www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4245604
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Isla bonita - ver ahora
Transcripción completa

(Música emotiva)

(Zumbido)

Una mosca. (ASIENTE)

(En inglés)

(EN CASTELLANO) Perdón.

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

Lluis. Ah, Lluis.

¿Tim? OK.

(En catalán)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(Música emotiva)

¿Es Miguel Ángel? ¿Qué hace?

Voy a parar un momento.

(RESOPLA)

Hemos tenido una suerte. Sí.

(En inglés)

Me he quedado sin gasolina.

¿Cómo estás? Voy al aeropuerto.

¿Me llevas a la gasolinera? Claro.

Espera un minuto, a ver si tengo un poco de gasolina.

No, si con un litro me vale. Es llegar a la gasolinera.

Pues me salvas la vida otra vez.

Otra vez. Gracias, cielo.

Da igual. Perdona, no te he presentado.

Mira, Fernando, Nuria. Nuria, Fernando.

Encantado. ¿Tu amigo de Madrid?

Él es mi amigo de Madrid. Sí.

Me ha invitado Miguel Ángel a pasar unas vacaciones aquí.

De vacaciones nada, no le hagas caso.

Viene a rodar un documental. Con mi cámara de tres al cuarto.

Sobre Joan, el que le cuida el huerto.

¡Mamá, que Tim se está yendo! Olivia, ya estoy.

Pero que se te van. Sí, es que me voy al aeropuerto.

Os veo estos días, nos llamamos. Gracias, te llamo.

Gracias. Bueno, encantado, ¿eh? Hasta luego.

Nuria, la escultora. Te he hablado de ella.

No sé por qué creía que era una gorda.

¿Quién te ha dicho que es gorda? No, lo que es, es buena.

Aquí en la isla la conoce todo el mundo, pero...

¿Sí? ¿Ha hecho rotondas? No, rotondas no. (RÍE)

No, pero es... Bueno, aquí y fuera.

Ha trabajado en París, en Nueva York.

La tía merece la pena. Cenaremos con ella.

¿Y eso que lleva ahí qué es? ¿Un corazón?

Pues yo qué sé. Cosas de ella. Es que es muy suya.

Pero la invito a cenar y la conoces.

Verás, merece la pena.

Que no hay más vuelos Zúrich. Bueno, pues vámonos a casa.

¿Nos llevas a casa? Sí.

Pero dile que se venga, por favor.

No entra en razón, está hablando en alemán con su familia.

No le entiendo. Tim.

(En inglés)

¡Tim! ¡Mamá, que se va!

Vamos. No, vamos a seguirle.

No, no vamos a seguirle, Olivia. ¿Adónde va?

No, lleváis toda la tarde.

No sabe catalán ni español. Da igual, ya se apañará.

(Música emotiva)

Bueno, ¿y tú cómo estás?

Bien, la verdad es que me siento genial.

¿Seguro? Sí, seguro.

¿Y el divorcio?

El divorcio bien, ha sido muy civilizado, muy normal.

Lo peor ha sido la mudanza, tío. La mudanza, claro.

Dicen que la mudanza es la tercera causa de depresión.

Bueno, y la segunda es el divorcio, o sea que imagínate.

Qué bueno. ¿Y la primera? La muerte de un ser querido, claro.

Perdona. No quería remover.

Bueno, si lo de Mercedes ya está superado.

Pero esta isla es un paraíso. Sí que lo es.

Tío, vives aquí como Dios. Sin preocupaciones, sin nada.

Bueno, ahora no. Ahora tengo una preocupación.

¿Sí? ¿Cuál?

Tengo que dar un discurso delante de la reina.

¿Delante de la reina?

No me fastidies, pero ¿no somos republicanos?

Bueno, sí, somos republicanos pero es la reina.

O sea, un respeto. Ya, ya.

Tú también es que enseguida lo mezclas todo.

En fin, tú verás.

Mira, ¿sabes qué? ¿Qué?

Relájate, disfruta y piensa que empiezas una nueva vida.

¿Sabes lo que más me apetece de esta nueva vida?

¿El qué? Oír tu discurso ante la reina.

(RÍE) Qué cabrón.

Oye, ese es Joan.

Sí, claro, siempre está a estas horas.

Espera, le voy a agarrar. ¿Ahora?

Sí, sin que se note, porque queda mucho mejor.

Vale, yo te voy llevando la maleta.

(Podadora)

¡Qué calor!

¿De quién es esa maleta? De Fer.

¿Qué está haciendo Fer aquí? Además, ¿qué hace?

El documental, cielo. Te dije que venía.

(RÍE) Filete... ¡No me dijiste que venía Fer!

Te dije que venía. Bueno luego te dije que no, pero...

Me dijiste que venía y luego me dijiste que no.

Pero luego te dije que venía. ¡No me lo dijiste! ¡Viene mi madre!

¿Cómo que viene tu madre? Sí, eso te lo dije.

Te dije que venía mi madre. Pero luego dijiste que no.

No, te dije: "Viene mi madre", y luego que no por lo de mi hermana.

Pero luego en la comida te dije que venía.

Y viene con todos los niños.

¿Con qué niños? Con todos.

Hombre, ¿qué tal, señor?

Hola. Nada, que ya estamos aquí. ¿Qué nos cuentas?

A hacer el documental. Muy bien, me alegro.

Olivia, por favor.

¿Qué? ¿Vas a estar todo el día así?

¿Así cómo? Así.

Dándole vueltas a todo. Pues sí.

¿Por qué no le das un paseo a Max?

No me apetece.

¿Vas a seguir dándole vueltas?

Sí, voy a seguir dándole vueltas.

¿No puedes apoyarme un poquito, a veces?

Te estoy apoyando, Olivia.

Si no me importase te diría: "Ay, sí, vete a buscarle".

¿Para qué? Déjale, está enfadado.

Le has hecho daño ahora, o él se ha hecho daño a sí mismo.

Bueno, pues no tendría que ser así.

Se ha hecho daño por un cuento que le han contado

de que las relaciones tienen que ser así.

Pero es absurdo.

Tenemos una relación a distancia, llevamos cinco meses sin vernos.

Pues yo daba por hecho que él habría estado con otras personas.

Y la verdad es que yo le quiero tanto

que no me importa, que él quiera a quien quiera.

Ya, pero lo que él siente no es lo mismo que tú sientes.

Si le duele, probablemente tendrás que intentar aceptarlo y entenderle.

Además, eso no lo puede controlar.

¿Has visto cómo ha salido del coche?

Él tiene una desestructura familiar peor que la mía, casi.

Olivia, tú no tienes desestructura familiar.

¿Ah, no?

No, tienes la familia que te ha tocado.

Y yo no creo que ese sea un motivo para...

Bueno, yo en mi vida he tenido a mi alrededor

una relación que funcione.

Olivia, nadie tiene una relación que funcione.

Ah, pues...

Una cosa es lo que parece desde fuera.

Pero cuando miras dentro, nadie tiene una vida feliz perfecta.

De vez en cuando tienes épocas más felices

y otras menos felices.

Pues eso estoy diciendo.

Lo que hay que intentar es estar uno bien consigo mismo,

no el tener una relación perfecta.

Si tú estás bien, tu relación estará bien.

Lo que no puedes pretender es que el otro te haga a ti feliz.

Ni Tim esperar ser feliz por la relación que tiene contigo.

Le afectará en algún punto, pero... Mamá, yo en eso estoy de acuerdo.

Vale.

No me gusta que me digas que no te apoyo.

(Móvil vibra)

Espera un segundo.

Hola, cielo.

Eh, mira... Una pregunta, Nuria.

¿Has alquilado ya tu casa?

No, está Olivia.

¿Te importaría prestármela unos días?

Vale, te la dejo.

¿Qué te pasa?

Luego te cuento. Nada, un pequeño lío aquí.

Nada serio. No es para mí, es para Fernando.

De todas formas, luego te lo digo.

Ahora están aquí cerquita. ¿Vale?

Bueno, ya me contarás. Gracias, eres un amor.

Un beso.

Hasta luego.

Miguel Ángel.

¿Qué le pasa? No sé, no entiendo nada.

Sube, acerca el micro. Sí.

Vale, un poquito más abajo. Ahí.

Un momentito nada más, perdonad.

Que le encantaría que fuéramos ahora a ver el estudio.

¿La escultora? Sí, la del coche.

Bueno, entonces espera.

Joan, ¿no te importa si seguimos mañana?

Vale. ¿Vale?

(RÍEN)

Lo que la mujer me deja.

(RÍEN)

(Música distendida)

Entonces, ¿con Silvia bien?

Con Silvia de puta madre, ya sabes cómo es.

Una tía cojonuda. Sí.

El problema es que...

No sé, ella dice que me quiere, pero...

Yo creo que confunde el amor con una ONG.

Oye, tío, no te quejes, tienes una mujer maravillosa.

Es joven, es guapa... Sí.

Y, sobre todo, ha venido aquí a cuidarte, tío.

¿Y luego también se suicida?

Mira, eso no lo digas ni en broma, ¿vale?

Perdona, Fer, pero es que... ¿Qué?

No tiene sentido, coño.

La mejor creativa de publicidad que he conocido

y aquí la tienes, plantando tomates.

En lugar de lo que tenía que hacer, ganar leones en Cannes.

Sí.

¿Es aquí? Sí.

Verás qué sitio, es increíble.

Es genial. ¿Es todo esto? Sí, todo.

Mira, desde aquella parte hasta el final del muro.

¡Jopé! Es espectacular, ya verás.

¡Ha del convento! ¡Nuria!

¿"Polvo Marina"? "Polvorín", un gracioso le quitó...

Hola, cielo. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo vais? Bien.

Gracias por la invitación. Es precioso el sitio.

Genial, todo esto...

Pues verás el interior, es impresionante.

¿Queréis tomar algo? Yo sí, un poquito de agua.

Vengo seco. Pero me sé el camino, deja.

¿Esto era un polvorín?

Esto era un polvorín. ¡Bua!

Era un edificio supercerrado

y hace unos años reformamos, abrimos alguna ventana.

¿Sí? Se ha convertido en un taller.

Un taller espléndido. ¿A que mola?

¡Jopé! Se trabaja muy bien, la verdad.

¿Pintas también, veo?

Hago trabajos previos a las esculturas.

¿Sí? Fernando también pinta, ¿sabes?

Hago bocetos... Un poco más. Yo pinto los domingos.

¿El cuadro que tengo en casa ese de las hojas grandes?

Ah, qué bonito. Es de él.

Está muy bien ese cuadro. Me lo regaló.

A ver cuándo me regalas tú uno. Si te he regalado ya.

Un tórculo, ¿hacéis grabados? Sí, con una amiga.

Estamos aquí experimentando un poco.

Y tenéis esto aquí... Genial.

(EN VOZ BAJA) Lo de la casa ahora...

Luego te cuento. ¿Qué pasa?

Silvia la ha vuelto a hacer, me ha llenado la casa de sobrinos.

Oye, ¿esto es cobre? Sí.

¿Y qué haces? ¿Tricotas o...?

Bueno, es que es un material fantástico, la verdad.

Supermaleable, no se oxida nada Sí, a mí me encanta.

El color y esa pátina que tiene por encima.

Además, mira, este es diferente. Es muy bonito.

Cada uno de su padre y de su madre. Se trabaja muy bien, la verdad.

Sí. Bueno... Estoy haciendo pruebas.

¿Sabes qué? Estoy teniendo una idea.

¿Cuál? Incluir a Nuria en el documental.

El que te conté, de la historia de la isla.

Sería estupendo. Sí, para dar un equilibrio.

Sí, muy buena idea, me gusta. Una mujer, el lado femenino.

Yo no lo he hecho nunca, ¿eh?

No tienes que hacer nada, no te preocupes.

Simplemente yo te voy a filmar.

Te voy a filmar mientras trabajas, haces tus cosas a tu aire.

Puedo intentarlo. Claro, seguro que queda genial.

Qué bien. Has tenido una idea. Sí. (RÍE)

Tengo la casa libre. ¿Te quieres quedar ahí?

¿La casa grande? Sí.

Qué bien. Que puedas trabajar, ¿no?

Yo lo siento, pero vamos... ¿Adónde vas, Olivia?

Me voy a Mahón. Hola.

Fernando se quedará unos días, vamos a estar grabando aquí...

Voy a buscar a Tim.

Luego hablamos. Hasta luego.

Oye, perdón, pero yo tengo la maleta ahí.

Podríamos ir a por ella ya. ¿Para qué esperar?

¿Ahora mismo? Ahora mismo.

¿Sí? Sí.

Genial, ¿no? Fantástico.

¿Y seguro que no la molesto?

Para nada, vamos. Si te ha invitado ella.

Sí, eso es verdad. Mira, Fernando, está encantada.

Yo la conozco. Lo que pasa es que es un poco retraída.

Coge, coge.

Que...

¿Qué te iba a decir? ¿Sabes si tiene pareja?

No, ninguna, nunca. ¿Nunca?

Bueno, estuvo casada pero hace mucho.

¿Eh, compañero? Venga.

Me voy, que me espera Silvia. Vale, muchas gracias.

Nada, nada. Venga, hasta luego.

(Música emotiva)

(En catalán)

Perdón. ¿Un chico suizo de ojos azules alto?

(Música guitarra)

(CANTA EN CATALÁN)

Va, Lluis.

Fernando, ¿qué anuncios de publicidad has hecho?

Pues he hecho bastantes, la verdad es que...

Bueno, ahora menos, con la crisis y todo esto.

He hecho, por ejemplo, el de Raúl de Imagenio.

También de Nintendo varios.

Uno de Laiker sin alcohol, era un niño que jugaba al fútbol.

Te acuerdas, ¿no? Es que yo no tengo televisión.

La verdad es que no... Vale.

No he visto anuncios, pero vamos, son muy bonitos muchos.

Sí, sí... Yo creo que es el arte actual.

Ahora mismo, lo mismo que en el Renacimiento

Leonardo y Miguel Ángel estaban al servicio de los papas

o de los mecenas, de los Medicis, (ASIENTE)

ahora nosotros estaos al servicio de las grandes marcas

y hacer publicidad es una forma de expresarse.

Entonces, cualquier profesión, en el fondo, es un tipo de arte.

Si uno está haciendo pan porque se lo encarga el otro,

también sería arte, ¿no?

Pero nosotros contamos con un mensaje.

Date cuenta que la publicidad llega a muchísima gente.

Es una responsabilidad.

Sí, pero ¿con qué fin se hace la publicidad?

Bueno, pues tiene un fin comercial, evidentemente.

Pero eso no quiere decir que sea una cosa no artística.

Es decir, creo que lo mismo que en el Renacimiento había mecenas

nosotros también tenemos nuestros mecenas.

¿Y quiénes son, las grandes empresas los mecenas actuales?

Claro, sí. A mí encanta trabajar de encargo...

Pero la intención de la obra no tiene nada que ver

con la que pueda hacer un publicista o un director creativo.

Porque yo creo que, primero, se cuentan con unos medios

y con unos presupuestos que en el mundo del arte

cuentan tres o cuatro artistas... Sí.

Y luego, la intención con la que se hace la publicidad

no es la misma con la que se hace, o con la que se intenta hacer arte.

No tiene nada que ver.

Pero digamos que tú, cuando hablas de intención,

¿qué quieres decir?

Hombre, para mí la publicidad... ¿Estás hablando de...?

Hola, Olivia. Ah, hola.

Hola. ¿Qué tal te ha ido?

¿Ha llamado Tim?

No, no ha habido ninguna llamada.

¿Le has visto? No.

¿No te ha llamado?

No.

Olivia, ¿has movido tus cosas para dejarle sitio a Fernando?

¿Mis cosas? ¿De dónde?

De la habitación. ¿Te acuerdas? Fernando se queda unos días.

Tampoco tiene que ser...

No, que retires cuatro cosas. ¿Te echo una mano?

No, no te preocupes.

No hace falta. ¿Sí?

Gracias.

Entonces, digamos, ¿tú cuando piensas una obra

no tienes un mensaje que decir?

¿Un mensaje? No sé di sigo un mensaje.

Intento contar algo. Claro.

Pero algo que creo que puede servir con alguna intención,

no hago una obra para venderla.

¿Eso qué quiere decir?

Que mi fin no es...

...el que la obra se venda. Yo voy haciendo mi proceso...

Ya, ya. ...de la obra.

Y luego de ahí puede salir algo de obra que se puede vender.

Que siempre tiene interés. Sí.

Finalmente, tienes que intentar también...

Sí, pero de alguna forma, tú consigues vivir de tu arte.

Es decir, puramente de tu arte.

Bueno, vivo muy regular, la verdad. ¿Sí?

Luego hago otras cosas, pero cuando estoy intentando hacer...

Ahora la exposición que voy a hacer en Palma,

sí que intento marcarme un camino, una guía,

y no hacer obra material,

sino que sí que haya un discurso sobre lo que quiero contar.

Ya, ya. (CARRASPEA)

O sea, que tienes un mensaje.

¿Cuando hablas de un discurso a qué te refieres?

Me voy a... Te echo una mano con esto.

¿Terminamos la conversación... Bueno, muy bien.

...en otro momento? Vale, como quieras.

¿Vale? Seguimos hablando mañana. Venga, sí, estupendo.

Te ayudo con tus cosas. Vale.

Que descanses, Fernando.

Si necesitas, puedes cerrar esta puerta y guardar...

Sí, esto lo guardo yo, no os preocupéis.

Hasta mañana. Hasta mañana, que descanséis.

Hasta luego. Hasta mañana.

(Música tranquila)

(Música distendida)

Está limpia, ¿no? Sí.

Bueno, estoy con un pulpo.

¿Un pulpo? Sí.

Hay que aproximarse despacio, como con las mujeres.

Si no, no hay manera de echarle mano.

"Majestad, queridos amigos y amigas de la isla.

Me gustaría comenzar diciendo que es un orgullo para mí

representar en este foro...".

(Alboroto)

-¡No corráis tanto, por favor!

¡A ver! ¡Martín, Carlos! ¡Cuidadito!

(RÍE) Venga, a ver... Aguadillas no, ¿eh?

¡He dicho que no! ¡Ya está bien!

(Alboroto de fondo)

-Joder... ¡Uf!

Mira, mira, tenemos una plaga de hormigas argentinas.

Si solo fuera de hormigas argentinas...

¿Qué te pasa? ¿Que no lo oyes tú?

Joder, no hay manera de trabajar. Necesito concentrarme.

Y esto es una bronca desde que han llegado los niños...

¡Que no hay forma! ¡Que es mi madre!

Es mi madre, Miguel Ángel.

Espérate, que ahora me va a oír y se va a llevar un disgusto y se va.

No la veo desde hace seis meses.

Y viene con los niños, sabes que me hace ilusión.

Por favor, sabes que estamos aquí desconectados. ¡Me va a dar algo!

¡Es que me da! ¡Por favor! Mira...

Esto no está funcionando, Silvia. ¿El qué?

Yo me he venido aquí a tener paz y tranquilidad.

Y a olvidarme del mundo. Cariño, por favor, relájate.

Escúchame.

Esto es el discurso, siempre te pasa.

Tú eres un hombre que le fluyen los discursos.

Eres un "discursador" nato.

Así que venga, relájate, alégrate que está mi madre,

disfruta de los niños... Ábrete, cariño.

Porque está mi madre, que si no... Tienes un cuento...

Esto...

Vale. Muy bien.

¿Y dónde quieres que me ponga?

Quédate aquí, un poquito más separada.

¿Aquí?

Sí, ahí está bien. Espera.

A ver...

Sí, un pelín más...

¿Aquí? Vale. Ahí, eso es.

Cuando yo te diga, ¿eh? Vale.

¿Preparados?

Estamos en Mongofre, delante de La Aguja de Mongofre

que montamos en el 2012, que inicia el proyecto Latitud 40.

Por aquí justo, de este a oeste, cruza el paralelo 40.

Y enhebramos el paralelo con esta aguja.

Es el inicio del proyecto que trata de unir

con intervenciones artísticas,

diferentes lugares por los que pasa el paralelo 40

con la intención de restablecer el orden y la paz

entre culturas y civilizaciones.

De aquí vamos a hacer otra intervención en el Tajo.

Luego vamos a ir a Portugal, luego a New Jersey, a California,

a Japón, Beijín, Turkmenistán, Ankara, Monte Olimpo...

Y...

¿Te importa si paramos un segundo?

Es que están entrando. ¿Qué es?

Había quedado con una gente y han venido más pronto.

Vamos a hacer una acción de banderas aquí al final de la playa.

¿Sí? Vamos haciendo de vez en cuando.

Son acciones silenciosas. Montamos y desmontamos.

Vale. ¿Lo puedo grabar?

Sí, si quieres.

Paramos. Te ayudo, venga.

Esta intervención es en recuerdo de las acciones que realizamos

durante el 2005 en Menorca por la Guerra de Irak.

Tratábamos de lanzar un mensaje de paz en el...

Me está sonando el móvil. Espera un segundo.

¿Piedad?

¿Mañana?

Pero es que no voy a poder. ¿Por qué mañana?

¿Ah, sí?

Vale, lo voy a intentar.

Bueno, te cuento luego. Te llamo en un rato, ¿vale?

Venga, yo también. Un beso, hasta luego.

Me voy a tener que ir, pero voy a volver en un par de días.

Sí, me ha salido un proyecto en Madrid que estaba esperando.

Vale, vale. Si es así, nada.

Mamá, es que no entiendo por qué tienes que ir justo ahora.

Olivia, me ha llamado Piedad, que si puedo estar mañana en Madrid.

Te llama Piedad y te vas.

Te pido yo que te quedes y no te quedas.

Olivia, son dos días. Me voy y vuelvo.

Son dos días que estoy jodida.

Vale, está Fernando, te puedes quedar con él también.

Sí, justo.

Bueno. Claro.

Dadle de comer a Max. Sí.

Y regad un poquito el jardín. Yo siempre le doy de comer.

No te preocupes, eso lo controlamos perfectamente.

Siento lo que te ha pasado, pero yo no te lo voy a resolver.

¿En serio que lo sientes? Sí, sí lo siento.

Pues no me lo vas a resolver pero estarás aquí conmigo.

No tiene nada que ver que yo esté o no esté.

Y yo tengo trabajo. No puedo, por cada historia que te pasa,

dejarlo todo y quedarme aquí a tu lado.

Pues menuda madre. Lo siento.

Después te quejas de que hablo de ti en terapia.

Por supuesto, si me quedase también hablarías de mí en terapia.

Por algo hablo de ti en terapia. Vale.

(Música animada)

Ya nacemos libres, porque somos libres ya de por sí,

pero es verdad que tú naces ya en unas circunstancias

y en unas barreras.

Pero mientras tú puedas decidir, eres libre.

Ya, pero tienes la realidad, que te...

(Continúa la música)

¡Hombre! ¡Palomitas!

No, drogas duras no, por favor.

(RÍE) ¡Qué bueno!

¿Sois de por aquí? De Sant Climent.

¿De dónde? ¡Sant Climent!

Al lado del aeropuerto. Vale, vale, vale.

¿Y qué tal la vida por aquí? Pues tranquila.

¿Y usted de dónde es? Yo soy de Madrid.

Bueno, de Navalcarnero. ¿De dónde?

¡De Navalcarnero! ¿Y dónde cae eso?

Pues Madrid queda a 30 kilómetros de Navalcarnero.

¿Por arriba o abajo? Bueno, más bien de lado.

Hacia el oeste.

Ya, pero la libertad no es un "haz lo que quieras".

Es un "decide dentro del margen que tienes para decidir".

Pero eso lo dices tú. ¡Pues sí!

Y ahora decido que nos vamos a bailar.

(Continúa la música)

-Yo no. -Yo no.

Pero... ¡Va, Charlie!

Oye, me apunto. ¿Tú?

Sí, ¿te importa? Bueno. Pues no.

¿Palomitas? ¿Qué dices? ¡Anda!

¡Cuidado que vamos!

(Continúa la música)

(TOSE)

¿Estás bien? ¡Las palomitas!

¿Qué te pasa? ¿Quieres beber algo? ¡Sí!

(Teléfono)

Hola. ¿Mamá?

¿Qué? Sí, está conmigo. Está bien. ¿Por qué?

¿Hola? (SUSURRA) No digas nada.

Sí, sí. No, los vecinos.

Sí, tienen una fiesta aquí montada del copón.

No, ya se lo hemos dicho pero nada, no hay manera.

Ah, ¿que te retrasas?

Vale, no te preocupes.

Olivia se encarga de enseñarme todas tus esculturas

que tienes repartidas por la isla.

Venga, gracias.

Sí, un beso. Hasta luego. (RÍE)

¡Anda que no tienes morro! Joder, tía...

Venga, va. Es lo menos, ¿no?

(Música distendida)

¿"La buena suerte"? Claro, la cosa es la herradura.

Están quedando unos planos superchulos.

Sí, es que es brutal.

Ostras. ¡Olé!

¡Toma! ¡Es genial! (RÍE)

Y esto es "La mirada de la giganta".

La mirada libre y transparente.

(SILBA)

Se me ha olvidado hacer lo del tambor.

Venga, otra vez. Escóndete.

Acción.

(IMITA TAMBOR)

Vale, estupendo.

¿Aquí?

Va.

Venga, va, Fer.

¡Uh! Tírate.

Flexiona las rodillas un poco.

¿Así? Ahí.

Ahí, ahí.

(RÍE)

¡Muy bien! Sentimiento ligereza.

¿Y con tu madre qué tal te llevas?

Yo con mi madre soy muy cabrona.

¿Ah, sí? Sí.

Sí. Y siempre es la persona con la que más saco mi mal carácter.

Después siempre le hago caso porque...

...acaba teniendo razón, aunque me fastidie.

No sé por qué razón, siempre me fastidian muchas cosas.

Es que las madres, al final, tienen ese punto, supongo.

Sí. Aunque mi madre...

No sé, para mí es un ejemplo.

Y siempre que estoy mal o que no sé dónde estoy, perdida,

me dice que me ponga a crear, que me ponga a dibujar, a pintar...

Lo que sea, como...

Relaciona mucho el arte con la sanación.

Ah, ya. A mí eso me funciona mucho.

Y creo que a ella también le ha funcionado.

Si tú ves el arte, la obra de mi madre,

pues la ves a ella, al fin.

Sí, la verdad es que hay muchas figuras

como de mujeres con raíces en la tierra.

Sí, sujetando el mundo. Mujeres abrazando el mundo, sí.

Sí.

El mundo al revés.

El mundo al revés, la idea esta de los hilos que unen.

Se ha roto, se ha cosido...

Tiene las cosas muy claras

a pesar de que después cambia de opinión...

...y vuelve a tener las cosas muy claras.

Y después cambia de opinión y vuelve a tener las cosas claras.

Sí.

Es una montaña rusa. Ya, ya.

¿Cómo ve ella la relación con los chicos?

¿Con los chicos? Con este Tim, por ejemplo.

Hombre, ella me dice que mientras yo esté bien conmigo misma,

pues que adelante. Vale.

Pero bueno. Ahora mismo estoy muy confundida y no...

Pero estás confundida...

Bueno, las relaciones, a tu edad, son normales las discusiones.

Yo ya no sé ni lo que es una relación normal, la verdad.

Tengo muy claro que quiero a Tim.

Lo que pasa es que...

Pues que hay otra persona también.

¿Hay otro chico? Sí.

Y les quiero a los dos, pero de formas muy distintas.

Entonces, uno me da una cosa y el otro me da otra.

Ya.

No sé, estoy un poco confundida, la verdad.

No creo que las relaciones de hoy en día tampoco funcionen.

No sé, ¿a ti te han funcionado?

Bueno, a mí me han funcionado mientras han funcionado.

Bastante, muchas veces.

Regular, ¿no? (RÍE)

Bueno, he estado casado tres veces.

¿Ah, sí? Sí.

¿Y ahora ya no? No, ahora estoy divorciado.

¿Por tercera vez? Por tercera vez, sí.

La primera fue un matrimonio, digamos, convencional.

Teníamos amigos comunes, nos llevábamos bien en general.

Pero...

Al final acabamos discutiendo y...

La cosa acabó... mal.

Fernando, nos vamos a casa. Espera un momento, cariño.

Fernando, yo me voy. Es muy pronto, churri. Espera.

Fernando, por última vez te lo digo. ¿Te vienes o no?

(TODOS) ¡Gol!

a ver si te haces unas respiraciones y te tranquilizas un poco, churri.

¿Tú eres imbécil? Por casarme contigo, desde luego.

¡Inútil!

(SE QUEJA)

Entonces, ¿el segundo matrimonio?

La segunda, la verdad es que fue una relación bastante seria.

Era una chica bastante más joven que yo.

Yo tenía 40 y tantos, ella 20 y pocos.

Al principio iba muy bien, pero llegó un momento que...

Creo que la diferencia de edad se notaba.

Ella quería tener hijos, yo no lo veía claro.

Eso no sé si es diferencia de edad o de prioridades, ¿no?

Sí, puede ser, pero...

El caso es que terminamos, y no muy bien.

¡Eres un maldito hijo de puta egoísta!

La excusa perfecta, ¿verdad?

"Pobrecita Beatriz que me tiene que aguantar".

Pobrecita Beatriz, pero que me den por culo.

Es la idiotez más grande que he oído en mi vida.

¡Qué importa la edad! ¡Qué importa todo!

Tú misma alguna vez has dicho... Si me quisieras no pensarías eso.

Me acabas de demostrar lo retorcido que puedes ser.

Me he entregado a ti desde el primer momento.

Me he volcado y no te he pedido nada.

¡Ni quiera un hijo! Bueno, perdona, lo del hijo...

Ni me he quejado de tus manías, de tus silencios eternos...

(RÍE) Desde luego...

Lo único que te pido a cambio es que tú me quieras como yo.

Pero ya veo que no tienes ningunas ganas de luchar por mí.

Me lo has dejado muy claro.

¿Y entonces llegó la tercera? Llegó la tercera, sí.

La tercera era ya una chica de mi edad.

Nos conocimos en clase de francés.

(HABLAN FRANCÉS)

(EN VOZ BAJA) ¿Te pasa algo?

Es que debe ser muy bonito París.

Bueno, creo que hemos sido muy buenos amigos

pero al final descubrimos que no estábamos enamorados.

O sea que... Ah, amigo.

Tampoco tenía sentido.

Pero es importante acabar bien en una relación, ¿no?

Sí, a mí me parece fundamental.

Porque, al fin y al cabo,

es alguien con quien has vivido unos años.

Sí, si no sería como que has perdido el tiempo.

Yo creo que se aprende algo de cada mujer.

Cada mujer es un mundo,

y realmente, a mí me gusta mucho conocer otros mundos.

Y mujeres, ¿no? (RÍE) Y mujeres.

Eso está bien.

(Música emotiva)

¿Es esto? Sí.

Pero es una cueva, ¿no? Ya verás.

Es uno de los sitios más espectaculares de la isla.

¿Sí? Sí.

Te va a encantar.

(Viento y mar)

Qué vértigo.

Yo creo que los que tienen vértigo

es porque no están seguros de poder controlar sus impulsos.

¿Sí?

Pues mira, yo me voy.

¿Y ese niño? (RÍE) Esa es mi madre.

¿Tu madre? Sí.

Joder, si es un niño rubito.

¿Qué dices? Si llevaba pendientes. ¿Y ese otro niño?

¿Ese niño? No hay niños en mi familia.

¿No? Son todo chicas.

Esa es Ana. Ana, ah.

Marta. Marta...

Pero ¿cuántas hermanas tiene?

Seis. ¿Seis? ¡Guau!

Todo mujeres.

¿De qué año es esto?

Hum... Del 68 o por ahí.

¿Sería de mayo tal vez? (RÍE)

"Majestad, queridos amigos y amigas de la isla,

me gustaría comenzar diciendo que es un orgullo para mí

representar en este foro a una profesión que tanto amo".

No corras, no corras.

Más despacio, tranquilo. Vale, vale.

"Menorca no es una isla.

Es una leyenda fondeada en algún punto del Mediterráneo.

Tal vez ni exista.

Porque algo tan hermoso

más bien parece quimera, ensoñación, que realidad.

Los talayots, las calas, el viento del norte,

las aguas transparentes...

¿Quién en su sano juicio puede creer que todo esto sea cierto?".

Sixto. ¿Sixto?

Sixto, está ahí Sixto.

Ah, es verdad. ¡Hola!

-¡Eh, hola! -Hombre, míralos.

No me apetece nada verle. Pero ¿por qué? Es un tío muy majo.

Sí, pero desde que te fuiste no me ha dado trabajo en la agencia.

Pues mira, cojonudo. Este es el momento de arreglarlo.

¿Sí? Venga, vamos a verle.

-Tienes que venirte. -Ay, Sixto, para, por favor.

¿Qué pasa, chicos?

¿Qué tal? Qué sorpresa.

¿Qué hay, Miguel Ángel? Sixto, ¿cómo estás?

Muy bien. Alicia. Hola, cielo.

Alicia, mira, te presento... "El frotar se va acabar".

Fernando. Eso es, Fernando. Perdona.

Pues nada le decía que me acabas de pillar absolutamente in fraganti.

Le estaba echando el anzuelo, a ver si se viene a la agencia.

Falta os hace, ya no ganáis tantos leones.

Pero tenemos más clientes y más satisfechos.

Ahora en serio, la verdad es que es desaprovechar un gran talento.

Yo también le digo que debería estar en Madrid

haciendo campañas y triunfando.

Bueno, ya, que me mareo.

A ver si se anima. A ver.

Le comentaba antes que Alicia y yo estábamos en el barco.

Pasaros y os tomáis algo.

Me parece una idea estupenda. ¿Vamos luego?

Donde siempre, en el puerto de Mahón.

Pues allí nos vemos. Pues nada, fenomenal.

Piénsatelo, ¿eh? Hasta luego. Hasta luego.

Macho, "el frotar se va a acabar"...

¿Cuándo se va a acabar esta tortura?

Pero tío, si es una coña. Siempre me hace lo mismo.

Es su sentido del humor. Además, esa frase no es mía.

No te pega esa frase. Claro que no.

Y a ti no te pega hablar con este hombre de mi trabajo.

Estás diciendo "ya era hora"... ¿Qué os pasa a vosotros hoy?

No lo sé. Pero no te pega.

Entonces, ¿tengo que ir al barco? Claro que sí.

Me acaba de decir que no te da trabajo.

Ahora tenemos la oportunidad de estar con él.

Tienes que ir al barco. Vale, vale.

Mira, ya están aquí.

¿Qué pasa?

¿Qué tal, familia? Muy bien.

¿Qué tal? ¿Qué pasa, pareja?

Adelante, Silvia. ¿Qué hay?

Miguel Ángel, bienvenido a mi humilde Reino de África.

Espera, Fernando. Tú no, por favor. ¿Me ayudas con la amarra de babor?

Venga, muy bien. Espera.

Sí, espera que afloje yo de aquí que si no, no vas a poder.

Vale.

¿La sueltas? ¿Está bien? Sí.

Muy bien, fenomenal. Déjamela aquí.

¡Pero sube! ¡Que te quedas!

¡Sube, que te quedas! ¡Corre! Que te quedas, hombre.

Venga, adentro.

Muy bien, fenomenal.

Venga, yo voy a ir quitando esto.

¡Opa!

Bueno, que casi te quedas ahí.

Yo no me voy a lanzar a sacarte.

Estáis en vuestra casa.

(Música emotiva)

¿Te vas a tirar todo el fin de semana con cara larga?

Por supuesto que voy a estar de cara larga. Hasta que nos vayamos.

Pero bueno, que estamos con gente del trabajo, por favor.

-Yo no he venido a trabajar. -Ni yo tampoco.

Pero nos los hemos encontrado, ¿qué iba a hacer? Invitarles.

Sixto, me dijiste hace dos días que nos íbamos de aquí.

¿Y qué más da un día más? ¡De verdad, cómo eres!

-No me apetece. -¡Por favor!

No lo entiendo, Miguel Ángel.

¿Qué es lo que quieres?

¿Quieres que me vaya a Madrid a trabajar? ¿Que te deje solo?

¿Quieres librarte de mí? No lo sé.

Mira, Silvia... Si es por ti.

Aquí no haces nada. Pero por favor, Miguel Ángel.

¿Me lo estás diciendo de verdad? ¿Que es por mí?

Sí. ¿Que me vaya a Madrid y te deje solo?

¿Y todo lo que he hecho hasta ahora? ¿Dejarlo todo por ti aquí?

Por favor, Miguel Ángel. ¿Quieres librarte de mí o qué?

No. Lo que quiero es que tú te libres de mí.

Me cago en la leche, de verdad...

-¿Normal? Normal sería irse de aquí.

Sixto, me dijiste hace dos días que nos marchábamos.

Bueno, pero un día más tampoco pasa nada.

-Hombre, ¿qué hay? -Sixto...

Que me voy contigo a Madrid. Cojo el trabajo.

-¿Me lo dices en serio? -Sí, sí.

Silvia, de verdad, no sabes la alegría que me das.

¡Pero qué maravilla!

Gracias a Miguel Ángel, además.

¿Por qué no vamos para celebrarlo a la isla del Colom?

Está aquí al lado, es un sitio maravilloso.

Nos desviamos un poquito, pero ¡fenomenal!

Yo es que había quedado en llevar a una amiga al aeropuerto.

Pero Fernando, por favor, no me seas aguafiestas.

Mira, el frotar se va acabar.

Nos vamos a la isla y a divertirnos todos,

que es lo que hay que hacer.

(Música emotiva)

¿Qué tal?

Bien.

¿Cómo estás? Muy bien. ¿Cómo has venido?

En moto. ¿Qué dices? ¿Y Fernando?

Se ha ido en barco con Miguel Ángel. ¿Y te ha dejado en moto?

No... Oye, que llevamos una maleta.

Te he echado de menos. Yo también.

(Música distendida)

Sixto, gracias. Ha estado estupendo.

Sixto, gracias. Nos vemos en la agencia.

-Cuídate mucho. Hasta luego. Gracias, igualmente.

Fernando, no me dirás que no ha merecido la pena.

La isla del Colom, una maravilla. Sí, sí. Muy bonita.

Hasta luego, chicos. Hasta luego.

Jo, macho... Qué coñazo, tío.

¿Cómo que coñazo? Te has portado como el culo.

¿Quién, yo? Sí, tú, joder.

No has abierto la boca nada más que para vomitar.

¿Cómo te va a dar trabajo?

No hay manera, no aprendes con los años.

Que yo ya no trabajo en la agencia, no te puedo dar nada.

O le haces la pelota o no comes.

Tú decides, macho. Ya tienes edad.

Pues estoy mucho mejor. ¿Sí?

Sí. Además, con Fer muy bien.

Nos complementamos muy bien.

¿Ah, sí? ¿Al final te llevas bien con él?

Me fui superpreocupada.

Pues sí, porque no sé, es un tío...

...muy amoldable, la verdad.

Es interesante.

Hola. Hola, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal? Bien.

¿Qué pasa? Pues bueno...

Me he mareado un poco en el barco. Estás blanco, sí.

Sí, pero... ¿Estás bien?

Bien, sí, ya se me ha pasado.

¿Tú qué tal por Madrid? Muy bien, la verdad.

Perdona, no he podido ir a recogerte por el lío este.

Ya, Olivia ha venido en moto. Sí, la he llevado en moto.

Nos hemos venido las dos con la maleta en la moto.

Casi le da un ataque. Ostras.

Bueno... No, pero muy bien.

Os lo habéis pasado muy bien, ¿no? Sí.

Me acabo de acordar que he quedado para cenar con Ainhoa, mamá.

Se me había olvidado completamente. Olivia, dile que se venga a cenar.

No, porque vamos a casa de Laia y ella cocina hoy.

No ha cocinado en su vida, así que habrá que probarlo.

Sustitúyeme, por favor, que estamos haciendo berenjenas.

¿Sí? Venga. Para pisto.

Rodajitas finitas.

Bueno, diviértete.

Divertíos. Los dos.

¿Esto cómo se corta? Cortas por la mitad.

¿Por la mitad así?

No, redondas así y luego por la mitad.

Ah, venga. Vale, vale.

(HABLAN A LA VEZ)

Hola.

¿Qué tal? Muy bien, ¿y tú?

Bien.

(CONTINÚAN HABLANDO)

¡Tim!

(En inglés)

(En catalán)

Bueno, quiero agradecerte también que me hayas acogida en esta casa.

Me he sentido fenomenal. ¿Sí?

Con Olivia la relación ha sido magnífica.

Me alegro, porque no sabía cómo reaccionaría Olivia.

Me ha enseñado toda tu obra, lo he visto todo.

Me gusta muchísimo tu obra.

Creo que, de alguna forma, está ahí tu presencia.

En cada mujer que veo, de alguna forma, te veo a ti.

En cada mujer que veo que dibujas, que pintas.

(ASIENTE) Y no sé...

He encontrado mucha comunicación. Es curioso, ¿no?

¿Ah, sí? Sí.

Sin habernos conocido, pero para mí es como si te conociera muchísimo.

Ahora mismo...

Realmente, ver la obra de alguien tiene mucho que ver con la persona.

Normalmente. Claro.

Yo te podría enseñar mi obra, pero son anuncios de Carrefour...

Claro. También hablarán de ti, imagino.

¿Cuando me haya muerto?

No, quiero decir que también un anuncio puede decir mucho

de cómo es la persona detrás de ese anuncio.

Sí, lo que pasa es que el margen de maniobra de los realizadores

no es muy grande.

Que alguien acepte un encargo de Carrefour

también, de alguna forma, está hablando de esa persona.

¿Está hablando en qué sentido? ¿Positivamente o negativamente?

No, nada es positivo ni negativo.

Es real, es lo que es. Ya, sí.

Es la realidad de cada uno, ¿no?

Al fin y al cabo, uno elige lo que quiere hacer con su vida

y cómo quiere desarrollar su...

Bueno, lo que puede hacer o lo que quiere hacer.

Porque la verdad es que yo tampoco pensaba que iba a hacer anuncios.

A mí me gustaba la pintura. Claro.

Y un poco también la escultura, que nunca lo he conseguido

porque siempre es más complicado. ¿No?

No, porque el dibujo, en cualquier momento,

puedes pintar o puedes dibujar, pero...

Esculpir es más complicado.

Hombre, es que necesitas más infraestructura. Claro.

Claro, claro.

Pero la verdad es que me encanta tu estudio.

Y me encanta esta casa.

No sé, todo me parece bonito. (RÍE) Como la canción.

Es que es Menorca, que tiene eso. Sí, bueno, pero...

Yo creo que viniendo de fuera, te encuentras en una isla...

Pero yo creo que aquí también hay mucho de tu espíritu.

En esta casa, no sé, los detalles.

Pues esas orquídeas que hay ahí, esas flores dibujadas.

El mismo cartel este...

O sea, todo tiene algo tuyo.

Has conseguido personalizar muchísimo tu obra.

Bueno, está muchos años también. Sí.

(En catalán)

¿Tim?

¿Qué haces aquí?

Joder... Tim.

(En inglés)

No, para, para. Un momento.

No te entiendo, Tim.

Joder...

Tim... Para.

(RÍE)

-Aeropuerto. -Aeropuerto.

-¿No has volado? -No.

No, "nado", nada.

No, "nadar". (RÍE)

-"Volar". -Volar.

¿Olivia? No.

Pedir otra.

¿Otra...? Otra.

-Otra. -¡Otra!

-¡Otra! -¡Otra!

¡No, no, no!

Un, dos...

(RÍEN)

(RÍEN)

(En catalán)

(Música emotiva)

(Música romántica)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

Olivia...

Genial el arroz con leche. Buenísimo, ¿verdad?

Lo has hecho tú, claro. Olivia.

¿Olivia? Qué bueno. Le encanta, sí.

Oye, estaba pensando, podríamos ir a tomar algo a Mahón.

Yo estoy cansadísima, la verdad.

¿Estás cansada? Sí.

Entre el viaje y todo. Claro.

Yo he tenido también en barco.

Pero vete a dar una vuelta, es pronto.

Sí, pero no sé... Por no llamar a un taxi.

Hay una bicicleta. ¿Una bicicleta?

Sí, te la puedes llevar. Y vas a Es Castell, es muy fácil.

¿Tiene luz? Sí.

Yo voy a recoger y me voy a ir dormir.

Oye, que estaba pensando que...

¿Sabes qué? Hay algo en tu cara...

No sé, que es un poco etrusca.

¿Ah, sí? Sí.

A ver, ponte así de perfil.

Espera, no. Mira. ¿Qué?

Es que no sé...

¿Por qué no vas a tomar una copa? ¿Por qué no te vienes?

Porque no me apetece irme a tomar una copa contigo.

No me apetece que te acerques tanto ni que me estés...

Bueno, entonces... ¿Eh?

No, no... Es que no sé qué quieres.

Nada, quería lo normal, o sea...

¿Qué es lo normal? Pues lo normal.

Eres una chica, una mujer... ¿Y qué?

Soy amiga de Miguel Ángel te he dejado mi casa...

...has visto mi obra, ¿y eso es lo normal?

¿Que luego me...?

Te pongas aquí a acosarme.

¿A acosarte? ¿Te he acosado?

Bueno, no a acosarme, pero me haces sentir muy incómoda.

¿Sí? Sí.

Bueno, pero yo pienso que... Es lo último que yo quisiera.

Pues sí.

Porque parece que tienes un derecho que no sé por qué...

Yo no te lo he dado, la verdad. Yo te he dejado mi casa...

Sí, hombre, derecho no, ninguno.

Yo no tengo ningún derecho. Solamente que me gustas y pensé...

Primero conóceme un poco, la verdad. Pero no sé por qué te voy a gustar.

Pues porque me gusta...

Has visto mi obra, la isla y mi casa, no otra cosa.

Y te has llevado muy bien con Olivia, pero ya está.

Y te he visto a ti.

Bueno, pero no me conoces.

¿No? No.

Y no me gusta, la verdad que...

¿No te gusto yo?

No, y no me gusta cómo te comportas.

(Música triste)

Bueno, voy a dormir.

Tengo que decirte una cosa...

...que igual...

Que me disculpes, la verdad es que...

No sé, creo que he metido la pata.

No quiero que te lo tomes... ¿Sabes lo que te pasa?

Estás buscando en mí algo que deberías buscar en ti.

¿Sí? Y que yo no te puedo dar.

Ya. Me voy a dormir.

Vale. Bueno, pues... Buenas noches.

Buenas noches.

¿Qué pasa?

Nada. ¿Cómo que nada?

Pero ¿qué te ha pasado?

Abracito.

¿Cómo ha ido la cena?

Bueno, bastante regular, la verdad.

Yo creo que está un poco perdido.

¿Y no te ha gustado? No, no me ha gustado.

Pero es que, además, yo no puedo ayudarle.

Ya. Yo por un momento pensé que a lo mejor...

Encajarías. No sé, mamá. Lo siento.

Es que me cae muy bien.

A mí también me cae bien, pero...

...está confundido.

Lo siento, porque fui yo un poco...

¿Ah, sí?

A ver, le di un poco de esperanzas, quizás.

Yo qué sé, mamá, nunca sé nada.

No sé, yo ya paso. Te lo juro, no quiero saber nada.

No quiero saber nada de los tíos ni de las relaciones ni de nada.

Bueno, Olivia, hoy estás así.

Hoy no, es que son una puta mierda.

Olivia, eras superfeliz hace dos días.

Ya, y me han jodido.

Pues no es justo.

¿Por qué te dicen una cosa un día y al día siguiente lo contrario?

Y al final te joden. Y después, tú haces lo mismo.

Anda, vámonos a dormir.

Ya lo verás de otra manera.

¿Puedo dormir contigo? Sí. Venga, vente.

Mami, te quiero. Yo también.

(RÍE)

Hola, Carlos. Buenos días, Nuria.

(RESOPLA)

¿No te vas a bañar? No.

A ver...

¿Qué te pasa? Tu madre me dio calabazas.

Si os vi. ¿Nos viste?

(ASIENTE) Joder.

No es solamente eso,

es que últimamente parece que todo me va fatal.

Ya, dímelo a mí.

Ayer me encontré con Tim. ¿Con Tim?

Bueno, a Tim y a Lluis. Bua.

Que han conocido a otra persona.

¿Ah, sí?

Joder, si es lo que yo te digo. La vida es una mierda.

Tampoco hay que ponerse intento.

No hay que tomárselo todo tan a pecho.

Además, las cosas buenas llegan cuando menos te lo esperas.

Ya. Hay que aprender a confiar un poco.

Ya, sí, pero no sé, no tengo ninguna esperanza en el futuro.

Y no me apetece nada.

Pues a mí sí que me apetece, lo que viene después.

Sí, no sé. Me voy a ir.

No, me voy a ir a cualquier lado. No lo sé.

¿Qué os pasa? ¿No os bañáis?

Sí, yo ahora voy.

Hoy vienen Mitiko y Olga a comer, tenemos que preparar algo.

Oye, pues quédate a comer.

Te sentará muy bien conocer a Mitiko.

¿Sí? (ASIENTE)

¿Quién es Mitiko?

Es una amiga de mi madre que es artista.

Pero siempre dice cosas muy interesantes.

Vale, pues me quedo a comer y luego...

Claro, tío.

Ánimo. Gracias.

¿Os sirvo un poco de pulpo?

¿Carlos? No, gracias.

Está buenísimo. si lo has pescado tú.

-Por eso, no...

Es que tengo una relación especial con este pulpo.

-¿Lo has hecho tú, Nuria?

Sí, con la receta de tía Águeda.

Tengo. Gracias, Nuria. Está muy bueno.

Mi tía Águeda lo hacía así, le encantaba hacer pulpo.

-¿Ah, sí? ¿La tía Águeda?

Sí, la que cuidaba de la abuela y de Matilde.

Efectivamente. La que se suicidó.

¿Ah, sí?

¿No te sabes la historia? No.

Joder, pues estuvo toda su vida cuidando...

Primero cuidó a su padre.

Luego, cuando se fue el abuelo, cuidó de Matilde y de la abuela.

Y cuando se fueron a Madrid ellas, se quedó sola,

entró en una especie de depresión y se terminó suicidando.

Ya ha pegado el salto entonces. Sí.

¿Y cómo se suicidó? No tenía ni idea.

¿Quién te lo ha contado? La abuela.

Pues esta mujer al final terminó, un día de Tramontana,

yéndose a una playa del sur, soplaba norte.

(RÍE)

¡Te lo juro! Es que el detalle me parece...

Y se metió en un bote, dejó una nota superbonita,

además, con esta caligrafía que hacían antes tan bonita,

despidiéndose.

Y se metió en el bote, y claro, pues ella sabía.

Soplando norte ya te afecta mucho, es un viento muy constante y ruidoso

y nada, se fue al sur, sur, sur...

Nunca la encontraron, la verdad.

En Menorca es muy habitual, muchísima gente se suicida.

Muchísima. Bueno, había muchos.

Y, de algún modo, yo creo que actualmente no tantos

porque hay mucha más variedad humana en la isla.

-Y antes la isla era como... -Muy pequeña.

...un territorio limitado.

Y las personas eran las que estaban, poca cosa más.

No había Ryanair.

(RÍEN) Claro.

-Era una isla cerrada, y ahora es una isla abierta.

-Yo creo que cada suicida tendrá sus razones para...

(Música dramática)

(Viento)

¿Fer? ¿Sí?

¿Te has sacado el billete ya? No.

Es que no he conseguido... Mira.

Me sale una cosa aquí. A ver, déjame sitio.

Sí.

Esto de "código de seguridad" no sé muy bien lo que es.

Ah, ¿el CVV? Sí.

Déjame tu tarjeta.

Ah, ¿estaba ahí detrás? Sí.

Uy.

¿Tienes otra tarjeta?

Sí, tengo más, pero están igual o peor.

Lo que pasa es que estoy en la ruina, joder.

Bueno, ahora cuando venga mi madre le pedimos la suya.

O no sé... No sé.

O llama a Miguel Ángel. Sí, Miguel Ángel mejor.

Vale, pues llámale.

Voy a pasear a Max un ratito, ¿vale? Vale.

Confía, que todo va a salir bien. Vale, vale.

Hasta luego.

¡Maxi!

(Puerta cerrándose)

He cogido un avión y te quedas solo, que es lo que querías.

No entiendes nada. (MÓVIL)

Me voy a Madrid, está todo hecho un desastre.

Coge el móvil, que te está sonando.

Ya sé que suena el móvil.

Mira, Silvia, esto no puede acabar así, coño.

¿Miguel Ángel?

Oye, mira, que ha ocurrido algo.

¿Puedes venir? Es urgente.

Yo lo he hecho todo por tu bien y no te enteras.

Con lo lista que eres, coño, parece mentira.

¿Que tú lo has hecho todo...? Sí, todo por ti.

Para que no estuvieras aquí puteada. Sí, muy bien.

Y viene mi madre y te portas como un borde.

Y todo el día con la cara larga.

Mira, lo de tu madre es verdad. No me he portado bien.

Eres un cabrón. Pero...

Tu madre me cae de puta madre, es una tía cojonuda.

Pero bueno, ¿que mi madre te cae de puta madre?

¡Que sí! Pero ¿dónde? Si no se nota.

Anda que... Le voy a decir que venga a ver si te cae de puta madre. (RÍE)

Mira, escucha, ¿no entiendes que lo he hecho por Fernando?

¿Ahora por Fernando? Perdóname. Primero mi madre, luego Fernando.

A ver si te aclaras. Yo quería que él viniera a casa.

Hasta me inventé lo del documental. Primera noticia.

Sí, primera noticia, pero se le ha juntado todo.

Es tu amigo, el mío, y no tienes sensibilidad para estas cosas.

Oye, tío... Es verdad.

Te la ha sudado completamente lo de Fernando.

Lo está pasando fatal. Pero bueno, ¿de qué vas?

¿No se lo has notado? El divorcio, el curro...

Tú eres un egoísta, y te voy a decir una cosa.

Fernando en la isla está de puta madre.

Porque está con Olivia moto arriba, moto abajo.

Y tú y yo estamos mal, y no te das cuenta.

Porque solo miras por ti.

Y ahora mismo voy a cerrar esta maleta

y no me vas a ver el pelo.

No te vas tú, me voy yo.

Vale, de acuerdo. Pues buen viaje.

"Hi".

(En catalán e inglés)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(En inglés)

(En catalán)

(En catalán)

(En inglés)

(SUSPIRA)

(En catalán)

(En inglés)

(En catalán)

(RÍEN)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(En catalán)

(En inglés)

(Música dramática)

Es que no sé qué hago aquí ni para qué he venido.

Silvia, se acabó, ¿vale? Vamos a dejarlo.

¿Vamos a dejarlo? Se acabó.

Lo he dejado yo antes, que parece ahora...

Vamos a dejar esta conversación. "¡Lo dejo yo!".

Déjame por lo menos que te lleve al aeropuerto.

No, he pedido un taxi. Pues lo cancelas.

(Mensaje móvil)

"Ha ocurrido algo. ¿Puedes venir? Es urgente".

(Móvil vibra)

Silvia...

Vengo ahora. Es Fernando, no sé qué coño le pasa.

¿Ya se va?

(Claxon)

(Música dramática)

Fernando, pero ¿qué pasa? Luego te lo cuento. Vámonos.

¿Adónde? Al aeropuerto.

Pues tengo que pasar por Silvia. Vale.

Pero ¿es grave? Tira, tira.

Joder.

(Coche maniobrando)

¡Fer! ¡Fer!

¡Espera! ¡Joder!

¡Mamá! ¿Qué haces aquí, Max?

Mamá, ¿dónde te habías metido? ¿Qué hace Max fuera?

¡Que Fer se ha ido al aeropuerto! Pero ¿de dónde vienes?

De casa. ¿Qué te ha pasado?

Nada. Voy a dejar esto en casa.

¿Podemos ir a despedirnos de Fer, que se está yendo a Madrid?

Déjame que deje esto, llegamos de sobra.

¡Por favor, mamá, que no!

Pero ¿qué ha pasado? ¡Vamos! Por favor, "please".

Pero ¿qué ha pasado? ¿Y tus pelos?

Nada. Olivia, algo ha pasado.

Que Fer se quiere ir a Madrid otra vez.

¿Le ha salido algo? No sé, tú le has hecho algo.

¿Que le he hecho yo algo? Sí.

¿Qué le voy a hacer? Olivia, por favor.

Fernando, ¿me vas a contar qué ha pasado?

Me ha dado calabazas.

Joder, Fernando, eres la leche. ¿Quién, yo? ¿Por qué?

¿Cómo que por qué?

A ver cómo te lo explico, joder.

Mira, vale que te enamores cada dos por tres.

¿Yo me enamoro cada dos por tres? ¡Sí, tú!

Joder, mira, hace nada con Lorena de recepción.

¿Y antes qué me dices? Aurora, Laura la de creatividad...

¡Es que no paras, tío! Pero esta vez te has pasado.

No me extraña que te dé calabazas.

Me sorprende que no te metan en la cárcel.

Pero ¿por qué, joder? ¿Qué he hecho?

¡Joder, Fernando! ¡Porque es menor! Tanto moto arriba, tanto moto abajo.

No me digas que estás pensando...

¡Tío, eres un cerdo, joder!

¿Te crees que soy un menorero?

Pero ¿no me hablas de Olivia? No, coño, te hablo de su madre.

¡Ah, de su madre! Sí, claro, de Nuria.

Joder... Perdona, Fer, es que llevo un día...

¡Hostia! Joder, "moto arriba, moto abajo".

Perdona, joder.

Bueno, ¿y...?

¿Y qué tal con su madre? Mal, ya te lo he dicho.

Lo que pasa es que no me escuchas. No es que no te escuche, Fernando.

Es que en esta isla las cosas van a su ritmo

y tú corres mucho.

Aquí es la isla de la calma.

Ya lo dicen ellos: "Poc a poc".

Sí, "poc a poc", pero fue ella la que me invitó, ¿no?

Acuérdate, se empeñó en que estuviera allí

para estar más cerca. Sí, eso es verdad, fue ella.

¿He leído mal o qué?

No, lo que pasa es que esta isla tiene vida propia.

Es un ser vivo. Te acoge, pero como note que te pasas

la isla enseguida te rechaza.

Y mira, Fernando...

A ti te ha rechazado.

Sí.

¿Eso es un taxi? Sí.

Joder, cuidado que es cabezota.

No se preocupe que llegamos.

¡Una hora te llevo esperando! Silvia...

¡Una hora llevo esperando! De verdad, Miguel Ángel.

Si te he dicho... Que tengo que coger un avión.

Habla con Fernando que la ha liado. ¡No, eres tú! ¿Fernando qué sabe?

Fernando, por favor, coge la maleta.

-Pero ahora... Me cago en la leche. -Serán 13 euros.

Gracias. Gracias.

Bueno... -¡No tengo tiempo para hablar!

Que te lo explique él que la ha liado.

Yo tenía tiempo de sobra.

¡Dios! ¡Es que no eres tú! ¡Soy yo que tengo que embarcar!

¡Que tengo que facturar! ¡Joder!

Algo le habrás dicho, mamá, para que se ponga así.

¿Qué le ha pasado? Ni idea, no he hecho nada.

Mami, no te hagas la sueca. Pero si no le he visto.

Cenaste con él. Vale, ayer cené con él.

Deberías replantearte si se debe tratar así a la gente.

Tanto compromiso con el mundo y tanto coser la Tierra

y después a los que tienes más cerca...

...les rompes en pedacitos el corazón.

Olivia, por favor, de verdad que no he hecho nada.

Eres una rompecorazones. Te juro que no hice nada.

(Coche se detiene)

No me lo puedo creer. ¿Qué pasa?

La gasolina.

No me lo puedo creer, ya está bien. Con este hombre me va a dar algo.

Tío, pon gasolina cuando salgamos que te pasa igual siempre.

¡Ya está bien, hombre!

Fernando, habla con él, yo ya no puedo más.

Voy a tener que hacer meditación

y me tendrán que poner agujas de acupuntura.

Si no, voy a salir de aquí fatal.

¡Y mírale, que va tan tranquilo!

Sí, ya sé lo que te estoy pidiendo pero...

Pero es que no pasa nada, aquí no pasa ningún coche.

¡Mírale qué tranquilo! Siempre hace lo mismo.

Oye, ¿y aquello?

No sé, ¿qué es?

¿Con un árbol? Sí, encima.

¡Nuria! ¿Nuria?

No me lo puedo creer, ¡que es Nuria!

¡Para! ¡Nuria, para!

¡Ay, qué bueno!

¡Menos mal! ¡Menos mal! ¡Menos mal!

Cariño, menos mal. Nos hemos quedado sin gasolina.

Es que de verdad, no se puede contar. ¿Tienes un bidón o algo?

¿Qué hay, cariño? ¿Qué tal?

Bien. ¿Cómo ha ido todo?

Pues que han vuelto los dos a mi casa.

Están en mi cuarto ahora. ¿De verdad?

Pero ¿bien? Sí.

He oído unos ruidos... Muy bien, es que no sé...

¿Estabais discutiendo? No, creo que nos queremos.

¿Los tres? O sea, ¿que estás con los dos?

Sí. ¡No me digas!

¿Tú crees que es posible querer a dos personas?

Ya es complicado querer a una, pero a lo mejor a dos es más fácil.

Ya.

Voy a ayudar a mi madre, luego hablamos.

Venga, muy bien.

Oye, para eso estamos los amigos.

Fernando, ¿dónde ibais?

Es que como estabas con lo de Mitiko al final me ha entrado el agobio...

¿Adónde vais? Al aeropuerto.

¿Qué dices? Sí, el agobio este de la isla.

¿No lo has podido superar? No, bueno, de pronto...

Olivia me dice que es culpa mía.

¿Olivia te ha dicho eso? Sí.

Bueno... Pero bueno, no lo sé.

A lo mejor tiene razón, no lo sé. Lo siento si te hice sentir mal.

Bueno, si ya sé... Hombre, aquí todo va más despacio.

¿Sí? Sí.

Como dicen aquí, "poc a poc". "Poc a poc". (RÍE)

Ya está, Fernando. No te enrolles que tenemos prisa.

Bueno, bueno.

Oye, este árbol es muy bonito.

Son unas raíces. ¿Son raíces?

Son raíces. ¡Genial!

¿Sabes? Hay un poema de Tagore que dice:

"Los árboles son raíces en el cielo".

Fíjate, cuadra perfectamente. ¿Verdad? Totalmente.

Oye, perdonad, estaba intentando encontrar un taxi.

Eres mi ángel. Pero ¿qué ha pasado? ¿Adónde vais?

Pues yo qué sé, les ha dado a todos por irse a Madrid.

¿Sixto?

¿Ah, sí?

¿Dónde va a ser? Pues en Menorca, por supuesto.

Oye, lo único es que tendrías que quedarte allí un poquito más.

Sí, para supervisar el trabajo de Fernando.

Ya sabes, el toque creativo.

Genial, sí.

Estoy con Fer, ahora te lo paso.

Vale, vale, perfecto.

Sixto.

¿Sixto? -"¿Qué hay, Fer?".

¡El frotar se va acabar!

Venga, que es broma.

Ánimo, que los de Campofrío te van a patrocinar el documental.

He estado hablando con ellos y nada de producciones de todo a 100

de esas que tú estás acostumbrado.

Producción todo lo que necesites.

Barra libre de medios, lo que te dé la gana.

Ah, bien.

Y por cierto, tú te pones un buen sueldo, ¿eh?

No te cortes que te conozco. Tú pide, pide, pide.

Joder, gracias.

(RÍE)

Sí, está aquí. Te lo paso ahora.

Venga, sí.

(EN VOZ BAJA) Sixto. No te lo vas a creer.

¿Sixto?

Sí, ¿hola? Sí, sí.

Bueno, ya está hecho lo que querías.

Les he dicho lo que me has pedido que les dijera

y bueno, a lo mejor se me ha ido un poquito la mano.

Pero dicho queda. Ajá.

Pero todo esto lo pagas tú, ¿eh? Hasta el último euro.

(En inglés)

Por cierto, ya que estamos de favores me vas a tener que hacer uno tú a mí

porque como me he quedado sin tu Silvia

en estos momentos tengo un marrón con unos clientes

y necesito que te vengas a Madison Avenue.

Sí, no va a ser más de dos meses. A lo mejor un poquito más.

(ASIENTE)

Pues nada, favor por favor.

Sí, sí. Muchas gracias.

Gracias, Miguel Ángel. Te espero.

Un abrazo. Adiós.

¡Bua, bua, bua! ¡Qué bien, tío!

(Música distendida)

Si te parece, vamos a empezar con la entrevista de Joan-Nuria

y después pasamos a los planos cortos

y yo creo que en una hora u hora y media lo tenemos.

Bien. Te presento al equipo.

Chicos, un momento, por favor. Os presento al dire, Fernando.

Alfonso, director de fotografía.

Juana, su ayudante.

Carlos, Alberto, Antón está por ahí,

Montse, nuestra foto fija, y Silvia, nuestra "producer".

Y a los protagonistas ya los conoces.

Y Oli, que va a ser mi ayudante. ¿Tu ayudante? Qué bueno.

Y creo que nos dejamos a alguien.

Sí, a Laia Fuget, Cap D'Agde Producción.

(RÍE)

-¡Perdón, perdón! -Nos dejábamos a alguien.

Te presento a Raki, tu ayudante de dirección.

-Encantada. ¿Mi ayudante?

Bueno, es avasalladora. Mil perdones.

No, no.

Soy un gilipollas...

¡Miguel Ángel!

¿Qué? Disfrutando, ¿no?

Pero bueno, qué guapo te has puesto para los americanos.

¡Cariño, pero qué guapo!

Oye, una cosa: practica el inglés en el avión.

Que lo llevas muy mal. Encima cachondeos, ¿eh?

No protestes, estás todo el día "bla, bla, bla".

A ti esto te rejuvenece.

Esto te apocha en realidad.

Piensa, Miguel Ángel, te has quitado el discurso de la reina.

Eso es importante. ¿Te has quitado el discurso?

Sí, claro, me voy a América. He tenido que cancelarlo.

¡Cariño, no pierdas el avión! Qué pena.

¿Cómo una pena? ¿No somos republicanos, Fernando?

Ya, pero es la reina.

Oye, una cosa, aprovechando que vas a Nueva York y verás a Sixto

comentarle simplemente que había pensado cobrar por semanas

que es mejor porque es una serie y no sabemos cuándo se va a acabar.

Y pues como 7000 o una cosa así.

¿7000 euros? Sí.

¿A la semana? Sí, es una cosa normal.

Con Sixto no habrá ningún problema. Hombre, no sé yo si Sixto...

Que sí, me dijo que lo que quisiera.

Además, que se ahorra una pasta con el equipo este.

Es el mejor equipo de la isla. Seguro, no tengo ninguna duda.

Me dice Alfonso que tenemos un problema con la luz

y hay que arrancar ahora. Vale, vale.

Nos vemos, que tengas buen viaje.

Cuídate y ánimo. Todo va a ir bien. Vale, vale.

Esto es solamente para quedarme tranquilo.

Se lo comentas y ya está, así ya...

¡Venga, buen viaje!

Perdona, ¿cómo quieres que hagamos?

Podemos empezar con una pequeña entrevista con los personajes...

Yo casi prefiero rodar directamente.

Sin preparativos, para ganar espontaneidad.

Vale, pues vamos a empezar.

-¿Te parece si...? -No, vamos a empezar.

¡Nuria! ¡Dale! ¡Chicos!

A ver, chicos, por favor, vamos a empezar ya.

¡Todos a posiciones!

¡Chicos! ¡Por favor, silencio!

¡Prevenidos!

-¿El taxi de las seis?

-¿El taxi de las seis? No lo vamos a conseguir, olvídate.

Cancélalo desde antes.

Silvia, ¡chis! ¡Silencio, coño!

Vale.

¿Cámara?

"Isla bonita", uno, uno, primera.

(SUSURRA) ¿Fernando?

¡Acción!

(Música animada)

Cómo ha cambiado la isla desde la época esa.

Claro, era muy tranquila.

Toda la gente se conocía.

Ibas a una playa y no había casi gente.

Claro, es que la persona que no lo ha visto

no se lo imagina cómo era Menorca.

Pero sin embargo, fíjate, la gente que viene de fuera

sí que tiene esa sensación de que en la isla

las cosas van más despacio. Claro.

Es que van más despacio. Tiene otro ritmo.

Es que ten en cuenta que la isla, por ejemplo, en coche

en tres cuartos de hora vas de una punta a otra.

Sí. Fíjate, claro.

Pero bueno, para mí es muy bonita.

Estamos acostumbrados a vivir aquí.

Aquí en invierno es muy tranquilo.

En verano ya hay más movimiento, hay más gente.

Claro, en invierno hay personas que viene de afuera

que cuando están aquí dicen: "Uy...".

Nos cuesta un poco, lo reconozco, yo soy de estas.

Me cuesta un poco lo del invierno.

Pero los que estamos acostumbrados vivimos estupendo.

De más joven, por ejemplo, iba bastante a Barcelona

porque la familia de la parte de mi padre

todos vivían en Barcelona. Vale.

Tenía primos y primas de mi época.

Claro, en aquellas épocas que aquí no había mucho para correr...

(RÍE) Mucho para correr. Bueno...

¿Te ibas a correr a Barcelona? Bueno, claro.

Y como tenía primos y amigos de mi época,

claro, cuando iba allí unos días disfrutaba muchísimo.

Pero cuando llevaba unos días tenía ganas de volver.

A mí me pasa también eso.

Porque decía: "Aquí te levantas y empiezas a correr

"¡Que pierdo el autobús!".

Caramba, y yo no estaba acostumbrado a eso.

Claro.

Correr un poquitín sí. Sí, dosificarlo.

Por la parte de la noche, por ejemplo, me gustaba mucho.

Claro. Correr un poquitín.

Pero después ya tenía ganas de volver.

Hay una cosa que a mí me llamaba la atención.

Por ejemplo, una persona que aquí casi no te conocía

te la encontrabas en Barcelona y fuera de aquí

y ya parecía que era más amigo que aquí.

Versión española - Isla bonita

01 oct 2017

Fernando llega a Menorca invitado por Miguel Ángel, que vive allí su retiro dorado con su joven novia. Los tres son grandes amigos, colegas de profesión. Miguel Ángel ha urdido un plan que empieza a torcerse cuando deja a Fer en casa de Nuria, una escultora que vive con su hija adolescente, Olivia.

Contenido disponible hasta el 5 de junio de 2027.

ver más sobre "Versión española - Isla bonita " ver menos sobre "Versión española - Isla bonita "
Programas completos (54)
Clips

Los últimos 758 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos