culo, Pablo.

-Sa... Sara.

(Música latina en el exterior)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

-Virginia.

¿Sí?

Sí, soy yo.

Ajá.

(Tono fin de llamada)

(Música latina en el exterior)

(Música latina en el exterior)

(Puerta abriéndose)

-Toma.

Y ya está.

Señorita, usted atrás. Si Sara me ha dicho que puedo...

Ya, cariño, pero me he equivocado. Atrás.

Que cuando estés con Jerome, me avisas, ¿vale?

Y conduce despacio. Que sí.

-Y me vas llamando. Que sí.

-Claire, que te pongas el cinturón.

-Ve tranquila, joder, que no te pare nadie.

Venga, vámonos.

Vámonos, cariño.

(Motor arrancando)

Claire.

Ponte delante.

Tenéis la misma boca y la misma barbilla.

Los ojos y el pelo son míos.

¿El de la panadería es tu novio?

¿Quién, Pablo?

Ese que estaba contigo.

No.

Menos mal. Huele fatal.

Huele a sudor porque trabaja mucho.

¿Y no tienes novio?

No.

¿Y por qué no?

Pues porque no tengo. ¿Y por qué no tienes?

Porque no.

Mi madre dice que "porque no" no es una buena respuesta.

No tengo novio porque no me da la gana. ¿Te parece buena respuesta?

Y tu madre soy yo.

(OFF) "No me he despedido de Darío".

¿Por qué paramos aquí? Tengo muchas ganas de ir al baño.

Porque aquí vive mi padre. Ahora puedes ir.

Espera. No puedo.

Hola. ¿Puedo ir al baño?

Corre. Aquí a la izquierda, al fondo, está el baño.

¿Puedo o no puedo?

-Venga, pasa, que si no, te lo vas a hacer encima.

Está arriba.

Hicimos obra hace dos años.

La he recuperado.

-Dinero no tengo, Sara. La cosa está muy mala.

He venido a verte.

-Pues venga, pasa.

No vaya a ser que la niña la esté liando ahí arriba.

Tu hermano está aquí ahora.

No, Claire. He dicho que no te acerques a la ventana.

Solo estaba mirando. No me voy a tirar.

Ya, pero no me gusta.

¿Qué hacemos aquí?

Pues... que quería que conocieras a tu abuelo y a mi hermano.

¿Y tu madre?

¿Mi madre? Se fue.

¿Y cuándo se fue? ¿Quién cuidó de ti?

Nadie. Me las tuve que apañar yo solita.

¿Me haces una coleta? Una coleta alta.

Vamos a ver.

¿Y tú... por qué me abandonaste?

Yo no te abandoné. Me quitaron tu custodia.

Algún día te lo explicaré.

Ya, cuando sea mayor.

No, cuando seas mayor no.

Cuando lo puedas entender. Ya puedo.

(Campanadas)

Pues...

Que no estaba preparada para ser madre.

Y ahora sí.

Anda, venga, vámonos.

(Música de juguete infantil)

(Música de juguete infantil)

(Puerta abriéndose)

-Claire, tienes que despedirte.

Dales un beso a Virginia y a Alberto, ¿eh?

Te quiero mucho. Yo también.

-Vamos.

Pórtate bien, ¿eh, cariño?

Ven.

Vamos, que te esperan.

-Vamos, Claire.

"¿Y los niños?". -Mira.

Qué bonitos están. -Los veo muy poco.

¿Por qué?

-Porque es una hija de puta. (CHISTA)

Esa boca, que está su sobrina delante.

-Vamos a ver, yo me casé con una hija de puta, ¿no?

Y si es una hija de puta, es una hija de puta

delante de la niña y de quien sea, coño.

-Siempre te ha perdido esa lengua. -A ti también.

Pero por callarte tanto.

-Si no te gusta lo que te digo, ya sabes lo que tienes que hacer.

-Míralo, se envalentona cuando vienen visitas.

-¿Podemos tener la comida en paz?

Que aproveche. Gracias.

-En cuanto tenga dinero, me voy de aquí.

No, no, no.

-¿Así que es verdad?

A ver cuánto te dura.

¿Tú no comes o qué?

No me gusta. Perdona.

-Te ha salido fina.

Será por el gabacho ese, ¿no? Porque lo que es por ti...

-No quiere comer, que no coma.

-Mis niños no se levantan hasta que no se lo terminan todo.

Se pueden pasar horas. Ya me lo como, da igual.

No, no. Si no te gusta, no te lo comas.

-Déjala que lo pruebe, coño. Con los niños, mano dura.

-¿Te quieres callar?

-¿No puedo decir lo que me dé la gana en mi casa?

-He dicho que te calles. Déjalo, "pa".

-Tu madre se murió hace un par de años.

Me llamó el tipo ese con el que se largó.

Quise buscarte, pero no di contigo.

Nunca me perdonó que te echara de casa.

Tampoco hizo ella nada para recuperarme.

-La Eva,

la de tu tío Paco,

es la que nos contaba...

que si te emborrachabas, que si te metían en la cárcel...

¿Y para qué querrá la gente una veleta?

-¿Para qué va a ser? Para ponerla en los tejados.

Para saber... por dónde sopla el viento.

Es muy importante saber para dónde sopla el viento, Sara.

Si tú lo dices...

-Me alegro de verte tan bien.

Yo también me alegro de estar bien, "pa".

Me voy a acostar.

Que mañana quiero salir temprano.

(Motor arrancando)

¿Se fue antes o después de que yo naciera?

Antes.

¿Sabes si le gusta el baloncesto?

No lo sé. ¿Por qué? ¿A ti te gusta?

Yo lo sé todo sobre Ricky Rubio.

¿De quién? Ricky Rubio.

¿Y ese quién es? Un jugador de baloncesto.

Estaba en el Barça, pero ahora juega en los Lobos de Minnesota.

Alberto y yo no nos perdíamos ningún partido.

¿Tú crees que sabrá quién es Ricky Rubio?

No sé.

Si le gusta el baloncesto, seguro que sabe quién es Ricky Rubio.

¿Quién sabe? Lo mismo hasta ha estado en Minnesota.

Él viaja mucho.

Tienes ganas de conocerlo, ¿eh? Muchas.

Pues venga, termínate el bocadillo, que nos vamos a morir de calor.

(Bocina de camión)

(Bocina de camión)

¡Tu puta madre, cabrón!

Eso no se dice, ¿eh?

Yo lo he dicho, pero eso no se dice.

Vale. Ahora, tampoco se toca la bocina

como ese cabrón.

Perdían por uno a punto de acabar el partido.

¿Y qué pasó? Que me tienes nerviosa.

Pues que Ricky metió un triple, limpio, que ni rozó el aro.

"Joe" con el Ricky ese, ¿no?

¿Y qué pasa, no hay nadie más en el equipo?

¿Todo lo hace él o qué?

¡Ah!

Cago en la leche. ¿Estás bien, Claire?

Ay, que tienes sangre. No me duele.

¿Te duele? No, no me duele.

¿No? Me cago en...

¿Tú eres gilipollas, tío? Que casi nos matas.

Perdona, bonita, pero has salido sin mirar.

¿He salido sin mirar?

Lo importante es que estés bien.

¿Estás bien? No. La niña está sangrando.

El porrazo que me ha dado el tío...

¿Cómo estás, princesa? Un poco mareada.

Claro, las princesas sois muy delicadas, ¿no?

¿Tenéis un pañuelo o un algo?

-Pues voy a buscar. Tráela un clínex.

Hay que cuidaros mucho a las princesas.

¿Eh? No es nada.

Que ya te cuida bien tu... hermana.

Hermana...

Mira, ahí lo tienes. Gracias.

Toma, vida mía. Ahí vienen los picoletos.

Buenas tardes, agente.

-Buenas tardes. He tenido un percance.

-¿Están bien? Sí.

Bueno, no. La niña está sangrando. Sara, estoy mareada.

¡Claire!

-AC-2 a central. Necesitamos una ambulancia.

-¿Qué tal, guapa? ¿Me ves bien o me ves doble?

Bien. -Menos mal, ¿no?

Porque verme doble a mí, menuda pesadilla.

Vamos.

¿Es usted la madre? Sí.

-¿Toma algún medicamento en este momento?

Eh... ¿Estás tomando alguna medicación, cariño?

No. -¿El alérgica a algo?

Eh... ¿Tienes alergia a algo? A las gambas.

Me salen manchas por todo el cuerpo.

-¿Tiene alguna enfermedad importante?

¿No es usted su madre? Sí.

Mejor que llamemos a Virginia. No, cariño.

Ella sabe las respuestas. He dicho que no.

-Llévala al box tres.

Eh... Te van a curar esa herida, ¿eh?

Vamos a hacerle un escáner

para descartar que no haya lesiones internas.

Vamos a ver si encontramos su historial en la base de datos.

Usted tendrá que esperar aquí, ¿eh?

Que no te enteras, que he tenido un accidente con la niña.

Sí, ahí en el maletero está, sí.

(PABLO) "Debes entregarlo esta noche o me cortan los huevos".

Pablo, por favor, tío, no me puedes hacer esto.

-"Está a dos horas de allí. Te quitas el marrón y ya está".

¿A dos horas de aquí?

-"Tienes que hacerlo ya, ¿entiendes?

Es muy importante, ¿me has oído?". Vale, vale. Sí, sí.

-"¿Está en el coche? Que te he dicho que sí, coño.

-"Dejas el coche en el aparcamiento con el maletero abierto

y ellos se lo llevan". Vete al carajo, Pablo.

¿Caben las cajas ahí? -Caben.

Ten cuidado con el clavo este, que me lo he metido ya...

Mete esto, entre las mantas.

¿Eh? Esto es lo último ya. -Ahí, a la derecha.

Mete entre las mantas eso.

Coño, mira quién está ahí.

-Hombre.

Nos vemos otra vez.

Hola.

¿Qué tal, princesa? Bien.

Me han dado puntos. ¿Cómo está esa herida? A ver...

¿Te han dado?

Esto no es nada.

A mi hija le dieron con un cristal, le dieron cinco puntos

y no se le nota nada.

¿Qué edad tiene? 15 años, pero tengo otro niño,

Diego, que tiene diez años. Como tú, más o menos, ¿no?

Se te ve el culo. (RÍE)

-¿A que mola? ¿Sí o no? No, es horrible.

-Es horrible, ya.

Tengo uno igual en mi cuarto, pero en azul.

¿El armario? Sí.

Claire. Venga, que tenemos que coger habitación.

¿Qué te iba a decir? Que si tienes problemas con lo del parte,

me llamas, ¿eh? Vale.

Nosotros vamos para Nimes.

Traemos aquí toda la... toda una casa entera.

¿Para dónde vais vosotras? -Toma, Roberto.

Marsella. Ya.

Y si te volvieras para hablarme, igual... estaría mejor, ¿no?

Así no me pierdo esos ojos tan bonitos que tienes.

Me das un golpe con el camión, le haces una brecha a mi niña,

¿y también quieres conversación?

-Mira, yo soy Nacho.

Y el animal que te ha dado el golpe es Jesús, mi tío. Encantados.

Yo, Claire.

-Claire. ¿Eres francesa o qué? No, mi padre. Yo no.

-Ah, muy bien. Encantada.

-Qué caña. Sube esto, venga.

Bah.

(Vibración de móvil)

¿Sara?

Sara.

¿Qué haces aquí?

La he oído llorar desde la habitación.

He salido al pasillo y estaba...

Estaba muy asustada.

Que descanses.

Gracias.

Mira, no es asunto mío lo que hagas o lo que dejes de hacer,

pero las cosas no se hacen así.

La próxima vez, llamas a alguien.

Buenas noches.

Ponme a mí otro café, por favor.

Qué calor.

¿Te duele la cabeza?

¿Estás enfadada conmigo?

Pues me han dicho que por aquí cerca hay una playa. Si quieres...

nos podemos ir a bañar.

¿Tienes una toallita? No tengo, cariño.

Vete al baño y lávate.

Las madres siempre llevan toallitas en los bolsos.

Dale, hombre.

Buenos días, bonita.

Buenos días.

Un café con leche, por favor.

¿Ya te vas?

Sí, quiero llegar pronto a Nimes.

Gracias por lo de anoche.

Tú tienes que ser buen padre.

Procuro.

¿Viven contigo?

¿Qué tal, princesa?

Bien.

¿Mejor el golpe? Sí.

Todo lo tenía y todo me lo quitaron.

Mi ex mujer, los niños, y el banco, mi bar.

Hijos de puta.

No, viven con la madre.

Están mejor con la madre.

Yo los tengo cada 15 días.

Los llevo... con el camión a veces, de viaje.

Los llevo a pescar.

¿Pescar? Me gusta pescar.

¿Tú has pescado alguna vez?

Pues mira.

¡Mamá!

¿Estás sola? No, estoy con Sara.

Está en el bar. Ven.

Hola. Soy Virginia.

Imagino.

Estoy aquí porque la niña me llamó anoche asustada.

¿Llamaste, Claire?

Salí un momentito y se asustó.

Siento que te haya hecho venir para nada.

¿La ha visto un médico? Sí.

Le han hecho radiografías, la han mirado... Está bien.

Si quieres, te enseño el informe para que te quedes tranquila.

No, nace falta.

Hasta luego.

Hasta luego.

¿Y hacia dónde ibais?

A Marsella. Voy a conocer a mi padre.

¿A tu padre? Sí, nos está esperando, ¿verdad?

¡Qué bien!

Hace mucho calor.

¿Te tomas algo antes de irte? Sí, sí. Sí, sí.

Yo, al lado de mamá.

Si os puedo ayudar en algo... Estoy de vacaciones.

Gracias, no hace falta. Estamos bien.

Además, nos tenemos que ir ya, que nos están esperando.

Vente con nosotras, mamá.

¿Se puede venir, Sara?

Por favor.

Por favor, que venga con nosotras.

¿Les puedo dar un beso?

Claro, cariño.

¿Quiénes son? ¿Esos?

Los que nos dieron el golpe.

Buena gente.

Sara, no voy a dejar a la niña sola.

Te puedes ir muy tranquila. Ya has visto que está bien.

No, no me voy a ir tranquila. No me puedo fiar de ti.

No estás preparada para cuidarla.

Eso lo piensas tú, pero el juez no piensa lo mismo.

Y los jueces también se equivocan.

Y yo lo único que sé es que anoche la niña me llamó

porque estaba asustada y sola en su habitación.

Tú no tienes ni puta idea...

lo que me ha costado recuperarla.

Eso no significa, Sara, que estés preparada para cuidar a la niña.

-¿Sabes que no conocía a una niña con dos madres?

Bueno, una es la de verdad. -¿Y la otra qué es, la de mentira?

La otra me sacó del centro

donde yo vivía. -Ah, ¿sí?

Me la voy a llevar. No puedes.

¿Llamo a los servicios sociales? Hazlo.

¡Claire!

Un coñac con hielo, por favor.

-Guapa. Eh.

¿Nos veremos en otra carretera? Sí.

-¿Sí o no? Sí.

Adiós. -Hola.

Dame un beso.

¿Qué tal?

Cariño, recoge tus cosas, que nos vamos.

Pero yo no quiero ir a casa.

Quiero ir a ver a mi padre.

Te prometo que lo vamos a intentar localizar.

Ahora nos vamos a casa y organizamos el viaje con Alberto.

Yo me voy a quedar aquí para ir a Marsella.

No te puedes quedar aquí, Claire. Sí que puedo.

¿No lo entiendes?

Entonces, ¿por qué me llamaste?

Porque estaba sola y tenía miedo. Vente con nosotras.

Anda, Nacho. -Señor.

Chao, princesa. Adiós.

Camarero.

Lléveselo y tráigame un helado, el que más coraje le dé.

¡Claire! Vamos.

Sara, la niña no puede ir delante. Está prohibido.

Claire, ponte detrás, que tiene razón Virginia.

¿Qué haces?

Claire quiere que vaya, así que voy a ir.

Claire, ¿tú le has dicho que se monte?

No. Me da igual. Te bajas.

No me voy a bajar.

Venga, Sara, deja que se venga con nosotras.

Por favor, por favor.

No. Por favor.

Es el único favor que te pido.

Por favor, por favor.

Venga, por favor.

Por favor, por favor.

Por favor.

Por favor, por favor, por favor.

Venga, es el único favor que te pido.

Sara, haz el favor a tu hija.

Por favor, por favor.

Venga, venga, por favor.

Vale, hasta Marsella.

Luego te bajas.

Tu palabra.

Cariño, ponte el cinturón. Sí.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Sí? (PABLO) "¿Qué tal tu hija?"

No, no aparecieron.

Que no. -"¿Fuiste donde te dije?".

Lo que me dijiste, sí, lo que me dijiste.

-"Espera, que hablo con ellos". No, soluciónamelo, por favor.

-"Espera, espera un momento ".

Espero, sí.

Adiós.

¿Todo bien? Sí.

Tengo que parar.

(Piedra cayendo al río)

(Trinos de pájaros)

(Piedra cayendo al río)

(Piedra cayendo al río)

(Piedra cayendo al río)

(Piedra cayendo al río)

(Piedra cayendo al río)

¿Y qué planes tienes?

¿Planes? ¿De qué?

(Piedra cayendo al río)

¿A qué colegio va a ir Claire?

A uno del barrio.

Ya tiene su plaza.

¿Es bueno?

Sí. Es el que le toca.

Sara, nosotros le estamos dando una educación bilingüe.

Habla francés y está empezando con el inglés.

Pues mira qué bien le va a venir el francés para hablar con su padre.

(Piedra cayendo al río)

¿Sabes?

(Piedra cayendo al río)

Muchas veces he pensado

que si te murieras, se me acaban los problemas.

Ya.

Pero no tengo ninguna intención de morirme.

(Piedra cayendo al río)

(Piedra cayendo al río)

(OFF) "Sí. Sí, sí. ¿Hotel? No, no".

Lo dejo abierto.

Macho, a ver si me quito ya este marrón de encima.

(PABLO) "Ya se lo llevan". Te dejo.

-"Un besito, guapa". Un besito.

Esta noche dormimos en La Junquera.

Pero eso está a dos horas de aquí, ¿no?

Sí. Sí, pero tengo que ir a ver a unos amigos.

-¿Ya lo tienen? Eh...

¿Gazpacho y pasta?

¿Y tú, Sara? Lo mismo.

Yo también.

-Muy bien. ¿Para beber?

Vino y agua.

¿Sabe el padre de Claire que lo vais a ver?

Claro.

¿Hace mucho que no os veis? Se fue antes de que yo naciera.

Es representante de jabones.

No.

Trabaja aquí.

(MENCIONA EMPRESA FRANCESA)

Yo no sé lo que significa. Supongo que es un jabón de puta madre.

¿Desde cuándo no lo ves?

Desde que me quedé embarazada.

Le hizo muchísima ilusión.

La dejó por mí.

Era representante de jabón en Marsella.

Viajaba muchísimo.

Nos veíamos cada mes.

No se portó muy bien conmigo, la verdad.

Pero Claire tiene derecho a conocer a su padre.

Y yo quiero que él sepa que soy capaz de cuidar de nuestra hija.

"Joe", no había visto tanto camión junto en mi vida.

¡Claire!

Claire, ¿adónde vas?

-¡Mírala, la niña de las dos madres! Hola.

-Venga, hombre, que entre el uno y el otro no jugamos aquí nunca.

-¡Mira a quién tenemos aquí! ¡Eh, princesa!

Cuidado con esta, que es más lista que el hambre, ¿eh?

¿Qué hacéis aquí?

Esperándote.

¿Qué os ha pasado? ¿No teníais una entrega hoy?

-Se nos ha estropeado el radiador. Pues aquí estamos, varados.

Lo iban a arreglar en dos horas y ya ves.

Si podemos ayudaros en algo... ¿Qué tal? Encantado.

Si sabes arreglar radiadores... No.

-Tú eres la madre de acogida, ¿no?

Ya. Claire nos tiene informados.

Encantado.

¿Quieres una cervecita?

Vale. -¿Sí?

¿Y vosotras queréis algo?

Un refresco. Lo comparto con Claire.

-Cervecita.

Gracias.

Nosotros dormimos hoy en el hotel de enfrente.

Nosotros no, pero ahora mismo lo cambio.

(OFF) "¿Tú has sido feliz con nosotros?".

¿Por qué me preguntas eso ahora?

Porque te obligaba a comer espinacas.

Y no me dejabas comer pipas en el coche.

A veces te pones muy mandona.

(JOVIAL) ¡Chicas!

Jesús y Nacho nos han invitado a bailar.

Así que vamos a ponernos guapas.

Pero Claire como muy tarde a las 23:00 está en la cama.

Por favor, mami. Y no he traído nada de ropa.

Si quieres, te puedo dejar algo.

No, gracias.

Me voy de compras con Claire. ¿Te vienes?

No.

Claire se queda aquí. La voy a poner guapa.

Si tú no tienes ganas de bailar, nosotras sí. ¿A que sí?

Bueno.

Pues vale.

A lo mejor es mejor si me dejas algo de ropa.

(Música "dance")

¿Y no bebes nada?

No.

Ya me lo bebí todo.

Yo es que estoy casado.

Como todos.

Todos no. Pero a mí no me importa.

Yo tengo 28.

¿Y tú? Alguno más.

¿Esperas a alguien? ¿Yo?

No

Yo soy de los que se enamoran, ¿eh?

Que sí. Sí, sí.

-Venga, Virgi, vente a bailar, va.

Venga, va, que estás aquí quieta. No.

-Un rato, va. Gracias.

-El domingo que viene me caso. Pero ¿no eres muy joven?

-No. Si ya llevo... Llevo desde los 15 años con ella.

Pero ella no es tan fina como tú.

¿Yo soy fina? -Sí, eres muy fina.

Seguro que sabes francés y todo. Sí.

-No quiero ligar, ¿eh? Yo, si quisiera ligar...

te tiraba los trastos a saco aquí, ahora mismo.

(RÍE)

-Tú eres... Tú eres una mujer para amarla.

Sí. Tú no eres de esas mujeres para follarlas estando borracho.

No.

Aunque pierdes muchos puntos, tía.

Ah, ¿sí? -Sí. Sí, sí.

¿Y eso'

-No sé... He visto cómo te mueves.

Que sepas que nadie es mejor que nadie, tía.

Claire, cariño, vámonos, que ya es tarde.

Un poco más, mamá. No, no, cariño, quédate.

Que yo te dejo.

Voy a tomar un poco el aire.

Eh. Vosotros. ¿Qué hacéis ahí?

-¿Eres Sara? No.

-¿Está todo aquí?

¿El qué?

-Que si hay más bolsas, coño.

No sé de lo que me estás hablando, pero deja el coche y largaos.

Que dejéis el coche y os larguéis de aquí.

¿Llamo a la Policía?

¡Policía!

¡Policía!

¡Policía!

¿Qué hace el coche abierto?

Nos han intentado robar. -No me jodas.

Tendríamos que llamar a la Policía.

No, no hace falta, porque no se han llevado nada.

Venga, vámonos al bar.

Para mí es tarde y para la niña también.

Quedaos vosotros si queréis.

No. Tienes razón, ya es muy tarde.

Venga, vámonos.

No, venga, mamá, por favor.

No. Virginia tiene razón, es muy tarde.

Vámonos a descansar.

Chicos, lo siento.

Vaya, hombre.

Otra vez será.

Venga, mamá, solo hoy.

No, mi vida, ya es muy tarde. Cinco minutos.

Vámonos. Tira para allá.

(SUSURRA) Ha sido mala suerte. -"De puta madre, Sara".

Sí, los llamas y que se lleven esa mierda.

-"Nos ha jodido, como para no llamar.

Vale, 'tranqui'.

Hablaré con ellos y en 15 minutos se soluciona".

Venga. -"Luego llamo".

¿Qué estás mirando, si han vuelto?

¿Cómo?

Que si estás mirando si han vuelto esos tíos.

No.

Espero que no lo hagan.

¿No has visto si se han llevado algo?

No.

Creo que no.

Qué cabrones, ¿no?

Sí.

¿Te importa si voy a tomarme algo con Jesús?

No.

Vete, aprovecha.

Vete tranquila, no me la voy a llevar.

No estoy loca.

Alberto.

Nos van a devolver a la niña.

No sabes lo que he visto.

(JESÚS Y SARA RESPIRAN AGOTADOS)

Lo necesitaba como el comer.

Ay... ¿Y tú no?

¿Cuántos tíos te han dicho que eres preciosa?

Menos de los que tú te crees.

¿Ajá? Ajá.

Ya te he dicho que me gustas mucho, ¿no?

A ver si va a ser verdad que eres de los que se enamoran...

-Que no quiero jugar ahora, coño.

Venga, Nacho.

-Venga, va.

No me jodas.

Claire no puede estar contigo.

Te lo podría haber explicado. Eres una hija de puta.

Lo hago por la niña.

Lo haces por ti.

-Buenos días. ¿Sara Hervás?

Espera.

Es una bolsa negra de deporte con paquetes pequeños.

-Aquí no hay nada, señora.

Pues yo me voy a dar un baño en la piscina.

¿Alguien se viene? -Yo, yo me apunto.

¿Vamos a la piscina?

Venga, vamos.

¿Qué has hecho con la droga? Eres una hija de puta.

Hija de puta tú.

Que has llevado a mi hija 700 kilómetros

con un maletero lleno de droga.

Que no es tu hija, que es mi hija.

Que tú lo único que has hecho es cuidarla.

Y aquí no pintas nada. Te la volverán a quitar.

Voy a contar todo esto y te la volverán a quitar.

Mira, Virginia, estoy harta de tus amenazas.

¿Tú quién coño te crees que eres?

¿Te crees que porque tengas un marido, curro y una vida fácil

tienes más derecho sobre la niña que yo?

Yo igual no le puedo dar ningún capricho,

pero haría cualquier cosa por ella.

Que eso no es suficiente.

Tú no estás preparada para cuidar a la niña.

No estoy preparada, pero lo estaré, porque a esa niña la he parido yo,

por mucho que a ti te duela.

La has parido tú, pero la he criado yo.

Yo le he dado un hogar, una familia, una educación.

¿Dónde coño estabas tú cuando te necesitaba?

Revolcándome en la mierda.

Pero aquí estoy. ¿Y qué?

¿Deberían darte el premio a la madre del año?

Nadie me joderá la ilusión de estar con mi niña otra vez,

menos una amargada como tú,

incapaz de tener hijos propios y se los tiene que quitar a los demás.

(CONTESTADOR) "Hola, soy Sara.

Ahora no lo puedo coger. Deja tu mensaje".

(PABLO) Me cago en tu puta madre. Sara, ¿dónde coño estás, hostia?

Quieren la pasta o el paquete, y nos han dado dos días.

Así que ya les estás dando la puta farlopa, no me jodas.

Como no lo hagas, te juro por Dios que voy a la Policía,

lo largo todo, te quitan a la niña y te dan por el puto culo,

por el puto culo te van a dar.

Mamá. Baja la ventanilla.

Huele a la colonia de Alberto.

Es lavanda, cariño.

¿Cuánto queda para llegar a la fábrica?

Poco, ya queda poco.

Gracias.

La fábrica la compró una multinacional hace años

y entonces ya no había ningún Jerome.

Además me ha dicho que viene gente de toda la región a trabajar aquí.

¿Y ya está? ¿Qué esperabas encontrar,

con un papel de pastilla de jabón y un nombre?

¡Claire!

¡Claire!

¡Claire!

¡Déjame, te lo inventaste todo! Aquí no hay ningún Jerome.

Mi padre nunca ha trabajado aquí, mentirosa.

No es mentira, mi amor. A lo mejor trabaja en otra fábrica.

Siempre es igual. Mamá tiene razón. No me puedo fiar de ti.

Dices mentiras y al final te las crees.

Y yo también me las creo.

Ahora vengo, mi amor.

Mi amor.

Este señor conoció a tu padre.

¿Sabe dónde está Jerome?

(HABLAN EN FRANCÉS)

"Merci beaucoup". -"De rien".

¿Qué ha dicho?

Vive en Marsella, en un pueblecito.

¿Y ya está?

Y que creo que podremos encontrarlo.

¿Lo ves, cariño?

¿Lo ves como no era mentira?

(HOMBRE, HABLA EN FRANCÉS)

(HABLAN EN FRANCÉS)

-¿Dónde está?

Ven, cariño.

Ponte los cascos.

Creíamos que la teníais vosotros. -¿Y lo de llamar a la Policía?

Fue un mal entendido. Mi amiga pensó que...

que nos querían robar.

-Mis hombres no han encontrado nada.

Nosotros no la hemos movido del coche.

-Pues... tienen un problema muy grande, señoritas.

No sé si son conscientes de lo grande que puede llegar a ser.

Nosotros le podemos hacer un talón. -¿Un talón?

O una transferencia, lo que quiera. -¿Y lo declaro a Hacienda?

No, no, claro que no. ¿A cuánto asciende el importe?

-¿El importe, señorita?

Asciende a 150 000 euros.

Yo sé dónde está.

-Esto vale mucho más que un talón, señoritas.

Vigilen a la niña.

(HABLAN EN FRANCÉS)

(Motor arrancando)

Alguien tendría que darnos una explicación, ¿no?

Lo siento.

-Nos habéis cargado el camión con farlopa.

¿En qué coño pensabas?

¿Tú no sabes que a un camión lo paran cada dos por tres?

¿Sabes la que nos podías haber liado?

Es culpa mía. No.

No es culpa tuya, princesa.

Nacho.

Lo siento, lo siento.

¿Podemos hablar un momento?

(Tren aproximándose)

Esta familia no es.

Igual se mudó.

Voy a preguntar.

"Bonjour".

(HOMBRE) "Bonjour".

(HABLA EN FRANCÉS)

-"Comment tu t'apelles?". Claire.

Virginia, ¿qué dicen?

Que esta no es su casa.

Esa mujer es su viuda.

(HABLA EN FRANCÉS)

Dice que murió en un accidente viajando a Madrid.

Hace nueve años.

No sé si sabe lo que pasó contigo.

-Ella ha visto a tu hija...

y ya sabe lo que pasó.

Lo que no sabe es que él...

Lo iba a dejar todo para irse contigo a Madrid.

Yo era amigo de Jerome.

No se lo vamos a decir.

¿Para qué hacerle más daño?

Jerome me habló mucho de ti.

Fue una decisión muy difícil para él.

Aquí dejaba a una niña muy pequeña.

(HABLA EN FRANCÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

Dice que Claire puede venir a casa de su padre cuando quiera.

Dale las gracias.

"Merci beaucoup"

Hemos llegado muy tarde, Sara.

Sí, mi vida.

Él se ha ido...

pero te ha dejado a ti aquí.

(Graznidos de gaviotas)

Es mi marido.

(EBRIA) Buenas noches.

Mi niña...

Qué lástima, mi niña, que ha tenido que aprender a vivir sin mí.

Cuando tenía cuatro años le hicimos una fiesta.

La fiesta más bonita que yo he visto nunca.

Le llenamos la habitación entera de...

regalos y de globos...

Me gasté todo lo que tenía y más.

Cómo disfrutó mi niña...

Cuando fui a acostarla, llevaba yo una buena.

Me quedé dormida a los pies de la cama...

sabiendo que había hecho las cosas bien.

Cuando me la quitaron, sentí un alivio tan grande...

tan grande...

Porque pensé:

"Por fin.

Por fin alguien va a poder darle a mi princesita lo que se merece".

Mi princesita francesa.

Es lo más claro que recuerdo de aquella época.

Después, cuando empecé a encontrarme más fuerte,

pensé en todas las cosas que nos pasarían cuando la recuperara.

Lo pensé todo.

Todo.

Todo, menos una cosa.

Que recuperarla era muy bueno para mí.

Pero para ella no.

Para ella no.

Grábame con el móvil, Virginia.

Grábame.

Grábame, grábame. Que vea la mierda de madre que soy. Grábame.

Grábame. Que así os la dan.

Sin preguntar, ya verás.

Grábame. Sara.

Os la van a dar sin preguntar. Por favor.

Virginia, él me quería.

Yo lo sabía, él me quería. No es justo.

-Venga, acuéstate, que mañana verás las cosas de otra manera.

La tiré por la ventana.

Se cayó.

Fue un accidente.

Tenía cuatro años.

La dejé sola para irme al puto bar a beber.

La podía haber matado.

La podía haber matado. Pero está aquí.

Llevárosla.

Es lo mejor para todos, llevárosla.

No.

Alberto y yo te vamos a ayudar.

¿Y por qué me vais a ayudar?

Porque eres la madre de nuestra hija.

(Graznidos, olas rompiendo)

Yo quiero pedirte perdón.

¿Tú a mí?

Sí.

¿Por qué?

Por tirarme por la ventana. Lo hice aposta.

Mi niña.

¿Sabes, Claire, que mi padre hace veletas... mágicas?

No me lo creo.

De verdad.

Y esta es mágica, ¿no?

¿Qué tiene de mágica?

Que mi padre la hizo para que no me perdiera.

Me estás tomando el pelo.

Cuando tú no sepas dónde estoy,

le das vueltas a la veleta...

y ella sabe dónde encontrarme.

¿Te acordarás?

Versión española - Marsella

18 mar 2018

Sara recupera la custodia de su hija Claire, acogida por Virginia y Alberto hace 5 años. Para Claire ellos son sus padres pero quiere ir con Sara a Marsella para conocer a su verdadero padre. Virginia se une al viaje y las dos madres inician una emotiva y despiadada pugna por la hija que "comparten".

Contenido disponible hasta el 17 de enero de 2024.

ver más sobre "Versión española - Marsella " ver menos sobre "Versión española - Marsella "
Programas completos (65)
Clips

Los últimos 835 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos