www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5242523
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El jugador de ajedrez (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Pues Diego Padilla consigue salvar milagrosamente la vida,

pero ya no llega a tiempo para recuperar

la que era su vida, un destino trágico,

metáfora de tantas y tantas existencias truncadas

por las guerras que asolan nuestro continente a mediados del siglo XX.

Y aquí seguimos con nuestros invitados,

Luís Oliveros, director de la película,

Marc Clotet,

Melina Matthews.

Si me permitís voy a empezar con el director,

precisamente porque es una historia que nos deja muy tocados

y bueno, por saber cuando Julio Castedo,

que escribe la novela, él escribe el guion,

el guion te llega. Eso es.

Y bueno, y cómo te planteas tú esta historia con ese guion,

qué es lo que te toca de la historia

y sobre todo me gustaría saber de entrada, ¿está inspirada

en una historia real concreta o en muchas?

Eso se lo tendríamos que preguntar a Julio.

Hablamos cosas, él contaba que estaba...,

a él le gusta mucho el ajedrez y le gusta mucho la época

le gusta mucho el cine, entonces, quería contar una historia

ambientada en la Segunda Guerra Mundial

y se basó en un jugador de ajedrez ruso,

que se llamaba Alekhine,

que según parece su mujer era judía

y entonces los nazis en esta época de la Segunda Guerra Mundial,

para salvar a su mujer y sus bienes y tal,

le propusieron que jugara en nombre de los nazis

y él lo aceptó.

Entonces, a partir de eso que es como una especie de idea,

empezó a construir este personaje,

eso es lo que un poco cuenta Julio

y es un poco la idea en la que se basa,

aunque creo que quería contar la historia de personajes normales

en situaciones límite de supervivencia, de amor,

de a qué te tienes que aferrar en situaciones tan complejas

como esta que al final te atas a lo que más necesitas,

que es el amor, a tu gente, a tu familia, a tus amigos.

-Ahora solo quiero volver a casa, estar con mi mujer

y ver crecer a mi hija.

Fíjate, casi siempre todo el mundo se ata al amor, ¿no?

por encima de cualquier cosa. El amor es catártico, sanador,

nos salva la vida, nos cambia.

Marc es un personaje tan profundo

con tantas aristas, es un abanico emocionalmente hablando

tan variado, pasas por tantos estados de ánimo,

que no sabes ni por dónde empezar a preguntarte, ¿no?

realmente me gustaría que tú me dijeras cómo te planteas

ese personaje como actor, cuando recibes ese guion,

que supongo que no rodasteis cronológicamente,

o sí, cuéntamelo tú, pero es que cambias el personaje

desde que empieza hasta que acaba, es otra persona,

física y emocionalmente.

Así es, y no, no rodamos cronológicamente

porque casi nunca se rueda así,

entonces hubo un trabajo muy importante de continuidad,

física y emocional,

o sea, yo para este personaje adelgacé diez kilos,

porque siempre me gusta que el personaje que interpretas

cuando la gente lo ve en pantalla

crean que ese personaje era de esa época,

a veces, cuando ves películas en las que alguien

que está sufriendo, lleva tres años en la cárcel

y tiene una cara de sano, ¿no?

dices "hay algo que no me cuadra" y a mí es algo que me gusta,

me volqué desde el primer minuto, se lo dijo a Luís,

le dije "yo quiero perder peso" y me dijo: "Me parece muy bien"

y todos sufrieron esa hambruna y ese no comer

que tuve que hacer durante todo el rodaje para eso,

para quedarme en 63 kilos que me quedé.

Lo que transmite sobre todo Marc que es lo bonito de su personaje,

es cómo logra ese estar fantástico en la primera secuencia

y estar tan fatal en las secuencias de...,

cuando había días que rodamos estando fantástico por la mañana

y fatal por la tarde, que eso con mucha luz y tal

tiene que salir de ti,

saber cambiar el chip tan rápidamente para convertirte

en un personaje, que además, pasan cuatro años,

incluso más, la película transcurre durante cinco años

de la vida de este personaje, aunque esté metido al final

en una celda durante cuatro y para él pasan como si fueran 30,

pero era muy complicado para él, era muy difícil realmente

y rodaba todos los días además.

-Yo me acuerdo que tenía una especie de hojas

juntadas con celo que es un desplegable

en el que era como la evolución emocional para saber un poco,

poder saber dónde estabas, de dónde venías y dónde ibas,

que para mí es tan importante cuando ruedas

porque si no estás perdido

y trabajo también de físico, de cómo no andamos igual

que andaba la gente en los años 30 y 40, ¿no?

y todos son gestos, comportamientos, ahora hay una relajación,

que antes no se tenía y todos esos pequeños detalles

que vas construyendo y los vas atando también

a medida que va pasando el tiempo,

yo me acuerdo que me ponía hasta piedras en los zapatos,

para que el andar, cuando ya llevaba tiempo en la cárcel,

pues hubiese algo que a mí me costaba

y son pequeñas cosas que Luís me decía:

"Marc, ¿qué estás haciendo?" y yo "no, déjame Luís, déjame".

Melina y tú esa composición física la has trabajado muchísimo también.

No con piedras pero con los tacones.

Yo es verdad que soy mucho más relajada en muchos sentidos,

y para mí que Luís se enfadaba conmigo,

porque en cualquier momento yo me relajaba,

yo estaba así o estaba así y no podía ser,

quiero decir, que siempre tenía que estar con la compostura,

pero es verdad que hay veces que me costaba mucho,

no me cuesta mucho andar con tacones,

más de cinco minutos, imagínate si tengo que hacer cinco tomas,

siete tomas, doce tomas, de ir ya caminando por la calle,

siempre ella muy derecha, muy fina,

está todo muy bien colocado,

entonces, y los manierismos, así como todo, todo.

-Ustedes los apolíticos son muy útiles para los más controladores.

¿Qué fue lo más complejo para ti de componer el personaje?

¿Y cómo te planteas desde el guion quién era ella?

Lo más complicado del personaje

es que ella, Marianne,

bueno, es una mujer totalmente opuesta a mí,

quiero decir, no tiene nada que ver conmigo,

a mí me gustaría pensar que si yo hubiera vivido en Francia

durante la Segunda Guerra Mundial, hubiera estado en la resistencia,

eso hubiera sido yo, estuviera ahí con la resistencia

y no apartada y apolítica,

-Los franceses odiamos a los nazis y nos avergüenza esta situación,

pero no podemos hacer nada.

Sus manierismos, su manera de hablar,

su frialdad ante muchas cosas,

es verdad que no puede diferir más de lo que soy,

pero justamente también es el reto y la maravilla,

el poder interpretar una persona que no tiene nada que ver contigo,

entonces esto fue muy gustoso.

Me la planteo como...

una persona un poquito a veces irresponsable,

hasta un punto, un poco irresponsable,

pero humana, quiero decir, lo somos todos en un momento dado,

sin pensar las consecuencias,

sobre todo durante dos guerras,

pero yo creo que la hace, claro, la hace muy mala.

-Al principio me resistía a sacarte de mi vida,

pero, han pasado cuatro años,

y tú estabas muerto.

Porque actuar como actuaría yo ahora mismo es más fácil porque actúo,

pero cómo actuaría Marianne, una persona, en una guerra

cuando nosotros no hemos vivido una guerra, cómo actuaría

ese personaje ante esa situación, porque mucha gente dice

"joder, es que este personaje" y critican cuando tú no estás,

cuando tú no sabes, cuando no has pasado por esa situación,

entonces, hay que vivir esta situación,

todos nos ponemos como el héroe que siempre hablamos, ¿no?

todo saldaríamos, pero claro, Marianne lo que hace es sobrevivir.

-Es una superviviente, tiene su lógica.

-Ella sobrevive. A su manera.

-Claro, tiene que seguir su vida adelante con una niña

en la Segunda Guerra Mundial en un país ocupado,

cuando no tiene trabajo,

cuando ha aguantado carros y carretas,

pero si Marianne a la primera le dice Pierre bajo la lluvia

"vente a vivir conmigo", casi y ella no va.

Sí, sí.

-Está profundamente enamorada.

-Está profundamente enamorada y aguanta ahí,

además con el sentimiento de culpa bajo la lluvia,

que dice "todo es por mi culpa de haber venido aquí".

La secuencia más bonita de la película

es cuando ella se mira al espejo y él se mira al espejo

y es cuando de repente descubre, tanto una como la guerra

le acaba de cambiar y truncar la vida, descubre que su marido

ya no es su marido y sin embargo era su marido de verdad y al que quería

y él de repente descubre cómo ha buscado a su hija y a su mujer,

que realmente su familia ya no va a volver,

ese pasado que él tenía se lo acaba de arrebatar

cuatro años de una Segunda Guerra Mundial.

-Y esa frialdad cuando se reencuentran, no sé,

para mí es una historia muy bonita

y me gustaría también hablar del final.

Estaba a punto de decirte, estábamos todos hablando a la vez

cuando estábamos viendo la película pero este final, a ver un momento.

-Todos tenemos enemigos, Pierre Boileau, ¿le conoce?

Pero no te dan ganas de coger a ese personaje

y partirle la cara, por favor, a Pierre,

Esta es la frase que más he oído al viajar por el mundo

y al hablar con gente que ha visto la película, que todos me dicen:

"Pero, ¿por qué, cómo puede ser que te vayas y no le digas

todo lo que le tienes que decir y lo esperes y le devuelvas

pues todo el dolor que te ha hecho.

-¿Eres feliz con Pierre? -Se porta muy bien conmigo,

está siendo un buen padre para Margaux.

Y a mí me encanta ese final, pienso que es un final

adulto, maduro, ¿no? porque Diego lo que quiere es el bien

para su hija y para su mujer

y en ese momento él no se lo puede dar,

eso no quiere decir que al irse por ese camino

no vaya a volver nunca más, o sea, al contrario,

allí se abren todas las puertas y yo creo que luchará a muerte

para poder recuperar esa hija y tenerla, pero en ese momento

la venganza para mí no lleva a ningún lado,

y es muy bonito, como decía Luís, que no hable de héroes,

no somos aquí "Supermanes" ni héroes de Marvel,

si no, humanos y en una situación así intentamos sobrevivir

y sobrevivir es intentar llegar a mañana porque no sabes nada más.

Es muy coherente con el personaje. Es muy coherente con el personaje.

Porque ella ya ha tomado una decisión

y él lo que tiene que hacer es asumirla,

no puede cambiar lo que ella decide.

Supongo que esa secuencia fue muy difícil para ti.

Mucho, yo a Marianne la entiendo perfectamente,

quiero decir, daba por muerto a su marido,

entonces, ¿qué va a hacer con una hija?

Tienen que buscarse la vida, tiene que, en este caso,

casarse con otro hombre para que la niña pueda comer cada día,

lo daba absolutamente por muerto, entonces, entre el estado de shock,

entre que Marianne pensaba que ya había perdido el amor de su vida,

ya de por vida, reaparece en su vida y no,

no tiene tiempo de asimilarlo.

-Perdóname, Diego,

no estoy sabiendo cómo reaccionar.

Esto es una cosa que es por lo que yo hice esta película,

que es hablar de la condición humana, mucha gente cuando te dice

"es que ese final, yo hubiera matado a Pierre Boileau",

al final es una parte de la condición humana la venganza

y el mundo cuando se mueve por venganza es cuando peor va.

Absolutamente.

Si él se hubiera movido por venganza,

hubiera ido contra todo aquello por lo que él ha luchado, al final,

entonces él recapacita y dice: "Lo que buscaré es justicia",

claro, no sabremos que hará él, no va a perdonar a Pierre Boileau,

pero no es ese el momento, hay una secuencia en la que ve

lo que estamos hablando, que él llega al pueblo francés

y ve como los franceses se toman la justicia por su mano

y es cuando cortan el pelo a las mujeres

sin pasar por un juicio, ¿no?

-Es el castigo del pueblo por haber estado con un alemán.

Sabe claramente que no puede vengarse,

y que además, ha perdido ya eso,

en ese momento, eso no quita que mañana pueda recuperar,

pero en ese momento lo más importante es recuperar a su hija,

que todos los que somos padres sabemos qué es y por eso

ese final es tan apoteósico para mucha gente.

-Creo que me acuerdo un poco de ti.

Tan bonito cuando la niña se acuerda de él.

La niña se acuerda del que está viendo ahí y de repente se emociona

tanto la hija como el propio padre,

la hija acaba descubriendo que tiene padre.

Está abriendo una puerta en el alma de la niña

que también estaba cerrada.

Y cuando te dicen que es un final muy triste y tal,

hay una cosa muy peculiar, ese final hace que el 90 por ciento

de la gente que se me acercaba decía: "Qué película más bonita",

y sin ese final nadie te puede decir que la película es bonita,

cómo puedes ver una película bonita si es lo más cruel, dura,

bruta, ¿no? el personaje pasa las de Caín,

los personajes que están alrededor son horrendos,

no hay absolutamente nada bonito en la película,

y sin embargo ese final, la frase es:

"Qué película tan bonita",

Porque deja una puerta abierta a la esperanza.

¿Como recordáis pruebas de maquillaje, de vestuario?

¿Hasta qué punto os ayudaba todo lo de fuera

para componer lo de dentro?

Yo siempre creo que las pruebas de maquillaje y vestuario

es uno de los preprocesos más importantes

que hay durante la producción,

me ayuda a crear el personaje

desde "ah, vale, que viste así",

a ella le gusta este tipo de sombrero, de vestidito,

entonces, tú ya vas componiendo los gustos también del personaje,

teníamos a nuestro amigo húngaro, que era el gran diseñador

de vestuario, que no hablaba ni inglés

y nosotros no hablábamos húngaro, entonces nos comunicábamos

simplemente con gestos. Janós Breckl.

Sí.

-Es uno de los grandes allí, que hace casi todo el cine húngaro.

-Yo lo recuerdo con tanto cariño, me ayudó tanto,

y con el lenguaje de signos,

era cada día, había aprendido yo tres o cuatro palabras

para que me entendiera, si me iba bien o mal,

si me apretaba o si no, pero fue de grandísima ayuda.

Luís es obsesivo también a nivel de cada uno de los detalles,

se sabe todos los uniformes cómo tienen que ser,

la época, el cómo vas, lo qué es, lo que no,

y para mí es la vida, o sea, yo hice la prueba

ya vestido de época.

¿De verdad? ¿Aquí, en Madrid? Aquí, en Madrid.

¿Y fuiste a la prueba vestido de época por las calles de Madrid?

Sí, vivo en el centro,

hoy en día puedes ir vestido como quieras.

Que da igual, que da igual.

Y hay ciertas prendas que incluso podían ser moda ahora,

pero a mí hay una cosa que sí que me transporta

y para mí es básico, o sea, a mí hacer una película de época

con unas zapatillas, unos vaqueros y una camiseta,

hay algo que pienso si yo fuese director, a mí me gustaría

me intentase ya dar lo que yo quiero ver,

entonces es lo que yo siempre intento.

-Ayudarte a ver el personaje.

-Mate en seis jugadas.

Y luego, la composición del personaje que, efectivamente,

es un jugador de ajedrez, ¿tú sabes jugar al ajedrez?

Yo sabía jugar, yo había jugado con mi abuelo y con mi padre

y sabía las normas del juego,

lo que pasa es que no sabía cómo juega un profesional,

entonces, estuve pues haciendo clases

con varias personas, todos profesionales

y me enseñaron la liturgia de cómo juega alguien que se dedica

y que vive por ello,

y por ejemplo, cuando yo jugaba de forma amateur,

tú mueves indistintamente casi con la derecha, con la izquierda,

levantas así y ellos siempre la desplazan con una mano,

si es diestro pues con la derecha

y entonces, tienes que arrastrar y solo levantas en el caso

de que haya una pieza y que la fueses a tirar,

hay una forma de matar como muy limpia,

puede ser con una mano, con dos, la forma cómo se anota ahora

que no es cómo se anotaba en la época.

Y todas las partidas y movimientos que aparecen en la película,

son partidas reales y son de verdad, o sea, los movimientos que se hacen,

si alguien sabe jugar al ajedrez esa partida terminaría así

y lo que es alucinante es la mentalidad de un ajedrecista

que cuando empieza la película yo le digo: "Mate en seis jugadas",

o sea, alguien que ya puede anticiparse a seis jugadas suyas

y del otro, de cómo va a responder y ya sabe el final que va a tener

y es "te voy a ganar".

Y eso define el personaje en su vida,

entonces, eso explica el final y la reacción del final,

porque él sabe anticiparse, sabe contenerse,

y tiene una cabeza estratégica,

que compone estrategias.

Y eso es muy bonito.

Eso está todo en la novela de Julio.

Pero es muy bonito cómo lo llevas tú a ti.

Sí, porque al final, yo creo que Diego,

o sea, su vida es un tablero,

y en una partida tú sabes que puedes ganar, puedes perder,

pero también hay tablas y a veces con tablas puedes ganar,

entonces, yo creo que ahí hay una cosa de esperanza,

de no tirar la toalla nunca, incluso buscando las tablas,

que es el ir aguantando, aguantando, aguantando

hasta que... -Hasta que llega tu momento.

Y aparte él sabe una cosa que es lo que al principio juega

la película, es que él juega con negras,

normalmente en ajedrez los que juegan con blancas

siempre tienen el poder, que es cuando juega con el alemán

y le dice: "Me va a permitir el privilegio

de volver a jugar con las blancas".

Yo voy a jugar siempre con blancas, tú eres el que juega con negras,

y tú con negras sabes que tienes que subir de otra forma,

las tablas son las que te pueden hacer ganar,

entonces, jugando con blancas las tablas te hacen perder.

entonces, él directamente ya sabe que en ese contexto de guerra civil,

de Segunda Guerra Mundial, va a jugar siempre con negras,

pero él tiene mentalidad ganadora, que es lo bonito de este personaje

como lo construyó Marc, es que aparte de moverse muy bien

en el ejercicio normal de credibilidad como un ajedrecista,

es que mentalmente, que es lo difícil,

tu personaje se comporta como un ajedrecista.

Claro. Eso es lo bonito y lo importante,

más que tú te muevas muy bien, es que tú consigues,

te ves un ajedrecista ahí jugando.

-A mí me gustaría decir una cosa, que siempre se habla del amor

hacia Marianne y que Diego sobrevive gracias a este amor,

pero que durante su juventud, de alguna manera,

y cuando está en la cárcel, o sea, hay dos personajes

el que interpreta Alejo Sauras y luego Andrés Gertrúdix,

que para mí son maravillosos y fue un placer enorme

poder trabajar con ellos y dan esa cosa al espectador

que cuando desaparecen y mueren

se les hace un nudo en la garganta,

es decir, no puede ser, ¿no?

-No puedo rendirme ni someterme, no quiero vivir así.

Y además la amistad para él también es muy importante

y es verdad, el amor, la amistad también es amor.

Cuando hablamos de esta película

cuando dicen "es una historia de amor",

yo siempre digo que es una historia de amor completa,

porque no solo hace un amor de pareja,

es el amor hacia los compañeros que tiene, hacia los amigos,

incluso hacia un amigo que no es amigo suyo,

pero que se hace compañero brutal en la cárcel

por una necesidad de supervivencia, de estar con alguien,

y el amor hacia sus hijos, todo el compendio amoroso

que puede tener la persona, ¿no?

y todo eso es lo que hace que tú sobrevivas,

y lo que hace que incluso personas que no tienen una ideología

parecida o en situaciones extremas

haces realmente lo que necesita el mundo,

que es no ser intolerante si no ser tolerante.

-¿Ha dejado de tener fe?

La película es directamente un homenaje o quiere hablar

de todos esos civiles inocentes que se ven envueltos

en tragedias tan dramáticas y tan dolorosas

en cualquier conflicto que conlleva violencia, ¿no?

A mí lo que más me atrapó de la historia era justamente

lo que te decía antes, gente corriente como cualquiera

de los que podemos ser nosotros, que creemos que en esas situaciones,

primero, no nos va a llegar a una generación como la nuestra,

cómo nos comportamos y que no estamos exentos

de que nos pueda pasar en cualquier momento, porque nadie nos dice

que mañana no pueda haber una guerra y nosotros

no vamos a estar alejados de ella y nos puede truncar,

pues aquí era más realista, tú como personaje te emocionas más

y ves más porque te sientes muy identificado con esos personajes

que realmente no son, ni políticamente,

ni de otra estratosfera, ni son valientes ni nada,

y sin embargo, la supervivencia, porque sí que está en el ser humano,

en nuestro ser, hace que tú pongas tu mecanismo

para intentar sobrevivir incluso en las situaciones más extremas,

Y como dije antes, el amor por delante de todo

es lo que a mí más me gustó,

es decir, como tú sobrevives en ese mundo y que solamente

el amor es lo que te hace realmente tirar para adelante y sobrevivir

y no dejarte ir.

"El 14 de julio de 1940,

las tropas hitlerianas ocupan París."

Se rodó con muchísimo respeto

y pienso que cuando estás contando una historia

que sabes que aunque es ficcionada hay gente que la ha vivido,

hay como una responsabilidad extra cuando te pones en la piel

de esos personajes que yo me acuerdo, se generó una energía

y una implicación por parte de todas las personas

que han trabajado en la película, ya sean más o menos pequeñas

a nivel de personajes, todos, o sea, incluso el figurante

que solo aparece porque lo matan, lloraba de verdad,

y eso es magia cuando pasa.

Para mí también esta película significó una conexión

con mis abuelos, brutal,

quiero decir, mi abuelo es español,

desertó después de la guerra civil,

él desertó al final de la Segunda Guerra Mundial,

en Francia, o sea que ya había acabado la guerra civil

y la Segunda Guerra Mundial y desertó, fue uno de los pocos

que saltó la frontera, estaba haciendo la mili en Figueras

y dijo: "Yo me largo de aquí", y se fue,

ahí conoció a mi abuela que era francesa, que es francesa,

pero ella es hija de emigrantes andaluces de principios de siglo,

que se fueron a Francia,

entonces, ahí se encontraron, se conocieron, se casaron,

tuvieron a mi madre, mi madre francesa,

por lo tanto, esta película para mí fue muy especial,

que mis abuelos pudieran ir al cine después de tantos años

sin haber ido al cine, porque están sordos,

y porque les cuesta porque están ya mayores,

entonces llevaban muchos años sin ir al cine

y mi madre los llevó al cine a ver la película,

una película que además trata de esto.

Es que es la historia de España,

porque otro de los temas claves de la película

es cómo los españoles fueron tratados,

los españoles que se fueron de aquí,

cómo se les maltrató, o sea, el español que se fue

de una España fascista a la Francia ocupada.

Es lo de las vidas truncadas por culpa de la guerra.

Yo me quiero detener en las localizaciones,

porque es muy interesante, porque además tiene que ver

con "El Ángel de Budapest", tu primera película,

que también está circunscrita en la Segunda Guerra Mundial

y tú conoces en profundidad Budapest por este rodaje

y vuelves ahí, eso quería que contaras al espectador.

A mí cuando me ofrecen esta película de Juan Antonio Casado, el productor

y la producción es Ishtar más Tornasol, Gerardo Herrero

y Julio Castedo,

me ofrecen hacer esta película y yo les digo:

"En el tiempo que tenemos, con el presupuesto que tenemos,

que es lo que es, vayamos a Budapest a rodar,

que yo que ya tenía todas las localizaciones hechas

de "El Ángel de Budapest", aunque ahí transcurría en Budapest,

pero yo vi que Budapest tiene muchas partes parecidas a París,

dije, podemos llevar esta película a París, yo ya tengo casi todo

localizado, tengo la productora que nos puede echar una mano

para rodar allí y nosotros en el tiempo que tenemos

la podemos rodar y bueno, ahí está tan clara

que los actores franceses que llegaban allí

cuando íbamos a los sitios a rodar te decían: "Si esto es como

un cachito de París, qué bien está esto, parece París".

Tú ves la película y en ningún momento piensas que es Budapest,

llegó un momento en el que le decía al productor "deja de decir

que hemos rodado en Budapest que queda mal

di que hemos rodado en París que queda más glamuroso

y más creíble".

-Es que en París ya está todo restaurado,

entonces, los edificios en Budapest todavía tienen las marcas de balas

y se respira todavía un poco la época.

Y es mucho más complicado de permisos rodar en París,

entonces yo con le trabajo que ya había hecho en El Ángel de Budapest

de recrear también la Segunda Guerra Mundial allí,

tenía un archivo de localizaciones muy brutal,

entonces lo aprovechamos.

-La película se grabó en Budapest casi toda, pero también grabamos

en Gran Canaria y eso son unos túneles,

todo lo que es la cárcel, que se construyó

en la guerra civil española, Segunda Guerra Mundial,

Franco, para que permitiese los submarinos nazis

cargar los misiles directamente a través de estos túneles

y luego salir a alta mar

y esos túneles nunca se utilizaron y están,

y grabamos ahí dentro, o sea, la energía que había ahí,

nos pasamos dos semanas sin salir y había algo...

En un proceso en el que vas a dirigir e interpretar

una película con este contexto histórico,

con esa responsabilidad, con ese compromiso,

supongo que el proceso de investigación es muy profundo

y luego lo vives, ¿qué habéis aprendido

de esta época histórica?

Pues yo más que aprendido, siempre lo que sueño

cuando hago estas películas y siempre lo digo en los coloquios,

es que espero que algún día estas películas sean ciencia ficción,

que no pasen. Ya llevas dos.

Ya llevo dos, sí, por eso. -Y siguen pasando.

-No cometa el error de pensar que está en su mano

cambiar el curso de los acontecimientos.

Y daros las gracias por vuestro trabajo,

por venir hoy aquí.

Gracias a ustedes por ponerlo y por ayudar al cine español.

Bueno, la verdad es que es un rincón que con todo el amor

intentamos que el espectador reciba y que entienda quiénes somos

y por qué dedicamos la vida a esto, que es importante.

Gracias Melian, Luís, Marc. Muchas gracias.

Y muchas gracias a vosotros también por acompañarnos

un día más, espero que hayáis disfrutando tanto como nosotros

y ya sabéis que nos volvemos a encontrar la semana que viene

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Gracias.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El jugador de ajedrez (coloquio)

Versión española - El jugador de ajedrez (coloquio)

27 may 2019

Coloquio sobre la película "El jugador de ajedrez" con su director, Luis Oliveros, y sus dos protagonistas, Marc Clotet y Melina Matthews.
ver más sobre "Versión española - El jugador de ajedrez (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - El jugador de ajedrez (coloquio)"
Programas completos (81)
Clips

Los últimos 926 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios