www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5446758
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El juego del ahorcado (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Un desenlace fatal y un tatuaje que quedará para siempre en la piel

pero sobre todo, en el alma de Sandra.

Afortunadamente, seguimos aquí con los dos protagonistas

de la película, Clara Lago, buenas noches.

Álvaro Cervantes, buenas noches.

Es un placer veros aquí a los dos,

sonrientes, tranquilos, serenos.

Y Luís San Narciso, buenas noches. Buenas noches.

El director de casting de esta película,

responsable de haber acercado el nombre de Clara Lago

y de Álvaro Cervantes a Manolo Gómez Pereira.

Y a él, al trabajo de dirección de casting

y al arte de interpretar, vamos a dedicar el coloquio de hoy.

Vamos a empezar por la película y por lo que significan

vuestros personajes que son muy complejos,

recordemos que se rodó hace doce años,

¿entendíais bien el torbellino de sentimientos

por los que estaban pasando estos dos personajes?

Adelante.

Yo recuerdo comprenderlo más desde el inconsciente,

no hacer una reflexión muy profunda al respecto,

pero sí entenderlo muy bien desde las tripas

y sentir ese hambre de contar eso

y de meterme en esa oscuridad de David,

sí que siento como una necesidad de explorar eso en ese momento,

que, pues el casting yo creo que lo hice con 17

y rodé la película con 18

y es un poco lo que estaba buscando en este oficio,

que es justamente traspasar líneas

que en la vida, pues evidentemente uno tiene una vida y unos valores

y entrar en otras ideologías, ¿no? En otra cabeza,

era lo que me fascinaba de ese trabajo

y David y "El juego del ahorcado" era la oportunidad perfecta,

entonces, se convirtió casi en una obsesión

poder hacer algo así y sucedió.

-Sí, a mí me pasa un poco igual, como que tengo la sensación

de que no fue tanto el entenderlo desde un lugar tan racional,

si no, también con esa edad estás un poco ahí,

con 17 te están pasando tantas cosas todo el rato

y todo se vive con una intensidad que ya juega a favor de hora,

pero esto que estás diciendo tú del rollo inconsciente,

es que yo me acuerdo la secuencia ya en Dublín

cuando vienes a buscarme, la cena cuando vamos al restaurante,

que pasó algo que son de estas cosas que puede ser casualidad

o el inconsciente, que ya estás en un lugar y es que la toma

que quedó, nada más terminar, me dijiste tú:

"Tía, no sé qué me ha pasado en el ojo, como un tic",

que es bestial y se quedó por eso,

porque es algo que él estaba desde el personaje

-No me acordaba de eso, es verdad.

-Y tú te rallaste como de, "es que creo que he parpadeado"

Y te dije: "No, no, no, o sea, te ha poseído David",

porque de repente tiene como un momento de "nino, nino".

-¿Pero de qué futuro me hablas?

Mira, yo nunca he sido muy listo y tú lo sabes,

ya sé cómo puede ser mi vida sin ti y no me gusta.

Que se te va, pero es que era tan real y tan integrado en el personaje

que dices: "Tío, a veces, pasa esto",

a lo mejor, lo planeas y no te sale, ¿no?

pero es que estaba ya inconscientemente poseído

totalmente por el personaje en ese momento.

-¿A dónde vas? -A la Policía.

-Pero no me toques. -A la gente la meten en la cárcel.

-Ya lo sé, ¿te crees que soy idiota? -Tú no puedes ir a la cárcel.

El casting lo recuerdo como una bomba, una explosión,

quizá ellos no entendían la complejidad de esos personajes,

pero sí eran capaces de transmitir todas esas emociones,

de ponerte la piel de gallina y de darle un color a las secuencias

que era lo que estábamos buscando,

entonces, ahí estaban, ahí estaban,

no hubo ninguna duda y desde luego, Manolo, el director,

pues muchísimo menos, cuando lo vio dijo:

"Los tenemos", no fue complicado, ¿eh?

¿Podéis hablar de cómo se trabaja con Luís San Narciso en un casting?

Es que Luís tiene algo de mucha empatía,

como que se le nota enseguida que está contigo,

entonces, eso ya relaja mucho para empezar

y luego, en nuestro caso,

yo lo que recuerdo es un poco esa sensación como de estar ensayando,

esa mezcla entre ensayo y toma de rodaje,

o sea, como de estar construyendo una escena

y eso tampoco pasa en todos los castings porque muchas veces

ni siquiera te lleva por un lugar, ¿sabes? O sea, como actores

se agradece mucho que en un casting te dirijan un poco y te digan

qué es lo que se busca, porque si no, las propuestas

podrían ser infinitas.

-Sí, de hacer equipo, ¿no? Aunque sea una prueba,

pero ya puedo hacer un equipo que va a durar media hora

que vamos a trabajar juntos en lo que hay que contar

y yo recuerdo en el casting como la sensación de que Luís...,

o sea, estábamos sentados en el suelo y tal y ver a Luís

agachado, mirándonos a nuestra altura,

la sensación de estar ahí con nosotros y de una observación

muy activa y muy amorosa y claro, eso se siente,

esa confianza se siente, que es lo que más necesita un actor,

confianza y más en un casting, ¿no? O sea, que yo recuerdo esa prueba

como, no sé, no sentí que me restaba

esa sensación de hostilidad, al contrario, no era nada hostil

y era subidón, era un casting donde puedes llegar a crecer.

-Pues de puta madre, ¿no? ¿No te gustaban sus palabras?

Pues escrito. -Vale ya, esto no es un juego.

Y Luís, tú eres consciente de que los actores

están muy vulnerables y que dan el diez por ciento

de lo que podrían, eso el director de casting,

¿lo sabe al otro lado de la cámara? Sí, incluso hay veces

que hay actrices que se han marchado de una prueba,

el caso de Lola Dueñas, llegó a hacer la prueba

y le dio..., vio a Javier Bardem allí y le dio un "telele"

y dijo: "No puedo" y se marchó. -¿En serio?

-Siéntate.

¿A qué te dedicas? -Trabajo en una conservera.

Y también estoy de locutora en radio Boiro los miércoles y los viernes.

-Anda, pues te oí alguna vez.

-Sí, pero lo hago como aficionada, ¿eh? No te creas.

Y bueno, la vimos otro día y consiguió el personaje,

ganó el Goya con el personaje además,

o sea, es una historia preciosa.

Y claro, claro que conozco la vulnerabilidad

de los actores y claro que intento quitar toda la pompa

a este acto, que es un acto privado el del casting,

donde tú lo que tienes que hacer es poner todo a favor

para que estas dos personas con toda su generosidad,

vienen a hacer una prueba para ti y ellos son los importantes

en ese momento, entonces, visto desde ahí...

-Ese tacto y ese cuidado que tienes tú, no lo tiene todo el mundo

y todos los directores de casting, porque yo odio hacer castings.

Hombre, todos odiamos, es una situación muy...

Asumimos que es así, pero se pasa mal.

-Sí, se pasa mal.

¿Hay alguna secuencia que te apetezca destacar de la película?

Que te guste especialmente.

Me gusta todo, porque me gusta el arco que hacen,

a él entiendo lo que le pasa absolutamente,

creo que es fundamental en un personaje con esa oscuridad,

vas con él y sabes absolutamente lo que le pasa

y ella que es muy cercana,

porque ella es una chica bondadosa, es una chica estudiosa,

tiene mucho que ver con la actriz,

pero claro, con una serie de matices

tan fuertes en ese momento que ella desconocía absolutamente.

-Sí, sobre todo son las circunstancias del personaje,

pero es verdad que el personaje a nivel de carácter...

-Pero esta mujer debe ser una mujer sabia ahora,

una mujer que ha bajado a los infiernos con una relación

y lo que apuntaba, yo creo que ahora es una tía

que conoce mucho más la vida que mucha gente

que, afortunadamente, no ha pasado por eso.

Genera muchísima empatía tu personaje, porque realmente

entiendes perfectamente que él tiene un entorno muy hostil

en su casa, en su familia, con un padre terrible

y entiendes perfectamente el dolor y el sufrimiento de ese niño

y que encuentra en ella el amor,

encuentra en ella su espejo,

la mejor versión de él está en la cara de ella

y realmente que ella le abandone

significa el desamor absoluto y el dolor.

El otro día viendo "O que arde" había una frase que me recordó

a David, a la historia que vive,

que decían en un momento: "Si hace sufrir es porque sufre".

Realmente me parece que, evidentemente no justifica,

el que sufre alguien no justifica que haga sufrir al otro,

pero es de donde se origina ese tormento hacia el otro.

-Sin justificar, ¿no? Pero es como esto podría ser

el ver cómo se forma, se podría formar un maltratador potencial,

que hay tal confusión con el concepto del amor.

-Lo es, porque llega a ser un maltratador.

-Entonces, todo está en la educación,

porque lo que ha mamado este chaval, ese ocultar los sentimientos,

reprimirse y relacionarse desde ahí,

desde la violencia.

-¿También esto está mal? -¿Pero qué dices?

Y haz el favor de quitarte esa mierda de la boca.

¿Qué momentos han sido los más complejos de este rodaje?

Técnica o emocionalmente.

Para mí este rodaje tuvo muchos momentos complejos,

pero por la intensidad emocional de toda la película,

pero uno que para mí aúna a los dos,

la parte emocional y la parte técnica,

es la secuencia de la violación,

pero porque además es una secuencia que yo no me había planteado,

quiero decir, tú sabes cuando tú lees un guion que de repente

hay ciertas escenas que dices: "Por Dios, que no lleguen",

le tienes pánico a que llegue ese momento,

pues yo, había otras secuencias que les tenía pánico,

como era la secuencia donde le cuento que me han violado

y no sé porqué la violación...,

como que la había pasado por alto,

y de repente, llega el momento y claro, digo:

"Espérate, que yo no me he planteado cómo voy a hacer esto".

Y al día siguiente tenía un examen de no sé qué, de economía

en el Instituto y me tenía que ir a Madrid,

o sea, mi cabeza me iba a explotar ese día,

pero lo recuerdo como bastante complicado todo,

por la exigencia emocional de la secuencia

y porque se alargó todo mucho en el tiempo,

fueron trece horas de oración.

Álvaro, ¿para ti?

Para mí el momento donde se establece el secreto

que le digo que no puede contarlo a nadie que a la gente la meten

en la cárcel por eso, la secuencia que hicimos en el casting,

porque también había algo muy físico emocionalmente de alto voltaje,

pero también con cámara...

-Yo te solté una bofetada que no estaba en guion.

-Bueno, estábamos ahí viviendo eso, pero sí que era una secuencia

que requería mucho, por suerte, Manolo a mí me sorprendió mucho

el cómo estaba en la secuencia que no miraba a través del combo,

nos miraba a nosotros, ¿no? Y esa es también otra dosis

de confianza extra que hizo que luego la película

pues la lleváramos como la llevamos de bien

dentro del alto voltaje que requería.

-¿A dónde vas? -A la Policía.

-A la gente la meten en la cárcel por eso.

-Que yo no sé que quiero hacer, ¿te crees que soy idiota?

-Tú no puedes ir a la cárcel.

Luís, antes de ser director del casting, fuiste actor,

¿esto te ha ayudado a comprender

quiénes somos, cómo nos sentimos, qué nos pasa?

Lo fui muy poco tiempo, vamos, poco no, poquísimo

y salí muy contento de...,

o sea, dejé de serlo con... Con alegría.

-Sí, con mucha alegría, con cero rencor,

cosa que me ha venido muy bien también, porque yo creo

que si hubiera estado resentido pues no podría haber vivido esto

de la misma manera, no tenía las condiciones adecuadas,

entonces, uno tiene que autoanalizarse, a veces.

Y bueno, yo me quería dedicar a esto,

pero más desde el mundo de la dirección,

pero claro que me vino bien ponerme en ese sitio,

claro, es un aspecto más que conocí

y me ayudó a conocer mucho más el teatro,

porque de ahí pasé a ser ayudante de dirección

y claro, ahí fue donde..., esa es mi formación básica,

esa es, el teatro, el conocer a nuestros mayores,

que es una cosa en la que incido mucho,

el haber podido trabajar y haber visto funciones

de gente tan importante como tus padres, por ejemplo,

como Julia Gutiérrez Caba, como Amparo Baró,

bueno, una serie de actores irrepetibles

que nos trajeron unos autores maravillosos

y que he podido contar con su generosidad para luego

trabajar en determinados proyectos, porque me conocían de entonces.

Yo creo que escribimos demasiado para jóvenes,

creo que nos perdemos la oportunidad de trabajar con una serie de gente

que no es lógico,

creo que a veces vamos a historias muy simplificadas,

desde la escritura eso hace que no puedas contar mucho

con gente así y que cuando cuentes sea un auténtico lujo

para un reparto, porque es una auténtica lección

de interpretación, de vida y de todo.

-Yo tuve la oportunidad de conocer a Manuel Alexandre en un rodaje,

en "Pretextos", justo después vino "El ahorcado",

que era mi primera película, hacía un personaje secundario,

coincidía muy poquito con él, pero recuerdo verlo en combo

y recuerdo ver a todo el equipo que estaba en el combo

emocionado, con lágrimas en los ojos de verle trabajar,

desde esa concepción del trabajo tan esencial,

de decir "acción" y estar viviendo esa realidad

y fue muy emocionante, no lo voy a olvidar nunca.

-Yo creo que es obligación de todo hombre progresar en la vida

o por lo menos, intentarlo,

ya se sea joven o "talludito", como es mi caso.

Hay que acercar a los actores jóvenes a todas estas personas

que son patrimonio cultural

y que son tan modernos como vosotros

y como todos los actores jóvenes,

porque son gente con una sabiduría, con unas tablas

y con unas carreras...

A mí es que además hay algo que me da la sensación,

esto me ha venido y a lo mejor no tiene nada que ver,

pero me da la sensación de que al haber crecido

sin el mundo tecnológico de las redes,

de no sé qué de la imagen, ¿no? que la generación nuestra

está tan implementado ya el rollo de la imagen,

lo políticamente correcto y todo esto,

a mí hay una autenticidad en estas otras generaciones

que me enamora, que me encanta,

que parece como que están más limpios en un sentido

de toda esta carcasa y toda esta apariencia

que hoy por hoy está como tan... -Sí, la sobreexposición, ¿no?

-Sí, que yo creo que está marcando mucho a las nuevas generaciones,

que hay como un "fifty-fifty" de eres actor, pero eres influencer,

si tienes no sé cuántos millones de seguidores ya eres más importante

¿no? Esto que ya está empezando a ser un poco confuso, yo creo,

estas otras generaciones son actores y punto,

es que viven por y para su profesión.

Bueno, es que era un activismo cultural profundo y convencido,

porque estrenaban los autores prohibidos

en plena dictadura, se la jugaban,

había 14 funciones semanales, no había día de descanso,

era una vida muy hostil y a pesar de todo

era lo más importante de su latido,

eran dos Estudios 1 y dos funciones

y eran, bueno, tú lo sabes bien, Luís.

A mí cuando me llaman para dar una charla en una escuela,

digo que mejor llamen a uno de estos actores para que cuenten

todas estas cosas y para que sepáis lo que es, pero además

es porque han hecho una labor fundamental

y porque todos estamos aquí por ellos,

que los actores cuanto más mayores son, son mejores

y muchísimo más sabios siempre.

¿Cómo te hiciste director de casting?

¿Cómo llega ese momento en tu vida?

Pues hice un "break", es decir, voy a parar en esto,

me fui a Londres una temporada

y entonces, bueno, quería hacer esto,

volví a trabajar como ayudante de dirección

y siempre estaba mucho con el tema de los repartos

y llegó un momento que en un sitio hacían una entrevista

a personas del teatro para llevar una serie adelante,

en Telemadrid y me debieron ver con tantísimo entusiasmo,

que me eligieron entre un montón de candidatos, no sé por qué

muy bien, supongo que por el entusiasmo, las ganas,

la pasión. Ahí me vio Globomedia y Elías Querejeta

y ya empecé a hacer televisión y cine

y a no parar.

¿Dónde buscas a los actores, Luís?

Bueno, los busco sobre todo en el teatro, en las escuelas,

por todas las vías,

evidentemente, me gusta muchísimo la preparación en los actores,

me gusta que la gente se dedique a esto porque les gusta,

que tengan tablas, que tengan ganas, que tengan pasión, rigor,

pero al final esto es una profesión abierta también,

entonces, no me ha ocurrido nunca,

nunca he encontrado a nadie por la calle,

esos mitos en mi caso no existen,

no, yo siempre bebo de sitios

como muchísimo más normales, más naturales.

Y luego he tenido una suerte muy grande, que ha sido trabajar

con directores muy, en general, inteligentes

y cuando la gente es inteligente,

el trabajo te lo hace muchísimo más fácil,

porque te cuentan lo que quieren, cómo lo quieren y entonces tú

sabes a partir de dónde trabajar.

-En esos ocho meses no pasamos juntos ni un solo fin de semana.

Rebeca, tú y yo nos hemos dicho que sabemos verdades por separado,

que son duras para el otro, pero que aquí íbamos a sacarlas.

Verdades secretas, dijiste.

-Pero, si tú y yo nos liamos la primera noche, "mi arma".

-Que no digas más "mi arma". -Es que me sale así.

-Pues dices "hostia" cada vez que te salga un "mi arma".

porque si mi padre te escucha decir "mi arma"...

Podéis compartir alguna anécdota de algún casting

en el que os hayáis sentido mal, incómodos o divertida,

o un casting muy complicado,

algo que pueda ilustrar al espectador sobre ese momento

que es tan complejo para nosotros.

A mí me vienen dos,

bueno, se me vienen tres,

a ver, como extremo de directores de casting,

que para mí gusto no están haciendo su trabajo,

las he vivido en Estados Unidos,

porque son castings donde pasas máximo 15 minutos en la habitación

y tienes la sensación de ser un número,

o sea, es como "next", tú entras,

yo ya me atrevo a pedir una segunda toma,

así como de "oye, voy a hacer otra, ¿vale?"

Pero si no, te largarían a la primera,

les da igual, es una sensación, de verdad,

de fábrica de carne, o sea, como "venga, otro, otro"

y es bastante desagradable eso.

O Luís, es el extremo opuesto del espectro.

Y luego, bueno, recuerdo como algo terrorífico el tercer casting

de "Volver", tú estabas diciendo antes de Lola,

digo: "He sido yo". El tercer casting de "Volver"

fue, bueno...

me puse yo un ser extraño,

que no era yo y fue horrible

y efectivamente, no me lo dieron,

pero es que yo recuerdo meterme en el ascensor

y echarme a llorar como si no hubiera un mañana,

si, y otro así parecido,

pues fue un casting que hice yo en inglés

que a raíz de ahí tomé la decisión de irme a EE.UU. a estudiar inglés,

dije "esto no me vuelve a pasar" y era una secuencia, tío,

yo a veces, cuando mandan según qué secuencias para castings, digo:

"Pero...", secuencia donde está tu pareja muerto,

tu marido muerto y ahí llorándole,

en inglés y yo con 15 años,

y yo: "¿Pero cómo?" Me lo aprendo como puedo,

con mi inglés de entonces y me llevo una almohada

(RISAS)

para que fuera mi marido muerto.

Buen color, buen color.

(RISAS)

No lo pensé, claro, empiezo

y esto de que tienes la sensación de que te está saliendo fatal,

tenía que llorar, no sé qué, como no te está saliendo,

no estás llorando nada, todo superfalso.

Pídete un taxi. Con la almohada

y esto como de "voy a hacer como que estoy llorando muy fuerte".

Me empecé a apretar contra la almohada,

-Taparte, ¿no? Tapándote.

Qué horror.

Y salí de ahí igual, o sea, llorando como diciendo:

"Yo me quiero ir, yo no quiero dedicarme a esto".

Y ahí decidí que me iba a EE.UU. "Esto no me vuelve a pasar"

y menos por la parte del inglés.

Que me podré llevar un cuadrante. Sí.

Te toca, Álvaro.

Yo los castings donde peor lo he pasado ha sido

con el director del proyecto en sí,

porque a veces, han sido un par de veces,

de hecho, uno salió, o sea, que no fue tan mal,

pero uno no salió y a veces el director lo quiere ver ya

el resultado y no se genera esa atmósfera

y me pasó además que era un casting donde el personaje estaba

como herido, tenía un moratón y tal y me fui a comprar maquillaje,

me fui al baño antes de hacer el casting, dije:

"¿Me dais un momento?" Me maquillé un moratón,

maquillado bien, que hablé con maquilladores y todo

para hacerlo como Dios manda y el casting me fue fatal,

me fui con un mal rollo y con un moratón,

que era como la metáfora de ese casting, ¿no?

Y me sentí bastante bobo,

pero en general, he tenido bastante suerte,

lo único es cuando el director del proyecto lo quiere ver ya,

quiere ver la secuencia y bueno, estamos trabajando, ¿no?

Por eso para mí es tan importante la figura del director de casting,

porque en ese sentido, sabe cómo llegar a los sitios

de una manera más progresiva y relajada y tiene más empatía

con ese momento, un director, igual no ha hecho tantos castings,

porque no ha rodado tantas películas en su vida

y entonces, ya lo quiere ver, lleva tanto esperando ese proyecto

que lo quiere ver y está muy bien un poco esa alfombra, ¿no?

que te lanza el directo de casting para entrar ahí poco a poco.

Claro a mí es que, perdón, me parece

que cuando decía lo de los directores de casting americanos

de sensación de número es por eso, porque a mí lo que me parece difícil

pero es lo que le da sentido a su trabajo,

es saber ver el potencial, entender que la persona

está dando eso, el 25, el 30, el 40, no sé, depende de cada uno,

pero saber ver ese potencial y no quedarte

con la primera toma que a lo mejor..., ¿no?

El saber ver "esta persona necesita esto o lo otro",

para sacar lo mejor de sí.

El ver por encima de los nervios, por encima del estado catatónico

en el que estás porque realmente...

Y en muchos casos no es necesario hacer una prueba,

no hay que hacer una prueba de todo, hay gente que:

"Vamos a hacerle una prueba", "no mira, tengo todo este material

de este actor, míratelo, porque aquí está todo".

Entonces, yo también valoro mucho eso en los directores,

que sean capaces de ver el "acting" de algún actor,

por ejemplo, yo a la gente más mayor

intento no hacerles una prueba nunca, nunca.

¿Y qué recomendaciones darías a un actor que va a un casting

desde tu punto de vista? ¿Qué te gustaría decirle?

Bueno, que sea puntual, que se sepa su personaje.

Eso es fundamental que, a veces, hay que decirlo también,

no muchas veces, el actor generalmente lo es,

pero eso es algo muy, muy importante,

A las mujeres que vayan sin maquillar.

-Esto yo me acuerdo que me lo dijiste en su tiempo,

"cuando vayas a un casting, cara lavada".

-Sí, cara lavada, sobre todo, si es un casting de cine

o una cosa, un fondito muy suave,

una cosa que no, luego ya poner encima de todo eso ya se podrá,

eso sería lo fundamental.

Como aquello del teatro de "apréndete bien el texto

y no te tropieces con los muebles", eso es lo fundamental, ¿no?

Es un poco lo mismo.

-Para enfrentarme a esas fieras, necesito pasarme de la raya.

-Cuando te pones en plan heroína, Joserra, me das miedo.

Has trabajado con directores muy importantes, con Almodóvar,

con Amenábar, con Fernando León de Aranoa,

¿qué singularidades tiene trabajar con cada uno de ellos?

Supongo que no es lo mismo presentarle un casting a Almodóvar

que presentárselo a Amenábar.

Tiene bastante similitudes,

bueno, tienen ritmos diferentes de trabajo,

a lo mejor horarios distintos, pero son tres personas inteligentes

y eso es una cosa que les une.

Pues cuando trabajé con Pedro me di cuenta que trabajaba

con el español más internacional,

entonces, para mí era como la ocasión,

he hecho cuatro películas con él

y bueno, pues es un señor que tiene clarísimo lo que quiere

y siempre está abierto a escuchar cualquier cosa,

luego él, como todos, son los que tienen el poder de decisión

sobre el personaje, pero es un señor inteligentísimo,

que os voy a contar yo de Pedro Almodóvar,

o sea, es el sueño de cualquier actor y director de casting,

de cualquier terráqueo, trabajar con él,

entonces, bueno, para mí fue una gran experiencia,

gratísima y la verdad es que todo fue muy bien con él siempre.

Con Alejandro es el súmmun de la felicidad,

porque con Alejandro todo es muy fácil,

es otro tipo muy, muy inteligente que no se le nota nada,

porque todo te lo da desde lo pequeño, desde el paso atrás

y cualquier reflexión que hace es tan importante,

te da una serie de claves para hacer tu trabajo,

yo me lo he pasado muy bien, muy bien con él.

Luís San Narciso es, si no, uno de los mejores,

el mejor director de casting que hay en España,

entonces, queríamos a alguien que me ayudara a encontrar,

sobre todo yo no quería atenerme a tener caras conocidas,

lo que quería eran los actores y las actrices más perfectos

para cada personaje y bueno y San Narciso

tiene todo ese conocimiento,

todo el callo que da a todas las series de televisión

para las que ha hecho casting y la sensibilidad que tiene,

yo creo que encajó perfectamente con lo que queríamos.

-Y con Fernando León es más profundo,

pero es otro tipo que es inteligente,

necesita ver más gente, escarbar hasta el final,

pero también desde lo fácil, tiene tiempo para contarte las cosas

40 veces a ti, al actor que viene,

tengo que decir que el trato a cualquiera de los actores

que vienen, de los tres es inmejorable,

que creo que es una responsabilidad nuestra eso también,

estar en el medio y ser el neuroconector,

no solo de una prueba, si no de que un actor sea bien tratado

y sea cuidado y eso lo tienen los tres,

entonces, hemos hablado de tres tipos geniales

y maravillosos con los que yo nunca pensé que iba a poder trabajar

y me siento muy afortunado, claro.

Por ejemplo, la opción, por buscar opciones arriesgadas

por parte del director de casting, la opción de Belén Rueda

en "Mar adentro" pues fue una opción que, de entrada chocó

y fue el gran acierto y esto fue idea tuya.

-En su momento, además. En su momento.

En su momento fue el salto de la tele al cine.

-Pues fue a través de Alejandro la idea,

Alejandro me dijo: "Quiero una señora que tenga

muchísima verdad hablando, que sea bella,

que haya sufrido en la vida",

había una serie de cosas que Belén tenía

y yo la conocía, entonces, solté el nombre

y cualquier otro, como ocurrió con mucha gente

hubiera dicho "no"

y él dijo: "Oye, vamos a verla".

-Así será, Ramón, solo que es muy importante que el juez

se identifique contigo y que te entienda

y para eso necesito saber quién es Ramón Sampedro y saber quién era.

-A ver si después lo vas a utilizar en mi contra.

-Pero mira que eres gallego, ¿eh?

Entonces le dije: "Belén, vente con un vaquero, una camiseta

no te alises el pelo y la cara lavada."

Ahí viene un poco mi obsesión por...

Belén es una mujer bellísima, estupenda, distinguida,

que tiene muchísima verdad, que lo ha pasado mal

y que es un placer, es un placer de actriz.

Y bueno, a base de una serie de pruebas consiguió el personaje.

¿Algún personaje que se te haya resistido especialmente?

Sí, me ha pasado, sí, sí,

en "Los lunes al sol" fue trabajoso y costoso,

porque eran muchos hombres,

siempre digo que hay mejores actrices que actores

y siempre me resulta más fácil completar un elenco de mujeres

que un elenco de hombres, pero allí con la ayuda de Fernando,

también fue..., llegamos a sitios estupendos y eso,

pero hubo alguno de los personajes que sí que se nos resistió.

-Pues no mejor que piense que sí.

Que no, coño, tú déjame a mí, que tú de esto no sabes.

-Y tú, sí, no te jode.

Pues muchísimas gracias, de verdad, a los tres

por vuestro trabajo maravilloso,

por toda vuestra evolución, por vuestros éxitos,

por todo lo que entregáis en cada personaje que afrontáis

y muchas gracias, Luís por todo lo que aportas

a nuestro cine, a nuestro teatro y a nuestra ficción, de verdad.

-Gracias. -Gracias por reunirnos.

-Sí, qué bien. -Bonita excusa para vernos.

Y antes de despedirnos os recordamos que sigue abierto

nuestro concurso iberoamericano de cortometrajes

Versión española SGAE,

tenéis de plazo hasta el 31 de diciembre

para hacernos llegar vuestros trabajos.

Nada más, os deseamos una feliz semana

y ya sabéis que os esperamos aquí en la mejor butaca

del cine español reciente. Un beso muy grande. Chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El juego del ahorcado (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - El juego del ahorcado (coloquio)

17 nov 2019

Amor y secretos en una película protagonizada por Álvaro Cervantes y Clara Lago. Nos acompañan ambos actores y el director de casting Luis San Narciso.

ver más sobre "Versión española - El juego del ahorcado (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - El juego del ahorcado (coloquio)"
Programas completos (83)
Clips

Los últimos 951 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios