www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3646379
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Una hora más en Canarias (presentación y coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Hola de nuevo.

Volvemos a la placidez de nuestro plató,

pero me temo que a Pablo y Mónica

todavía les queda mucho calvario por recorrer

porque Claudia y Elena no son mujeres que se rindan fácilmente.

Buenas noches de nuevo.

David Serrano, director. Buenas noches.

Quim Gutiérrez, buenas noches. Buenas noches.

Miren Ibarguren, buenas noches. Buenas noches.

Mira qué dulce, qué sonrisa.

Qué encanto es.

Es un encanto. (IMITA GRITO)

(RÍE)

Saca el hacha cuando menos te lo esperas.

¡Es que te como!

David, una cosa.

Los personajes femeninos en esta película

tienen mucho más carácter y son más incisivos

y tienen un desarrollo...

El personaje masculino tiene un gran desarrollo emocional,

pero muy particular.

Pero ellas son tres mujeres estupendas.

¿De dónde sale esa cierta misantropía?

¿De tu coguionista quizá?

No, no. (RÍE)

La coguionista es Olga Iglesias, que como su nombre indica es mujer.

La película la empezamos a escribir al revés.

Las tres chicas eran tres chicos,

y el personaje de Quim era una chica.

Pero me pareció muy aburrido. Escribíamos y dije:

"Que los protas sean siempre los chicos... vamos a cambiarlo.

Que sean las mujeres el motor".

Lo cambiamos en el guion, pero empezamos a escribir

el personaje de Claudia, de Angie Cepeda, siendo un hombre.

Nos parecía que era otra vez lo mismo.

Siempre el personaje de la mujer como objeto de deseo.

Me parece que era mucho más interesante cambiarlo.

En mi última película, "Tenemos que hablar", hemos seguido.

La protagonista es la que lo lía todo y que es confusa en el amor, torpe,

es una mujer y me parece que es mucho más interesante.

Tenemos que hablar.

Yo quiero cosas en mi vida que tú no me puedes dar.

Quiero una pareja, una relación normal.

-Aburrida. -No, normal.

Hablo y no entiendes lo que digo, comunicación disfuncional.

Quim no había hecho nunca comedia

pero tú sabías perfectamente que él te iba a poder dar eso.

¿Por qué intuías? ¿Por qué lo sabías?

(QUIM) -No lo sabía. -No del todo.

Fue un poco riesgo.

Hablé con Dani Sánchez Arévalo, que había trabajado con él

y le dije: "¿Crees que Quim puede hacer comedia bien?".

"Sí, sí".

Quedamos un día a cenar.

Tú no sabías que era un casting esa cena.

Me lo contaron luego, está bien que te lo cuenten luego.

Cuando te invitan a cenar tienes que ir con la mosca.

(DAVID) Era un casting encubierto, porque no te hice prueba.

(QUIM) No.

¿Estuviste sembrado en la cena?

(RÍE) (QUIM) No lo sé...

(DAVID) No, pero vi que era alguien con quien se podía hablar.

También era una cuestión personal. Claro.

Si tienes un poco de química o no la tienes.

No me gusta mucho hacer pruebas, por ejemplo.

Creo que es mejor ir conociéndose poco a poco.

Y hay que elegir actores...

Sabía que Quim era buen actor y Miren buena actriz.

No hacía falta que les hiciera una prueba.

Pues ya que estamos en este momento, Quim,

cuéntame, por favor, cómo decides hacer esa propuesta,

ese tipo de comedia, ese personaje tan característico,

con esa timidez, con esos tropiezos al hablar...

¿Cómo se te ocurre? ¿Tienes algún referente?

¿Cómo trabajas en eso? Es una propuesta muy radical.

Sinceramente, fui solucionando las dudas que tenía sobre la marcha.

Yo me sentía como...

Como en las cenas familiares

cuando uno intenta contar una anécdota

y tiene que hacer gracia.

Cuando nunca has hecho comedia, ese miedo de:

"Vale, la anécdota se aguanta por sí sola

Pero ¿y si no hace gracia?".

Ese miedo al ser gracioso es tremendo.

Es lo que más miedo me daba. Lo que hice fue...

La solución para mí es crear un personaje de verdad.

Como siempre, la comedia trabajarla de verdad.

A mí me dio mucha seguridad

la tranquilidad con la que él me miraba.

No sé si la tenía o no, pero a mí me transmitía eso.

Entonces, poquito a poco fuimos inventando cosas

y fuimos sumando. (DAVID) -Surgió en el proceso.

La verdad es que fue...

Yo me acuerdo...

La verdad es que el guion ofrecía muchísimas posibilidades.

Y yo soy muy copión de otros actores.

No tengo ningún pudor.

(DAVID) Además, es muy... Claro.

(QUIM) Es lícito, entonces dije:

"Voy a trabajar con David Serrano, que ha dirigido esto y lo otro.

Pues voy a ver las pelis".

Tenía un máster hecho en la cabeza de gestitos, de esto y lo otro,

e hice mi propia versión de eso.

Estoy reconociendo un plagio.

(DAVID) -Es un "plagio mix". (QUIM) -Está muy bien disimulado.

Mi ejercicio era: "Voy a plagiar pero voy a disimularlo bien".

Y eso resultó gracioso, eso es lo maravilloso.

¡Qué bueno!

Bueno, pues ya lo he dicho. Ahí, bien.

Ahí estamos con la autocrítica.

(DAVID) Fueron muchos meses de trabajo.

-Estuvimos ensayando muchos meses. -Sí.

Es la peli que más he ensayado, ensayamos muchísimo.

Y... Y pasó una cosa... Perdón.

No, no. Pasó una cosa maravillosa ensayando.

De repente... Para mí es cuando haces "clic".

Cuando hay algo que ensayas en casa, lo dices y te resulta gracioso,

y vas, lo propones, superas el miedo,

y de repente también resulta gracioso a los demás.

Esa sensación, ese regocijo de...

...he tenido una gracia. Has dicho algo muy importante.

"Superas el miedo".

Así está el tema. ¡Punto final!

(Moto arranca)

(DAVID) Es fundamental no tener miedo para hacer comedia.

Si vas a hacer comedia pensando: "Ay, que no me va a salir.

Voy a hacer el ridículo". Quédate en casa.

Ya.

No lo hagas, porque hay que lanzarse, arriesgar,

y confiar en que el director te va a decir:

"Te has pasado, tira para abajo".

Porque te puedes pasar, evidentemente.

Pero tienes que confiar en el director.

Y como actor, arriesgar. Es que si no arriesgas...

Claro, que todo se trata...

Corregidme si me equivoco,

pero yo creo que se trata de relativizar,

de quitarle importancia.

En cuanto te angustias con el peso de la propuesta,

el peso de lo que manejas... Pero no tenerlo como algo personal.

Es tu trabajo, y en ese momento eres una maquinita trabajando.

Das todo de ti, pones tu cara, tu voz, tu cuerpo,

pero tener muy claro que tú en ese momento

estás a expensas de lo que te manden hacer.

Y muchas veces el ego choca con que te den directrices.

Eso yo creo que para los actores a veces es un problema.

Yo lo he pasado también. ¿El ego o la autoestima?

Te dicen: "Eso no me gusta".

"¡Por qué no, pues yo creo...". ¿Sabes?

Te rebelas contra eso, y no tiene ningún sentido.

Tú tienes que dejar hacer.

Tú eres un tubo por el que pasan cosas,

y tienes que hacerlo rápido, fácil y, si puedes, barato.

(RÍEN)

Es más o menos así.

Yo jamás obligo a que hagan algo que no quieran hacer.

Nunca obligo si no lo ve claro porque no va a salir.

¡Ponte el otro vestido!

Han matado a tu hermano, estás de luto.

Pues claro, por eso el vestido es negro.

-Calla, ¿qué pasa? -No se sabe.

No pienso ponerme ese trapo.

¿Desde cuándo las mujeres de los mineros

no pueden ir guapas?

-¡Estás de luto! -¡Y qué!

¡La pena la llevo dentro!

Como director, tienes que convencer.

Le tienes que seducir y hacerle ver

que el camino que le propones es el bueno.

Si no lo consigues, no fuerces, porque...

Ya, pero tampoco...

Muchas veces te tratan como si fueras un niño pequeño.

"Vamos a hacer esto, y ya verás qué bien, no sé qué".

Yo creo que hay que abandonar esa idea.

Somos gente madura, que te dicen:

-"Te tienes que poner en bikini". -Habla por ti lo de la madurez.

(RÍE) (MIREN) Pero es verdad

Las cosas hay que hacerlas con cariño

pero tenemos que ser realistas y saber en qué trabajamos.

Somos un muñequito en ese momento.

(DAVID) Pero el resultado siempre va a ser mejor

si nos ponemos de acuerdo los dos. -Hombre, claro. Siempre.

Si te obligo a que hagas algo... (RESOPLA)

-Sobre todo en comedia. (QUIM) -Esto es lo ideal.

Lo que aprendes como actor es a resolver ese bloqueo.

Es decir:

"Esto que quería no se puede, aquí me encuentro una pared,

aquí me dicen que no". Aprendes a ser flexible.

"Vale, de todo eso no puedo hacer nada,

pues intentemos darle lo que quiere, pero un poco matizado

para conseguir algo de lo que yo quiero".

Eso es trabajo de actor.

Pero también es muy difícil que en algún curro

te vayas completamente feliz a casa.

En este, por ejemplo, yo sí me iba superfeliz.

-Bueno. -Sí, pero es muy complicado.

(MIREN) Pero muchas veces haces cosas que...

(QUIM) -Lo pasamos muy bien. -Muy bien.

Desde casa de David haciendo las improvisaciones del pendiente.

(DAVID) -Sí. -El primo Samuel.

Es de las secuencias que más me gustan.

(MIREN) -Todo eso salió de ahí. -Cuando dices lo de:

"Fíjate en la 'jodía' de la señora de la limpieza".

Mira, ya sé lo que ha pasado.

La señora de la limpieza, fíjate la "jodía" cómo es,

se ha pensado que era de mi pareja.

Si es que estuviera con una pareja, que no lo estoy.

(RÍEN) (QUIM) ¿Por qué será?

Ensayábamos, luego me iba a casa,

y de repente te daba la libertad, o yo me la tomaba, como para...

"¿Y si digo esto?".

Al día siguiente decía: "Oye, David, he pensado esto".

Y se lo hacía. También hay que tener valor.

"Te voy a hacer un teatrillo a ver si te parece bien".

"Tal, tal, fíjate la 'jodía'". Me decía: "Sí, sí". Y lo metíamos.

Esa sensación de ser partícipes del proceso creativo

es maravillosa. Claro.

Para mí es fundamental que el actor proponga

y que el trabajo se haga entre los dos.

Es que si no... Claro.

Miren, ¿tu personaje te ha permitido

una gran libertad como actriz?

Es un personaje muy extremo, tenías que ir de una punta a otra,

y quiero saber si eso estaba marcado o es una propuesta tuya

y si te has sentido libre en poder jugar a esos extremos.

No me acuerdo si estaba marcado totalmente en el guion.

-La cosa bipolar, sí. -Sí, eso bipolar sí.

Pero luego ya el extremo que pilló salió mucho en las improvisaciones.

Y rodando.

Cuando te vas en el plano general en el pueblo que dices:

"¡Soy la de antes!". (RÍE)

Soltó una cosa que...

Además, le dije: "Tú lánzate y di lo que quieras".

Yo estaba haciendo "Aída", hacía teatro,

y hacía esta peli a la vez. -En Tenerife.

Me tenían que maquillar casi con "paintball"

porque tenía una cara que flipas. (RÍE)

Estaba agotada.

Los días que no tenía teatro,

aprovechaba para ir a hacer las nocturnas...

Hacía la serie y luego iba a hacer de noche.

Esa noche llegué tan cansada, tal y cual, y me dijo él:

"Tienes toda la plaza para ti, haz lo que te dé la gana".

-Así. (DAVID) -¡Vaya si hizo!

-Y soltaste esa frase mítica. (MIREN) -Me quedé como Dios.

(RÍE)

"Vas a oír un ruido en la noche y vas a pensar que soy yo".

(RÍEN)

Vas a oír un ruido en la noche y vas a pensar que soy yo.

(DAVID) Y no sé de dónde lo sacó.

(QUIM) Estaba en vena creativa absoluta.

Fue, vamos... Es muy difícil no reírse.

(MIREN) Yo le pregunté: "¿Puedo pegar a figuración?".

Y dice: "Sí, pero que no se note". Y les daba en las sillas.

(DAVID) Y yo: "Que no sangre". (MIREN RÍE)

¿Qué se siente al ser un hombre objeto, Quim Gutiérrez?

(RÍE)

(DAVID) Pero en la vida, no es la película.

O sea...

Exacto, como... (IMITA GRITO)

(RÍE)

A ver, este pobre...

Es que Pablo es una oportunidad maravillosa para...

Es un tío que tiene...

Yo lo veo como una especie de ex convicto del amor.

Es un tío que ha sufrido mucho por amor, y ante eso dice:

"Voy a ser conductista".

Se mete una especie de religión a base de cosas que ha leído

de manuales de autoayuda y dice:

"Mientras me ciña a estas normas, todo irá bien".

Hace eso que los enfervorecidos de una religión hacen

que todo se puede justificar según los parámetros de su credo.

"Esta me hace esto, entonces es esto".

Es capaz de justificarlo todo, y mientras se mantenga ahí...

Ahora, la contradicción de él es que, efectivamente,

le tocan la nuca y pierde...

Ay, la nuca no.

(DAVID) Lo de la religión esa sí que lo creamos.

-Incluso llegaste a escribir cosas. -Sí, las normas de Pablo.

Yo creo que sí escribías cosas que me ibas mandando.

Todo eso sí que lo hacíamos.

-Lo de la nuca no me acuerdo. -Pues es maravilloso.

Además, tiene diálogos consigo mismo, pero no se los queda, los verbaliza.

Dice: "Pablo, que no...". (RÍE)

"¡Que no quieres, Pablo!".

Un tío que se habla a sí mismo en voz alta es muy gracioso.

Estás contigo y luego vuelves al otro.

Era muy divertido.

Serenidad y coraje.

No es buena para ti, la vida puede ser fácil.

¿Qué te aporta hacer de mala, malísima?

Hombre, pues...

Dormir mejor. (RÍE)

Hacer de mala viene muy bien anímicamente.

Lo echas todo ahí.

A veces te cuesta entrar,

pero hacer este tipo de mala que es tan divertida...

Vamos, se hace buena.

-Se hace querer. (MIREN) -Se hace querer.

¿De dónde sacabas esa rabia?

-Pues... (QUIM) -Suya, suya.

(QUIM RÍE) Todo mío.

Todo mío, no sé.

(DAVID) Yo le decía todo el rato: "¡Lánzate! ¡Más!".

¿En quién pensabas, Miren? (RÍE)

En este cuando venía a decirme: "¡Más! ¡Más!".

Y yo: "¿Más qué?".

(RÍE)

Claro.

¿En el origen de la película estaba en tu cabeza

realizar un musical? (DAVID) -Sí.

¿Por?

Me encantan los musicales, la verdad.

Tanto en teatro como en cine es mi género preferido.

Me apetecía mucho rodar números musicales.

Lo que decidimos desde el principio es que las canciones fueran cortitas,

para que la gente que no le gustara mucho el musical

no se aburriera.

Se nos ocurrió esta idea a Olga y a mí

de hacer un musical parodia del musical.

Las canciones se cortan porque los personajes dicen:

"No me cantes más", "Deja de cantar, me molestas".

Bueno, yo así no puedo.

(Música)

¡Paren la música, por Dios! ¡Estamos hablando!

(Música para)

(DAVID) Nos parecía que iba a ser divertido.

Nos lo pasamos muy bien haciendo los números musicales.

Ahora lo ves y dices:

"Qué pena no tener 10 o 15 bailarines más.

No haber tenido un poquito más de...".

O haber sabido colocar la cámara un poco mejor.

(MIREN) -Tienes que hacer la dos, ya. (DAVID) -Sí.

¿Y con canciones originales? (DAVID) Eso me encantaría.

También me encantaría hacer un musical en teatro

con temas originales. Claro.

Aquí hay una canción original.

La que le canta Eduardo Blanco a Isabel Ordaz.

Esa canción es original.

Escribí yo la letra, además. (RÍE)

(RÍE) Muy surrealista.

(QUIM) -¿No la escribió él? (DAVID) -No.

La de "Quisiera ser Lionel Richie para cantarte 'Say you, say me'",

esa la escribí yo también. (RÍE)

Es buenísimo.

(DAVID CANTA) -"Cantarte...". (MIREN) -Y Elton John y no sé qué.

(QUIM CANTA)

(DAVID) No se puede decir que sean letras de Serrat.

No están trabajadas.

¿Y por qué esta selección de canciones?

Quería que la película tuviera un toque "kitsch",

un toque antiguo que fuera como años 60.

El vestuario es de Paco Delgado, nominado dos veces al Óscar.

Ni más ni menos. ¡Ni más ni menos!

Y también hizo la dirección de arte.

Como le quería sí o sí y no había presupuesto, le dije:

"¡Que haga todo!". (RÍE)

(RÍE)

Paco hizo un vestuario maravilloso.

Desde el principio hablamos de darle a la película

un toque un poco atemporal, "kitsch",

con una referencia muy clara a "Las señoritas de Rochefort",

de Jacques Demy.

Las canciones tenían que ser también de los años 60 o 70,

y hacer un guiño a los compositores de los musicales españoles.

Algueró...

Y...

Manuel Alejandro, al final de él no hicimos ninguna.

Pero creo que esos compositores que son denostados por la crítica

son grandes compositores.

Los compositores de esas canciones, de Rafael, Marisol, son temazos.

Si estuvieran cantados en inglés la gente diría:

"Esto parece de los Beatles". Son grandes canciones.

"Estando contigo" me parece una canción mítica,

que es la que canta Miren.

Queríamos hacer un homenaje.

Michel Legrand, el compositor de "Las señoritas de Rochefort",

que era la película que teníamos más referencia.

Badá, badá, badam, bam, bam.

También hacían muchos "bada badas"

y nos parecía muy divertida la idea de empezar con uno.

La gente no se puede hacer una idea de lo complicado que es componer eso.

Hay cuatro líneas melódicas.

Realmente fue muy complicado grabar esas canciones,

sobre todo rodar el primer número, separarlo...

Fueron meses de trabajo.

No más "dibidibis", "dubidubis" ni "dabadabas".

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Signos vitales)

Pues esta película ha entrado a formar parte

de ese exquisito club de películas musicales en España,

que agradecemos tantísimo.

Quería saber, por parte de los actores,

cómo afecta técnicamente al rodaje,

cómo vivís vosotros las partes musicales

y cómo afectan a la interpretación.

Yo nunca había hecho musical.

Te ponían el "playback" en la calle la cancioncita que canto, y yo...

Se me olvidaba mover la boca. (RÍE)

(MIREN) Estaba bailando con él.

Estaba a los pasos y a no sé qué, a tal...

Bueno, muy mal.

Y me decía: "¡Pero canta! ¡Que no estás cantando!

¡Que esto es un musical!".

Tuvimos que repetir alguna toma porque Miren no...

-Dice: "¡Es verdad, perdón!". -Empezaba cantando el "playback"

y luego se me olvidaba. Claro.

Iba yo a mi bola, y este: "¡Pero canta!".

Son muchas cosas a la vez.

Son muchas cosas a la vez y yo no estoy acostumbrada.

Para mí fue mucho más fácil.

Yo solo tenía que medio bailar y hacer el ganso, lo que fuera.

Me lo pasé... La secuencia esa que subimos

cuando Mónica viene a buscarnos. -¡Ue!

"Estando contigo, ¡ea!". Hicimos ahí...

Fue muy divertido.

Además, hay una situación, hay una urgencia.

Vámonos para no encontrarnos con las otras,

y ella quiere bailar.

Quiere bailar mucho.

¿Cómo la saco de allí?

¿Cómo la subo arriba incorporando pasos?

¡Venga, todos juntos!

-¡Estando contigo, contigo, ea! -Bombón, son estas chicas.

-Fue supergraciosa la escena. (DAVID) -Sí, fue divertida.

Ha habido un tiempo en la historia del cine

en que los musicales cinematográficos

vivieron un "bum" estupendo,

pero a nosotros no nos ha tocado vivir eso.

Pero no sé si tenéis algún referente o musicales favoritos

o si visteis algunos musicales o actores bailando o cantando

de referencia para la película. O si tenéis alguno que os guste.

-Aparte de lo obvio de "Grease"... (MIREN) -Iba a decir lo mismo.

"Saturday night fever", es que Travolta me tira.

Hay una comedia musical actual,

la de "500 días juntos". Sí, buenísima.

(DAVID) Solo hay un número musical en esa peli.

(QUIM) El del parque, ¿solo hay ese? Sí.

(QUIM) Me daba la sensación de que hubiera...

Pero me gustó, la banda sonora tiene unas canciones que flipas.

(DAVID) Y está muy bien rodado.

-Lo vi y dije: "Me cago en la puta". (QUIM) -Qué bien hecho.

¿Cómo no se me ha ocurrido a mí? (MIREN) Tienes que hacer la dos.

(DAVID) Sí.

Yo creo que hay que abrir un paréntesis aparte

para hablar de las hermanas Angie Cepeda y Juana Acosta,

porque madre mía de mi vida.

Vamos a empezar por el acento.

¿Cómo se unifica ese acento colombiano?

-Es que, además... (MIREN) -Lo hicieron ellas.

Yo, cuando elegimos a Angie y Juana,

no había coproducción todavía con Colombia.

Fue una decisión mía un poco...

Igual que dije: "¿Por qué quienes hacen tonterías por amor,

los que hacen locuras tienen que ser hombres?

¿Por qué no pueden...?". Decidimos que fueran dos mujeres.

¿Por qué no van a ser colombianas,

si hay muchísimos extranjeros viviendo en España

de una manera absolutamente normal?

Las llamé y ellas creían que tenían que quitarse el acento.

Juana se lo quita extraordinariamente bien.

Dije: "No, no. En colombiano". "Ah, fenomenal".

Y cuando ensayábamos me enteré

de que una es de cerca de Cartagena y la otra de Medellín,

que son dos acentos que nada que ver.

Lo que hicieron ellas fue unificar el acento

y poner acento de Bogotá, que tampoco tiene nada que ver,

decidieron que hacían eso. (RÍE)

Pero fue una cosa de ellas que yo no entendía.

Pero se pegaron un trabajazo, porque las veías en la habitación

y con el guion delante decían: "Esto no se dice así.

Vamos a decir aquí esto".

O sea, un trabajo muy minucioso.

Es como si coges a un catalán y a un andaluz y dices:

-"Hablad como que sois hermanos". -Como gallegos. ¡Espectacular!

Dirían: "Es que no podemos ser hermanos".

¿Qué tiene que ver el caldo con las tajadas?

Eso fue una torpeza que cometí que la solucionaron ellas muy bien.

Deje el complique.

Daba mucho juego,

había un montón de expresiones que te dejaban pasmado.

Nos reíamos mucho con ellas.

La cosa de hablarse de usted,

que resultaba muy inquietante para el resto de personajes.

De repente se hablan de usted, pero hay una cercanía.

Usted se acaba de suicidar, Mónica María.

Usted es el demonio, Claudia Margarita.

Quería una película que todos fueran muy guapos

y que todo fuera bonito, eso era una obsesión que teníamos.

Que todos los sitios fueran bonitos, el vestuario,

que los actores fueran guapos,

que los figurantes fueran guapos, que todo el mundo fuera guapo.

No sé, me quité ahí...

A mí me cogieron para compensar. (RÍE)

Eso es un poco mentira,

a mi personaje la llaman fea todo el rato.

"Tu novia es más fea que un kilo de mierda".

(QUIM RÍE)

Pero para hacer una fea cogí una tía muy guapa.

Ahí es adonde voy a parar, Miren.

Cuando dice su tía:

"La novia de Pablo es más fea que un kilo de mierda".

La novia de tu hijo es más fea que un kilo de mierda.

Un kilo de mierda.

A ella también la ha llamado "travesti colombiano".

Aquí cada uno... (DAVID) Peruano.

O travesti peruano, cada uno recibe por un lado.

(MIREN) Yo recibía por todas partes.

¿Te acuerdas el día de la procesión

que hacíamos un poco de "impro" cuando hacíamos la pelea?

Y de repente, yo les tenía que pegar a todos.

A Juana le dio como rabia que le pegara, y viene y dice:

"He pensado que mi personaje ahora te va a pegar a ti".

Y dicen: "¡Acción!".

Y es la que quedó, que quedó superbién.

(DAVID) Me pareció graciosísimo. (RÍE)

(QUIM) -Ella que es la sosegada. (MIREN) -La sosegada, la preocupada.

Y empezó a darme, y es la que se quedó.

Y le digo: "¿Y esto?". No me lo esperaba.

Pero quedó mucho mejor.

"Peleaos y hacer lo que queráis, el plano es muy abierto.

Tenéis espacio, no hay ni una marca.

Pero pegaos de verdad".

-Y se dieron. (MIREN) -Sí, sí.

En un principio era yo a ellas. Soltaron todo lo acumulado.

-Se viró. (QUIM) -Es la secuencia de acción.

El empedrado era doloroso a nivel de rodillas.

-¿Tuvimos otra secuencia de acción? -Los tacones y el empedrado.

(DAVID) Sí, era complicado.

Fue la secuencia del coche.

-La secuencia más arriesgada para mí. (DAVID) -Llevas sin conducir años.

Yo me saqué el carnet para una película que no hice.

Yo he aprendido a conducir en rodajes.

-Era un coche amarillo muy bonito. (MIREN) -Monísimo.

(QUIM) Un coche superbonito, el dueño lo tenía casi como un perro.

Yo me puse al volante y vi en la cara del señor...

El vio mi tembleque al volante y se produjo una micropeli de miedo.

Él temió por la integridad de su vehículo.

Lo sacamos bien.

De las mayores sudadas que hago rodando es al volante.

Es lo que peor paso.

Hacer comedia es pan comido en comparación

-El coche era precioso. -Superbonito.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad de la película, David?

El día que Juana volaba por primera vez

estuvimos como tres horas

porque teníamos planteada la secuencia de una manera,

que era que la cámara se movía a la vez que ella,

y parecía que no se levantaba.

Estuvimos, con mucha torpeza por mi parte,

tardamos dos horas en solucionar eso y fue bastante angustiante.

(QUIM) -Era muy... (DAVID) -Era complicado.

(QUIM) El efecto de que Juana volara era harto complicado.

(DAVID) Al final lo solucionamos de la manera más simple.

Después de darle mil vueltas al final hicimos un "paneo" y ya.

Pero lo pasé fatal esa noche.

Teníamos a ciento y pico figurantes, la grúa en las calles de La Laguna...

Sí, sí.

(DAVID) Yo decía: "Me van a echar. Viene el productor y me echa".

Estuvimos a punto de no terminarlo.

Menos mal que estaba Coté Soler en esa secuencia.

Viene un día a dar tres frases, y el pobre...

Es muy buen actor y lo hace bien.

Si tienes al típico actor que no tiene mucha experiencia

y que dice: "Tienes cinco minutos para rodar tus dos planos".

Me hubiera dado un ataque, pero incluso le moló la situación.

Sí, a él le encantó: "Venga va, dificultad".

Hay que mencionar también el curro de Juana

con la combinación de bailes y cables...

La secuencia en la que le baila a Pablo en la plaza.

La gente de los cables me dijo:

"Una persona no acostumbrada a hacer esto

puede aguantar tres o cuatro horas, como mucho.

Así que hemos traído un doble".

Cuando vino el doble de Juana dije: "Madre mía".

"¡Madre mía el doble de Juana!" (RÍE) ¿Jugaba al baloncesto?

No, la pobre chica debía medir 1,30 y le sacaba una cabeza.

Y el pelo era diferente. "Pero ¿qué doble habéis traído?".

Entonces tiramos de Juana.

Las ocho o nueve horas estuvo ahí colgada.

-Y aguantó. (QUIM) -Como una campeona.

Y con dolores ya, porque es muy cansado.

Yo llegué al día siguiente porque me tocaba rodar

y todo el equipo técnico decía: "Ayer rodamos con Juana

y es impresionante todas las horas que se mantuvo con el cable,

que era superdifícil, y lo guapa que estuvo toda la noche".

Ella estaba con su mejor sonrisa, y todo el equipo técnico decía eso.

Ella es así, es divina. Es divina.

Esa noche fue complicada porque empezó a llover.

Dije: "No puede ser, de verdad".

-Tuvimos de todo. (DAVID) -Era complicado.

Lo que tengo un recuerdo muy bonito

es que como yo ruedo mucho plano secuencia

e incluso luego fragmento las secuencias,

siempre hago un áster muy largo.

Me parece que los actores lo disfrutan más.

A mí me gusta más.

La gente del pueblo de Garachico se llevaba las sillas,

se ponía en la plaza a vernos.

Y cuando decíamos "corten", aplaudían.

Como si hubieran visto una obra de teatro. Fue genial.

Muy bonito.

No quisiera yo morirme sin tener algo contigo.

(Música)

Del aspecto formal, por ejemplo, has hablado de pinceladas distintas

pero quizá falte un poco, no sé...

El aspecto más formal de la cámara y lo que querías narrar visualmente.

Esto lo hice todo con Carlos Ferro, el director de foto.

Es un director de foto maravilloso, pero increíble.

Además, una persona también extraordinaria.

Un tipo que siempre va a favor.

Él fue el que me dijo:

"Yo creo que tenemos que rodar con teles, tenemos que rodarla así".

Lo del "scope" estaba más que decidido desde el primer día.

Hicimos juntos todo el trabajo visual de la película.

Intentamos encontrar localizaciones que fueran siempre muy bonitas.

Pintamos las calles de Garachico.

Pintamos alguna casa para que tuviera más color.

Él quiso meter también un poquito de luz en cada plano.

Me refiero a luz real: bombillas, objetos que dieran un toque de luz.

Y cuidar mucho la fotogenia de los actores.

Que salieran lo más guapos posibles, en este caso era bastante sencillo.

Ahí no nos llevó mucho tiempo.

Sí había una complicación:

Convencer a Angie para que no tomara el sol.

Teníamos que perseguirla casi para que no tomara el sol.

Pero nada, fue muy... (RÍE)

Muy bonito todo el rodaje, la verdad.

Sobre todo en Garachico fue un rodaje muy bonito.

Con Carlos Ferro, el director de foto,

me lo pasé muy bien e hizo un trabajo extraordinario.

Cómo iluminó las noches...

Iluminar esa plaza tan grande,

y que volaran por allí los personajes...

Fue un trabajo muy bonito, la verdad.

Pues muchas gracias a los tres por haber estado aquí

y haber compartido esta noche con nosotros.

Y un trocito de vuestra vida a través de la película también.

Que vaya bien todo lo que tengáis entre manos.

¿Nos queréis contar algo antes de irnos?

Yo sí, porque pasado el tiempo, tengo un recuerdo muy especial.

Me gustaría mencionarlo.

A veces las primeras oportunidades son siempre las más difíciles.

Y cuando pasa el tiempo y uno rueda pelis...

Pero "Una hora más en Canarias" fue mi cuarta película.

Yo estaba en un momento en que no sabía

si podría vivir de esto.

Sobre todo lo primero fue conseguir la seguridad

de que podía conseguir hacer comedia.

A partir de ahí solo me pasaron cosas buenísimas.

Entonces...

Me gusta recordarla como lo que fue,

como una oportunidad maravillosa.

David tomó un riesgo conmigo y le estoy muy agradecido.

No solo por la película en sí sino por lo que supuso para mí.

Es coger seguridad para una cosa que no sabía que podías hacer.

Tengo un buen recuerdo por eso.

Pues muchas gracias. A ti.

Con mucha pena tenemos que dejar las islas afortunadas

e ir terminando nuestro programa de hoy,

pero no sin antes pasar

por el Cine Low Cost de Raúl Cimas y su equipo

en "Versión musical".

(RAÚL) Llegó el verano y por nada me perdería la Eurocopa.

Por eso decidí delegar para la última pieza resumen.

(Música "Rocky")

Buenas.

(PACO) Te cuento un poquito lo que podríamos hacer.

¡Tachán!

Musical resumen.

-Paco, esa manta es de invierno. -Sí, estoy bien.

Paco, el partido empieza en 15 minutos.

Me sobran diez.

Mira, la cosa es que construimos en la nave

un edificio representativo del nuestro

a una escala más o menos similar, a base de andamiajes y tal.

La ventana.

Con el croma detrás.

Y los personajes se ponen a cantar sus canciones.

(Música)

-Y es que yo... -La, la, la, la.

-Soy un portero, soy un actor. -La, la, la, la.

-Si alguna vez hay contradicción, -La, la, la, la.

te pongo el gesto de la mierda. -Mierda.

Pero son narcotraficantes, no sabemos dónde viven.

Yo soy portero, me enteraría.

(Música "Terminator")

¿Dónde vas a meter un coche en el piso?

(Música "Terminator")

¿Irte al pueblo?

(Música "Terminator")

Y ahí baja una "spidercam"...

...y...

(SILBA)

¿Puedo cerrar la ventana?

-Bueno, hace calor... (PACO) -Es rápido.

Paco, esto tiene que estar recogido para cuando empiece el partido.

Sí, sí.

Aquí tenemos a Úrsula.

(Música)

Yo soy la gilipollas de la hermana.

Le da asco cada cosa que hago yo.

Pues muérete del asco con esta canción.

Ya terminamos ahora mismo.

¿Puedo quitar un momento el ventilador?

Hace mucho calor para quitar el ventilador, Paco.

(PACO) Cae la noche.

Esto se tiene que quedar recogido para ver el partido.

Me tapa todo el ángulo de visión hasta la tele.

(Música "Juego de Tronos")

Ponemos luz artificial y un fondo estrellado.

Noche americana.

Y con unos potentes focos...

...alumbramos el edificio desde fuera.

¿Quién se asoma a la ventana cuando llega la noche?

Nuestro buen amigo el "Mazao".

Paco, tienes la boca muy seca.

Lo que no sé ya es cómo...

...cómo terminarlo, porque...

¿Cómo...?

-Paco, me está dando calor verte. (PACO) -¿Cómo darle cine en alto...?

(PACO DISTORSIONADO) "¿Puedo quitar el ventilador?".

(RAÚL DISTORSIONADO) "Paco, esa manta es de invierno".

(VOZ DISTORSIONADA) Ay, qué calor, calor, que tengo.

(VOZ DISTORSIONADA) Qué guapa soy, qué tipo tengo.

(VOZ DISTORSIONADA) ¡Paco!

(VOZ DISTORSIONADA) ¡Francis!

(Televisión)

(TELEVISIÓN) "Comienza el partido. España de rojo, Italia de azul.

Semifinal de la Eurocopa".

¡Chicas y chicas!

Todos juntos, unidos. ¡A bailar!

Quiero veros ese pase.

¡Ese baile! ¡El baile del portero!

¡Piernas para arriba y codos para abajo!

Y nenas, si queréis un poquito de mambo

pasaros por la portería.

Y nos vemos después del verano, ¡me sean muy felices!

(COMENTARISTA) "El árbitro indica el final del partido".

Verá, es que se ha caído una persona.

Parece un golpe de calor.

Ahora mismo, se acaba de caer.

Ha sido acabar el partido de España y se ha caído.

(TELEVISIÓN) "¡Ser español!".

Gracias a Raúl y compañía por este momento de buen humor

con el que terminamos nuestro programa

y ponemos punto final a esta semana.

Gracias a vosotros también por acompañarnos

a lo largo de toda esta temporada de "Versión española".

Volvemos de nuevo en septiembre aquí, en la mejor butaca

para nuestro cine español más reciente.

Chao.

(Música)

  • Una hora más en Canarias (presentación y coloquio)

Versión española - Una hora más en Canarias (presentación y coloquio)

26 jun 2016

Cayetana Guillén Cuervo presenta la película "Una hora más en Canarias" y un coloquio sobre la misma en el que nos acompañarán el director, David Serrano, y los protagonistas, Quim Gutiérrez y Miren Ibarguren.

ver más sobre "Versión española - Una hora más en Canarias (presentación y coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Una hora más en Canarias (presentación y coloquio)"
Programas completos (51)
Clips

Los últimos 738 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios